Inteligencia emocional

Pensamiento positivo

¿Qué es el pensamiento positivo?

De una manera sencilla se puede decir que pensamiento positivo es tener una visión optimista de las cosas, tener una expectativa de que ocurrirán más cosas buenas que malas. El pensamiento positivo se enfoca en resaltar el SI en lugar del NO, una actitud de abundancia que no tiene porque ser naif. Me explico, la moda de pensar en positivo puede causar una especie de pensamiento mágico en el que alguien piense que, con tan solo soñar en su imaginación con una casa, ésta va a aparecer en su vida sin hacer nada para conseguirla. O en algunas personas genera una especie de culpabilidad porque a pesar de forzarse a ser positivas, los resultados que están obteniendo no son los deseados. También una visión sesgada de las cosas que fomenta la falta de estrategia.

Más allá de las frases MrWonderful, es una actitud mental enfocada a destacar y poner en valor lo positivo, confiar en las posibilidades, recursos y capacidades, sin obviar las áreas de mejora ni los aspectos más oscuros y en vivir atendiendo al presente.

En definitiva, se trata de tomar una decisión de hacia dónde quieres dirigir tus pensamientos porque éstos influyen en las emociones y en las conductas, y en ocasiones esta decisión hay que forzarla un poco para generar el hábito de pensamiento positivo.

 

Beneficios del pensamiento positivo

Mayor vida útil

Tasas más bajas de depresión

Niveles más bajos de angustia

Mayor resistencia al resfriado común

Mejor bienestar psicológico y físico

Mejor salud cardiovascular y menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular

Mejores habilidades de afrontamiento durante las dificultades y los momentos de estrés

 

Entrenar el pensamiento positivo

Sabemos que el cerebro es plástico y que podemos cambiar su estructura y funcionamiento, permitiendo que las neuronas se regeneren anatómica y funcionalmente. El cerebro está inmerso en la generación de nuevas rutinas o aprendizajes, establece conexiones neuronales, de tal manera que pensar en positivo también se puede aprender. ¿Cómo?, aquí te doy unas pautas para que puedas empezar a hacerlo.

 

  • Prestando atención al lenguaje: Atendiendo a los pensamientos que fabrica tu cerebro, al cómo te hablas y qué tipo de mensajes te lanzas. El paso siguiente sería sustituir esos pensamientos limitantes, autocríticos o dañinos por otros que te potencien más, aunque no te los creas en un principio.
  • Presencia: realizando prácticas que te ayuden a estar aquí y ahora, meditación, mindfulness, consciencia corporal, cualquiera vale si te aleja de pensamientos que te anclan al pasado o te hacen pre-ocuparte por lo que aún no ha sucedido.
  • Atendiendo a cómo te influye tu entorno: escúchate, obsérvate y mira a ver cómo te influye el entorno, ya sean personas o espacios, un entorno muy tóxico puede minar hasta a la persona más optimista, así que ojo con las críticas, actitudes victimistas y a dar rienda suelta a las quejas.
  • Sonreír: La teoría de la retroalimentación fácil dice que existen determinados gestos que generan emociones, de tal manera que si movilizas determinados músculos asociados a una emoción tiene un efecto sensorial en el cerebro que facilita la experiencia de esa emoción. De todo el mundo es conocida la teoría de la sonrisa telefónica, que dice que cuando hablamos por teléfono con alguien y sonreímos, el interlocutor detecta nuestra buena predisposición.

 

Y tú, ¿de qué manera te entrenas en el sí?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Confianza online