By

Angel food cake

angel-food-cake.6JPG

El Angel food cake es precisamente eso, un bizcocho tan suave, mullido y esponjoso que es como “comida de ángeles”, su textura es como dar un bocado a una nube. Originario de Estados Unidos, se popularizó a finales del s. XIX, convirtiéndose en un clásico de la pastelería norteamericana.

Sorprendentemente es un postre bajo en calorías, ya que el ingrediente principal son las claras de huevo montadas a punto de nieve, aromas, una pequeña porción de harina y azúcar.  Yo, concretamente, he reducido considerablemente la proporción de azúcar que utilizan en las recetas americanas (les encanta lo extradulce y todas sus recetas -para mi gusto- pecan de un exceso de azúcar), por lo que la he ajustado a mis gustos, sin detrimento del resultado final.

Eso sí, es imprescindible utilizar un molde especial para este tipo de bizcochos. Ya que tiene la peculiaridad de que no se engrasa (para que la masa suba por las paredes sin obstáculo) , tiene unas patitas para facilitar el enfriado (dentro del propio molde) y se quede  boca abajo (para que no se baje el bizcocho).

Yo lo he preparado (desde que tengo el molde) en varias ocasiones y cada vez me gusta más. Me arrepiento de no haber comprado el molde antes. Presentado con fresas, frutas del bosque, natilla, crema inglesa, nata semimontada... tenemos un postre de lujo, muy ligero, bajo en grasa, rápido y fácil de hacer. Muy, pero que muy recomendable.

 

angel-food-cake3JPG

ANGEL FOOD CAKE (para un molde de 25 cm.)
INGREDIENTES:

·        12 claras de huevo ( 1 ½ cups)

·        130 gr. de harina (1 cup)

·        300 gr. de azúcar normal (1 ½ cup)

·        2 cucharilla de las de té de extracto de vainilla (2 teaspoon)

·        ¼ de cucharilla de extracto de almendra amarga (opcional)

·        1 chorrito de zumo de limón o crémor tártaro si tenemos.

·        Pizca de sal

angel-food-cake

ELABORACIÓN
Por un lado, tamizamos la harina, la pizca de sal y el azúcar juntos (mejor tamizarlo un par de veces).

Por otro lado, montamos las claras a punto de nieve; será muy conveniente utilizar unas varillas eléctricas que nos faciliten el trabajo. Le añadimos el chorrito de zumo de limón, que nos facilitará el montado de las claras. Habrá que montarlas hasta que estén bien montadas, que no decaigan, pero tampoco hasta llegar a formar picos muy, muy duros, evitar sobrebatir las claras.

Cuando las tenemos prácticamente montadas, añadimos los extractos de vainilla y de almendra (si lo utilizamos) y continuamos batiendo un poco más.

Añadimos la mezcla de harina-azúcar a las claras montadas, mezclamos con una espátula o cuchara de madera, haciéndolo con suavidad, con movimientos envolventes y delicadamente, procurando no bajar las claras.

Una vez que lo tenemos bien mezclado, echamos la masa obtenida en el molde sin engrasar ni enharinar (esto es muy importante, NO hay que engrasar el molde).

Igualamos la parte superior con una espátula y procedemos a hornear.

paso a paso 1

HORNEADO:

 

Precalentamos el horno, con calor arriba-abajo-aire a 200º durante 12/15 minutos. Seguidamente colocamos el molde del pastel sobre una rejilla de horno y colocamos en el centro del horno.

Bajamos la temperatura a 175º  con calor abajo-aire y mantenemos durante 40 minutos. Comprobamos  que se ha dorado ligeramente y que está bien horneado y lo sacamos (puede que necesite algún minuto más) .

Colocamos el molde boca abajo sobre las patitas que tiene y dejamos así hasta que se enfríe totalmente ( mínimo 1 hora).

Una vez frío, pasamos el canto de un cuchillo por todo alrededor del bizcocho para que se despegue. Quitamos el lateral del molde y después hacemos lo mismo con la base desmontable hasta desmoldar totalmente el bizcocho. Dejamos sobre una rejilla.

Una vez bien frío, cubrimos con plástico  film para conservarlo.

paso a paso 2

NOTAS:

 

  • He hecho varias pruebas con este bizcocho, añadiendo todo el azúcar en tandas a las claras,(como he visto en varios blogs),  añadiendo mitad del azúcar a la harina y la otra mitad a las claras, (como indicaban en otras recetas) pero al final, el resultado que más me ha convencido es la receta que os he puesto yo. He seguido las indicaciones de este blog americano y considero que es la mejor de todas. La más rápida, sencilla y con mejor resultado final.
  • Se puede comer en cuanto está frío. También bien aislado del aire (con film) se conserva perfectamente durante unos días.
  • Acompañado con frutas del bosque y una crema inglesa es perfecto como postre después de una comida copiosa. Es un postre liviano, ligero y bajo en grasas.
  • El molde  que he usado es específico para hacer este bizcocho, es de la marca Ibili, de 25 cm. de diámetro, (buen tamaño, y de los más baratitos de la gama).
  • Para preparar las frutas del bosque, a mí me gusta que tengan el toque ácido para contrastar con el dulzor de la crema inglesa y del bizcocho, las preparo de la siguiente manera:

En primer lugar, compro estas frutas del bosque congeladas , las compro en la sección de congelados del Lidl y considero que son de muy buena calidad y que están muy bien de precio. Preparo un almíbar con 100 ml. de agua y 50 gr. de azúcar, lo dejo unos  5/8 minutos al fuego una vez que rompe a hervir y vuelco la bolsa entera de frutos del bosque (750 gr.) recién sacada del congelador. Le doy unas cuantas vueltas con cuidado con una espátula de silicona, para que se empape toda la fruta de ese almíbar y retiro del fuego.

Mientras se enfría, dejo que se macere en el propio cazo. De esta forma, quedan todas las frutas enteras, no se hacen puré y tienen muy buena presencia y sabor.

 

angel-food-cake.2JPG

 

 

By

Rosquillas de clara de huevo y naranja

rosquillas-de-claras-de-huevo-y-naranja

 

Que en mi casa nos encantan las rosquillas, es un hecho innegable. Por eso, siempre que tengo ocasión, aprovecho para probar nuevas recetas de rosquillas. Nos gustan todas: Desde las rosquillas portugalujas, a las rosquillas esponjosas pasando por las rosquillas de pueblo o las rosquillas de nata.

Esta receta, concretamente, cumple dos funciones, por un lado, nos arregla el desayuno para unos días (ya que aguantan tiempo) y por otro lado, nos sirve para dar salida a esas claras de huevo que nos quedan en la nevera de otras preparaciones y no sabemos muy bien qué hacer con ellas.

El resultado salta a la vista, rosquillas blanditas, jugosas, muy sabrosas y fáciles de preparar. Ideales para el café con leche, para la merienda o para regalar…

ROSQUILLAS DE CLARA DE HUEVO Y NARANJA

 

INGREDIENTES:

· 4 claras de huevo (L)

· 1 kg de harina

· 250 ml. de aceite de girasol

· 250 ml. de zumo de naranja

· 300 gr. de azúcar

· 2 sobres de impulsor químico (levadura tipo Royal)

· piel de 1 naranja y ralladura de limón

· aroma de naranja o limón (opcional)

rosquillas-de-claras-de-huevo-y-naranja.JPG1

ELABORACIÓN:

 

En primer lugar, calentamos el aceite con la piel de la naranja hasta que ésta se encoja un poco. Apagamos y dejamos enfriar.

Por otro lado, montamos las claras de huevo a punto de nieve y reservamos mientras preparamos el resto de ingredientes.

En un bol (en el caso de que lo hagamos a mano) echamos el aceite fríto y frío, el azúcar, el zumo de naranja, la ralladura de limón y el extracto (en caso de que lo usemos). Mezclamos bien y una vez que lo tengamos, añadimos la harina, en principio echamos unos 750 gr. y mezclamos. Le añadimos el resto de harina hasta obtener una masa más bien seca. Teniendo en cuenta que después echaremos las claras a punto de nieve y esto humedecerá la masa. Amasamos hasta obtener una masa compacta, donde todos los ingredientes estén perfectamente unidos.La masa resultante deberá ser bastante blandonga, un poco pegajosa.

Una vez que la tengamos, vamos formando bolas de 30 gr. que dejaremos sobre la encimera de la cocina bien limpia. Para formar las bolas, será necesario que nos embadurnemos las manos con un poco de aceite de girasol para poder formar bien las bolas y que no se nos pegue la masa a las manos.

rosquillas-de-claras-de-huevo-y-naranja.JPG3

***Con estas cantidades salen unas 54 bolitas.

Ahora procedemos a freir las rosquillas, para ello calentamos abundante aceite de girasol en un cazo pequeño (yo las frío de una en una). Siempre digo lo mismo, pero es muy importante el punto de fritura del aceite para obtener unas rosquillas bien hechas por dentro, doraditas por fuera y que no estén aceitosas. Para ello, el aceite no deberá estar ni muy caliente (se queman por fuera y no se hacen por dentro), ni muy frío (que absorbe mucho aceite y resultan unas rosquillas aceitosas). Además, estas rosquillas son dobles, por lo que habrá que estar muy pendiente de la fritura.

Una vez que tenemos el punto del aceite, juntamos dos bolas, las aplanamos un poco y les hacemos un agujero en el centro, echamos la rosquilla en el aceite y ésta se irá al fondo en un principio. En ese momento, con un palo de madera (por ejemplo, los que dan en los restaurantes de comida china.) lo metemos en el centro del agujero y le damos vueltas para que nos quede el agujero grande e igual por todos los lados. Dejamos que se nos haga por un lado y cuando veamos que está doradito, le damos la vuelta para que termine de hacerse.

Una vez frita la rosquilla, la sacamos a un colador (que habremos colocado sobre un recipiente) para que suelte algo de aceite de la fritura. Seguidamente la colocamos sobre una bandeja con papel absorbente de cocina para que termine de enfriarse y se quite el exceso de aceite.

Repetimos esta operación con cada rosquilla. Con estas cantidades me han salido 27 rosquillas bien grandes (tamaño Donut, para que os hagáis una idea).

Si se desea se pueden rebozar en azúcar grano (en caliente) o azúcar glas (una vez frías). A mí particularmente, no me gustan demasiado dulces, así que prefiero dejarlas tal cual.

rosquillas-de-claras-de-huevo-y-naranja.JPG2

By

Bizcocho de claras de huevo

Bizcocho de claras de huevo

Este bizcocho me ha sorprendido muy gratamente. Quería gastar unas claras que tenía en el congelador de alguna otra preparación y ya le tenía echado el ojo a este bizcocho de Dorie Greenspan, en el que tiene una manera muy curiosa de incorporar las claras en la mezcla. Ella lo ponderaba tanto que no me quedó otro remedio que hacerlo. En su caso, lo utiliza como base para una tarta de pisos, dividiendo el bizcocho en 4 capas para después rellenarlo con mermelada y crema de mantequilla.

Pero me quedó tan bonito, tan doradito, que he dejado la tarta para otra ocasión y  hemos dado buena cuenta de él en la merienda con un buen té.

Nos ha gustado mucho, tiene una textura peculiar, distinta pero muy agradable. Por supuesto que lo repetiré en forma de tarta y ya os iré contando.

BIZCOCHO DE CLARAS DE HUEVO

 

INGREDIENTES:

· 2 ¼ de tazas de harina (305 gr.)

· 1 cucharada sopera de levadura tipo Royal

· ½ cucharadita de las de té de sal

· 1 ¼ de leche entera o buttermilk (queda mejor con buttermilk). (300 gr. ó 310 ml.)

· 4 claras de huevo L

· 1 ½ taza de azúcar (330 gr.)

· 2 cucharaditas de ralladura de limón

· 115 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

· ½ cucharadita de extracto de limón

bizcocho de claras de huevo

ELABORACIÓN:

Primeramente preparamos el molde que meteremos en el horno. He utilizado un molde de 23 cm. Se embadurna todo con mantequilla, se corta un trozo de papel de horno con forma redonda, del tamaño del fondo de nuestro molde, y se pega al fondo (esto es importante ya que protege la parte inferior del bizcocho, de esta forma no se nos forma una costra dura). Se coloca el molde sobre una bandeja de horno y posteriormente, colocaremos la bandeja sobre una rejilla (cuando vayamos a hornear).

***También es importante colocar el molde sobre la bandeja de horno, NO directamente sobre la rejilla, ya que la bandeja también nos protegerá la base del bizcocho. Este tipo de bizcochos que llevan mantequilla necesitan un horneado prolongado, y para evitar una corteza dura protegemos la base de esta forma.

Para preparar la masa del bizcocho, en primer lugar, tamizaremos la harina con los polvos de hornear (levadura tipo Royal) y la sal. Reservamos.

Por otro lado, batimos juntos la leche o buttermilk con las claras de huevo en un bol mediano.

Bizcocho de claras de huevo

***Para elaborar el buttermilk, añadimos a la leche unas cucharadas de zumo de limón, dejamos reposar unos 10 minutos y utilizamos según indique la receta- tendrá la apariencia de leche cortada.

Ponemos el azúcar y la ralladura de limón en un bol amplio y mezclamos con las manos para que el azúcar se impregne de todo el aroma del limón, se añade la mantequilla cortada en trozos y se bate con varillas eléctricas o robot tipo Kitchen Aid o similar durante unos minutos a velocidad media hasta que la mezcla esté esponjosa y ligera. Añadimos el extracto y batimos.

En este punto, añadimos 1/3 de la mezcla de harina, batiendo todavía a velocidad media. Echamos la mitad de la mezcla de leche y claras de huevo y batimos. Añadimos la mitad de la harina que nos queda y mezclamos hasta que esté perfectamente incorporada en la masa. Añadimos el resto de leche + claras batiendo hasta que la masa esté homogénea, entonces añadimos el resto de ingredientes secos que nos queda (harina+levadura+sal). Finalmente le damos a la masa un buen batido de 2 minutos para asegurarnos de que los ingredientes están totalmente mezclados y aireados.

Vertemos la mezcla resultante en el molde que previamente hemos preparado.

Procedemos a hornear el bizcocho:  Precalentamos el horno a 200º durante 15 minutos con calor arriba-abajo-turbo, introducimos el molde sobre la bandeja y lo ponemos a media altura sobre la rejilla. Bajamos la temperatura del horno a 175º con calor abajo-turbo y dejamos que se haga durante 60 minutos aproximadamente, hasta comprobar que está totalmente horneado, introducimos una aguja en el centro y si sale seca, quiere decir que ya se puede sacar.

Dejamos el molde con el bizcocho reposar 5 minutos sobre una rejilla y después procedemos a desmoldarlo, quitamos el papel de la base del bizcocho, damos la vuelta y dejamos que se termine de enfriar a temperatura ambiente.

***El bizcocho, una vez totalmente frío, se cubre con plástico de cocina y se deja en un lugar a temperatura ambiente. Se puede congelar hasta 2 meses

Bizcocho de claras de huevo

By

Magdalenas de nata con arándanos

magdalenas gigantes con arándanos

Estas magdalenas son el resultado de una oferta de leche de una marca conocida. Con cada pack de seis que te llevabas, te regalaban un bote de nata en spray de la misma marca. Conclusión: Como es la marca de leche que habitualmente uso, ¡pues eso!, que me he juntado con 6 botes de nata en spray… y como ya sabéis… ¡Aquí no se tira nada! Así que antes de que caduquen, he empezado a utilizarlas.

Verdaderamente el resultado de estas magdalenas ha sido magnífico. Están ricas de verdad. Quedan supersuaves, mulliditas, aguantan varios días como recién hechas y tienen un sabor realmente bueno. Creo que la culpa de todo esto lo tiene el haber utilizado la nata montada en spray y el uso de gran cantidad de claras de huevo. Por cierto, que es una solución buenísima para dar salida a esas claras que nos sobran de otras preparaciones, como  por ejemplo, de la crema pastelera.

Sin duda, os recomiendo que las probéis… os gustarán ¡seguro!.

corte magdalenas de nata con arándanos

MAGDALENAS DE NATA CON ARÁNDANOS

 

 

INGREDIENTES:

· 2 huevos

· 4 claras de huevo

· 375 gr. de harina

· 250 gr. de azúcar

· 150 ml. De aceite de girasol

· 1 bote de nata montada azucarada en spray (peso neto:250 ml)

· ½ sobre de levadura química tipo Royal

· ralladura de limón

· una cucharadita de vainilla líquida u otro aroma

· arándanos deshidratados.

magdalenas de nata con arándanos

 

ELABORACIÓN:

En primer lugar, batir los huevos con las claras y el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina, que haya doblado el volumen, hacerlo con una batidora de varillas, este proceso nos llevará unos 8/10 minutos.

Añadir la ralladura de limón y la esencia de vainilla y continuar batiendo. Seguidamente, se añade el aceite poco a poco, en hilillo y sin dejar de batir hasta que esté perfectamente integrado en la masa.

En este punto, dejaremos de lado las varillas eléctricas y continuaremos con varillas manuales. Se echa el bote de nata montada azucarada, en varias tandas y se va mezclando con la crema anterior. La forma de unirlo será con movimientos suaves y envolventes, NO batir. Trabajaremos la crema hasta que esté bien integrada todo el bote de nata.

Por otro lado, habremos tamizado juntos la harina y la levadura, se va incorporando a la masa anterior, lo haremos poco a poco, uniendo con movimientos suaves, de abajo hacia arriba hasta lograr que toda la harina esté perfectamente mezclada.

Por otro lado, prepararemos unos moldes adecuados, bien de magdalenas o muffins y llenaremos las cápsulas ¾ partes de su capacidad. Se ponen unos cuantos arándanos encima para decorar.

Horneamos con horno precalentado a 175º con calor abajo-turbo durante 25/30 minutos, dependiendo del tamaño de los moldes. Comprobamos que ya están bien cocidas, introduciendo un palillo en el centro, si sale seco, significa que ya se pueden sacar. Dejamos reposar 5 minutos y desmodamos.

SPA52793_phixr

*** Para esta receta, recomiendo utilizar las típicas flaneras de acero inoxidable, se recorta un cuadrado de papel de horno y se acomoda en la flanera, luego se vierte la masa encima (unas tres cuartas partes) y se hornea. Quedan fenomenal, siempre impulsan hacia arriba y se hornean perfectamente. Quedan unas magdalenas grandes y muy lucidas. No es necesario engrasar ni enharinar.

*** He probado con un montón de recetas de masas de bizcochos y quedan todas fenomenal. Muy recomendable para aquellas personas que tienen problemas con lograr un bonito “copete” en las magdalenas.

*** Con estas cantidades salen 12 ó 13 magdalenas de tamaño XXL.

magdalenas de nata con arándanos

By

Dacquoise de café (sin gluten, sin lactosa)

Esta rica tarta es una adaptación de la receta que nos propone Pierre Hermé en su libro “Larousse de los Postres”,realizada específicamente por mí para las personas con intolerancia al gluten y a la lactosa.
Esta es mi versión para que las personas que tengan este problema puedan disfrutar de una tarta riquísima, a la que no le falta de nada y en la que no se echa de menos ningún tipo de ingrediente.
Espero que os guste y que la disfruteis como la hemos disfrutado nosotros.

DACQUOISE DE CAFÉ (sin gluten, sin lactosa)1.- MASA DE DACQUOISE CON ALMENDRA:

Ingredientes:
.- 150 gr. de azúcar glass
.- 135 gr. de almendra molida (Borges)
.- 5 claras de huevo
.- 50 gr. de azúcar grano2.- CREMA PASTELERA DE CAFÉ CON MANTEQUILLA


Ingredientes:
.- 2 huevos enteros
.- 2 yemas de huevo
.- 200 gr de mantequilla sin gluten ni lactosa (Granovit)
.- 140 gr. de azúcar
.- 50 ml. De agua
.- 5/10 gr. de café instantáneo
.- opcional: 200 ml. De leche sin lactosa (Kaiku)
2 cucharadas soperas de harina fina de maíz (Maizena)3.- DECORACIÓN:

 

Ingredientes:
.- almendras en láminas tostadas
.- azúcar glass

ELABORACIÓN:

Para el elaborar la Dacquoise de almendra:

Mezclar el azúcar glass con las almendras molidas y tamizarlo con un colador. En un cuenco, montar las claras a punto de nieve con la batidora eléctrica. Agregar el azúcar grano en tres veces . Batir la mezcla hasta obtener un merengue suave.
Añadir a la preparación las almendras molidas azucaradas con una espátula , sin batir, evitando que se nos desmonten las claras.
Meter en una manga pastelera con boquilla lisa y disponerla en espiral , partiendo del centro , en 3 círculos de 22 cm de diámetro sobre una bandeja cubierta con papel de horno sulfurizado.
Antes de cocinarlo, espolvorear los círculos dos veces con azúcar glass, con 15 minutos de intervalo para que formen perlas.
Si nos ha sobrado algo de masa, formar pequeñas espirales con forma de galleta para la decoración final. Hornear a 175º durante 20/25 minutos hasta que veamos que está ligeramente dorada la galleta.


Para la crema pastelera de café con mantequilla:Trabajar la mantequilla con una espátula en un cuenco hasta dejarla bien cremosa. Verter el agua en un pequeño cazo, añadir el café en polvo y el azúcar y hacerlo hervir todo a fuego lento, pasando un pincel mojado en agua por los bordes interiores del cazo. Cocer el jarabe hasta que la temperatura alcance 120º en el termómetro de azúcar .

Poner los huevos enteros y las yemas en un cuenco. Batirlos con la batidora eléctrica hasta que espumen. Cuando esté listo el almíbar, verterlo en forma de chorro fino sobre los huevos sin dejar de batir, a baja velocidad. Seguir así hasta que se haya enfriado totalmente.
Después, incorporar la mantequilla sin dejar de batir, echarla poco a poco para que se vaya incorporando e integrando totalmente a la crema de huevos. Cuando la crema esté lisa y homogénea, reservarla en la nevera.
*** en este punto tengo que comentar que a mí se me cortó la preparación, no conseguí integrar la mantequilla con la crema de huevos, (creo que fue debido a la clase de margarina que utilicé – sin gluten ni lactosa- que no tendrá un comportamiento como las mantequillas normales), para intentar arreglarlo, lo que hice fue calentar unos 200 ml de leche sin lactosa.
Por otro lado, eché un poco de la preparación “cortada” en un bol y le añadí un par de cucharadas de Maizena hasta que quedó totalmente integrada, le añadí el resto de la mezcla de mantequilla/huevos, lo mezclé bien y le añadí la leche caliente, entonces puse esta mezcla al fuego y sin parar de remover, lo tuve al fuego un ratito hasta que espesó la mezcla como si se tratara de una crema pastelera.
La verdad es que quedó muy rica, con un sabor a mantequilla y café realmente bueno.
Dejar enfriar.Para la decoración y montaje de la tarta:

En primer lugar se pone una base de dacquoise, se divide la crema pastelera al café en dos partes ( de aquí se reserva un poquito para pegar las galletas de la decoración), se extiende una de las partes sobre la base y se coloca la segunda plancha de almendra. Se extiende la otra mitad de la crema pastelera al café y se pone encima la última plancha de dacquoise. Se presiona un poco para que quede bien repartida la crema de relleno. En este punto, es conveniente reservar la tarta en la nevera hasta el día siguiente, ya que la dacquoise está mejor 24 horas después de su preparación.

*** Al día siguiente, las planchas de almendras se han ablandado y están mucho más ricas. Es el momento de terminar la decoración de la tarta.
Es probable que los bordes de la tarta no hayan quedado perfectos, que el relleno no llegue hasta el final de manera homogénea… por lo que es muy recomendable recortar la tarta con un cuchillo de sierra hasta dejarla totalmente simétrica y con los bordes bien regulares. Se echa almendra fileteada, previamente tostada en la sartén por toda la superficie de la tarta y se espolvorea con azúcar glass.
Con las galletas que habíamos hecho (con la masa sobrante) las cortamos por la mitad y las pegamos alrededor de la tarta con un poco de crema pastelera que habíamos reservado previamente.

By

Tulipas

Me ha parecido interesante mostraros esta fácil receta para hacer tulipas o tejas, (dependiendo de la forma que se le de). Es una masa fácil de realizar y de hornear. Lo más complicado de la receta es una vez fuera del horno, tener la rapidez suficiente como para dar a la masa forma de tulipa o teja en un tiempo record, ya que es una masa que se endurece rápidamente y hay que tener pericia para darle la forma “volando” (se coge el truco en la segunda tulipa).

Es una masa perfecta para presentar un helado, unas frutas de temporada con nata… no sé… para cualquier cosa. Además me ha venido perfecto para aprovechar las claras que me han sobrado al hacer el biscuit de turrón. Os la recomiendo si quereis “bordar” el postre. Queda un barquillo o galleta supercrujiente que aguanta hasta 1 semana en una lata en perfectas condiciones.

TULIPASINGREDIENTES:
· 100 gr. de azúcar glas
· 100 gr. de claras
· 100 gr. de mantequilla
· 100 gr. de harina floja

ELABORACIÓN:

.- Mezclar la mantequilla en pomada con el azúcar glas.
.- Añadir las claras de huevo sin montar poco a poco, cuando la mezcla esté homogénea, echar la harina tamizada y mezclar bien hasta conseguir una masa fluida.
.- Preparar una bandeja de horno, cubrirla con una lámina de horno antiadherente y extender una cucharada de masa, dándole el tamaño deseado para hacer la tulipa.
.- Cocer en horno precalentado a 180º con calor arriba-turbo (sin suelo) y cuando comience a dorarse por los bordes sacar del horno. (unos 8/10 minutos).
.- A la salida del horno y en caliente, se les da la forma de tulipa, cóncava, por ejemplo, con dos boles de diferente tamaño, dejándolas en la posición hasta que estén frías.

NOTAS A TENER EN CUENTA:

· no es conveniente hornear en cada tanda más de 4 tulipas, ya que necesitamos trabajar con rapidez para darle la forma cóncava y esta masa se enfría rápidamente, con lo que si trabajamos con más cantidad, se quedan rígidas y no se pueden modelar.
· No es conveniente verter mucha masa en cada tulipa, cuanto más fina y delgada sea la capa que ponemos sobre la chapa, nos quedará una tulipa mucho más fina y crujiente.
· Con esta misma masa se pueden hacer diferentes formas, ovaladas (Tejas), rectangulares, redondas… y espolvorear con frutos secos o especias.
· Se utilizan para la presentación de postres y helados.
· La conservación debe ser en lata cerrada, en un sitio templado y seco. (se conservan durante varios días totalmente crujientes).
· Con estas cantidades salen unas 20 tulipas.

By

Medias lunas de limón (sin gluten, sin lactosa)

 

Estas pastitas las he sacado del mismo libro que os comenté en el post anterior. Quiero que veais que el resultado es exactamente igual al de la foto. He transcrito literalmente la receta porque las explicaciones son suficientes para elaborar estas medias lunas con éxito.

He elegido esta receta, ya que por sus ingredientes son perfectamente aptas para celíacos y personas con intolerancia a la lactosa.
Las pastas nos recuerdan bastante a los mazapanes (en cuanto a textura y sabor) pero eso sí, con un toque cítrico muy adecuado.
Al paso de los días se ablandan un poco y quedan más ricas.

MEDIAS LUNAS DE LIMÓNINGREDIENTES:

Para la masa: .- 2 claras de huevo
.- el zumo y la ralladura de ½ limón
.- 250 gr. de azúcar
.- 300 gr. de almendras molidas (Borges)Para el glaseado:

.- 125 gr. de azúcar glass
.- 3-4 cucharadas de zumo de limón

 


ELABORACIÓN:

Batir las claras a punto de nieve, agregar la ralladura y el zumo de limón y batirlo todo brevemente. Añadir el azúcar y las almendras y trabajarlo todo hasta obtener una masa maleable. Si ésta resulta demasiado pegajosa, agregar más azúcar y almendra molida , o bien añadir un poco de harina. ( en mi caso no fue necesario).
Envolverla en papel film y dejarla reposar en el frigorífico durante 1 hora.
Precalentar el horno a 160º. Extender la masa con el rodillo sobre la superficie de trabajo hasta que tenga un grosor de 5 mm. Cortarla con un molde en forma de media luna. Cada vez que lo haga, pase el
Colocar las medias lunas en una bandeja forrada con papel de hornear. Hornearlas entre 15 o 20 minutos. Deben secarse bien más que cocerse. Preparar una emulsión fina con el azúcar glass y el zumo de limón que nos dé como resultado una crema espesa. Untar molde por el azúcar para que la masa no se quede pegada a él.las medias lunas con esta crema y dejarlas secar.

 

By

Pastas suizas (sin gluten, sin lactosa)

 

Hace tiempo que compré un libro sobre galletas en el Lidl. En principio pensé que estos libros “a granel” sin autor conocido, sin editorial reconocible… no podía tener recetas demasiado fiables. Me costó bastante decidirme a probar alguna de ellas, pero para mi sorpresa, todas las que he probado hasta ahora me han gustado y bastante.
Además son bastante precisas y no tienes que variar ni un gramo los ingredientes (cosa que es de agradecer). Como podeis ver, el resultado es igualito al de la foto que ilustra cada receta. Por eso he querido enseñaros la foto del libro y el resultado.
Por supuesto, en esta ocasión he elegido una receta de pastas que no lleve ni gluten ni lactosa, de esta forma todos en la familia podemos disfrutar de estas galletas.
PASTAS SUIZAS

INGREDIENTES:
 

.- 300 gr. de almendras en polvo (Borges)
.- 3 claras de huevo
.- 300 gr. de azúcar
.- 1 cucharadita de canela en polvo ( Carmencita)
.- ralladura de ½ limónPara decorar: .- almendra en láminas

 


ELABORACIÓN:

Batir las claras hasta que estén bien firmes e ir incorporando el azúcar mientras se bate. No comenzar a añadirlo hasta que estén casi montadas las claras, luego ir incorporando el azúcar poco a poco hasta que estén totalmente montadas.
Mezclar la almendra en polvo con la canela y la ralladura de limón y agregarlo todo con cuidado a las claras montadas.
Precalentar el horno a 175ºC, formar las pastas con la ayuda de dos cucharas mojadas en agua y colocarlas en una bandeja de horno forrada con papel de hornear.
Espolvorearlas con almendras laminadas. Introducir las pastas en el horno precalentado y dejarlas unos 15/20 minutos aproximadamente, hasta que se sequen y doren ligeramente.

By

Tarta mousse de castañas y chocolate

 

Esta tarta la he preparado para celebrar el cumpleaños de mi madre. Quería utilizar la conserva de “dulce de castañas” que hice hace unos días y ¡qué mejor momento para probarla que en una tarta de mousse! Para hacerla me he inspirado en la tarta del blog “unodedos“, la he tuneado bastante, aunque la cobertura se la he copieteado tal cual.La base se la debo a Clemenvilla del blog “bocadosdecielo“. Y la decoración ha sido fruto de mi imaginación.
El resultado es excelente; una tarta suave, con un sabor a castañas y chocolate delicioso, muy apropiado como tarta para estas navidades.
La explicación puede parecer un poco larga, pero es una tarta fácil de hacer, sobre todo si tienes controlada la textura de las mousses.

TARTA MOUSSE DE CASTAÑAS Y CHOCOLATEINGREDIENTES:
.Para la BASE: . 2 huevos
. 50 gr de azúcar
. 35 gr de harina
. 15 gr de cacao puro 100%
. almíbar para calar (agua , azúcar, licor al gusto)Para la MOUSSE: . 500 gr de dulce de castañas
. 500 ml de nata + 100 ml de nata
. 3 claras de huevo
. 10 cucharadas de leche tibia
. chocolate rallado al gusto ( 100 gr aprox)
. 6 hojas de gelatinaPara el GLASEADO: . 80 ml de nata
. 120 gr de azúcar
. 100 ml de agua
. 40 gr de cacao puro 100%
. 3 ó 4 hojas de gelatina

Para la DECORACION: . 150 gr de dulce de castañas
. chocolate de cobertura
. perlas para decorar

ELABORACIÓN:Primeramente, prepararemos una BASE de chocolate al microondas, para ello, batimos los huevos con el azúcar hasta lograr una crema espesa, blanquecina que haya doblado o triplicado el volumen. Por otro lado tamizamos la harina y el cacao y mezclamos con los huevos de manera suave, con movimientos envolventes, sin castigar el batido hasta que quede perfectamente mezclado.
Se engrasa un molde redondo de 26 cm, apto para utilizar en microondas y se espolvorea cacao en su base. Se vierte la masa y se cocina en el microondas durante 2 minutos y 30 segundos (mi microondas es de 1000 W. De potencia). Se saca del microondas y se desmolda sobre una rejilla para que termine de enfriarse.
Preparamos un almíbar ligero con el agua, el azúcar y el licor para calar el bizcocho de chocolate.

En segundo lugar preparamos la MOUSSE DE CASTAÑAS Y CHOCOLATE. Para ello, mezclamos en un bol amplio el dulce de castañas con la leche tibia, se remueve bien hasta obtener un puré fino, por otro lado, en un cazo se calientan los 100 ml de nata junto con un chorrito de licor al gusto (en mi caso he utilizado Licor 43), una vez que hierve, se retira del fuego y se van echado las hojas de gelatina (previamente hidratadas en agua fría durante 5 minutos), se remueve bien hasta que estén perfectamente disueltas en la nata. Se deja templar y se añade al puré de castañas, se mezcla bien, se le echa el chocolate rallado, volviendo a mezclar.
Por otro lado, semimontar la nata restante (500 ml) y montar las claras a punto de nieve fuerte. Echar 1/3 de la nata al puré de castañas y mezclar con varillas de manera grosera, esto se hace para igualar texturas. Añadir el resto de la nata y mezclarlo con movimientos suaves y envolventes , moviendo la varilla de abajo hacia arriba, cuando esté bien mezclado, añadir las claras a punto de nieve y mezclar de igual forma, suavemente, evitando que se nos baje la preparación.
Preparar un molde desmontable (mejor de silicona) o un aro de pastelería donde montar la tarta. Se coloca la base de bizcocho, se vuelca la mousse encima y se mete en la nevera durante unas horas para que endurezca (mejor dejarla toda la noche).

En tercer lugar, preparamos la COBERTURA DE CHOCOLATE, para ello, ponemos en un cazo el agua, la nata y el azúcar, se lleva al punto de ebullición, se añade el cacao en polvo y se remueve bien, se vuelve a calentar hasta llegar a 103º (si no se dispone de termómetro, hasta que vuelva a hervir), se saca y se deja enfriar hasta llegar a 60ºC ( esto viene a ser “calentito”), se echan las hojas de gelatina hidratadas y escurridas y se disuelven en la cobertura, se deja templar, cuando llega a 40ºC ( o sea, tibio, templadito) se vierte sobre la mousse de castañas. Se vuelve a meter en la nevera a refrigerar, se deja unas cuantas horas para que se endurezca la cobertura.En último lugar procedemos a preparar la DECORACIÓN de la tarta. Para hacer las figuras de chocolate, derretiremos ¾ partes del chocolate de cobertura al baño maría hasta alcanzar la primera temperatura de fundido (50-55ºC). Añadir el 1/3 restante al chocolate fundido para bajar la temperatura del chocolate (28-29ºC), si no baja lo suficiente, se remueve hasta alcanzar esa temperatura, o sea, casi frío.
Por último, subir la temperatura hasta alcanzar el atemperado (30-31ºC). A todo este proceso se le denomina “Atemperado del chocolate”, con esto se consigue una cobertura con brillo, moldeado fácil y rápido y un desmoldado sin problemas.
Preparamos un cartucho o cornete de papel parafinado o satinado (una vez rellenado, se le perfora la punta para producir un hilo de grosor variable para decorar). En mi caso, prefiero utilizar una jeringuilla. Formar líneas de chocolate sobre acetato para obtener una malla. Cuantas más líne
as, más densa será la malla.
Antes de solidificarse, cortar con un cortapastas. Dejar solidificar. Una vez bien seco (mejor dejarlo secar en la nevera), dar la vuelta al acetato par que se desprendan los discos.
Meter el dulce de castañas en una manga pastelera de boquilla rizada y hacer la decoración al gusto. Decorar con los discos de chocolate y rematar con perlitas plateadas.

*** cantidades suficientes para una tarta de 26 cm de diámetro.

By

Macarons de frambuesa

 

Este es el resultado de mis primeros macarons; He visto en un montón de blogs que el reto de las Daring Bakers para el mes de octubre era tratar de lograr unos macarons perfectos, así que movida un poco por la envidia, me he intentado documentar acerca de estas delicadas pastas francesa y aquí está el resultado de esta primera prueba (porque no pienso parar hasta lograr unos macarons perfectos..jajaja).

En cuanto a mis macarons, tengo varias cosas que puntualizar:
* de sabor están perfectos (o por lo menos, a mí me lo parece), aunque no tengo como referencia cómo tiene que ser el auténtico macaron, porque nunca antes los había probado.
*los fallos más importantes y que deberé corregir son:
1- la superficie no me ha quedado totalmente lisa, tiene unos pequeños bultitos , debe de ser por no haber triturado la almendra lo suficiente, ya que la he tamizado varias veces para que no quedase ningún grumo.
He usado harina de almendra de la marca Borges (sin gluten) .
2-la masa resultante a la hora de formar las pastas me quedó demasiado densa, tenía que haberla batido más, para que perdiera dureza; por lo que en el reposo no se asentó y tuve que bajar los piquitos con los dedos mojados en agua fría, antes de hornear.
3- la próxima vez, dibujaré en el papel de hornear círculos de 2.5 cm de diámetro y rellenaré estos círculos con la masa, para que queden todos del mismo tamaño.
Ahora os pongo unas direcciones de dónde he sacado la información para tratar de conseguir unos macarons perfectos.
http://blogolosas.com/index.php?op=ViewArticle&articleId;=1126&blogId;=2
http://www.mytartelette.com/2009/10/recipes-macarons-it-takes-all-sorts-of.html
De todas formas, voy a seguir probando con otras recetas y sabores, hasta lograr “mis” macarons perfectos.
Estos dulces son perfectos para personas con intolerancia al gluten y a la lactosa, teniendo la precaución de utilizar colorantes alimentarios exentos de gluten y utilizando un relleno apto. En este caso , he utilizado colorante rojo de la marca Dr. Oetker y mermelada de frambuesa sin gluten de la marca “Bebé”.
MACARONS DE FRAMBUESAINGREDIENTES:

. 130 gr de almendra molida (Borges). 130 gr de azúcar glass (Azucarera Española)

. 80 gr de claras de huevo (2 claras)

. Jarabe: . 130 gr de azúcar

. 32 gr de agua

. colorante alimentario rojo (Dr. Oetker)

. relleno: mermelada de frambuesa (Bebé)

ELABORACIÓN:

 

En primer lugar, se tamiza la almendra molida con el azúcar glas (es conveniente hacerlo varias veces, para que luego quede totalmente lisa la superficie del macaron).

En un bol profundo, se montan las claras de huevo a punto de nieve flojo. Por otro lado, se pone el azúcar restante ( 130 gr) con el agua a calentar en un cazo, hasta que alcance 121º con un termómetro de azúcar; Una vez que lo tenemos, vamos vertiendo el almíbar poco a poco, en forma de hilillo sobre las claras y continuamos batiendo con las varillas eléctricas hasta lograr un merengue brillante que haga picos. Se echan unas gotas de colorante hasta lograr la intensidad de color deseada.

Se vuelca la mezcla de almendra y azúcar sobre las claras montadas y se mezcla con una espátula de silicona, primeramente de manera suave, con movimientos envolventes, hasta que están ambas preparaciones mezcladas y después se le da unos movimientos más groseros, para bajar un poco la masa, que quede más fluida. Deberá quedar una masa ni demasiado líquida ni demasiado dura.
*** lograr el punto exacto de densidad de la masa es una de las calves para lograr un buen macaron.Una vez que tenemos la masa preparada, se mete en una manga pastelera y se van haciendo montoncitos de unos 2´5 cm de diámetro. Se hará sobre una placa de horno con papel sulfurizado. Es conveniente hacer todos los montoncitos iguales para que nos queden todos del mismo tamaño.

Si vemos que nos quedan picos cuando estamos formando los montoncitos y no se bajan pasado un tiempo, quiere decir que hemos dejado la masa demasiado densa. Nos mojamos las yemas de los dedos con un poco de agua y le quitamos el pico al macaron.

Se dejan reposar las bandejas durante 1 hora aproximadamente a temperatura ambiente, esto se hace para que se forme una costrita en la parte superior del macaron y se forme el típico “pie” del macaron, una vez que horneamos.

El horneado de este tipo de dulce es algo que cada uno deberá probar y experimentar en su horno, como orientación, decir que hay que sacarlos antes de que empiece a dorarse, que la temperatura no ha de ser demasiado elevada (160º aprox) y el tiempo aproximado será de unos 9 ó 10 minutos. A partir de ese tiempo, habrá que vigilarlos.
Una vez cocidos, se sacva la bandeja del horn y se procede a despegar los macarons del papel, hay varias técnicas para despegarlos, una de ellas es levantar un poco el papel de horno y pulverizar un poco de agua en al bandeja, volver a colocar el papel con los macarons, el efecto de humedad hace que se despeguen más fácilmente.*** nunca hay que tirar del macaron hacia arriba, ya que es muy frágil y podría romperse.

Otra manera de despegarlos es ir levantando el papel de horno por una esquina, y si se despegan sin dificultad ir sacándolos con cuidado a una rejilla para que terminen de enfriarse.

Una vez fríos, procederemos a rellenarlos con la mermelada de frambuesa. Se guardan en la nevera en un recipiente hermético, para que no les entre humedad. Alcanzan su mejor momento habiendo reposado un mínimo de 24 horas en el frigorífico. Los sabores se intensifican, se mezclan las texturas y el resultado es un bocado exquisito y delicado.