Inteligencia emocional

Regulación emocional: Un alto en el camino

Los últimos acontecimientos dramáticos ocurridos en nuestro país como son la violación salvaje de unos menores de edad a una niña de 13 años y la muerte por descuido de un bebe por su madre en un coche, nos tienen que hacer reflexionar sobre nuestro modo de vida.

Es indudable que el estrés acumulado y los malos hábitos de vida generan frustración, dolor, descuidos fatales y también agresividad y violencia. Cuando se dice que el estrés puede acabar con tu vida no es ninguna broma. Es decir, las consecuencias físicas que genera traducidas en drama personal como un ataque al corazón, no son las únicas. El estrés junto a falta de empatía y valores puede generar conductas violentas que se traducen en lo sucedido con ese grupo de jóvenes. Pudiendo también en otros casos bloquear nuestra mente, hasta tal extremo de olvidar lo más importante de nuestra vida, como nuestro bebe en el asiento trasero del automóvil a 40 º de temperatura.  O bien decidir por exceso de presión que unas horas no supone ningún riesgo (es un hecho que un nivel de estrés elevado te hace no ver la realidad y sus consecuencias tal como son). En cualquier caso y ante esa desgracia y error fatal, solo podemos consolar y apoyar a esa madre y familia para que su dolor sea el mínimo posible. Por no nombrar cuantos homicidios se han producido en una discusión de tráfico por que alguien ha perdido el control.

Es el momento de hacer ya una vez por todas una reflexión sobre nuestra vida y nuestros hábitos. Debemos sentarnos tranquilamente en nuestra casa o en la cafetería de costumbre y realizar un simple ejercicio interno, intentando determinar en nuestra vida si dedicamos tiempo y cultivamos las siguientes áreas como son: el trabajo, la amistad, la familia, ayuda a los demás, la salud y la relajación.

Estoy convencido que un porcentaje muy elevado de nuestra sociedad no dedica tiempo a la relajación en su vida diaria, como método de regulación y una mejora en su calidad de vida. Además de no preocuparse de cultivar muchas de las otras áreas.

Todas las técnicas de relajación independientemente de sus escuelas, matices o directrices conllevan un conocimiento sobre uno mismo, educando a su practicante a mirar hacia su interior. Te rejuvenece además el cuerpo y la mente , fusionando ambos aspectos a través de la respiración. La respiración es el puente de conexión entre la mente y el cuerpo. Con un alto nivel de control en la relajación me puedo enfrentar mejor a cualquier área de mi vida con eficacia.

Como yo muchos creemos que una sociedad educada en la regulación emocional será una sociedad mejor, sin duda.

Pero empecemos por nosotros mismos, nuestros hábitos y comportamientos. Empecemos a priorizar dentro de esas parcelas que hemos mencionado antes lo más importante. Te planteo seguir dos formulas:

Primera fórmula:

Trabajo, trabajo, trabajo, una gran casa, un gran coche, dinero, dinero, dinero, prestigio, admiración, aplausos, buena ropa, buenas comidas y cenas, gente a tu alrededor que dice que te aprecia (pero cuando se apagan las luces del escenario y el show finaliza … eso no es así) , irritabilidad, tensión, angustia, soberbia, egoísmo, prepotencia, baja autoestima, presión, violencia, soledad, estrés y quizás si nos queda tiempo para ello, una familia, amigos y conocidos que te aprecian por lo que eres en realidad

También puedo pensar: ¿que más da?, la vida es un asco, la humanidad no tiene solución y el sistema está podrido, para que perder el tiempo, si la vida son dos días, ¿por que me voy a preocupar de mi comportamiento? ¡que cambien los demás! y ¿esa estupidez de respirar, relajarte y reflexionar de vez en cuando? Yo ya me relajo fumando, bebiendo o con una buena comida. De todas formas la culpa de que las cosas no me vayan bien es de mi jefe, amigos, mi hermano, mis hijos, mi mujer, mis vecinos que se equivocan o simplemente nunca me escuchan…

Segunda fórmula:

Aprender sobre todo a hacer un ALTO EN EL CAMINO (conocerse uno mismo / desarrollo personal, sin esta base lo demás no funciona). Dedicar un tiempo diario a la relajación (técnicas y estrategias concretas), la salud (alimentación, deporte, higiene…), cuidar de tu familia y cultivar tus amistades, estar siempre dispuesto a ayudar a los demás dentro de unos límites, responsable en el trabajo pero sin anteponer nada de lo anterior. Viviendo con el dinero necesario para cubrir sobre todo tus necesidades básicas. Conseguir el éxito social, laboral y personal que es ser feliz contigo mismo, saber y conocer tu valía y vivir una vida plena con el dolor, las tristezas,  alegrías y placeres de la misma.

La vida es un momento fugaz. Si dedicas tiempo a relajarte, a conocerte mejor y a cambiar desde tu centro más profundo, lo demás maravilloso, bueno y positivo sucede.

¿Qué opinas al respecto? ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Conoces otras fórmulas?

2 pensamientos sobre “Regulación emocional: Un alto en el camino

  1. vicente

    he relfexinado al respecto y tienes mucha razón, en proponer la relajación como aspecto central en la regulación de la persona, porque yo tengo algunos años haciéndola y me ha permitido resolver algunos aspectos que me mantienen con vida, de lo contrario quien sabe qué sería de mí.

  2. David Gonzalez

    Gracias Vicente por tus palabras. Te animo a que como yo sigas haciendo de la relajación y los momentos de tranquilidad algo importante en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *