Archivo de la etiqueta: Mourinho

Florentino I, “El Alicatado”

Cencerro Florentino

Florentino I, El Alicatado, en versión de Asier y Javier para Deia

El rey del Real Madrid anunci√≥ este lunes que le ha dicho a Mou que tienen que alicatar el lavabo de entrenadores. Y, claro, ante tal imprevisto era preciso que el portugu√©s y su equipo t√©cnico abandonaran el Santiago Bernab√©u. Que tampoco hace falta que se larguen ya mismo, pero que los currelas para la √Īapa estar√°n esperando en la puerta de estadio justo un minuto despu√©s de que acabe el √ļltimo partido de liga. Y entrar√°n inmediatamente con las baldosas nuevas.

Florentino no utiliz√≥ ese discurso, pero pod√≠a haberlo hecho. Le sirvi√≥ para que la final de Copa de hace un a√Īo entre el Barcelona y el Athletic se disputara en Valencia en lugar de en Madrid. Florentino I, el sutil. Todo el mundo sab√≠a que en realidad lo que preocupaba al Floren era que algunos de los hinchas rojiblancos y blaugranas desairaran a Su Majestad Don Juan Callos, perd√≥n, Carlos en el palco de su estadio. Pobre hombre Floren. La peor de las pitadas, la pancarta m√°s radical de una parte an√≥nima de las aficiones citadas no hubiera supuesto una actitud tan maleducada como la de Mourinho y Cristiano Ronaldo, a la postre empleados del propio Floren, el pasado viernes.

Mourinho, en versión de Asier y Javier para Deia

Mourinho, en versión de Asier y Javier para Deia

Se le apreci√≥ al Rey hasta apurado. Que hab√≠an pasado todos el equipo blanco y los t√©cnicos a recoger sus medallas de plata de las propias manos del monarca y a este le restaban a√ļn una medalla y una bandeja que repartir. Y all√≠ estaba el hombre haciendo r√°pidas cuentas mentales:

‚ÄúA ved, a ved, ya me he liado ¬ŅCu√°ntos depodtistas componen un equipo de futbol? Nunca me acueddo. Con esto de Uddangaddin ando siemppde pensando en otda cosa y segudo que se me ha pasado alguno sin dadle la medallita. Ya le dir√© a Felipe que vaya a llev√°dsela un d√≠a que no tenga nada que haced‚Ķ‚ÄĚ

En estas andaba el Rey tras la final de Copa cuando Flo le hecho reda√Īos y se lo explic√≥: ‚ÄúMajestad, no se preocupe, dele, dele todo eso a Karanka, que se lo lleve a Mou y a Cris, que no han subido. Ten√≠an que alicatar un retrete en el vestuario. Son muy ma√Īosos‚ÄĚ.

Cristiano, en versión de Asier y Javier para Deia

Cristiano, en versión de Asier y Javier para Deia

El Rey respondi√≥ que se quedaba m√°s tranquilo y santas pascuas. ¬ŅPero qu√© es eso de que dos empleados del Real Madrid, ojo, Real y Madrid, reh√ļsen asistir a un acto protocolario con el Borb√≥n y le dejen con las nalgas descubiertas a su patr√≥n.

M√°s le hubiera valido a Flo alegar que tampoco se pod√≠as disputar este a√Īo la final en el Bernabeu porque‚Ķten√≠an que alicatar el c√©sped. Se hubiera ahorrado la primera victoria del rival del vecindario en 14 a√Īos, en la final del √ļnico campeonato de cierto prestigio que esta temporada les restaba a los merengues. Desde el s√°bado a primera hora, ser madridista es algo complicado incluso en Madrid. Y quedan tres largos meses de cachondeo por delante, con el Barcelona campe√≥n de Liga, el Atl√©tico Madrid Campe√≥n de Copa y el real Madrid campe√≥n de‚Ķnada.

As√≠ que la rueda de prensa de ayer no pod√≠a esperar. Era preciso cortar la cabeza del Bautista. Y todos contentos. Lo mejor es que Flo ha afirmado que Mourinho ha “unido” el madridismo. A lo mejor en el texto iba a poner ‚Äúhundido‚Ä̂Ķpero el autocorrector del Word, ya se sabe.

La liga de f√ļtbol y los hermanos Grimm

Como si estuviera relacionado con la avalancha de adaptaciones al cine de cuentos infantiles que van desde Caperucita a Hansel y Grettel, est√° empezando a parecer que el f√ļtbol tambi√©n lo escribieran los hermanos Grimm.

Siguiendo la prensa del ramo, la relacionada con el f√ļtbol no con los cuentos infantiles‚Ķaunque‚Ķbueno, sigui√©ndola, digo, resulta evidente quien es la¬†Bruja¬†Mala: Mourinho.

Mourinho, en esta caricatura de Asier y Javier, la verdad, tiene todo el gesto de Bruja Mala

Mourinho, en esta caricatura de Asier y Javier, la verdad, tiene todo el gesto de Bruja Mala

En ocasiones aparece hermosa, pero en realidad es agria, envidiosa, malencarada, tóxica…No hay que subrayar que ha hechizado al Rey Florentino para convertirse en Reina Consorte. El Rey es bonachón y muy-muy rico, claro que no tiene malicia y se deja manipular por la Bruja-Reina que lo ha encantado con la magia negra de la Champions. La Bruja controla todo el poder. Es tan malvada que ataca a todos los que pudieran hacerle sombra, sobre todo a la Bella Durmiente.

La Bella¬†Durmiente, que posee el secreto del f√ļtbol hermoso, est√©tico y eficaz al mismo tiempo, lleva un a√Īo retirada, como ausente del balompie, en un lugar muy-muy lejano, al otro lado del mar, en un pa√≠s donde las casas rascan el cielo, esperando a que un Pr√≠ncipe bese sus labios para poder regresar. Dicen que un pr√≠ncipe alem√°n ¬†ya lo hizo y ella ¬†est√° desperez√°ndose la Bella Guardiola. Cuando esta vuelva al reino del f√ļtbol, la ira de la¬†Bruja Mala¬†amenaza con ser terrible.

La Cenicienta

Mientras, la¬†Bruja¬†se entretiene pinchando a sus s√ļbditos. A quien m√°s le gusta pinchar es al portero de su castillo, Maese Casillas. Y luego al capit√°n de la Guardia, Maese Ramos. Maese Casillas y Maese Ramos han tratado en muchas ocasiones de rescatar al Rey Florentino del hechizo de la¬†Bruja, pero el influjo de la magia de la Champions es demasiado fuerte.

Lejos de la sombra del Castillo de la¬†Bruja, en una vieja mas√≠a cercana a la costa, Azulgranieves y los Once Enanitos son felices: aeh√≥, aeh√≥, la liga hay que ganar, aeh√≥, aehooo√≥‚Ķ Azulgranieves Vilanova ya se ha recuperado de una enfermedad que la entristec√≠a a ella y a sus Enanitos. Tanto que la¬†Bruja¬†Mala¬†hab√≠a logrado √ļltimamente desentra√Īar el secreto del toque, que es el gran tesoro que esconden los Enanitos en su mina de juego.

Del Bosque, la Abuelita, pen√ļltima v√≠ctima de las jugarretas de la Bruja Mala

Del Bosque, la Abuelita, pen√ļltima v√≠ctima de las jugarretas de la Bruja Mala, tambi√©n en versi√≥n de Asier y Javier

Sin conocimiento de todo esto, la Cenicienta Michu se ha convertido ya en la Princesa del Mar de los Cisnes, un principado de una isla muy-muy al Norte. El príncipe Laudrup le puso el zapatito de cristal y ahora tiene a la Premier a sus pies, después de que una madrastra le tuviera limpiando y fregando resultados en Vallecas, pasando frío y corriendo entre el barro.

Lo √ļltimo que ha acaecido en este f√ļtbol de los Hermanos Grimm, es que la¬†Bruja¬†Mala¬†ha osado meterse con la bondadosa abuelita del Bosque, la encantadora, oronda y bigotuda anciana que era capaz de que las gentes del Castillo de la Bruja¬†y los Enanitos jugaran juntos.

Bueno, bueno, y se ha armado una que nadie sabe si al final del cuento quede quien pueda ser feliz y comer perdiz.

Para Mourinho los √°rbitros fallan demasiado de cara al gol en el Madrid

Después de la Semana Santa y sus procesiones, vayamos ahora a por mi penitente perpetuo favorito: José Mourinho. El técnico portugués viene azotado de serie, a este no hay que atarle a la columna ni nada, no, el tipo sufre, sufre y sufre. Sufría cuando llevaba una ventaja de 10 puntos al Barça. Y ahora, con menos diferencia, sigue sufriendo.

Se le agigantan las bolsas bajo los ojos, se le multiplican las canas, seguro que los gatillazos le son m√°s frecuentes y que las hemorroides le torturan. Porque su peor pesadilla se est√° materializando: el Bar√ßa recorta las diferencias con m√°s rapidez que con la que el Ministro de Hacienda recorta los presupuestos. Y, adem√°s, Pepe ya no se conforma con patear s√≥lo rivales, ahora tambi√©n patea a sus compa√Īeros. Le sacudi√≥ a Arbeloa en toda la rodilla en el √ļltimo partido, fue una agresi√≥n de las de tarjeta roja.

Mourinho, seg√ļn Asier

Mourinho, seg√ļn Asier

El escenario √ļnicamente podr√≠a empeorar para Mourinho si una afon√≠a repentina afectara a Karanka hasta el punto de que le impidiera comparecer en rueda de prensa. Aunque, pens√°ndolo bien, para lo que dice, Karanka podr√≠a acudir a la sala de prensa sin nada de voz.En este estado de cosas Mourinho ha decido hacer autocr√≠tica. Y se la ha hecho a los √°rbitros. En un blog ap√≥crifo ha escrito que ‚Äúde nada sirve dominar un partido, estar firmes en defensa y generar 35 ocasiones de gol, si luego el √°rbitro no tiene acierto a la hora de convertirlas en gol. Los √°rbitros debieran entrenar m√°s duro para poder definir las situaciones de gol que se generan‚ÄĚ

Estas afirmaciones de Mourinho tienen un objetivo claro: poder jugar al ataque con Benzem√° de nueve claro y el √°rbitro como segunda punta. ‚ÄúEs un sistema con el que el Real Madrid ha ganado muchas ligas‚ÄĚ argumentan los t√©cnicos merengues. ‚ÄúEn los viejos buenos tiempos incluso era el mismo referee el que se desempe√Īaba de delantero en punta y yo le hac√≠a de acompa√Īante llegando desde atr√°s‚ÄĚ parece que lleg√≥ a manifestar en cierta ocasi√≥n el gran Alfredo Di St√©fano.

Florentino, ese Ser Superior (por Asier)
Florentino, ese Ser Superior (por Asier)

Sin embargo, los rivales ya conocen está estrategia de los del Bernabeu. Unai Emery, un experto de reconocido prestigio en planteamientos tácticos, puso a uno de sus asistentes marcando al hombre al árbitro. Nada de hacerle la marca en zona, no, al hombre, como en los viejos tiempos. En ocasiones, al asistente de Emery se sumaba Albelda desde el banquillo, un verdadero veterano. Así es como el Valencia secó al colegiado que abandonó el terreno de juego sin haber rematado una sola jugada de peligro.

Esto es lo que tiene amargado y cariacontecido a Jos√© Mourinho. Un Mourinho que sospecha que en su decisiva visita al Camp Nou, el Bar√ßapondr√° a Zubizarreta a marcar al colegiado del partido, acompa√Īado de Tito Vilanova y la misma Shakira si es preciso.Se avecinan m√°s recortes en la clasificaci√≥n. Y tambi√©n por parte de Montoro. Entre Mourinho y Montoro nos van a dar el final de Liga. Bueno, bueno, ya estoy viendo a Karanka dando las ruedas de prensa del Ministerio de Hacienda ¬ŅUstedes no?

Mourinho, de la canci√≥n-protesta al f√ļtbol-protesta

La canci√≥n protesta estuvo muy de moda por estos lares a principios de los setenta. La interpretaban juglares barbados de voz rasgada y entrecejo fruncido, acompa√Īados, a lo m√°s, por una guitarra y una silla en la que apoyar el bot√≠n cubierto por un pantal√≥n de pata ancha. Eran tiempos de palillo entre los dientes, copita de sol y sombra, faria en la boca y Simca 1.000 en el garaje.

Las letras de las canciones protesta trataban de socavar los restos de la dictadura de un general bajito al que sus propagandistas siempre agigantaban a√Īadi√©ndole el superlativo “√≠simo”. Qu√© tiempos aquellos de la Familia Teler√≠n y los inmortales Pablo VI y Santiago Bernabeu.

Pepe, una de las estrellas del f√ļtbol-protesta, visto por Asier en Deia

Pepe, una de las estrellas del f√ļtbol-protesta, visto por Asier en Deia

Hoy todo es más superficial. Dictaduras, lo que son dictaduras con fuste no quedan por aquí, más allá de Zara, Google y Mercadona. Y en Euskadi, ni siquiera Mercadona, somos así, nos va lo propio.

El F√ļtbol-Protesta

En esta coyuntura tan sinsorga, le debemos a Jos√© Mourinho la √ļltima gran contribuci√≥n a la cultura Ib√©rica desde las de su compatriota y tocayo Saramago. Me refiero a la invenci√≥n del f√ļtbol-protesta. El f√ļtbol-protesta no es un simple f√ļtbol de autor, qu√© va. Se trata de un modo particular de concebir, interpretar y vivir el balompie. Desde el sufrimiento, es un f√ļtbol barbado, de voz rasgada y entrecejo fruncido cuyo objetivo es acabar con la dictadura del Barcelona, derrocarlo, abrir un nuevo per√≠odo. Es un f√ļtbol que trata de encauzar lo mismo que la canci√≥n-protesta: la incapacidad de sacarse ese yugo por otros medios.

Mientras que el Madrid ha estado a una distancia de seguridad del Bar√ßa no ha habido nada que objetar. Entonces eran Guardiola y sus mariachis quienes se daban a una ‚ÄúNova Can√ß√≥‚ÄĚ de tono melanc√≥lico y fatalista que hablaba del para√≠so perdido. El estribillo podr√≠a ser ‚ÄúNo, no la ganarem‚ÄĚ.

Pero la volatilizaci√≥n de cuatro puntos vitales a falta del cruce directo en el Nou Camp por parte del Madrid ha recuperado la gira del f√ļtbol-protesta. Ayer, el n√ļmero lo montaron, en vivo y directo, el propio Mourinho, autor de letra y m√ļsica, adem√°s de Rui-Far√≠a, Ozil, Pepe, como solista, Ramos a las palmas, y todos los dem√°s a los coros.

Jos√© Mourinho, el inventor del f√ļtbol-protesta (Asier en Deia)

Jos√© Mourinho, el inventor del f√ļtbol-protesta (Asier en Deia)

Este f√ļtbol-protesta del Madrid tiene estribillos dignos de los m√°s duros grupos del punkrock, con sus gestos, sus insultos y sus poses quinquis. A algunos de los futbolistas s√≥lo les faltan la cresta, los pendientes de aro, la camiseta de Eskorbuto y‚Ķnada m√°s. Bueno, si, dignidad.

Porque el f√ļtbol-protesta de Mourinho y su banda presenta dos grandes problemas. El primero es que no nos lo creemos. Y el segundo es que encaja muy poco con una instituci√≥n burguesa a m√°s no poder, una instituci√≥n que es el propio establisment. Carajo, y el establisment nunca protesta contra si mismo.

La canci√≥n-protesta termin√≥ cansando. Y le sucedi√≥ la Movida Madrile√Īa. El f√ļtbol-protesta lleva el mismo camino. La Movida se avecina.

Pepe se convierte en el terror√≠fico “hombre-bobo” por culpa de la culefobia

El Madrid tiene culefobia. O sea, temor a los lugares rectangulares, cubiertos de hierba y ocupados por barcelonistas.

La culefobia afecta m√°s a unos que a otros. Para Pepe, por ejemplo, el impacto es similar al de la luna llena en el hombre-lobo, pero con una peque√Īa diferencia gramatical. Lo de Pepe es muy grave. Para el defensor portugu√©s, ver una camiseta azulgrana y transformarse en el hombre-bobo es todo uno. La tontuna se apodera de √©l y es ansia viva lo que le entra por patear, pisar, morder o pellizcar todo lo blaugrana que bajo los cielos haya. Tan fuerte es la culefobia que afecta a Pepe que si le pusi√©ramos un yunque pintado de azul y granate, lo patear√≠a con todas sus fuerzas aunque estuviera descalzo. O le soltar√≠a un cabezazo de efectos letales‚Ķpara el yunque.

Pepe visto por el gran Santi Or√ļe, en El Jueves y www.eljueves.es

Pepe visto por el gran Santi Or√ļe, en El Jueves y www.eljueves.es

Porque, se√Īoras y se√Īores, estudios realizados en laboratorios homologados han demostrado que un yunque posee m√°s capacidad intelectual que Pepe. De hecho, durante las pruebas, se acerc√≥ m√°s a la resoluci√≥n de un sudoku el yunque que Pepe. Luego, el central argument√≥ que aqu√©l era un yunque de laboratorio, que siempre aprenden los ejercicios. Y lo pate√≥. Iba en chancletas.

Otros afectados por la culefobia

Otro de los que padecen una culefobia severa es el propio Mourinho. Al t√©cnico se le va poniendo cara de Ministro de Trabajo. Macilento, grandes ojeras grises, arrugas, gesto de haber dormido mal, despeinado. Va perdiendo la voz a medida que se acerca el encuentro. Y, como si se tratara de un efecto correlacionado, a mayor p√©rdida de voz, m√°s grande el calibre de las tonter√≠as que dice. En casa de los Mourinho, la semana en que se disputa el partido contra el Bar√ßa, todo el mundo est√° atento a la cocina. En tensi√≥n, mirando los fogones. Saben que a Jos√© se le va a ir la olla. Por la culefobia. En casos extremos, antes de empezar a tratarse a y tomar ‚Äúculesoma‚ÄĚ, un depresivo de la culefobia que desarrollaron algunas farmace√ļticas cuando lo del Dream-Team, a Mou no s√≥lo se le iba la olla, sino que presentaba la irrefrenable propensi√≥n a meter el dedo en el ojete de cualquier ser vivo que lo mostrara. Las mascotas del domicilio de los Mou pasaron meses de angustia, as√≠ como los animalitos de parque cercanos y granjas colindantes. Antes de que el tratamiento terminara de hacer efecto del todo, el t√©cnico madridista vio modificada esa propensi√≥n por la de introducir su dedo en uno de los ojos de segundos entrenadores del Bar√ßa. Actualmente, este s√≠ntoma de la culefobia est√° absolutamente controlada.

Otros madridistas tambi√©n est√°n afectados. Como Marcelo, Arbeloa o Sergio Ramos, quien sufre culefobia retardada, o sea, la padece con posterioridad al partido de f√ļtbol, gener√°ndosele la necesidad de arrojar trofeos desde las alturas. Los s√≠ntomas de Iker Casillas son los m√°s llevaderos: se reducen a blasfemar de manera sonora y continua durante tres o cuatro d√≠as, alternando blasfemias con lamentos. Por este motivo el portero internacional del Real Madrid declina acudir a ceremonias religiosas en la semana que sigue al partido contra los cul√©s.

Es evidente que hasta que se encuentre una vacuna contra esta enfermedad, el Madrid se mantendrá ayuno de torneos. A dos velas. En el partido de ida del cruce de cuartos de la Copa, de nuevo, la epidemia de culefobia afecto a toda la plantilla y a los técnicos. Se ha extendido ya a la directiva y a amenaza con extenderse entre la afición. Es para hacer una peli. Pero de Torrente.

A todo esto, tras el 1 ‚Äď 2 del partido, Tito Vilanova se puso unas gafas de soldador, por si las moscas. No se fiaba el hombre.

Pepe se convierte en el terror√≠fico “hombre-bobo” por culpa de la culefobia

El Madrid tiene culefobia. O sea, temor a los lugares rectangulares, cubiertos de hierba y ocupados por barcelonistas.

La culefobia afecta m√°s a unos que a otros. Para Pepe, por ejemplo, el impacto es similar al de la luna llena en el hombre-lobo, pero con una peque√Īa diferencia gramatical. Lo de Pepe es muy grave. Para el defensor portugu√©s, ver una camiseta azulgrana y transformarse en el hombre-bobo es todo uno. La tontuna se apodera de √©l y es ansia viva lo que le entra por patear, pisar, morder o pellizcar todo lo blaugrana que bajo los cielos haya. Tan fuerte es la culefobia que afecta a Pepe que si le pusi√©ramos un yunque pintado de azul y granate, lo patear√≠a con todas sus fuerzas aunque estuviera descalzo. O le soltar√≠a un cabezazo de efectos letales‚Ķpara el yunque.

Pepe visto por el gran Santi Or√ļe, en El Jueves y www.eljueves.es

Pepe visto por el gran Santi Or√ļe, en El Jueves y www.eljueves.es

Porque, se√Īoras y se√Īores, estudios realizados en laboratorios homologados han demostrado que un yunque posee m√°s capacidad intelectual que Pepe. De hecho, durante las pruebas, se acerc√≥ m√°s a la resoluci√≥n de un sudoku el yunque que Pepe. Luego, el central argument√≥ que aqu√©l era un yunque de laboratorio, que siempre aprenden los ejercicios. Y lo pate√≥. Iba en chancletas.

Otros afectados por la culefobia

Otro de los que padecen una culefobia severa es el propio Mourinho. Al t√©cnico se le va poniendo cara de Ministro de Trabajo. Macilento, grandes ojeras grises, arrugas, gesto de haber dormido mal, despeinado. Va perdiendo la voz a medida que se acerca el encuentro. Y, como si se tratara de un efecto correlacionado, a mayor p√©rdida de voz, m√°s grande el calibre de las tonter√≠as que dice. En casa de los Mourinho, la semana en que se disputa el partido contra el Bar√ßa, todo el mundo est√° atento a la cocina. En tensi√≥n, mirando los fogones. Saben que a Jos√© se le va a ir la olla. Por la culefobia. En casos extremos, antes de empezar a tratarse a y tomar ‚Äúculesoma‚ÄĚ, un depresivo de la culefobia que desarrollaron algunas farmace√ļticas cuando lo del Dream-Team, a Mou no s√≥lo se le iba la olla, sino que presentaba la irrefrenable propensi√≥n a meter el dedo en el ojete de cualquier ser vivo que lo mostrara. Las mascotas del domicilio de los Mou pasaron meses de angustia, as√≠ como los animalitos de parque cercanos y granjas colindantes. Antes de que el tratamiento terminara de hacer efecto del todo, el t√©cnico madridista vio modificada esa propensi√≥n por la de introducir su dedo en uno de los ojos de segundos entrenadores del Bar√ßa. Actualmente, este s√≠ntoma de la culefobia est√° absolutamente controlada.

Otros madridistas tambi√©n est√°n afectados. Como Marcelo, Arbeloa o Sergio Ramos, quien sufre culefobia retardada, o sea, la padece con posterioridad al partido de f√ļtbol, gener√°ndosele la necesidad de arrojar trofeos desde las alturas. Los s√≠ntomas de Iker Casillas son los m√°s llevaderos: se reducen a blasfemar de manera sonora y continua durante tres o cuatro d√≠as, alternando blasfemias con lamentos. Por este motivo el portero internacional del Real Madrid declina acudir a ceremonias religiosas en la semana que sigue al partido contra los cul√©s.

Es evidente que hasta que se encuentre una vacuna contra esta enfermedad, el Madrid se mantendrá ayuno de torneos. A dos velas. En el partido de ida del cruce de cuartos de la Copa, de nuevo, la epidemia de culefobia afecto a toda la plantilla y a los técnicos. Se ha extendido ya a la directiva y a amenaza con extenderse entre la afición. Es para hacer una peli. Pero de Torrente.

A todo esto, tras el 1 ‚Äď 2 del partido, Tito Vilanova se puso unas gafas de soldador, por si las moscas. No se fiaba el hombre.

A Bin Laden le pillaron porque se suscribió al ppv del Barcelona-Madrid de la Champions

Alg√ļn d√≠a se sabr√°. Pero los cuatro enfrentamientos entre el Madrid y el Barcelona, que por suerte terminaron ya, fueron los que determinaron la localizaci√≥n y eliminaci√≥n del enemigo p√ļblico n√ļmero uno, Osama Bin Laden.

El líder de Al Quaeda, que vivía en un urba de bunkers ajardinados con garaje y trastero, pero sin Internet ni tele por satélite, murió debido a la eliminatoria. El tiempo revelará los hechos.

Los propios SEAL ya han filtrado que Osama, a pesar de ir desarmado, ofreci√≥ resistencia. Y lo hizo porque ya hab√≠a solicitado la conexi√≥n al sat√©lite y hab√≠a comprado el partido en el ‚Äúpayperviu‚ÄĚ. Fue este hecho el que llev√≥ a los SEAL a su vivienda. Darte de alta en Euskaltel con una direcci√≥n de Pakist√°n, la filiaci√≥n Osama Bin Laden y el DNI, con una cuenta corriente de Emiratos Ar√°bes, canta un huevo. All√≠ se presentaron los helic√≥pteros.

Bin Laden en un vídeo en el que reprendía a Piqué por sus gestos celebrando el 5-0. "Como sigas haciendo la manita te vas a enterar, so-listo" aseguraba Bin Laden

Bin Laden en un vídeo en el que reprendía a Piqué por sus gestos celebrando el 5-0. "Como sigas haciendo la manita te vas a enterar, so-listo" aseguraba Bin Laden

El sargento mayor de los SEAL William Makencie, alias Billy-Mack, fue el primero en irrumpir en la habitaci√≥n en la que se encontraba un Bin Laden ocupado en desenvolver el decodificador de Euskaltel que ya hab√≠a recibido v√≠a mensajer√≠a urgente. El sargento se llev√≥ un susto del carajo pensando que el decodificador era en realidad un detonador de armas de destrucci√≥n masiva, por lo que dispar√≥ matando personas de poca importancia. No as√≠ a Bin Laden, que mir√≥ sorprendido. ‚ÄúSe te ha ca√≠do el pelo, barbas, te esperan unas vacaciones indefinidas en Guant√°namo‚ÄĚ grit√≥ Billy- Mack.¬† En ese momento, Bin Laden comprendi√≥ que nunca conocer√≠a el desenlace del culebr√≥n entre Madrid y Barcelona, entre Mourinho y Guardiola, entre Messi y Cristiano. La falta de Internet y tele por sat√©lite hab√≠a impedido al sant√≥n fundamentalista seguir la informaci√≥n de los partidos. Unicamente ten√≠a acceso a ejemplares atrasados del Marca que sus agentes sacaban de la embajada espa√Īola en Islamabad.

Y cuando el decodificador estaba en sus manos y restaban unas pocas horas para el partido definitivo, el imperialismo yanki iba a impedírselo. Cegado por la frustración, Osama Bin Laden se quitó una chancleta y cargó contra el sargento mayor de los SEAL William Mackenzie. Entre un SEAL entrenado y perfectamente hormonado, armado con un fusil de asalto M16 y un tipo flaco con problemas renales y armado con una chancleta del mercadillo no hay color. Así fue cómo murió Bin Laden.

Tras disparar, Billy- Mack acerc√≥ su oreja a los labios del agonizante terrorista. Bin Laden trataba de decir algo. Y as√≠ era. Sus √ļltimas palabras fueron: “Alaaaa, alaaaa, ala‚ĶMadr√≠”.

Como se lo cuento.