Inteligencia emocional

Lo lento de la rapidez

Supongo que ser incoherente forma parte del ser humano, de su propia naturaleza y que al igual que poseer imaginación, es una de las otras cosas que nos diferencia del resto de los animales. Esta época estival, creo que un buen momento para reflexionar sobre algunas en particular que afectan a la salud física y emocional de nuestros más pequeños.

Creo que los jóvenes de hoy en día, debido entre otras cosas, a las incoherencias de sus mayores, están desnortados. La cantidad de sandeces que nos ven  hacer a los adultos les sirve a muchos de explicación para sus propias conductas. Voy a poner un par de ejemplos: la movilidad de los patinetes u objetos de transporte similares (parte I) y  la utilización de la tecnología en las aulas en un segundo post (parte II).

En lo que refiere al primer punto, supongo que muchos y muchas habéis observado, como han proliferado el número de patinetes eléctricos y la necesidad que se ha creado de regular su utilización por un tema de seguridad en las vías públicas. Pero hay otra derivada de este aumento de vehículos,  que creo que es importante comentar y que estamos pasando por alto.

Todos estamos a favor, y somos conscientes de las virtudes que tiene para nuestra salud, el ejercicio físico y por otro lado lo bueno que es para el planeta la búsqueda de sistemas de movilidad sostenible y no contaminante. Dentro de esta obviedad, y relacionando estos dos conceptos,  también he asistido al aumento del transporte que se hace de los más pequeños en esos mismos vehículos, por ejemplo para ir al colegio. Nuestra propia comodidad ha hecho que nos olvidemos de la premisa del ejercicio y llevemos a nuestros peques en patinete eléctrico, esta es una de las incoherencias a las que hacía mención. Nos enfadamos con ellos y ellas porque son cada vez más sedentarios, pero nos ven a nosotros, cada vez que podemos, buscar la mínima excusa para no hacer deporte o movernos sin mover las piernas.

Según un estudio realizado por la Sociedad Española de la Obesidad y las enfermedades metabólicas, La obesidad de los menores entre 6 y 18 años ha aumentado desde el 7,4% al 17% en los últimos 25 años teniendo un 25% de los más pequeños con sobrepeso y un 15% de obesos.  Lo que repercute en problemas de autoestima, depresión y trastornos de la conducta en estas edades.

Como adultos buscamos cada vez más una vida cómoda en todos los ámbitos, pero es este uno en el que no podemos ceder a esta tentación por las consecuencias que tiene en nuestros hijos e hijas. Para mi es una suerte llevar a mi hija al colegio andando, tardo desde casa unos quince minutos (creo que es un ratito razonable). Conozco a personas que viven cerca, que el mismo trayecto lo hacen en patinete eléctrico con sus hijos en ellos (pueden tardar unos 5 o 6 minutos). Claro que es más rápido, pero yo, por ejemplo, consigo dos cosas en ese tiempo. Aprovecho ese trayecto para charlar, repasar algunas cosas que tenemos que hacer, observar y comentar lo que hay a nuestro alrededor (esto de paso también hace, que como decimos los psicólogos y psicólogas, que tengamos momentitos en el día, que no abundan, para fomentar la relación con nuestros vástagos, más fácil cuando hace buen tiempo que cuando llueve) pero es un ratito que está muy bien para este fin y  por otro lado, movemos nuestras piernas. A veces parece que lo más rápido, a la larga, nos enlentece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *