Inteligencia emocional

El Corazón sin tiempo.

Por Olatz Elizondo Cuñado.

Como ya comenté en un plog anterior, estoy teniendo la vivencia de experimentar el proceso de crecimiento de un bebé en mi interior. Todo este proceso me ha suscitado muchas reflexiones sobre distintos temas como la educación familiar, las influencias, el ambiente etc. Pero hoy os quiero hablar sobre una reflexión que estoy teniendo que comenzó con el conocimiento de cómo vamos realizándonos.

He sabido que el corazón se hace grande muy pronto con relación al resto del cuerpo y que late casi dos veces más deprisa que el de la madre. Esto me hizo pensar que, si la naturaleza decide comenzar el crecimiento de una persona por el corazón, debe ser porque es algo muy importante para la vida, pero no sólo para el correcto funcionamiento fisiológico sino también para caminar por la vida.

Yo creo que el corazón y el cerebro interaccionan, y se ayudan mutuamente para tomar decisiones durante toda nuestra vida. Cooperan para orientarnos en la creación de ideas y teorías, en la realización de razonamientos, y también cuando abrazamos, amamos, lloramos, caminamos…

  

Nacemos, nos asomamos a la vida, al mundo como uno más. Pero soy “alguien” con un cerebro y un corazón que me permitirán tener conciencia de lo que pasa en nuestro entorno. (Cada uno de nosotros) Soy una persona única, irrepetible, distinta de todas las demás. Es esa diferencia la que me hace más libre y más necesaria. Seré excelente en algo y por ahí iré reconociendo mi papel en el mundo y los que me rodeen sabrán esperar de mi algunas cosas que sólo yo podré darles.

Cada uno de nosotros somos uno más en la especie humana pero a la vez somos irrepetibles. Somos distintos a todos los demás. Ser único es un reto para uno mismo, porque te obliga a construir tu propia historia. En el camino de la vida puede que al principio caminemos de la mano de nuestra madre, padre, abuela… pero más tarde caminaré sólo aún teniendo compañeros de viaje.

Tras estas ideas reflexivas me atrevo a invitaros a intentar que el mundo sea a vuestro paso, a tu paso, algo más justo para todos. Coopera con todo lo vivo. Siempre puede ser necesario un abrazo, una mirada positiva, la escucha comprensiva…

No es fácil cambiar grandes cosas, pero sí podemos mirar al otro a los ojos, sonreírle al hablar… darle un momento en el lugar de nuestra vida.

En esta vida diaria de contrarreloj, de quedarse sin tiempo, de no llegar a tiempo, de no tener tiempo…, creo que es muy importante TOMARSE TIEMPO PARA AMAR.

¿Compartes esta idea?

4 pensamientos sobre “El Corazón sin tiempo.

  1. Gotzon

    Kaixo Olatz,

    desde que lei el post me quedé con ganas de escribirte algo, pero la falta de tiempo nos traiciona, en casi todo, me parece a mi. Hoy he leído un reportaje que me devolvía a tus mismos interrogantes. Devuelve la pelota a madres y apdres y lo atosigantes que podemos ser con el tiempo y el futuro de nuestros hijos. Esta es la entrada que puedes leer en el País semanal

    Papá dame un respiro
    CARL HONORÉ

    Los adultos han secuestrado la infancia de los niños. El impulso de modelar a los hijos con un celo sobrehumano, la llamada “hiperpaternidad”, evidencia el fracaso del modelo infantil actual. Es lo que el autor de ‘Elogio de la lentitud’ defiende en su nuevo libro, ‘Bajo presión’. Y se pregunta, en este texto para ‘El País Semanal’, qué significa ser niño y padre en el siglo XXI.

  2. Olatz

    Gracias Gotzon por tu comentario y por traer a este txoko a este autor tan interesante como es Carl Honoré. Conozco las dos obras que citas y estoy ideando escribir un post algún día de estos sobre las ideas que nos lanza este autor. Realicé alguna mención al movimiento slow en algún post anterior y quedé con ganas de reflexionar más con todo ello.
    Haces alusión a la hiperpaternidad, y yo creo que los conceptos “hiper” normalmente no son adecuados ya que los englobariamos en conceptos extremos y tan conocida es la frase que los extremos no son buenos…Muchos autores relacionan esta hiperpaternidad, con falta de balores, falta de orientación educativa familiar, miedos injustificados e irracionales…Sea como sea, cierto es que muchos padres y muchos hijos se encuentran desorientados.

  3. elena

    Un hijo es lo más valioso que te puede aportar la vida, y cómo le oí, mejor dicho, leí en cierta ocasión a una amiga “todo lo que tiene valor se consigue con esfuerzo”. Es cierto que a veces, el ritmo frenético de vida no deja espacio a la reflexión ni al amor. No te da tregua. Entonces, puede parecer que las expectativas que volcamos sobre los niños les asfixien, sin embargo, creo que por lo general, los padres conocemos bien a nuestros hijos y estamos en la obligación de ayudarles, orientarles y exigirles en la medida de sus posibilidades, respetando, claro, su ritmo y sus intereses. Y los hijos saben del amor de sus padres aún cuando la falta de tiempo de unos y otros les impida demostrarlo. Pero sí, siempre está bien dedicar un espacio a una caricia, una sonrisa, un beso.

  4. Celeste Meana

    Los invitamos a conocer d•spacito – el primer espacio de Recreación Slow, pensado y creado especialmente para los chicos.

    Chicos que a partir del juego, la creatividad y la imaginación desplegada en los talleres, revierten su actitud respecto al mundo acelerado en el que se encuentran, logrando relajarse y disfrutar de sus actividades.
    Desacelerando recuperan sus propios ritmos, son niños jugando como niños y no niños jugando a ser adultos.
    Nuestra propuesta es respetar sus tiempos y sus deseos a partir de situaciones placenteras, como principio para disminuir el stress y lograr una mejor calidad de vida.

    La Recreación Slow que proponemos, acompaña a otras corrientes ya más avanzadas como el Slow Food o el Slow Work, manteniendo principios de la filosofía Slow general .
    En palabras de Carl Honoré: Hacer las cosas en el ritmo correcto, reivindicando la calidad por sobre la cantidad. Descubriendo por sobre todas las cosas, que ser lento te permite disfrutar de la vida con placer .

    “Sin necesidad de llegar primeros, sino transitando placenteramente el camino elegido”

    Maria Celeste Meana
    d•spacito
    RECREACION SLOW
    http://www.d-spacito.com
    http://www.d-spacito.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *