Inteligencia emocional

La aceptación

¿Puede haber algo más frustrante que tener que aceptar una situación cuando se estás en pleno maremágnum emocional? Todo el mundo hemos pasado por algún que otro momento de negación de realidad, un situación de lucha contra lo que está ocurriendo, es como darse contra un muro una y mil veces porque nos empeñamos en que el muro no debe estar ahí.

El dolor de la no aceptación

La no aceptación genera dolor, es evitar la realidad y atentar contra nuestro bienestar. Cuando negamos algo no podemos transformarlo y estamos perpetuando el malestar intentando evitar lo inevitable. Cuando hay dolor activamos nuestros mecanismos de defensa para evitarlo, pero sigue ahí.

Aún así, la no aceptación puede tener una función protectora necesaria para la persona, bien sea por que es una manera de protección contra un dolor más grande (aunque a largo plazo sea un autoengaño), o bien porque es necesario para el propio desarrollo personal.

Tratar de cambiar las situaciones o a las personas es una pérdida de tiempo y energía, si hay algo que queremos cambiar es porque no lo aceptamos tal cual es, y de ahí viene la queja, el juicio, la descalificación, y dolor. Por tanto, la mejor pregunta cuando algo nos perturba mucho es, ¿qué es lo que no estoy aceptando? Y eso que te está molestando o incomodando ¿te impide estar en la vida de la manera que tu quisieras?

 

Aceptación Vs. Resignación

Aceptar es ver las cosas tal y cómo son, y desde ahí, solo desde ahí puede haber adaptación, cambio o evolución, requiere de comprensión y de una actitud activa. Significa de permitir que las cosas ocurran y poder “soportar” lo que hay, a corto plazo hay que aguantar la incomodidad, frustración, ganas de salir corriendo, pero a la largar aporta mucha libertad y presencia.

Resignarse es adquirir una postura sumisa donde el cambio no es posible y conduce a una secuencia de excusas que justifican el comportamiento pasivo (para que voy a reclamar nada si no hacen caso, para que intentarlo si total…), esto además hace que el foco de atención esté puesto en lo negativo.

La aceptación también tiene mucho que ver con la compasión porque ésta permite aflorar una mirada amorosa cuando aparecen los juicios internos, lo que nos lleva a comprender el porqué de las situaciones o entender que motiva las personas actúan de determinada manera.

La auto aceptación

“La aceptación no es amor. Amas a una persona porque él o ella tiene rasgos dignos de ser amados, pero aceptas a todo el mundo porque están vivos y son humanos”.

Albert Ellis

La aceptación va de la mano de la autoestima, Alber Ellis propone que las personas debemos tener una aceptación incondicional hacia nosotros mismos ya que el solo hecho de vivir ya es un valor en si mismo.

Ellis argumenta que las personas tienden a desarrollar su autoestima valiéndose de tres actitudes que están bajo una mirada distorsionada, y que no aceptamos ni perdonamos no cumplirlas, ya que, si no las cumplimos, no nos aceptamos.

  • Las personas se evalúan de acuerdo a como actúan y en función de si se sienten aceptadas o no según sus rasgos. Confundiendo lo que hacen con lo que son.
  • La capacidad de tener éxito en la vida. ¡Como si hubiese una única definición de éxito!
  • Pensar que es necesario sentir que valemos para aceptarnos y respetarnos. Cuando la aceptación es algo que debería ser connatural al ser humano.

La aceptación, en definitiva, es un derecho innato orientado a la valoración y el compromiso personal, es dejar de pelear y empezar a tratarnos con amor y respeto tanto los aspectos que más nos gustan como los que menos, para mi, el reto está en aceptar en aquellos aspectos de nosotras/os mismas/os que menos nos gustan:

  • A pesar de sentir vergüenza, me quiero y me acepto
  • A pesar de sentir miedo, me quiero y me acepto
  • A pesar de reaccionar de manera descontrolada con mis hijos, me quiero y me acepto
  • ….

Solo así es posible la transformación y renovación

 

“A lo que te resistes persiste, lo que aceptas te transforma” Proverbio budista

 

¿Tienes alguna experiencia de alguna situación que sólo has podido transformar después de aceptarla?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *