Inteligencia emocional

La hora de despertarnos juntos

Inicio el año en este blog con el repaso de La hora de despertarnos juntos, novela de Kirmen Uribe que leí a finales de 2016. Un libro que de nuevo, como lo hizo Bilbao-New York-Bilbao, me llevaba a las salas del Museo de Bellas Artes de Bilbao, puesto que uno de sus primeros capítulos le dedica casi 4 páginas a la descripción de la obra “Noche de artistas en Ibaigane”, pintada por Antonio de Guezala y adquirida por el Museo hace diez años.

Vuelvo a las emociones que generó en mi esta novela gracias al regalo que estas navidades nos ha hecho el museo bilbaíno. Durante todas las fiestas la entrada era gratuita y el propio Kirmen Uribe ha prestado sus textos para dar forma a una nueva exposición que conmemora el 110 aniversario del Museo. El título de la muestra es sugerente:  El alfabeto del museo de Bilbao, una reordenación de las obras de su colección permanente en 31 letras, 31 salas, 31 palabras, tanto en Euskara, inglés, francés o español, que se convierten en una invitación a mirar de nuevo, a mirar más despacio.

En el cuadro de la fiesta en Ibaigane, las caras de los asistentes son apenas una mancha, una invitación a imaginar, y tal vez es ese detalle el que me devuelve a la historia de Txomin Letamendi y los sueños de un trompetista transformado en espía, en plena Segunda Guerra Mundial.

Kirmen Uribe pinta con palabras, por lo que adentrarse en su obra tiene algo del deleite de contemplar una obra de arte. Guezala, no sólo es el autor del cuadro descrito en este libro, también es personaje del mismo, y tiene algo de Alter Ego del propio Kirmen Uribe, como el , mezcla diferentes técnicas artísticas, pintura, escenografía… viaja, mira hacia el exterior “Gezala se volcó en el potencial de la ciudad, en clara sintonía con la sensibilidad de los jóvenes de entonces, quienes se persuadieron de que el verdadero renacimiento de la cultura vasca provendría de las ciudades, del progreso, y no de una mirada nostálgica al pasado”. (…)Bilbao transformada en París: los colores, el movimiento, la sonoridad.”

Ya me había ganado la forma de narrar, la sutileza, la poesía de Kirmen Uribe en Lo que mueve el mundo, del que ya escribí en este blog. En La hora de despertarnos juntos vuelve a ahondar en nuestra historia reciente, la historia de una familia vasca en la preguerra, la guerra civil, el franquismo….

A través de la historia de amor entre el músico Txomin Letamendi y  Karmele Urresti, que le sigue por medio mundo, Kirmen Uribe interroga al lector, se interroga a si mismo ¿cuánto quieres saber de esta historia, de tu historia, de tu pasado? El propio autor cuenta en una entrevista  que muchos lectores le han escrito para hablarle de relatos similares en sus familias, para preguntarle por la veracidad de algunos datos,  como el listado de agentes nazis en Bilbao…

Atrevernos, estar dispuestos a conocer, a conocernos, indagar, contrastar, encontrar muchos más matices de los que habitualmente se nos muestran, muchos más detalles, más ideas, más argumentos, más experiencias. Parar, mirar, escuchar, leer, me parece más necesario que nunca en unos tiempos de tanto ruido mediático.

Hoy me parece un buen día para viajar  de nuevo  con La hora de despertarnos juntos, para reconocer y recuperar el valor de tantas personas que soñaban con un mundo más justo.

Lucharán contra los totalitarismos y por la libertad. Algún día Franco caerá. Eso creen. Eso les prometen los aliados. Aunque nunca ocurrirá.” 

¿Qué más tiene que suceder?¿Cuánto vamos a esperar para volver a despertarnos juntos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *