Inteligencia emocional

Comunicando emociones

No se  equivoquen… no nos equivoquemos… yo comunico, tú comunicas, él comunica… es más… nosotros comunicamos, vosotros comunicáis, ellos comunican… y quienes son ellos, pues instituciones públicas  y privadas, medios de comunicación de masas, organizaciones no gubernamentales, empresas privadas, organizaciones sociales, departamentos de marketing, de comunicación, consultorías especializadas, periodistas, guionistas, publicistas, agrupaciones y también, familias, cuadrillas, amigos, parejas. Somos seres gregarios en los que la comunicación es un proceso indispensable  más aún en una sociedad que ha sido globalizada y sigue siéndolo, por la incidencia del desarrollo de  las TIC – Tecnologías  de la Información y la Comunicación. No darnos cuenta de esto sería una equivocación. Como también lo sería excluir del proceso la emocionalidad  embebida en el mismo.

Una de las dos funciones principales de todo el sistema emocional es precisamente la comunicación, la función socialRobert Plutchik apuntaba que  las expresiones emocionales comunican cómo nos sentimos a los demás,  además de regular la manera en que los demás reaccionan ante nosotros y que  facilitar las interacciones sociales.

Teniendo en cuanta esta función, no podemos más que apostar por una formación académica interdisciplinar que nos dé una orientación global, generalista,  crítica, creativa e innovadora  para no equivocarnos.  Conseguir que las personas seamos capaces  de actuar con sentido ético, poder interpretar nuestra realidad social, crear contenidos comunicativos efectivos, tener un sentido crítico con la realidad,  interactuar adecuadamente en sociedad, gestionar la comunicación en todo tipo de  contextos no podrá realizarse sin el desarrollo de ese otro tipo de inteligencia denominada emocional.

Me parece más que relevante insistir en que las emociones no son una moda, o por lo menos, si es que piensan así, sería una moda que lleva vigente millones de años. Por lo tanto, poner en valor sus funciones, su conocimiento, su gestión, su utilización sobre todo en el ámbito educativo, tanto en centros formativos como en la familia, asegura la formación de personas en su integridad, en sus componentes fundamentales para su desarrollo integral como persona.  Además, el tratamiento de las emociones dentro del ámbito de la formación universitaria, en los grados de Comunicación, Periodismo u otros relacionados con los mass media permitirá a los futuros profesionales tener en cuanta estar realidad social para, de esta forma, ejercer mejor su cometido.

Sí, tienen razón, y mucha, porque sé que gran parte de ustedes están pensando que no solo en los itinerarios formativos de la Comunicación es necesario el manejo de las emociones para conseguir mejor sus objetivos… ¡claro que la tienen! Sin embargo en esta ocasión he querido prestar una mayor atención a este ámbito profesional, el de los comunicólogos,  ya que no es posible que cuando se piensa, se escribe, se publica, se edita, se comparte en este vasto entramado comunicativo en el que todos participamos y que está más que amplificado por el entorno TIC. Además, como decía antes, la comunicación es función principal de las emociones en la evolución del ser humano, así que sepamos de ellas para comunicar mejory seguir evolucionando…

Del resto de profesiones, del resto de competencias socio-emocionales hemos hablado y hablaremos de nuevo en este blog y para ello les dejo con una pregunta…

¿En qué ámbito profesional consideran que son más importantes las emociones?

¿Qué profesión necesita más la Inteligencia Emocional?

2 pensamientos sobre “Comunicando emociones

  1. Pingback: Comunicando con las emociones | Rogelio Fernández Ortea

  2. Pingback: Necesaria y olvidada compasión - Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *