Inteligencia emocional

La importancia de la conciencia emocional

El miércoles de la semana pasada, en un curso de Inteligencia Emocional, se me acercó una persona a comentarme las enormes dificultades que tenía a la hora de poner nombre a las emociones que sentía. Es más, esta persona me dijo que no solamente tenía problemas para descifrar sus propias emociones, sino que me comentó, con total rotundidad, que nunca se había enfadado. ¿Consideráis que sería posible que una persona nunca se hubiera enfadado a lo largo de toda su vida?

La emoción del enfado, al igual que el resto de las emociones es totalmente adaptativa. Esto quiere decir que esta emoción es y ha sido totalmente necesaria a lo largo de la evolución del ser humano, jugando un papel esencial en muchos de los procesos interpersonales. De esta manera, una persona que no pudiese sentir esta emoción tendría una enorme desventaja, evolutivamente hablando, respecto al resto de seres humanos. Sin embargo, esta teoría está bastante lejos de la realidad.

En un primer momento, cuando esta persona realizó dicho comentario, pensé simplemente que se trataba de una confusión en relación a la terminología utilizada para denominar a las emociones.

Es bastante común que muchas personas no sepan como denominar a las emociones que les sobrecogen, por lo que suelen utilizar los términos indistintamente, de una manera inexacta. Simplemente pensé que al acto de enfadarse esa persona lo denominaría de una manera diferente.

Es de vital importancia que seamos conscientes de que existe un término adecuado para cada emoción que sentimos, por lo que no estaría de más que nos fuéramos familiarizando con el lenguaje emocional. Debemos saber que el identificar y poner el nombre adecuado a las emociones que sentimos nos ayudara a saber cómo debemos gestionar dichas emociones.

Sin embargo, a medida que profundicé en el conflicto que había surgido, pude cerciorarme de que el verdadero problema no residía en la terminología utilizada, sino que más bien, todo indicaba que al igual que otros muchos, esta persona no había desarrollado adecuadamente su conciencia emocional.

Vivimos en un mundo en el que todo sucede tan rápidamente que apenas tenemos tiempo de pararnos a reflexionar acerca de las emociones que sentimos. No nos preguntamos sobre aquello que nos sucede, simplemente lo vivimos.

Sin embargo no basta únicamente con vivir las emociones. También debemos conocerlas y profundizar en ellas para ser capaces de lograr identificarlas y expresarlas adecuadamente. Tal y como decía Aristóteles en Ética a Nicómaco, “cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, ciertamente, no resulta tan sencillo.”

Si no profundizamos en nuestro aspecto emocional, ¿cómo lograremos hacer para que las emociones trabajen a nuestro favor y no en nuestra contra?

4 pensamientos sobre “La importancia de la conciencia emocional

  1. Arantza Echaniz

    Creo que el ritmo de vida que llevamos no nos deja ni tiempo ni ganas para pararnos y mirar hacia dentro. Por eso que muchas veces no seamos capaces de identificar y expresar nuestras emociones. Además, la misma prisa y superficialidad nos pueden hacer pasar por alto vivencias y experiencias que son vitales para nuestro crecimiento.

  2. berastegi.jon

    Gracias Edu por tu aportación desde la experiencia personal como formador. Desde mi humilde opinión, el día a día en el que vivimos nos deja pocas opciones para pararnos a percibir y comprender las numerosas emociones con las que conviviendo en nuestras relaciones con los demás, y todo este proceso dificulta el proceso de afianzamiento en el bienestar subjetivo de las personas. Un abrazo compañero.

  3. karmele

    Hola Edu y a todos los que escribis en este blog:Con la intencion en mi corazon de aportar un enfoque diferente a la vision que amenudo leo y observo ,creo que lo mas importante en la salud emocional no es buscar nombres ,metodos ,demasiada informacion para ayudar a pacienes o amigos .Asi perdemos mucho tiempo, un tiempo pecioso que necesitamos para hacer lo mas importane que es
    !VIVIR! .Desde que el mundo es mundo
    existe ,tambien existe la necesidad humana de amor -Esa es clave. Asi es que pienso que la curacion llega desde el Amor .Eso no se vende ni en las consultas ni tampoco en receta ,o farmacia ,por eso los seres humanos no la encontramos y tratamos de llenar ese vacio existencial con todo tipo de programas ,todos ellos son validos pero podriamos llegar mas lejos si solo hicieramos un acto terapeutico,aseptico,libre este acto es responsabilizar al paciente de su proceso ,aqui nadie quiere resonsabilidad, pero es un acto de amor supremo dejar que el paciente descubra en si mismo que el es el unico responsable de su falta de amor .Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *