Inteligencia emocional

la casa vasca (encendida) en Madrid

paso por la mañana por la casa encendida, en Madrid, donde voy a preguntar cómo se puede hacer llegar una propuesta de taller a las personas responsables de programación del espacio, y tomo una serie de fotos que van a quedar para otro día, si es el caso, porque no siempre es el caso, a veces la actualidad rabiosa entra dando un portazo, y ocupa su sitio mañero en este espacio, como va a ocurrir hoy, porque anoche aprovecho a invitar a unos amigos a ver el partido Granada – Athletic, semifinal de vuelta de la copa del Rey, uno de los dos equipos se va a enfrentar a la Real Sociedad, que espera tranquila tras salvar el escollo del Mirandés, qué equipo más bonito ha montado Iraola, y aprovechamos para tomar una cerveza, charlar, sufrir un rato con un Athletic que está más cerca de la imagen de púgil caído, en la lona, por eso esta imagen que nos acompaña, el balón casi llega al fondo de la red, sí, el púgil está grogui con el 2 – 0 y fuera de la final, pero aún no ha dicho su última palabra, y en una de las pocas ocasiones del partido, el 2 – 0  se TRANSforma en 2 -1, pocas veces sabe tan bien una derrota por la mínima, que sumada a la victoria anterior, 0 – 1, también por la mínima, da un balance de empate, 2 -2, con una regla que viene a premiar al que ha sido más generoso, o más atrevido, porque ha metido más goles en campo contrario, en este caso uno, así es el fútbol, un deporte en en que juegan 11 contra 11 y se gana sólo por un gol, gol que enciende la casa, gracias, Pedro, Ramón, José Ignacio, por venir, hoy esta casa madrileña ha sido un poco más vasca, y un poco más luminosa, gracias por vuestra presencia, gracias por pasar por aquí.    así lo vimos… el fútbol es un deporte de equipo, un deporte en el que el delantero, el 9, en este caso Iñaki, especializado en meter goles, o dar pases de gol, el 1- 0 de Bilbao, a veces hace otras cosas, como despejar sobre la raya un balón camino del gol, qué bueno, Iñaki, que tu presencia ha iluminado este paso al frente, ánimo y a seguir dando pases y disgustos al contrario, te esperamos en la final, los socios del Athletic y las socias de la Real. justo antes de la jugada del gol les pregunto a mis compañeros de partido si creen que el Athletic va a pasar de ronda o va a naufragar, y no les da tiempo a responder, aunque su cara no es nada halagüeña, y tampoco me da tiempo a responder a mí, yo creo que el Athletic va a pasar, y en eso estamos con la pregunta que llega el no por deseado totalmente inesperado goooooooooooooooolllllllllll, aupa, Athetic. y pienso en este formato de copa, toda la competición salvo las semifinales a partido único, un formato que posibilita la sorpresa, beneficiando al pequeño, qué bonito partido para una final, Athletic – Real, igual de bonito que la otra posibilidad, la que no se dio, la que se queda a última hora en en camino, la que no pudo ser, Mirandés – Granada, otro de esos partidos que nos habría gustado ver.

¿qué situación o relación, qué pensamiento o emoción ilumina tu día de hoy?

aúpa, Errreala – aúpa, Athlecic

y me llega esta meditación que copio, tal vez viene a cuento, tal vez no… “No deis nunca la razón a vuestra naturaleza inferior. Dadle, si queréis, el beneficio de… la “razón irrazonable”, diciendo: “Bien, es lo que es por motivos que indudablemente fueron válidos en el pasado, en un cierto estado de evolución, cuando el hombre, como el animal, debía obedecer a sus instintos. Pero ahora, en un estado más avanzado de la evolución, la inteligencia cósmica tiene otros proyectos para mi”. Por tanto, nunca sigáis a la naturaleza inferior, ni a aquellos que están sometidos a ella. Por supuesto, podéis excusarlos comprendiendo la causa de su actitud y de su conducta, pero nunca aceptéis hacer como ellos, porque en ese momento firmáis vuestra sentencia de muerte. Comprenderles, excusarles, perdonarles, es distinto: está permitido, es incluso deseable. Pero vosotros, seguid vuestra naturaleza superior, estaréis siempre en el buen camino y podréis también arrastrar a los demás.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos Cotidianos.

metido como estoy en un libro de Ramón Samsó, que cita a Neville, y que nos lleva a una realidad vibratoria en la que los pensamientos y las emociones crean, en la que las palabras, los relatos y la imaginación crean, te deseo menos fútbol y menos bajos instintos, menos contra las cuerdas y menos presión en el cogote del rival, menos ganar y perder, la vida es mucho más bonita sin rivales, te deseo un uso positivo de la imaginación y una vibración superior en tu día de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *