Inteligencia emocional

Sobre el futuro de la inteligencia emocional.

aida-audi-asistente-coche-afectivo

El futuro de la inteligencia emocional

Llevo tiempo interesado en la inteligencia emocional como parte de un concepto que siempre me ha perecido revolucionario, el de las inteligencias múltiples. Por ello he seguido con atención el desarrollo de la psicología positiva, así como del de la psicología de la motivación y de la emoción. Desde casi hace cuatro años estoy desarrollando un método de entrenamiento emocional desde las artes y, además, desde hace unos meses estoy involucrado en el proyecto de la asociación consorcio de inteligencia emocional. Esta es una parte del contexto desde el que me acerco al ejercicio de compartir mi visión sobre las líneas de avance que se nos abren en un futuro cercano.

Formación de profesionales en todos los sectores de la sociedad.

Muchas conversaciones en los últimos tiempos me indican dos cuestiones fundamentales. La primera es que hay muchas personas que compartimos la idea de que la aplicación de la inteligencia emocional tendría un efecto muy beneficioso para nuestra sociedad. La segunda es que las personas con conocimientos suficientes entienden que es hora de transferirlos a la comunidad, posiblemente como parte del procomún .

Es decir, existe un convencimiento de que este es el momento de compartir los conocimientos sobre inteligencia emocional, sobre inteligencias múltiples, sobre inteligencia colectiva a otros ámbitos ajenos al de la formación, la consultoría o al de la intervención psicológica. Me refiero a formar a personas en general y profesionales en particular de ámbitos como el sanitario, el social, el organizacional o el educativo entre otros. Me refiero a acometer acciones que generen profesionales formados en inteligencia emocional en suficiente número para generar cambios sectoriales. Se trataría de capacitar a estos agentes estratégicos en conocimientos teóricos y prácticos suficientes para que acometieran cambios personales y que facilitaran cambios en otros de forma que originen o contribuyan a originar cambios organizacionales y sociales.

Desarrollo e investigación de nuevas metodologías.

Las principales novedades es razonable pensar que provengan de espacios no explorados suficientemente hasta la fecha. En ese sentido pese a que existen líneas de avance en el marco teórico de la inteligencia emocional como el de las emociones autoconscientes o como los avances en el estudio del cerebro, por ejemplo, entiendo que las metodologías de trabajo en inteligencia emocional serán áreas de avance rápido en los próximos años.

Además de que se trata de un espacio de crecimiento para el sector hay otro aspecto importante que me gustaría añadir. La legitimación de este conocimiento, como cualquiera otro, pasa por obtener pruebas empíricas de su utilidad en investigaciones aplicadas. La propia dinámica del desarrollo de los conocimientos sobre estas cuestiones ha venido dado porque se ha dado primero un marco teórico al que le ha seguido la investigación que ha dado soporte científico a la misma. En ese sentido las intuiciones o las impresiones sobre la utilidad de estos conocimientos debe ser definitivamente contrastado con la investigación aplicada que incida sobre todo en la validación de las metodologías con las que trabajar las competencias emocionales.

Las metodologías de intervención es uno de los primeros aspectos en los que urge trabajar. Uno de los primeros sectores demandante es el educativo puesto que se ha dado cuenta de la importancia de abordar de manera trasversal contenidos y habilidades de inteligencia emocional que complementen las actuaciones que ya contienen sus curriculums educativos. El ámbito social, que siempre ha sido puntero en nuestro país, está interesándose cada vez más en la capacitación de sus agentes tanto profesionales como voluntarios y en la adaptación de sus intervenciones con personas en riesgo de exclusión en materia de inteligencia emocional. La lista sería interminable pero me gustaría señalar dos más, el de las empresas interesadas en modelos de gestión basados en personas y el de un sistema sanitario en el que la intervención sobre factores socioemocionales parece que comienza a ser una prioridad.

Desarrollo de aplicaciones digitales

d47d06_pepper_news

Pepper, el robot que expresa emociones

En este siglo parece evidente que las nuevas tecnologías de la comunicación serán protagonistas de espacios importantes de nuestras vidas. Creo es fundamental que seamos capaces de dotarlas de un complemento como el de las TECs, es decir, las tecnologías de la emoción y la colaboración. Hoy son las redes sociales, los juegos on line o los smartphones, pero cada vez parace más cerca una presencia importante de la realidad virtual o robots atendiendo necesidades humanas,  emocionales también. Creo que imaginación y pasión por lo que hacemos nos sobra. Hará falta organizarse en el amplio sentido de la palabra para poder llevar nuestros conocimientos a través de las TICs.

No parece fácil hablar del futuro. Al menos, nadie puede rebatirte con datos. En realidad se trata de una mezcla de espacios vacios en el horizonte con deseos personales sobre maneras de ser llenados. Pero si me parece útil el ejercicio de hoy porque nos ayuda a seguir construyendo los futuros soñados juntos.

 

¿Cuales son tus sueños con respecto de las aplicaciones futuras de la inteligencia emocional?

5 pensamientos sobre “Sobre el futuro de la inteligencia emocional.

  1. Rogelio Fernández Ortea

    Mi sueño??? Que las personas estemos seguras, que estemos en paz, que estemos sanas y que las cosas nos vayan bien a todas. Cómo??? No lo sé Pablo pero estoy convencido que la inteligencia emocional y, más aún, la inteligencia ética tienen que ver mucho con ello… y si tiene que desarrollarse con aplicaciones en los móviles pues bienvenidas sean!!!!!

  2. Silvina

    Hola Rogelio: muy interesante tu post, y sobre todo cuando invitan a la reflexión. Estoy totalmente de acuerdo que sería de necios seguir negando que las nuevas teconologías son parte de nuestra vida. Tal es así que en nuestro quehacer docente debemos pensar en alfabetizar digitalmente, más que en “machacar” enseñando mamemimomu…Sin embargo, me sigue preocupando la falta de comunicación y dificultad en crear vínculos entre los jóvenes, adultos e incluso niños: ya sabes, esto de ir a un bar o en la calle ver grupos todos hablando con su teléfono y apenas cruzando palabras. Por ello, creo que los que nos movemos en el campo educativo, además de hacer énfasis en la necesidad de la educación emocional, también debemos hacerlo en la enseñanza de beneficios y desventajas de tanto ab-uso de móviles, redes, ordenadores, etc. No me asusta el futuro, porque un docente debe estar en continuo movimiento personal, para adaptarse a esta sociedad tan cambiante. Me gustan los retos…
    Gracias por el post!
    Saludos

    1. Pablo Cueva

      Hola Silvina!!!!

      Qué agradable tenerte por aquí!!!!! El post solo pretendía poner algunas cuestiones sobre la mesa, dejar preguntas abiertas… Gracias por haberte sumado al juego!!!!

      No hace mucho publiqué un post sobre el efecto de los teléfonos inteligentes en la intimidad (http://entrenando-emociones.blogspot.com.es/2014/08/la-intimidad-y-los-smartphones-la.html). Es cierto que debemos preocuparnos por hacer que las nuevas tecnologías nos ayuden a mejorar nuestras competencias emocionales, pero en esto como en otros campos queda mucho por hacer. Creo que estamos ante un reto. Pero para pelearlo debemos tomar mayor consciencia de que es un espacio en el que tenemos que lanzar propuestas.

      Un besazo.

      Pablo Cueva.

  3. Maribel Navascues

    Mas TEC´s (emoción y cooperación) y para que tengan sentido las TIC´s… ese sería mi slogan Pablo en el convencimiento de que las redes sociales nos facilitan interacción, divulgación y nuevos códigos de comunicación.
    Creo que como hilo conductor en Inteligencia Emocional nos esperan aún muchas sorpresas en el campo de aplicaciones, el uso adecuado del “Big Data”…, la verdad es que los capítulos dedicados al futuro de la gestión de las emociones en libros de Punset, Gardner y otros nos dicen que la ciencia ficción ya está aquí.
    Queda mucho trabajo para que no sólo sea el ámbito comercial el que tire de los avances y la persona tenga un lugar destacado, ¿lo conseguiremos?.
    Necesitamos entrenamiento!
    Un abrazo ;-))

  4. Arantza Echaniz Barrondo

    Preguntas por nuestro sueño Pablo… El mío… un mundo más humano guiado por la justicia y la compasión… Y en ese sueño tiene mucho que aportar el desarrollo de la inteligencia emocional y, como señala Rogelio, también el de la inteligencia ética. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *