Archivo de la etiqueta: Messi

Pepe se convierte en el terrorífico “hombre-bobo” por culpa de la culefobia

El Madrid tiene culefobia. O sea, temor a los lugares rectangulares, cubiertos de hierba y ocupados por barcelonistas.

La culefobia afecta más a unos que a otros. Para Pepe, por ejemplo, el impacto es similar al de la luna llena en el hombre-lobo, pero con una pequeña diferencia gramatical. Lo de Pepe es muy grave. Para el defensor portugués, ver una camiseta azulgrana y transformarse en el hombre-bobo es todo uno. La tontuna se apodera de él y es ansia viva lo que le entra por patear, pisar, morder o pellizcar todo lo blaugrana que bajo los cielos haya. Tan fuerte es la culefobia que afecta a Pepe que si le pusiéramos un yunque pintado de azul y granate, lo patearía con todas sus fuerzas aunque estuviera descalzo. O le soltaría un cabezazo de efectos letales…para el yunque.

Pepe visto por el gran Santi Orúe, en El Jueves y www.eljueves.es

Pepe visto por el gran Santi Orúe, en El Jueves y www.eljueves.es

Porque, señoras y señores, estudios realizados en laboratorios homologados han demostrado que un yunque posee más capacidad intelectual que Pepe. De hecho, durante las pruebas, se acercó más a la resolución de un sudoku el yunque que Pepe. Luego, el central argumentó que aquél era un yunque de laboratorio, que siempre aprenden los ejercicios. Y lo pateó. Iba en chancletas.

Otros afectados por la culefobia

Otro de los que padecen una culefobia severa es el propio Mourinho. Al técnico se le va poniendo cara de Ministro de Trabajo. Macilento, grandes ojeras grises, arrugas, gesto de haber dormido mal, despeinado. Va perdiendo la voz a medida que se acerca el encuentro. Y, como si se tratara de un efecto correlacionado, a mayor pérdida de voz, más grande el calibre de las tonterías que dice. En casa de los Mourinho, la semana en que se disputa el partido contra el Barça, todo el mundo está atento a la cocina. En tensión, mirando los fogones. Saben que a José se le va a ir la olla. Por la culefobia. En casos extremos, antes de empezar a tratarse a y tomar “culesoma”, un depresivo de la culefobia que desarrollaron algunas farmaceúticas cuando lo del Dream-Team, a Mou no sólo se le iba la olla, sino que presentaba la irrefrenable propensión a meter el dedo en el ojete de cualquier ser vivo que lo mostrara. Las mascotas del domicilio de los Mou pasaron meses de angustia, así como los animalitos de parque cercanos y granjas colindantes. Antes de que el tratamiento terminara de hacer efecto del todo, el técnico madridista vio modificada esa propensión por la de introducir su dedo en uno de los ojos de segundos entrenadores del Barça. Actualmente, este síntoma de la culefobia está absolutamente controlada.

Otros madridistas también están afectados. Como Marcelo, Arbeloa o Sergio Ramos, quien sufre culefobia retardada, o sea, la padece con posterioridad al partido de fútbol, generándosele la necesidad de arrojar trofeos desde las alturas. Los síntomas de Iker Casillas son los más llevaderos: se reducen a blasfemar de manera sonora y continua durante tres o cuatro días, alternando blasfemias con lamentos. Por este motivo el portero internacional del Real Madrid declina acudir a ceremonias religiosas en la semana que sigue al partido contra los culés.

Es evidente que hasta que se encuentre una vacuna contra esta enfermedad, el Madrid se mantendrá ayuno de torneos. A dos velas. En el partido de ida del cruce de cuartos de la Copa, de nuevo, la epidemia de culefobia afecto a toda la plantilla y a los técnicos. Se ha extendido ya a la directiva y a amenaza con extenderse entre la afición. Es para hacer una peli. Pero de Torrente.

A todo esto, tras el 1 – 2 del partido, Tito Vilanova se puso unas gafas de soldador, por si las moscas. No se fiaba el hombre.

Pepe se convierte en el terrorífico “hombre-bobo” por culpa de la culefobia

El Madrid tiene culefobia. O sea, temor a los lugares rectangulares, cubiertos de hierba y ocupados por barcelonistas.

La culefobia afecta más a unos que a otros. Para Pepe, por ejemplo, el impacto es similar al de la luna llena en el hombre-lobo, pero con una pequeña diferencia gramatical. Lo de Pepe es muy grave. Para el defensor portugués, ver una camiseta azulgrana y transformarse en el hombre-bobo es todo uno. La tontuna se apodera de él y es ansia viva lo que le entra por patear, pisar, morder o pellizcar todo lo blaugrana que bajo los cielos haya. Tan fuerte es la culefobia que afecta a Pepe que si le pusiéramos un yunque pintado de azul y granate, lo patearía con todas sus fuerzas aunque estuviera descalzo. O le soltaría un cabezazo de efectos letales…para el yunque.

Pepe visto por el gran Santi Orúe, en El Jueves y www.eljueves.es

Pepe visto por el gran Santi Orúe, en El Jueves y www.eljueves.es

Porque, señoras y señores, estudios realizados en laboratorios homologados han demostrado que un yunque posee más capacidad intelectual que Pepe. De hecho, durante las pruebas, se acercó más a la resolución de un sudoku el yunque que Pepe. Luego, el central argumentó que aquél era un yunque de laboratorio, que siempre aprenden los ejercicios. Y lo pateó. Iba en chancletas.

Otros afectados por la culefobia

Otro de los que padecen una culefobia severa es el propio Mourinho. Al técnico se le va poniendo cara de Ministro de Trabajo. Macilento, grandes ojeras grises, arrugas, gesto de haber dormido mal, despeinado. Va perdiendo la voz a medida que se acerca el encuentro. Y, como si se tratara de un efecto correlacionado, a mayor pérdida de voz, más grande el calibre de las tonterías que dice. En casa de los Mourinho, la semana en que se disputa el partido contra el Barça, todo el mundo está atento a la cocina. En tensión, mirando los fogones. Saben que a José se le va a ir la olla. Por la culefobia. En casos extremos, antes de empezar a tratarse a y tomar “culesoma”, un depresivo de la culefobia que desarrollaron algunas farmaceúticas cuando lo del Dream-Team, a Mou no sólo se le iba la olla, sino que presentaba la irrefrenable propensión a meter el dedo en el ojete de cualquier ser vivo que lo mostrara. Las mascotas del domicilio de los Mou pasaron meses de angustia, así como los animalitos de parque cercanos y granjas colindantes. Antes de que el tratamiento terminara de hacer efecto del todo, el técnico madridista vio modificada esa propensión por la de introducir su dedo en uno de los ojos de segundos entrenadores del Barça. Actualmente, este síntoma de la culefobia está absolutamente controlada.

Otros madridistas también están afectados. Como Marcelo, Arbeloa o Sergio Ramos, quien sufre culefobia retardada, o sea, la padece con posterioridad al partido de fútbol, generándosele la necesidad de arrojar trofeos desde las alturas. Los síntomas de Iker Casillas son los más llevaderos: se reducen a blasfemar de manera sonora y continua durante tres o cuatro días, alternando blasfemias con lamentos. Por este motivo el portero internacional del Real Madrid declina acudir a ceremonias religiosas en la semana que sigue al partido contra los culés.

Es evidente que hasta que se encuentre una vacuna contra esta enfermedad, el Madrid se mantendrá ayuno de torneos. A dos velas. En el partido de ida del cruce de cuartos de la Copa, de nuevo, la epidemia de culefobia afecto a toda la plantilla y a los técnicos. Se ha extendido ya a la directiva y a amenaza con extenderse entre la afición. Es para hacer una peli. Pero de Torrente.

A todo esto, tras el 1 – 2 del partido, Tito Vilanova se puso unas gafas de soldador, por si las moscas. No se fiaba el hombre.

El Real Madrid, dos veces eliminado en las semifinales de la Champions 2011

Los clubes grandes son así. Enormes también en la derrota. Lo digo porque Real Madrid es el único equipo de fútbol de la historia que ha sido eliminado dos veces de las semifinales de la misma edición de la Champions. Parece imposible. Pero no.

Me explico. Primero fue el Barcelona, según unos, o el árbitro, según otros, quien apeó al Real Madrid de su objetivo de alcanzar la final de la Champions. Esta obsesión por los árbitros como elementos capaces de derrotar a una plantilla como la del Real Madrid ha llevado a Florentino Fernández a dar instrucciones precisas a Jorge Valdano de cara a los fichajes para la próxima temporada, que en los despachos del Bernabeu ya se está planificando. El Madrid no contratará porteros, ni defensas, ni delanteros. Ficharán árbitros. Concretamente colegiados  que puedan ser decisivos en sus cruces con el Barsa tanto en la liga como en competiciones europeas. Es lo que ha pedido Mourinho.

El colegiado Pier Luigi Colina con cara de sorpresa tras haber recibido la oferta de fichaje por parte del Real Madrid. La idea de Valdano es sustituir a Kaká por Colina.

El colegiado Pier Luigi Colina con cara de sorpresa tras haber recibido la oferta de fichaje por parte del Real Madrid. La idea de Valdano es sustituir a Kaká por Colina.

Pero eso será a partir de este verano. Ya no vale para la presente temporada, porque, el Madrid fue eliminado de la Champions primero. Y luego cayó su sucedáneo. Esa especie de sucursal del merenguismo en la que se ha convertido el Schalke 0-4. Un equipo alemán que en Mánchester fue Schalke 4-1 y, en consecuencia, no superó las semifinales de la Champions. En el Shalke jugaron Raúl, santo y seña del madridismo andante, Jurado, producto de la cantera madridista, Metzelder, un central que dilapidó su prestigio en Madrid, y Jan Klass Huntelaar, un futbolista que fue delantero centro en su pasado. Hace tres años formaban parte de la plantilla del Madrid tanto Raúl como Metzelder y Huntelaar. En el Madrid que fue eliminado anteayerse contaban sólo tres jugadores que formaran parte se su plantilla hace tres años: Casillas, Sergio Ramos y Marcelo. Lass Diarrá no debutó en el Madrid hasta enero de 2009.

Además, tanto en el Madrid que fue eliminado, como en el Schalke, que también, se alinearon dos futbolistas de la cantera madridista. En un caso Casillas y Arbeloa. Y en el otro Raúl y Jurado. Es evidente que se trata de un caso de doble eliminación del mismo club. Aunque para los merengones king size, para los mourinhistas a tope, el pero escenario hubiera sido que Schalke hubiera disputado la final contra el Barça. Y hubiera ganado. Si el sucedáneo logra lo que no consiguió el Madrid original…se hunde le Bernabeu, a Flotrentino le da un tantarantán, Di Estéfano se levanta para pegarse unos bailables y Mourinho tiene que exiliarse en la parte sur de Sudán.

A Bin Laden le pillaron porque se suscribió al ppv del Barcelona-Madrid de la Champions

Algún día se sabrá. Pero los cuatro enfrentamientos entre el Madrid y el Barcelona, que por suerte terminaron ya, fueron los que determinaron la localización y eliminación del enemigo público número uno, Osama Bin Laden.

El líder de Al Quaeda, que vivía en un urba de bunkers ajardinados con garaje y trastero, pero sin Internet ni tele por satélite, murió debido a la eliminatoria. El tiempo revelará los hechos.

Los propios SEAL ya han filtrado que Osama, a pesar de ir desarmado, ofreció resistencia. Y lo hizo porque ya había solicitado la conexión al satélite y había comprado el partido en el “payperviu”. Fue este hecho el que llevó a los SEAL a su vivienda. Darte de alta en Euskaltel con una dirección de Pakistán, la filiación Osama Bin Laden y el DNI, con una cuenta corriente de Emiratos Arábes, canta un huevo. Allí se presentaron los helicópteros.

Bin Laden en un vídeo en el que reprendía a Piqué por sus gestos celebrando el 5-0. "Como sigas haciendo la manita te vas a enterar, so-listo" aseguraba Bin Laden

Bin Laden en un vídeo en el que reprendía a Piqué por sus gestos celebrando el 5-0. "Como sigas haciendo la manita te vas a enterar, so-listo" aseguraba Bin Laden

El sargento mayor de los SEAL William Makencie, alias Billy-Mack, fue el primero en irrumpir en la habitación en la que se encontraba un Bin Laden ocupado en desenvolver el decodificador de Euskaltel que ya había recibido vía mensajería urgente. El sargento se llevó un susto del carajo pensando que el decodificador era en realidad un detonador de armas de destrucción masiva, por lo que disparó matando personas de poca importancia. No así a Bin Laden, que miró sorprendido. “Se te ha caído el pelo, barbas, te esperan unas vacaciones indefinidas en Guantánamo” gritó Billy- Mack.  En ese momento, Bin Laden comprendió que nunca conocería el desenlace del culebrón entre Madrid y Barcelona, entre Mourinho y Guardiola, entre Messi y Cristiano. La falta de Internet y tele por satélite había impedido al santón fundamentalista seguir la información de los partidos. Unicamente tenía acceso a ejemplares atrasados del Marca que sus agentes sacaban de la embajada española en Islamabad.

Y cuando el decodificador estaba en sus manos y restaban unas pocas horas para el partido definitivo, el imperialismo yanki iba a impedírselo. Cegado por la frustración, Osama Bin Laden se quitó una chancleta y cargó contra el sargento mayor de los SEAL William Mackenzie. Entre un SEAL entrenado y perfectamente hormonado, armado con un fusil de asalto M16 y un tipo flaco con problemas renales y armado con una chancleta del mercadillo no hay color. Así fue cómo murió Bin Laden.

Tras disparar, Billy- Mack acercó su oreja a los labios del agonizante terrorista. Bin Laden trataba de decir algo. Y así era. Sus últimas palabras fueron: “Alaaaa, alaaaa, ala…Madrí”.

Como se lo cuento.

Iniesta es papá y les contamos cómo

Se lo agradecido a todo el equipo porque él es así de modesto. Andrés Iniesta ya es papá. Antes esas noticias las anunciaba algún cuñado, una vecina cotilla, la orgullosa suegra o personal del hospital. Hoy en día no. Hoy el asunto se resuelve mediante el twitter.

El personaje tira de twitter para difundir una noticia en formato lacónico o telegráfico. O un sesudo pensamiento o quizá una profunda reflexión, que es para lo que lo emplean David Bisbal o Kiko Rivera.

Tengo que decirles que la vida era más bella cuando el universo era ajeno a la vida personal y privada de los deportistas. Y, sobre todo, ajeno a las profundas reflexiones David Bisbal. De verdad, podemos vivir sin nada de esto.

Pero la cosa es que el twitter de Iniesta anunció el domingo el nacimiento de su Valeria, una niña que vino al mundo con una liga bajo el brazo. El bebé y la mamá se encuentra fenomenal, twitteó Iniesta. Justo todo lo contrario que Mouriño. Le iban a poner Manuela si era Mouniña, y Manolo, si era Mouniño. En honor a Preciado. Pero optaron por algo mucho más corriente, como Valeria.

Iniesta inidicando a su esposa que, a pesar de su color y del bañador que lleva, se encuentra perfectamente

Iniesta inidicando a su esposa que, a pesar de su color y del bañador que lleva, se encuentra perfectamente

Iniesta asistió al alumbramiento. Hubo un médico que le pidió que saliera que estaba a punto de marearse, pero Andresín aclaró que él era así de pálido. En concreto, entraron al paritario, Iniesta, Xabi y Messi. El papá indicó que él todo lo importante lo hacía en compañía de aquellos dos. Una vez empezada la faena, fue Xabi quien dirigió el parto, dando órdenes a la madre y al tocólogo. Cuando la niña asomó la cabeza, Messi se adelantó al espació, sacó al bebé, hizo la pared con Iniesta, quien la retraso de nuevo a Xabi, este gritó que era niña y preguntó a la madre si estaba bien. Se la devolvió a Messi, que se escurrió entre las enfermeras con la niña en el regazo y la lanzó a la zona de cunitas. Allí apareció David Villa para cazarla al aire y depositarla suavemente entre las mantas, acunarla y darle un chupete. El cordón umbilical lo había cortado Busquets, que para eso llegó, para cortar.

Luego corrieron todos a abrazarse a la mamá, gritando gooool. En ese momento, se dieron cuenta de que el bebé no había llorado aún. Llamaron al capitán, que compareció  al instante, cogió a la pequeña en brazos y la despertó. Valería abrió los ojitos, vio la cara y los pelos de Puyol y ya no paró de berrear hasta primera hora de esta mañana en que Guardiola le ha regalado un muñeco con la efigie de Mouriño y a la nena le ha dado por descojonarse.

“Es culé. Y pesa cinco kilos. Cinco. Ni más, ni menos. Cinco” declaró la mañanadel lunes  Sandro Rosell, quien visitó la clínica en compañía de un demacrado Piqué.

Todo esto es lo que  sucedió al llegar Valeria Iniesta al mundo con una liga bajo el brazo. Y así se lo hemos contado.

Llorente (y Shakira) le rompen la cintura a Piqué

El pasado viernes telefoneé a Shakira haciéndome pasar por la Bruja Tere, la inventora del esoterismo (de “has adivinado eso Tereee“), para convencer a la cantante colombiana de que el éxito de su próximo disco dependía de que tuviera una gran noche de amor entre el sábado y el domingo.

Recurrí a esta estratagema porque supuse que una de las opciones de éxito del Athlétic en Barcelona ayer pasaba porque que Fernando Llorente se impusiera a Gerard Piqué. Como todo el mundo sabe Shakira y Piqué viven a un intenso idilio cuya materialización ha sido responsable de alguno de los derrumbes que han padecido en Barcelona los túneles del AVE. Por las vibraciones. Las autoridades eclesiásticas han rogado a la famosa pareja que no se deje llevar por la pasión carnal a menos de 500 metros de las obras de la Sagrada Familia. Ya han caído cascotes. Iñaki Azkuna sospecha que los últimos desprendimientos en fachadas de Bilbao tienen que ver con que Shaki y Piqué se refugian en cierto hotel del botxo para huir de los paparazzis. Esto es sólo una suposición.

Llorente indicando a Piqué dónde llevaba un chupón del tamaño de una moneda de 2 euros.

Llorente indicando a Piqué dónde llevaba un chupón del tamaño de una moneda de 2 euros.

Lo cierto es que Piqué debió pasar una noche movidita, porque el extraordinario central barcelonista se plantó en el campo convertido en puritita crema catalana: blando, temblón, dulce y medio quemado. Primero Llorente y luego Toquero le sacaron los colores, las tarjetas y las ocasiones de gol.

Es posible que la responsabilidad sea en parte del propio Piqué, superado seguramente por unos movimientos que incluso un veterano como el mismísimo Carles Puyol tendría problemas para fijar. Me refiero los de Shakira, no a los de Llorente. Pero un buen porcentaje de la exposición que ayer padeció Piqué debemos apuntársela al inventor del fútbol, al descubridor de la esfericidad de la pelota, a ese ente perfecto mezcla de dalai lama y Jordi Culé que es Pep Guardiola. El técnico del Barsa quiso jugar con 12 futbolistas contra el Athlétic, situando a Sergio Busquets en una posición cuántica: centrocampista ancla con el balón, defensa central sin él. Incrustar a un centrocampista entre los centrales en fase defensiva es algo a lo que muchos entrenadores recurren. Pero en un planteamiento en el que ya hay dos centrales. Guardiola quiso inventar ayer la defensa de un central, porque Dani Alves defiende menos que la madre Teresa de Calcuta y Abidal tenía la orden de subir por la banda izquierda en plan Rufi Etxebarria.

Con las cosas así, Fernando Llorente remató el único balón claro que tuvo de cabeza obligando a Pinto a volar y luego enseñó todas las costuras de Piqué en un uno contra uno que habrán visto hasta en las teles de Bhután y que pudo terminar en gol de Susaeta. Después, Busquets, fuera de posición, y de si mismo, hizo penalti.

A Guardiola la tontería le duró 45 minutos y en el segundo tiempo decidió inventar la defensa de cuatro. Algo revolucionario: dos jugadores de banda y dos centrales. Con eso estabilizó un encuentro que había llevado al presidente Rosell a una presión arterial tan alta que le estaba separando las orejas del cráneo.

El Athlétic manufacturó un gran partido. Y tuvo la opción clara de sacar puntos del coliseo azulgrana. Lástima que a Shakira no le gusten los bajitos. Podría decidirse por probar con Messi. O con Iniesta. La liga se animaría mucho más. Y el vestuario culé también.

Lionel Messi, el artista que descubre el gol que cada balón lleva dentro

Niñoooo, deja ya de joder con la pelotaaaa. Quien tarareaba esa canción ayer en Barcelona no era Serrat. Era Arsene Wenger. El habitualmente flemático entrenador del Arsenal terminó con los pelos como el cantante de Tokyo Hotel.

El club londinense se cayó en el Camp Nou con todo el equipo. Bueno, con medio equipo, teniendo en cuenta las lesiones de Fábregas, Arshavin o Van Persie entre otros.

A pesar de los pesares, los cañoneros ingleses empezaron disparando. Le marcaron un tanto al Barcelona mientras los azulgranas aún se estaban ordenando. Pero cuando toda la gente de Guardiola se puso en su sitio, al Arsenal se le mojó la pólvora. A los veinte minutos ocurrió lo peor para cualquier rival del Barcelona: el maestro Xavi soltó al travieso Messi. Xavi levitando en el círculo central con la regla y el cartabón en los pies y Lionel Messi trasteando al borde del área constituyen la premonición del desastre para cualquier grupo que salte al césped del estadio barcelonista con una camiseta que no sea azulgrana.

Xabi le da al pequeño gigante argentino balones que son como ceras de colores en un pasillo pintado de blanco. Y Lionel tiene un don que le permite dibujar monigotes en el área de cualquiera. Lo hace a pie alzado. Sin necesidad de cuadrículas ni bocetos. Messi posee el mismo talento que Miguel Angel Buonarrotti. El genio renacentista aseguraba que el no esculpía el mármol, solo sacaba de dentro de la piedra la escultura que estaba presa. Lo hacía espontáneamente.

Así se quedó el flemático Arsene Wenger cuando Messi marcó el cuarto gol ayer

Así se quedó el flemático Arsene Wenger cuando Messi marcó el cuarto gol ayer

Lionel Messi es capaz de desentrañar en cada balón el gol que lleva dentro. No necesita para ello grandes teorías del balompié. Solo juega. Solo pinta monigotes de colores a una velocidad increíble. Luego, cuando una ve al portero en cuestión recogiendo el cuero de dentro de la malla, y al chico corriendo con los brazos en alto, se da cuenta de que esos monigotes trazados con los pies son una auténtica obra de arte. Instantánea y fulgurante.

Hasta sus marcadores, que al principio tratan de pararle, terminan siguiendo boquiabiertos los movimientos de Messi, no ya con la imposible intención de sacarle el esférico, sino de tratar de saber cómo acabará la cosa. La mayoría de las ocasiones no muestran gesto de contrariedad, sino de sorpresa.

Además, Lionel es un argentino atípico. Su lengua es mucho menos hábil que sus pies. Habla poco y no dice nada. Lo que quiere es jugar.

Ayer, cuando después de lograr 4 goles en un cruce vital de la Liga de Campeones frente a un gran equipo, abandonaba el césped quiso llevarse el esférico. Todos los futbolistas que transforman tres o más tantos en un partido lo hacen. La mayoría se van con el cuero agarrado fuerte bajo un brazo, otros aprovechan la camiseta como si fuera un saco y los menos la sujetan sobre la mano. Messi se la llevó botando. Como un chaval que vuelve a casa por el parque después de sudar una pachanga con los amigos del barrio. Quería seguir jugando.

Y Wenger tarareaba, en el túnel de vestuarios, lo de “Niñoooo, deja ya de joder con la pelotaaaa”.

Maradona y Messi, de la mano

Mi debilidad por la albiceleste viene de años atrás. Ver a jugadores con esa entrega a una camiseta, a nos colores, a una selección… es digno de admirar.

Además, siempre ha habido jugadores con carácter y sobre todo con calidad.

No se hasta que punto Maradona puede ser el seleccionador adecuado para Argentina, pero sólo pensar que ese dúo está junto hace las delicias de cualquiera. Hoy es el día en el que Messi estará a las órdenes de Diego.

“El Pulga” declaró que “Maradona disfrutará del mejor Messi”, vamos que el espectáculo está asegurado. En el partido amistoso que juegan ante Francia la delantera de la albiceleste es de lujo. Posible once inicial: Carrizo; Zanetti, Demichelis, Heinze, Papa; Maxi Rodríguez, Mascherano, Gago; Messi, Tévez; Agüero. Luego igual no ganan nada, pero a priori, cuando empieza un Campeonato del Mundo, yo siempre soy de Argentina.

Una vez oí unas declaraciones que me reafirmaron como seguidor de Argentina. Un portero que estaba jugando en la liga española fue convocado para disputar un encuentro en Buenos Aires, pues bien, viajó, fue el descarte y vio el partido desde la grada. A la pregunta de un periodista de cómo le había sentado respondió: “el solo hecho de venir con la albiceleste me llena tanto de orgullo que volvería siempre aunque no jugara un minuto”.

AMEN.