Inteligencia emocional

Responsabilidad Social Corporativa: implicaciones para las organizaciones y para la comunicación

Autora: Joana Frigerio

En la clase de Fundamentos de Organización de Empresas del pasado lunes, 26 de febrero, recibimos a Yovanni Castro Nieto – PhD en Economía y Dirección de Empresas por la Universidad de Deusto. Yovanni impartió una charla sobre RSC (Responsabilidad Social Corporativa) exponiendo, a través de reflexiones con los alumnos, los conceptos, las dimensiones y las perspectivas que engloban la RSC. Ante todo sintetizaré las principales ideas de la exposición, asimismo haré una breve reflexión personal sobre el tema y por ultimo citaré empresas comprometidas con la RSC en la CAPV.

La corporación es una institución cuyo principal objetivo es el beneficio económico de sus propietarios. Es la institución dominante en la actualidad y su máxima paradoja es: tiene la capacidad de generar riqueza y a la vez causar daños a la sociedad. En otras palabras, la organización genera empleo  y servicios a la comunidad, pero  a costa de la mala explotación de los recursos naturales y de la mano de obra barata en países lejanos −la explotación del COLTAN en la RD del Congo es un claro ejemplo. La solución a esa paradoja desde el punto de vista de la RSC es la generación de riqueza por medios sostenibles y socialmente responsables.

Una perspectiva que ayuda a la hora de entender una organización es pensar que es formada por seres humanos. Al contrario de ser una institución aislada, su funcionamiento es posible gracias a las personas que trabajan en ella, en los diferentes niveles de jerarquía. Como los seres humanos, ninguna empresa es perfecta, existen principios distintos que rigen cada una de las empresas, configurando así, su manera de actuar ante la sociedad. Luego podemos encontrar empresas más responsables y empresas que no están implicadas socialmente y que son capaces de cualquier actitud para cumplir sus objetivos a corto plazo.

Es importante resaltar la diferencia entre acción social y responsabilidad social corporativa. La clave está en la práctica voluntaria. Existen empresas que hacen un marketing social, que desarrollan acciones sociales con recursos fiscales dando una imagen de empresa socialmente responsable, pero eso no pasa de un disfraz que colabora a la aceptación de marca en el mercado. Sin embargo las empresas que realizan alguna práctica social, sostenible y voluntaria son las que están verdaderamente comprometidas con una posible reducción de beneficios en pro de valores superiores, con  enfoques de la responsabilidad social corporativa.

Hoy gracias a las nuevas tecnologías, los consumidores somos un grupo de “Stakeholder” –grupo de influencia— con mucho poder. La comunidad empresarial reconoce que es necesario tener alguna medida de responsabilidad, pero para ellos, esta responsabilidad está en el mercado, en sus accionistas y en la percepción pública que los clientes tienen hacia ellos, es decir, si las compañías no hacen lo que es correcto, serán castigadas en el mercado. Un ejemplo: el caso de NIKE, que empleaba a niños en la producción de sus balones, y gracias a la presión de los consumidores, a través de redes sociales, se ha visto obligada a cambiar de actitud ante esta realidad.

Hay quien diga, que hay que crear estructuras en el mercado que, de alguna forma, obliguen a las empresas a hacer lo que es correcto. El objetivo de las organizaciones sigue siendo el lucro, solo que ahora conocen el poder de la opinión pública, entonces intentan adaptarse a las preocupaciones populares a bien de generar una imagen favorable en el mercado, se tornan la empresa favorita del consumidor porque asumen una responsabilidad social, y por eso venden más. Todavía existen demasiadas empresas  que lo que quieren es ser vistas como responsables, y no de verdad ser responsables. Pero gracias a la concienciación de las generaciones más jóvenes, y gracias a la difusión de la importancia de la responsabilidad social corporativa ese escenario está cambiando y muchas empresas están haciendo lo mejor que pueden.

¿Cuál es su opinión? ¿Qué les ha parecido?

Un pensamiento sobre “Responsabilidad Social Corporativa: implicaciones para las organizaciones y para la comunicación

  1. Pingback: Disculpen… y gracias | Rogelio Fernández Ortea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *