Inteligencia emocional

Prospectiva de las emociones

emociones-durante-el-embarazo2En este post quiero compartir y soltar una idea que me da vueltas en la cabeza desde algún tiempo, es un pensar en alto, un borrador inicial que someto a vuestro juicio y opinión para ver si tiene sentido y si lo tiene, cómo puede tomar forma, por eso tal vez éste no sea un post muy estructurado.

Tal como indica el título se trata de la posibilidad de hacer prospectiva de las emociones.

Si la prospectiva consiste en una investigación sobre el futuro, estudiar y predecir futuros posibles, probables y preferidos, ¿cómo podemos usar el pensamiento sobre el futuro para predecir qué tipo de emociones se experimentarán y regirán la vida de nuestra sociedad futura?.

Pero quizás antes haya que responder a la pregunta ¿en qué tipo de sociedad queremos vivir el futuro?. Cada sociedad tiene, establece sus propios tipos y marcos emocionales; ya hablábamos de ello en “¿Sienten las sociedades?”;  

A través de nuestro sistema cultural mediterráneo consideramos el porvenir como algo predeterminado y ajeno a nuestra voluntad, una visión del futuro castrada de inicio desde un punto de vista creativo.

Vivimos años convulsos y de gran incertidumbre, una época que ha generado su propio marco de estados emocionales.  El aumento sin freno de la pobreza, la vulnerabilidad, la desigualdad y la exclusión social (ver el Informe de la Fundación FOESSA y Cáritas) está generando un enorme sufrimiento y un déficit ético y democrático que está secuestrando emocionalmente el futuro de varias generaciones.

Lo que parece confirmar la reflexión de Michel Godet: “El mundo cambia y los problemas permanecen, la historia no se repite pero los comportamientos se reproducen”.

Por una parte la riqueza de unos pocos aumentan exponencialmente, pero lo más grave es el continuo discurso desde todos los estamentos de poder que está inoculando el virus del miedo, frustración, decepción y culpabilidad, emociones sociales que desmotivan y paralizan.

Los últimos acontecimientos sobre corrupción son expresión de una época que ha generado un sistema sin vergüenza, de avaricia y codicia.

Desde este contexto existen previsiones de futuro muy diferentes y por tanto, asociadas a emociones muy diferentes.

Por una parte, están las teorías y tendencias que nos alumbran un futuro incierto, muy negro, desde todos los estamentos, sean sociales, políticos, económicos, empresariales o académicos, las previsiones de futuro se presentan con múltiples amenazas y peligros. No dejan de ser mensajes de miedo.

Es una época en la que todo está en cambio, pero a diferentes ritmos, acelerado en los económico, en lo tecnológico, pero menos en el ámbito social y menos en lo cultural y psicológico y emocional.

Sin embargo, afortunadamente, existen las previsiones que nos muestran otra cara bien diferente, la indignación, la ilusión, la esperanza, la solidaridad, la compasión como emociones colectivas, que indican un profundo cambio cultural y de valores.

Es importante analizar esta diferencia porque la actitud hacia el futuro es determinante para el éxito de la toma de decisiones.

El futuro está abierto a nuestra capacidad de imaginación creativa, a nuestra capacidad de innovar y y generar cosas nuevas, generar emociones nuevas, nuevo carácter humano, nuevas formas de vida y nuevos valores. Que ayuden a diseñar y darle forma al futuro.

Según nos exponen Enric Bas y Mario Guilló: “debe imperar el ideal de trabajar por un futuro mejor para la comunidad, incluir la prospectiva en el análisis como herramienta de transformación, conexión multidisciplinar e intergeneracional”.

La prospectiva aumenta el grado de conocimiento del presente, aporta referencias válidas sobre cómo puede ser el futuro, permite identificar oportunidades y peligros potenciales, provee probabilidades de que ocurra cada uno de los escenarios, ayuda al análisis de políticas y acciones alternativas, mejora la gestión de las decisiones.

Pero, ¿cómo podemos construir un mundo en el que todos salgamos ganando? . La respuesta es el fruto de una mayor visión de futuro acerca de las verdaderas consecuencias de nuestras acciones.

En los últimos y más recientes movimientos sociales y mareas cívicas y de solidaridad ciudadana podemos apreciar una esperanzadora expresión de emociones colectivas que representan “semillas del cambio”. Trabajar por un futuro en el que se haya configurado una sociedad de la conciencia, donde las personas vivirán en pos de la satisfacción y bienestar de los demás.

En este sentido la Prospectiva participativa, comprende procesos de reflexión colectiva y comprometida para lograr un fin.  Un cambio que quizás, las personas de mi generación no veremos, pero como dice la canción de Labordeta, “Canto a la libertad”;

ni tú, ni yo, ni el otro 
la lleguemos a ver;
pero habrá que forzarla
para que pueda ser.

La visión del futuro es el estímulo para cambiar el presente.  Un presente en el que vivimos una excitante combinación de fenómenos y acontecimientos sociales que no dejan de transformarse, pero también emociones y reacciones humanas.

Las imágenes mentales del futuro ayudan a las personas a escoger entre distintas opciones, con una mezcla de creencias, deseos, emociones que afectan a las decisiones. Las imágenes del futuro son flexibles se pueden cambiar, a través de los sentidos percibimos estímulos emocionales, se busca la satisfacción emocional..

Por muy mal que vayan las cosas, siempre habrá personas de bien que seguirán trabajando por el bien y la paz, siempre habrá esperanza, alegría y amor.

Si observar el futuro, lo transforma, imaginarlo conjuntamente significa vivir el presente de otro modo y darle más sentido a la acción (Gaston Berger).

¿Cuáles serán las emociones del futuro?, ¿Cómo podemos desarrollar una prospectiva de las emociones?

Este post está inspirado en:  Prospectiva. Cómo usar el pensamiento sobre el futuro. Enric Bas. Prospectiva e Innovación, Enric Bas y Mario Guilló.  Prospectiva estratégica: problemas y métodos. Michel Godet.

La imagen de cabecera corresponde ahttp://www.reproduccionasistida.org/emociones-del-futuro-padre/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *