Inteligencia emocional

Algo no me cuadra…

No recuerdo bien si lo leí o me lo contaron. La verdad es que he intentado buscar la fuente sin éxito. Sin perjuicio de la veracidad de la historia, como ejemplo hace al caso. La cuestión es que en un poblado indígena se quería prevenir a la población de la aparición de unos insectos peligrosos. Mosquitos, creo. Las autoridades sanitarias distribuyeron por la región fotografías de los mismos, en unos carteles de grandes dimensiones, en los que aparecían imágenes ampliadas de esos artrópodos para poder verlos y reconocerlos detalladamente, advirtiendo de la peligrosidad de los mismos. Los lugareños comenzaron a huir despavoridos porque nunca en su vida habían visto unos insectos tan gigantescos y, ciertamente, cundió el pánico…

Desde la pasada nochevieja, fecha en la que se dio la primera información al respecto, no hemos dejado de recibir alarmantes noticias de una posible pandemia. Analicemos algunos datos objetivos:

De acuerdo con la Organización Mundial para la Salud, desde que fuera notificado por primera vez en Wuhan (China) el 31 de diciembre de 2019 hasta el 25 de febrero de 2020 (10:00 CET), los números son: 80.238 casos notificados, 2.700 muertes y 34 países con casos notificados

En cuanto a los 34 países con casos confirmados con más de cien contagios, 77.779 personas afectadas están en China, 977 en la República de Corea, 695 en los cruceros Diamond Princess, 229 en Italia y 157 en Japón.

Los efectos colaterales de esta situación afectan a la línea de flotación de la economía y la convivencia mundiales: reactivación de la xenofobia hacia la población de origen chino o personas con rasgos orientales, cierre de fronteras, confinamiento de millones de personas en cuarentena, desplome de las bolsas, paralización de la producción (muchas multinacionales de primer orden tienen sus centros productivos en China), caída del consumo mundial y estancamiento de la distribución de los mercados globales de materias primas (lo que conlleva la paralización de la producción en muchos países), cancelación de destinos turísticos, desplazamientos aéreos y marítimos, de actividades deportivas, etc.

Sin menoscabo de las consecuencias letales para muchísimas personas que padecen esta nueva gripe asiática, ni de la debida prudencia y precaución que debemos tener hacia las enfermedades infectocontagiosas, creo que es más que conveniente hacer un pequeño análisis comparativo.

Según publica en su web el Centro Nacional de Epidemiología, a través del Sistema de vigilancia de la gripe en España, el impacto de la epidemia de gripe a lo largo del curso 2018-2019 fue de 490.000 casos no graves de infección respiratoria / síndrome gripal atendidos en Atención Primaria; 35.300 hospitalizaciones por gripe confirmada; 2.500 ingresos en las unidades de cuidados intensivos y 6.300 muertes.

Nuestros vecinos italianos, mirados estos días con muchísimo recelo por sus socios comunitarios y por el resto del mundo, presentan unas cifras muy significativas. Su última recogida de datos comienza en octubre de 2019. Curiosamente, el número de infecciones por gripe – ligeramente inferior a los casos registrados durante el mismo período de la campaña 2018-2019 –  inicia su descenso a partir de la quinta semana de 2020 (del 27/01 al 02/02) en la que alcanzan los 656.000 casos por semana y una semana después del pistoletazo de salida de la epidemia por coronavirus en el país. Desde el inicio de esta campaña, antes de la llegada de la nueva gripe asiática, el total de infectados por la gripe estacional en Italia era de 5.632.000 casos. En cuanto a la mortalidad diaria, aunque el informe no discrimina la causa de los fallecimientos, resulta que en el período analizado es inferior a la esperada: 217 frente a 238.

Creo que no hay que abundar más en la presentación de datos que, como siempre, hablan por sí solos.

Algo no me cuadra. ¿Puede una epidemia de gripe que, hasta la fecha, se manifiesta de la misma manera – incluso de modo ligeramente inferior – que otras epidemias anuales causar la alarma global y la paralización de la economía mundial? ¿O puede más el miedo generado por informaciones veraces pero amplificadas (distorsionadas), transmitidas a la velocidad de la luz por redes sociales, mass media, gobiernos, etc.?

El miedo es una de las emociones que, fuera de su función puramente adaptativa para nuestra supervivencia, más nociva resulta en nuestra sociedad actual. Su toxicidad viene dada por el efecto que tiene sobre la percepción que tenemos de la realidad, por sus repuestas de parálisis, lucha o huída y sobre todo por residir más en el futuro que en el presente (Fernández Ortea, 2009).

Me viene a la memoria el histórico programa radiofónico de Orson Welles la tarde-noche del 30 de octubre de 1938 con La Guerra de los Mundos, de H.G. Wells, con el que hizo cundir el pánico, sin pretenderlo según sus palabras, en Nueva York y Nueva Jersey. ¡Y se trataba de una obra de teatro adaptada para la radio!

Con relación a la nueva gripe asiática Juan Pagola, en su post Miedo, reflexiona al respecto.

La expansión del coronavirus es una más de esas razones que se extienden periódicamente y cuyo alcance social entre la opinión pública no depende tanto de los avances médicos, como de la influencia de los mass media y de los social media en viralizarlos o extinguirlos en un momento dado de la agenda temática. Informaciones que vienen acompañadas de una deficitaria –o nebulosa– documentación, la aceleración en la transmisión de imprecisas novedades (datos de afectados, anécdotas sobre circunstancias particulares, retahíla de medidas oficiales adoptadas, etc.) y la propagación de mentiras que encuentran un caldo de cultivo idóneo. Antes pasaron por aquí otros muchos agentes de controversia que generaron un miedo global: enfermedad de las vacas locas, gripe aviar, gripe A, SARS, ébola…

Quizás convendría recordar, al menos de forma preventiva, las 10 Estrategias de Manipulación mediática a través de los medios de comunicación de masas por si pudiéramos intuir que algo no nos encaja: la estrategia de la distracción, crear problemas y ofrecer soluciones, la estrategia de la gradualidad, utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión…

A diferencia de los indígenas que sucumbieron al miedo y huyeron despavoridos al recibir una información de un peligro real pero deformado (amplificado), sería conveniente detenernos un momento para racionalizar los mensajes que nos llegan y no dejarnos atenazar por el miedo antes de cometer algún disparate (más)… Las estampidas, una vez iniciadas, son incontrolables e imparables…

El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti. (Yoda)

El Rey León – La estampida
https://youtu.be/TNuU-rZ8sNw

Nota del 10/03/2020:
En estos once días desde la publicación del post me ha resultado difícil encontrar los datos de las personas que se han recuperado de la infección. Incluyo a continuación el enlace del Center for Systems Science and Engineering (CSSE) at Johns Hopkins University (JHU) en el que se publica, con varias actualizaciones diarias, la situación global del Coronavirus COVID-19 día a día. La de hoy a las 02:53:06 p.m. (CET) es: 116.119 casos confirmados, 4.087 fallecidos (3,52 %) y 64.385 recuperados (55,45 %).

Nota del 07/04/2020:
A casi un mes de mi última nota, tras 25 días desde la declaración del estado de alarma en el Estado español, no tengo más remedio que corregirme a mí mismo respecto de lo que decía en cuanto a que el COVID-19 se manifiesta de la misma manera – incluso de modo ligeramente inferior – que otras epidemias anuales. En aquel momento, esas eran las declaraciones de algunos expertos. La realidad nos ha demostrado que la virulencia de esta epidemia es infinitamente más agresiva. Esta información, como otras, nos ha llegado tarde y más que disimulada…
Los datos de hoy a las 09:55:46 a.m. (CET) son: 1.350.841 casos confirmados, 74.870 fallecidos (5,54 %) y 285.437 recuperados (21,13 %).

Nota del 12/05/2020:
Datos de hoy a las 08:32:22 a.m. (CET): 4.177.687 casos confirmados, 286.353 personas fallecidas (6,85 %) y 1.456.493 recuperadas (34,86 %).

Nota del 04/06/2020:
Datos de hoy a las 10:33:08 a.m. (CET): 6.525.369 casos confirmados, 386.289 personas fallecidas (5,92 %) y 2.817.873 recuperadas (43,19 %).

Nota del 26/06/2020:
Datos de hoy a las 09:33:53 a.m. (CET): 9.612.250 casos confirmados, 489.372 personas fallecidas (5,09 %) y 4.840.665 recuperadas (50,36 %).

Nota del 22/07/2020:
Datos de hoy a las 08:34:43 a.m. (CET): 14.952.328 casos confirmados, 616.577 personas fallecidas (4,12 %) y 8.468.761 recuperadas (56,64 %).

Nota del 03/09/2020:
Datos de hoy a las 08:28:00 a.m. (CET): 26.036.255 casos confirmados, 863.119 personas fallecidas (3,32 %) y 17.294.713 recuperadas (66,43 %).

Bibliografía de referencia
Center for Systems Science and Engineering (CSSE) at Johns Hopkins University (JHU)

Centro Nacional de Epidemiología. Gripe e impacto de la vacuna antigripal. Temporada 2018-19. Recuperado de: http://vgripe.isciii.es/inicio.do

Duque Ametxazurra, Juan Carlos (2018, 1 de octubre). ¡Yo no miento nunca! Recuperado de: https://blogs.eitb.eus/inteligenciaemocional/2018/10/01/yo-no-miento-nunca/

Epicentro. FluNews – Italia. Rapporto della sorveglianza integrata dell’influenza. Recuperado de: https://www.epicentro.iss.it/influenza/flunews#evidenza

Fernández Ortea, Rogelio (2009, 5 de noviembre). Miedos. Recuperado de: https://blogs.eitb.eus/inteligenciaemocional/2009/11/05/miedos/

Organización Mundial de la Salud. Brote de enfermedad por coronavirus (COVID-19). Recuperado de: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

Organización Mundial de la Salud. Novel coronavirus (2019-nCoV) situation (información actualizada regularmente): Novel coronavirus (COVID-19) situation as of 25 February 2020, 10:00 (CET). Recuperado de: http://who.maps.arcgis.com/apps/opsdashboard/index.html#/c88e37cfc43b4ed3baf977d77e4a0667 (Enlace no disponible después de su consulta)
https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/situation-reports

Pagola, Juan. (2020, 7 de febrero). Miedo. Recuperado de: http://solasean.com/blog/miedo/

The New York Times (2020, 13 de febrero). Las consecuencias económicas del coronavirus. Recuperado de: https://www.nytimes.com/es/2020/02/13/espanol/negocios/coronavirus-economia-mundial.html

XLSemanal (2020, 23 de febrero). Coronavirus, jaque al mundo globalizado. Recuperado de: https://www.xlsemanal.com/conocer/sociedad/20200223/coronavirus-crisis-economica-mundial-china-bolsa-consecuencias-epidemia.html

wellesnet – the orson welles web resource (2008, 31 de octubre). The aftermath: Orson Welles “The War of the Worlds” Halloween press conference, 1938. Recuperado de: https://www.wellesnet.com/the-aftermath-orson-welles-the-war-of-the-worlds-halloween-press-conference-1938

Un pensamiento sobre “Algo no me cuadra…

  1. Pingback: Cigne Negre ~ Ciutat Nova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *