Inteligencia emocional

Inteligenciaemocionalómano

He de confesaros que me estoy volviendo un Inteligenciaemocionalómano. Y veo Inteligencia y Educación Emocional y Social,  en todas partes. Y empiezo a creer que el asunto no tiene vuelta. Y que sí, que haga lo que haga, esté en el entorno que esté, me encontraré con ella. ¡Y me produce una emoción, ….Alegría!

En el entorno laboral, de Empresas y Organizaciones de todo tipo, hablando de Gestión, y más de Gestión de Personas, acaba apareciendo irremediablemente el “espectro” de las Emociones.

En los últimos meses he tenido la fortuna de completar mi formación y algún que otro proyecto en aspectos como Gestión del Talento, Evaluación de Programas Municipales, Facilitador y Formador en Inteligencia Emocional y específicamente en el entorno de las Organizaciones.

Con  Juan Carlos López de Sycom en el módulo de Formador en Inteligencia Emocional; “Desarrollo de Competencias Emocionales” en Equipos de Trabajo, Comunicación, Motivación y Liderazgo Emocional para el Ayto. de Vitoria-Gasteiz.

En Gestión del Talento (en el KnowInn de Euskalit con Enrique Sacanell) la presencia de las emociones está permanentemente presente porque forman parte de las Competencias y de los Dominios primarios de la persona, del Observador, en la escucha, en la conversación, en el aspecto de los juicios,…..

En el de Evaluación de Programas (formación específica para el Ayto. de Vitoria-Gasteiz con Inés Moreno). Ella nos planteaba una forma “diferente de evaluar”. Navegar contracorriente. Porque en el proceso de evaluación entra en juego el autoconocimiento, el sentir,  y la  coherencia con los propios valores, honestidad, ¡competencias emocionales!.

Tengamos en cuenta que quién evalúa es una persona en contacto con otras personas, representa una actitud de cambio de querer saber, ¡no es inocente!

Inés nos ha insistido continuamente que la evaluación en un acto creativo y hay que verla en clave ¡emocional!, haciendo preguntas emocionales. Y como elemento de motivación.

Cuando en el transcurso de una de las sesiones, Francisco (Jefe de Servicio y compañero de andanzas varias, también Facilitador en I.E.) me comentaba al oído: ¡Javi es que siempre volvemos al mismo punto, a la Inteligencia Emocional!, mi respuesta no se hizo esperar: “y mira cómo además todo se une, motivación, implicación, aprender, desarrollo, talento, compromiso….podemos dar las vueltas que quieras pero es que en el fondo de la cuestión estamos las personas, y nuestras emociones, y parece que no queremos darnos cuenta”.

Durante este tiempo también se ha celebrado el Congreso sobre RRHH organizado por el Ayto. de Vitoria-Gsteiz, y en su ponencia  Carles Ramió, Toni Puig, Mariana Ferrari, Alberto Ortíz de Zárate (Alorza) e Iñaki Ortíz y todos ellos hablan de valores, de preguntar, de escuchar, de amor, de emociones como claves del cambio, de la innovación, de la transformación.

No cabe duda, las emociones tienen una gran importancia en la toma de decisiones, en la emisión de respuestas, y como somos animales sociales necesitamos de la Inteligencia Emocional y Social para relacionarnos con los demás.

En el seno de las Organizaciones existe la necesidad de aprovechar el conocimiento. El talento de las personas cada vez más preparadas intelectualmente. Se da gran importancia al valor que aporta la creatividad, la innovación como actitud, como compromiso.

A la figura del trabajador como persona, como ser humano que necesita y debe desarrollar todo su potencial. En este proceso sus emociones son fundamentales.

 Así tendremos Empresas y Organizaciones eficaces, de calidad, orientadas a las personas con objetivos comunes y una mejor relación entre éstas y la Organización, entre la Organización y su entorno, con la ciudadanía. En definitiva las relaciones sociales, y el ámbito laboral lo es, están sustentadas en parte por la emociones.

En la Inteligencia Emocional y Social podemos encontrar muchas respuestas y soluciones a nuestros problemas. Afortunadamente cada vez tenemos más claro, sin caer en un reduccionismo emocional, que las emociones ¿están en el núcleo de la espiral de nuestras vidas?, ¿y de nuestras empresas y organizaciones?

Un pensamiento sobre “Inteligenciaemocionalómano

  1. Eneko

    Las emociones están en el núcleo de la espiral de nuestras vidas … o debieran estarlo. Tanto en casa como en el trabajo como en la calle.

    No creo que haya otra manera mejor de afrontar tanto las cosas que te van sucediendo en tu vida personal (las alegrías y las desgracias).

    Gran post !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *