Inteligencia emocional

Amar lo que hacemos

Semanas atrás recibí un e-mail de una buena  amiga, donde nos sugería un trabajado personal para “dejar de quejarnos”. Inicialmente, era la típica propuesta de estar 21 días sin quejarse, para que nuestra mente, o nuestro sistema de pensamientos fuera integrando esa nueva actitud; para ello, sugería ayudarnos de una pulsera en la muñeca a modo de recordatorio, y en el momento en el que nos sorprendíamos habiendo roto la promesa –“¡vaya semana que llevamos lloviendo todos los días, dan ganas de ni siquiera levantarse!”, por ejemplo-, cambiábamos la pulsera de muñeca, e iniciáramos un nuevo ciclo de 21 días. La propuesta podría sonar un tanto vana, superficial, y lo que se quiera añadir. La idea sí es interesante e incluso, necesaria. Porque, ¿realmente necesitamos quejarnos tanto como acostumbramos hacerlo?

Imaginemos a esta típica persona que acostumbra quejarse de las cosas que no están a su gusto; incluso, puede seguir quejándose del tiempo –como comentaba anteriormente, de lo mal que está el tráfico, del estrés que llevamos encima, de cómo nos está afectando la crisis … En principio, aspectos todos, reales y, quizá, justificados¿?-. Y, ¿qué impacto, ambiente o sensación deja a su alrededor esa persona experta en la queja? Normalmente, desagradable, y a ser posible, si la vemos venir, incluso, intentaremos salir huyendo. Si en el espacio se genera ese ambiente desagradable, amargo o rancio, ¿No será que también, esa persona instalada en la queja está generando en su interior ese ambiente?.

Cuando la queja se origina sobre algo en lo que un@ ha tenido que ver, puede entenderse que es una forma de descarga, y de toma de conciencia acerca de los resultados y/o los factores que han intervenido; podría decirse que “la intención era buena”. Pero en su medida: porque una queja que se limita a girar y lamentarse acerca de lo que no nos gusta sin movilizar nada para la mejora, al final, llega a convertirse en un remolino sin sentido. Días atrás, tratando con un grupo de formación la autorregulación emocional, comentábamos este aspecto referente a la queja, al lamento, y se creaban dudas graciosas: había quien comentaba que si “no nos quejábamos nos toman por tontos y entonces harán lo quieran” –refiriéndose a alguna autoridad-. También había quien decía que si “hay que tragarse las quejas”, entonces ya no estamos regulando. Es decir, frecuentemente parece olerse algo así como “que nos merecemos tener derecho a la queja”. En mi opinión resulta una actitud poco positiva y nada productiva, de cara a desarrollar una  autoconciencia y responsabilidad para el cambio. Ciertamente, hay situaciones que indiscutiblemente hay que quejarse , pero no pasa de unos pocos minutos; a partir de ahí, en nuestras manos está valorar qué podemos hacer en esa situación de nos desagrada, y si hay algo que esté en nuestras manos. En el caso de que no lo esté, es entonces cuando comenzamos a sembrar la desazón, y vamos perdiendo la visión positiva de lo que nos rodea. Es decir, está bien y es necesario poner la atención en lo que no nos gusta y hay que mejorar, pero, para después ponernos en marcha. En caso contrario, no hacemos más que marear la perdiz, y esparcir su aire entre quienes nos rodean.  Quizá, si hiciéramos una diferenciación podríamos decir que si bien la queja tiene algo de aceptable, cuando ésta se convierte en lamento, es entonces cuando nos atascamos en ella, en la visión de esa situación. Y cuando una persona está instalada en la queja, es lo que irá percibiendo por encima de las cosas. Es como si la vista se fuera nublando, y constantemente fuera percibiendo con mayor precisión todo eso que no es de su agrado; incluso cuando no tiene remedio.

Si por lo menos  llegamos a percibir eso que no tiene remedio, y por encima de todo, si amamos y valoramos lo que hacemos, probablemente sembraremos semillas diferentes a la queja o lamento. Porque, ¡cuánta energía malgastada! ¿verdad? ¡Viva el reciclaje! Y es que como he leído en la red, en palabras de Hugo Ojetti, “Quejarse es el pasatiempo de quienes se creen incapaces”.

¿Creéis que si, a nivel de pequeño grupo, colectivo nos iniciáramos en la reducir las quejas sin sentido, mejoraría el clima? ¿Y si, empezamos hoy mismo, con un@ mism@?

8 pensamientos sobre “Amar lo que hacemos

  1. ALEJANDRA

    PERSONALMENTE SOY EXIGENTE , ENTONCES SI VOY A COMPRAR ALGO Y NO ME ATIENDEN COMO CREO QUE DEBERIA SER MANIFIESTO MI DESACUERDO, PERO AHI QUEDA, ESO NO ME IMPIDE SEGUIR CON MI VIDA NORMAL, EN LA CUAL SOY UNA PERSONA OPTIMISTA, QUE MIRA LAS COSAS BUENAS DE LA VIDA,TENGO M.BUENA ONDA , PERO HAY SITUACIONES EN LAS CUALES HAY QUE PONER UN LIMITE SINO TE TOMAN DE TONTOS, NADIE DICE NADA Y TODO ESTA MAL.
    REALIZE UN CURSO DE GESTION DE CONFLICTOS Y NOS EXPLICABAN LO VALIOSO QUE ES QUE LOS CLIENTES DIGAN LO QUE PIENSAN , DE ESTA FORMA LES PERMITE A LAS EMPRESAS MEJORAR Y PRESTAR UN MEJOR SERVICIO.

  2. Arantza Echaniz Barrondo

    Completamente de acuerdo en que reducir las quejas mejoraría el clima laboral, las relaciones y la propia vida. Creo que se contagia más fácil la queja, el mal humor y la desazón que la alegría y el optimismo… ¡Mejor cambiar eso!

  3. Judith González

    Yo conozco una persona que esta continuamente quejandose y esta en un comercio cara al público. Le quiero mucho pero hay veces que decido no ir por que no tengo el día para oir quejas. Y en el fondo me da pena, porque esa actitud hace que pocas veces le veamos sonreir.
    Me parece muy bonita la idea de hacer lo de la pulsera, y creo que todos nos la tendríamos que cambiar de mano muchas veces.

  4. mariA EUGENIA

    muy buen articulo y totalmente de acuerdo!!!,justo es lo que hoy venia pensando:de la queja a la solucion o accion!.

  5. Karmele Gurrutxaga

    @Arantza Echaniz Barrondo
    Pues sí, efectivamente mejor; en un centro educativo en el que trabajé dando formación, indicaron que al poner el cartel en la sala de profesores, no es que dejaran de quejarse, pero el ver el cartel les servía para recordarse entre ell@s que no merece quejarse y lamentarse por que sí, si además no hay nada que hacer …

  6. Karmele Gurrutxaga

    @mariA EUGENIA
    Pues sí, de eso se trata … de ponernos en acción preguntándonos “qué puedo hacer yo”, y cuando no hay nada que hacer, aceptar lo que hay en lugar de quemar energía lamentándonos y además contaminando a los demás. Gracias.

  7. Pingback: eMercadoLatino

  8. Pingback: eMercadoLatino

Responder a Arantza Echaniz Barrondo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *