Inteligencia emocional

Del Arenal al Orinal

Perdón por citarme a mí mismo, pero ya había tratado algo relacionado el pasado 16 de febrero en Civismo: educación y emociones. Hoy quiero gradecer a mi amigo Javier Rubio Mercado, director de la Revista Ciudad Nueva, por la sugerencia respecto del título que encabeza esta publicación.

Ayer terminó la Semana Grande bilbaína (Aste Nagusia) 2018. Nueve días de fiesta durante 24 horas diarias. Y digo 24 horas porque las cuatro personas – amigas y familiares – que habían pedido para estos días cobijo en mi casa, sita en el corazón del Casco Viejo bilbaíno, han seguido un horario fuera de cualquier control racional. Aún así, puedo dar fe de que han resistido y sobrevivido el envite.

La fiesta, y a su vez la villa, celebraba su cuadragésimo aniversario. Recuerdo aquel agosto de 1978… Tenía 17 años y toda una vida por vivir… Este 2018, con la participación de un millón y medio de personas – 4,35 veces la población de Bilbao -, ha habido una amplísima oferta lúdico festiva para todas las edades con una media diaria de 30 actividades, actos, desfiles, danzas, conciertos, etc., completamente gratuitos, desde las diez de la mañana hasta las tres de la madrugada siguiente. Durante el día y la noche las Txosnas completaban los huecos dejados por la programación municipal. Según los organizadores, ha sido un éxito, empañado desgraciadamente por cuatro denuncias por tocamientos a mujeres y los consabidos hurtos de carteras, bolsos y teléfonos tristemente inevitables en grandes concentraciones humanas.

Si bien es cierto que a lo largo del día lo más incómodo era el gentío yendo y viniendo, la noche traía un desagradable complemento. Resulta que este año el Ayuntamiento ha surtido el recinto festivo con abundancia de contenedores de basura y urinarios de distintos modelos para uso de todos los géneros imaginables. Sin embargo, el regreso nocturno a mi hogar resultaba cada día un peregrinaje hostil sorteando ríos de fluidos diversos, cascos de botellas de plástico o cristal, amén de bolsas, vasos, papeles, servilletas y todo tipo de excrementos diversos. Junto a esto, he podido presenciar en las calles anejas al Arenal (parque y muelle de la ribera de la ría de Bilbao junto al Casco Viejo, cobijo y albergue del corazón de la fiesta) largas filas de jóvenes, de todo género, en tiendas, comercios, monumentos y portales de viviendas aligerando sus necesidades fisiológicas perentorias sin el menor rubor o recato. En muchos casos, sin el más mínimo respeto ni a su persona, ni a quienes estábamos en su entorno inmediato.

El perímetro de este tipo de actuación se extendía también, aunque en menor medida, al otro lado del Arenal, en la zona de Abando, en los aledaños de las plazas Circular y Jardines de Albia. Esto es, un espacio con un diámetro total de unos mil metros.

La encomiable actuación de los servicios de limpieza del ayuntamiento conseguía que por la mañana todo apareciera limpio, desinfectado y oliendo a limón. Sin embargo, el espectáculo nocturno ofrecido a propios y ajenos resulta grotesco y repugnante. ¿Qué necesidad hay de hacer que nuestro Arenal pase a ser un Orinal?

 

2 pensamientos sobre “Del Arenal al Orinal

  1. Cristina Zurita

    Lamentablemente, no solo sucede en fiestas de Bilbao. Si hay algo que me llamó la atención hace ya dieciocho cuando vine a vivir a Bilbao es que a partir de las doce de la noche las calles de Bilbao dónde se concentran bares y locales se llena de hombres orinando sin ningún estupor.
    Lamentablemente es algo que se acepta por la sociedad bilbaína.

    1. Juan Carlos Duque Ametxazurra Autor del artículo

      Gracias Cristina.
      Como bilbaíno, intento manifestar mi rechazo e indignación por estos hechos que sistemáticamente se producen durante la Aste Nagusia siempre que puedo… No tengo constancia de lo que comentas con relación a los grupos de hombres en torno a bares y locales nocturnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *