Archivo de la etiqueta: Chelsea

La explicación al burdo rumor: el Llorente que firmó ayer por el Arsenal debió ser el de la Real Sociedad

Al final resulta que fue más fácil ganar a Esperanza Aguirre que al Barcelona. El Athletic no pudo con el Barça, pero la afición rojiblanca quedó por encima de todo.
A√ļn, a estas horas, alg√ļn fen√≥meno sigue por los bares de Malasa√Īa y Huertas, tarareando el himno del Athletic y coreando aquello de ‚ÄúNi Bar√ßa, ni Madrid‚ÄĚ. A los que les ha ocurrido lo mismo pero siguen en alg√ļn local de Chueca, han mandado sms a casa diciendo que no les esperen hasta despu√©s del 28 de junio. As√≠ es la vida. Eso si, los aut√©nticos profesionales de la celebraci√≥n futbolera se quedaron de camino, pararon en Miranda de Ebro y se sumaron al fiest√≥n del ascenso del Mirand√©s.

De bajona

La cosa es que la parroquia de San Mam√©s ha pasado en dos semanas de la mayor de las euforias a una especie de melancol√≠a muy parecida a la que caracteriza a los peque√Īos accionistas de Bankia. Los bares han dejado de vender cerveza y kalimotxo como si ya hubiera llegado la era de la desertificaci√≥n mundial y, desde el domingo, han acabado con las reservas de manzanilla y tila.

El presidente del Athletic Club, Josu Urrutia, vestido para negociar el traspaso de Fernando Llorente (Por Asier, en Deia)

El presidente del Athletic Club, Josu Urrutia, vestido para negociar el traspaso de Fernando Llorente (Por Asier, en Deia)

La bajona es criminal en Bilbao. Hoy me he fijado‚Ķy el arco de San Mam√©s est√° fl√°ccido, con la zona curvada hacia abajo. √Čchenle un ojo. La gente se da palmadas en la espalda como en un enorme sepelio. S√≥lo falta publicar una esquela por ‚ÄúDo√Īa Ilusi√≥n Rojiblanca‚ÄĚ. La palabra ‚Äúgabarra‚ÄĚ se ha vuelto tab√ļ. Un se√Īor mayor con problemas en la dentadura fue expulsado de un caf√© por pronunciar dudosamente ‚Äútabarra‚ÄĚ.

Nerviosismo sobre Bielsa y Llorente
Pero lo peor es el estado de nerviosismo sobre Bielsa y algunas de las estrellas de la plantilla. A lo largo de hoy se ha desarrollado en el botxo un fen√≥meno que encaja en la teor√≠a perfecta del rumor. Se daba por hecho que Fernando Llorente hab√≠a fichado por el Arsenal. Incluso por el Chelsea. Y hasta por el Inter. Compa√Īeros nuestros hab√≠an recibido la convocatoria de una rueda de prensa en la que el delantero riojano iba a anunciar que dejaba el Athletic. Algunos hasta hab√≠an estado en esa rueda de prensa: que hab√≠a sido ayer. Varios ten√≠an declaraciones de un camarero que hab√≠a atendido a Arsene Wenger este fin de semana en varios restaurantes de Bilbao a la vez. Es m√°s, incluso los hab√≠a a quienes Wenger les hab√≠a dicho que ven√≠a a fichar a Llorente, Javi Mart√≠nez, De Marcos y Aitor Ocio. A Ocio le quer√≠a s√≥lo para hacer anuncios.
En otros lugares era al técnico del Chelsea, Di Matteo, al que habían servido un plato de salpicón de marisco. Venía con la carta blanca de Abrahamovich para fichar a 30.000 aficionados de San Mamés porque son lo mejor del equipo.

Llorente, el burdo rumor
Pero lo del rumor de Llorente es cierto. Todo el mundo en Bilbao sabe a qu√© hora y en qu√© hotel iba a ser su √ļltima rueda de prensa como rojiblanco. Esto revela el aut√©ntico estado de √°nimo de la afici√≥n del Athletic. Hace un mes, si a un forofo le hubieran dicho que el Arsenal iba a fichar Llorente, la respuesta hubiera sido: ‚Äúpues me parece bien, porque tampoco juega mucho en la Real Sociedad y parece que el club le va a dar la carta de libertad a Joseba ¬Ņno?‚ÄĚ.
Sin embargo, a lo largo de todo el día de ayer, el rumor del adiós de Llorente se ha hecho casi sólido. Algunos hasta le han visto con la camiseta del Arsenal.
Por cierto ¬Ņes verdad que Joseba Llorente va al Arsenal? ¬Ņeh? ¬Ņo no?

La explicación al burdo rumor: el Llorente que firmó ayer por el Arsenal debió ser el de la Real Sociedad

Al final resulta que fue más fácil ganar a Esperanza Aguirre que al Barcelona. El Athletic no pudo con el Barça, pero la afición rojiblanca quedó por encima de todo.
A√ļn, a estas horas, alg√ļn fen√≥meno sigue por los bares de Malasa√Īa y Huertas, tarareando el himno del Athletic y coreando aquello de ‚ÄúNi Bar√ßa, ni Madrid‚ÄĚ. A los que les ha ocurrido lo mismo pero siguen en alg√ļn local de Chueca, han mandado sms a casa diciendo que no les esperen hasta despu√©s del 28 de junio. As√≠ es la vida. Eso si, los aut√©nticos profesionales de la celebraci√≥n futbolera se quedaron de camino, pararon en Miranda de Ebro y se sumaron al fiest√≥n del ascenso del Mirand√©s.

De bajona

La cosa es que la parroquia de San Mam√©s ha pasado en dos semanas de la mayor de las euforias a una especie de melancol√≠a muy parecida a la que caracteriza a los peque√Īos accionistas de Bankia. Los bares han dejado de vender cerveza y kalimotxo como si ya hubiera llegado la era de la desertificaci√≥n mundial y, desde el domingo, han acabado con las reservas de manzanilla y tila.

El presidente del Athletic Club, Josu Urrutia, vestido para negociar el traspaso de Fernando Llorente (Por Asier, en Deia)

El presidente del Athletic Club, Josu Urrutia, vestido para negociar el traspaso de Fernando Llorente (Por Asier, en Deia)

La bajona es criminal en Bilbao. Hoy me he fijado‚Ķy el arco de San Mam√©s est√° fl√°ccido, con la zona curvada hacia abajo. √Čchenle un ojo. La gente se da palmadas en la espalda como en un enorme sepelio. S√≥lo falta publicar una esquela por ‚ÄúDo√Īa Ilusi√≥n Rojiblanca‚ÄĚ. La palabra ‚Äúgabarra‚ÄĚ se ha vuelto tab√ļ. Un se√Īor mayor con problemas en la dentadura fue expulsado de un caf√© por pronunciar dudosamente ‚Äútabarra‚ÄĚ.

Nerviosismo sobre Bielsa y Llorente
Pero lo peor es el estado de nerviosismo sobre Bielsa y algunas de las estrellas de la plantilla. A lo largo de hoy se ha desarrollado en el botxo un fen√≥meno que encaja en la teor√≠a perfecta del rumor. Se daba por hecho que Fernando Llorente hab√≠a fichado por el Arsenal. Incluso por el Chelsea. Y hasta por el Inter. Compa√Īeros nuestros hab√≠an recibido la convocatoria de una rueda de prensa en la que el delantero riojano iba a anunciar que dejaba el Athletic. Algunos hasta hab√≠an estado en esa rueda de prensa: que hab√≠a sido ayer. Varios ten√≠an declaraciones de un camarero que hab√≠a atendido a Arsene Wenger este fin de semana en varios restaurantes de Bilbao a la vez. Es m√°s, incluso los hab√≠a a quienes Wenger les hab√≠a dicho que ven√≠a a fichar a Llorente, Javi Mart√≠nez, De Marcos y Aitor Ocio. A Ocio le quer√≠a s√≥lo para hacer anuncios.
En otros lugares era al técnico del Chelsea, Di Matteo, al que habían servido un plato de salpicón de marisco. Venía con la carta blanca de Abrahamovich para fichar a 30.000 aficionados de San Mamés porque son lo mejor del equipo.

Llorente, el burdo rumor
Pero lo del rumor de Llorente es cierto. Todo el mundo en Bilbao sabe a qu√© hora y en qu√© hotel iba a ser su √ļltima rueda de prensa como rojiblanco. Esto revela el aut√©ntico estado de √°nimo de la afici√≥n del Athletic. Hace un mes, si a un forofo le hubieran dicho que el Arsenal iba a fichar Llorente, la respuesta hubiera sido: ‚Äúpues me parece bien, porque tampoco juega mucho en la Real Sociedad y parece que el club le va a dar la carta de libertad a Joseba ¬Ņno?‚ÄĚ.
Sin embargo, a lo largo de todo el día de ayer, el rumor del adiós de Llorente se ha hecho casi sólido. Algunos hasta le han visto con la camiseta del Arsenal.
Por cierto ¬Ņes verdad que Joseba Llorente va al Arsenal? ¬Ņeh? ¬Ņo no?

Terry, el defensa que confundió el inglés con las ingles

John Terry est√° a punto de contagiarse del s√≠ndrome Tiger Woods. El central del Chelsea, que lo es desde que le empezaron a salir los dientes y decidi√≥ salt√°rselos a los dem√°s, puede perder la capitan√≠a de la selecci√≥n inglesa de f√ļtbol y quiz√° el mundial por una asunto que nada tienen que ver con su juego. Una, que es muy mujer, se pregunta si esto es lo justo.

John Terry, puede dejar la capitanía de su selección por un problema de ingles

John Terry, puede dejar la capitanía de su selección por un problema de ingles

Terry es un tipo de cerca de 1,90 y duro como el rostro de un concursante de Gran Hermano. Es tan duro que uno de sus apodos es The Terrific, El Terrible. Si una cosechadora amenazara el área del Chelsea o de la selección inglesa, Terry sería capaz de tratar de zancadillearla. Después de perder las piernas intentaría tumbarla a codazos. Así es Terry, un futbolista que debe tener en su casa muestras de ADN de todos los delanteros importantes del momento, sacadas de trozos de piel que se le han quedado pegados en los tacos de las botas. Además, se trata de un defensa rápido, absoluto dominador del juego aéreo, ambicioso a la hora de buscar el gol y capaz de salir con el balón jugado. Se le puede llegar a amar si se olvida que cada vez que se enfunda una camiseta azul o blanca se convierte en un saco de malas pulgas que no conoce ni a su abuelita. Ni a la de él ni a la de nadie. Sobre el césped se transforma en una especie de Kiko Matamoros en pantalón corto.

Con todo, Terry ha ganado una cantidad de premios individuales y colectivos que le convierten en uno de los futbolistas brit√°nicos m√°s galardonados en activo, quiz√° √ļnicamente por detr√°s del eterno Giggs. Claro que para Terry eso no cuenta, Giggs es gal√©s, y eso para un londinense de pura cepa‚Ķ

Un problema de ingles

Bueno, pues resulta que a El Terrible, a sus 29 a√Īos, le puede apartar del f√ļtbol un problema de ingles. Y no me refiero a una lesi√≥n de abductores. Terry fue nombrado en 2009 ‚ÄúPap√° del A√Īo‚ÄĚ en Inglaterra. Entonces no se sab√≠a realmente que hab√≠a mucha gente que le llamaba ‚Äúpapi‚ÄĚ en la intimidad. Una de ellas Vanessa Perroncel, se√Īorita de apellido prometedor, nacionalidad francesa y modelo de ropa interior‚Ķ exnovia de Wayne Bridge, jugador del Manchester City, internacional ingl√©s, examigo de nuestro protagonista y ahora enemigo √≠ntimo. Digamos que El Terrible es un hombre casado, padre de gemelos. Por cierto, no est√° casado con Vanessa Perroncel.

La sociedad inglesa, siempre protestante y bien pensante antes de entrar a los pub, se ha echado al cuello de Terry a la vez que la esposa de este se ha ido a Dubai. La se√Īora Terrible puede que no encontrara un vuelo a otro lugar m√°s lejano. Por suerte para el futbolista, su entrenador en el Chelsea es un italiano presumiblemente cat√≥lico, Carlo Ancelotti, el hombre que habla ingl√©s como si estuviera masticando croquetas de lana. Y el seleccionador nacional tambi√©n, Fabio Capello, el hombre que maltrata a Shakespeare con el mismo entusiasmo que hace unos a√Īos manifest√≥ respecto a Cervantes. Estos dos papistas pueden proteger la carrera futbol√≠stica de Terry. Como buenos cat√≥licos creen en la confesi√≥n y el perd√≥n de los pecados. Y como entendedores del f√ļtbol saben que no encontrar√≠an otro central como Terry en todas las islas, aunque lo buscara Sherlok Holmes.

Por mi parte, y miren que soy mujer, tengo la convicci√≥n de que de la carrera de alcobas de El Terrible, puede que conocido como El Dulce entre las s√°banas, deben opinar la se√Īora Terry y, en menor medida, Wayne Bridge y Vanessa Perroncel. Se trata de una cuesti√≥n personal.

Estar√≠a bueno ahora que a los futbolistas los retiraran lesiones morales. O que tuviera que haber un pastor anglicano o un asistente social al borde de los terrenos de juego para tratar a los descarriados de sus lesiones morales. ‚ÄúTengo una contractura en la fidelidad matrimonial, predicador, bend√≠game y √©cheme agua bendita para que pueda seguir en el partido‚ÄĚ dir√≠an los pobres lesionados.

El gran George Best debe estar revolvi√©ndose en su tumba. De risa. Lo de Terry √©l lo podr√≠a hacer un lunes por la ma√Īana, coincidiendo con la hora del entrenamiento.

Cómo son estos ingleses para lo que quieren.