Archivo de la etiqueta: Toquero

El Athletic debería lanzar los penaltis de cabeza

Hay dos estadísticas que llevan a la conclusión de que el Athletic debería lanzar los penaltis de cabeza. La primera es que lanzándolos con el pie transforma poco más que una de cada dos penas máximas. La segunda es que los rojiblancos son el equipo europeo que más goles de cabeza lleva esta temporada. Y Llorente es el delantero de las grandes ligas continentales que más letal resulta de cabeza.

Por todo ello, San Mamés ha recuperado dos murmullos tradicionales, olvidado ya el clásico murmullo de cuando la pelota se acercaba al portero propio. Esos dos murmullos son los de preocupación cuando al Athletic le pitan un penalti…a favor.

Tambi√©n √ļnicos en esto
Ojito, que puede tratarse del √ļnico campo de f√ļtbol del mundo en el que suceda algo similar. Podr√≠a ocurrir tambi√©n que los rojiblancos optaran por hacer lo mismo que los clubs de f√ļtbol americano: contratar a un especialista para lanzar penaltis. O sea, un tipo que salga √ļnicamente para tirar la falta m√°xima. Pitan penalti, calienta el tirapenaltis, se hace el cambio, mete el penalti, y se hace otro cambio. Quiz√° habr√≠a que contratar dos, por si se lesiona el titular. Otra es que Aitor Lazarrabal acuda al palco con la ropa de corto por debajo del traje y con unas botas ocultas en la funda del ordenador port√°til. Pitan penalti, baja al c√©sped, cambio, penalty transformado y cambio de nuevo.

llorente y Bielsa, seg√ļn Asier (para Deia)

Llorente y Bielsa, seg√ļn Asier (para Deia)

Ustedes dir√°n lo que quieran pero cualquiera de estas opciones es mejor que acostumbrarse a tirar fuera un penal de cada dos. Cosa que no solo merma puntos, sino que genera mal ambiente en el vestuario. Con este h√°bito de fallarlos e ir rotando lanzadores, se pierde jerarqu√≠a y puede llegar a ocurrir que, se√Īalada la falta m√°xima, los jugadores rojiblancos se enzarcen en una pelea monumental por ver quien la tira, incluyendose entre los candidatos el utillero y el portero suplente. Esto no puede ser y requiere lo mismo que la cadera del Rey: una soluci√≥n.

El segundo murmullo recupera en San Mam√©s es el de las faltas laterales. Ya no ocurre tanto en los saques de esquina, quiz√° porque los defensas centrales actuales no sean tan rematadores, pero en las faltas laterales si. Incluso dir√≠a que se trata de un murmullo relajado, m√°s que un murmullo expectante. Si, pitada la falta lateral, los aficionados suelen empezar a echar mano de la bota de vino, el tabaco, la carraca o lo que sea con lo que celebren los goles. Se han dado casos de forofos que han gritado goooool al ser se√Īalada la falta y ha empezado a abrazarse a sus compa√Īeros de localidad cuando a√ļn se estaba preparando la barrera del equipo visitante.

Infalible
Porque lo que suele suceder a continuaci√≥n es una especie de sucesi√≥n fatal de hechos. El lanzador rojiblanco coloca la pelota en el punto con ternura mientras al borde del √°rea peque√Īa todo el mundo se agarra, se bloquea y se empuja como si aquello fuera la salida de canap√©s de un lunch en un centro de jubilados. No hay piedad.

El Athletic crece (Asier, en Deia)

El Athletic crece (Asier, en Deia)

Todo el mundo en el campo sabe que la pelota ira fuerte y parab√≥lica hacia esa frontera del √°rea peque√Īa: lo sabe el portero, los defensas, el entrenador, el preparador f√≠sico, la madre del portero, la novia del portero, el agente inmobiliario de ese portero tambi√©n lo sabe. Y lo saben los clientes del bar Ton-Kin de Shangay, que siguen el partido por internet. Lo sabe Kiko Rivera, que acaba de amanecer y sigue el partido por no cambiar el canal con el mando a distancia. Lo saben las gaviotas que est√°n paradas sobre el arco de San Mam√©s. Y todos saben que Fernando Llorente rematar√°. Es una especie de suceso inexorable, como el fogonazo que sigue al trueno.

El balón vuela, Fernando remata, en ocasiones solo y la mayoría de las veces con alguien subido a la espalda. A veces el balón entra, otras se produce un rechace que da origen a un segundo remate o a un córner o a otra jugada. En el peor de los casos, el árbitro pita penalti.

Pero de eso ya hemos hablado.

El mejor gol de CR7 lo había metido antes Toquero

El pasado domingo se abrieron los cielos sobre Vallecas para que pudiera descender el hijo del Dios del F√ļtbol hecho carne y gomina y lograra el gol de goles.

Eso cre√≠a yo al menos cuando me despert√≥ el estallido de pitidos de tel√©fonos, ordenadores, radios y televisiones. Ya se que con la Reforma Laboral me pueden echar por menos, pero, oigan, estaba medio dormida en la redacci√≥n de deportes, tratando de recuperarme del tute del fin de semana de la NBA y su partido de las estrellas. Ver tanto hombret√≥n pegando saltos me quita el sue√Īo, me dorm√≠ a las mil y luego me despertaron para ver el partido del verm√ļ de Villareal. As√≠ que por la tarde no sab√≠a en que uso horario me encontraba. Estaba m√°s desorientada que el sastre de Falete.

El gol de su vida

Al despertar de golpe me ocurrió lo mismo que al socio de Urdangarín: me empecé a sentir culpable de todo. Me invadieron la sed y el desosiego. Para la sed tiré de mueble-bar. Para el desosiego me puse a mirar lo que había sucedido. Los teletipos se repetían: Cristiano Ronaldo logra el gol de su vida. Espectáculo de Cristiano Ronaldo en Vallecas. Apoteosis del gol. El portugués logra lo imposible. Los animadores de los carruseles deportivos de todas las cadenas seguían vociferando que el delantero del Madrid había salvado la distancia de los merengues con un tanto irrepetible, la quintaesencia, el novamás, gloria pura, oro molido…Qué se yo.

Vi√Īeta de Asier sobre el gol de Toquero (En Deia)

Vi√Īeta de Asier sobre el gol de Toquero (En Deia)

Para entonces ten√≠a el tel√©fono plagado de sms y wasaps que me hab√≠an llegado a cientos desde todos los lugares del mundo, incluidos Andorra y Berriat√ļa. Tienes que ver el gol, qu√© pasada, grande Ronaldo, esto no lo hace Messi, qu√© tal si quedamos el pr√≥ximo s√°bado, reina?…No, este √ļltimo se me ha colado. Bueno, todo eso me ocurri√≥ con el famoso partido de Vallecas entre los locales y el Real Madrid.

As√≠ que, ni corta ni perezosa, busqu√© un canal en el que repitieran el gol de las narices. Hablando de narices, me alegro que Zurutuza haya vuelto ya a los campos en plan Bel√©n Esteban, con nariz nueva‚ĶPor cierto ¬Ņa que no saben en que tele estaban dando el gol? Exactamente, en todas. Desde Al Jaziira hasta la p√ļblica noruega, que cort√≥ un interesante reality show basado en el apasionante deporte del curling para emitir la obra de arte de Cristiano Ronaldo.

La verdad es que me dejó con la boca abierta. Es un tanto que necesita imaginación, técnica y osadía. Se produce un rechace dentro del área, el balón supera al delantero mientras se aleja de la portería, Cristiano corre hacia el esférico, lo adelanta y se saca un taconazo que sorprende a todo el mundo. Impresionante.

Pero lo más impresionante de todo es que es clavado, incluso algo más sencillo porque el balón rueda limpiamente en lugar de dar botecitos, clavado digo, a otro que logró Gaizka Toquero hace unas pocas semanas. Vamos a ver, ahora resulta que el mejor gol de la vida de una megaestrella del universo balompie como Cristiano Ronaldo, lo había echo antes un proletario del balón como Toquero.

Qu√© cosas tiene el f√ļtbol. ¬ŅEh? Pues me alegr√≥ la tarde. L√°stima que Gaizka no tenga qu√© engominarse.

Toquero, la pesadilla calva de los defensas

Una vez defin√≠ al n√ļmero 2 del Athl√©tic como el futbolista que vive en el mundo del bal√≥n dividido. Porque divide todos los balones que est√°n en su poder y porque est√° convencido de que puede alcanzar cualquier pelota que controle un rival. Bastar√° con que el cuero se le escape un solo cent√≠metro al contrario, ah√≠ estar√° Gaizka para meterle la puntera o la calva. Sencillamente, Toquero posee la fe inquebrantable en que los dem√°s jam√°s tendr√°n absolutamente controlado el esf√©rico. Y que, en el caso, hipot√©tico de que si fueran capaces de hacerlo, en alg√ļn momento tendr√°n que pasarlo. Ah√≠, de nuevo, arrancar√° la persecuci√≥n sin fin, sin aliento, sin cejar‚Ķ

Gaizka Toquero seg√ļn Asier. Publicado en Deia

Gaizka Toquero seg√ļn Asier. Publicado en Deia

Para cualquier central debe ser una pesadilla marcar a Llorente y tratar de impedir que remate, soportar los saltos con el gigante de Rinc√≥n de Soto. Marcar a Toquero es otra cosa, es tratar de neutralizar a un tipo con tres pies, que cae constantemente a las bandas, y, con incre√≠ble frecuencia, a las dos bandas a la vez. S√≥lo el delantero gasteiztarra y, con menos frecuencia, Oscar de Marcos son capaces en todo el mundo de tirar un desmarque cayendo a los dos bandas ‚Äúa la vez‚ÄĚ. Pero esto s√≥lo lo puede hacer alguien que es delantero y extremo ‚Äúalav√©s‚ÄĚ, como en el caso en el que nos encontramos.

El estrés post-toquérico

Lo peor para el central responsabilizado de la marca de Toquero, es que Gaizka le marcar√° a √©l inmediatamente una vez que el Athl√©tic haya perdido la pelota. En ocasiones, incluso antes. Y tratar de sacar la pelota jugada ante la presi√≥n de Toquero resulta una tortura. Varios l√≠beros de la primera divisi√≥n se hallan en tratamiento psiqui√°trico tras haber sufrido lo que se ya se conoce como ‚Äúestr√©s post-toqu√©rico‚ÄĚ. El acoso que padecen durante el juego produce alucinaciones como la de ver a Gaizka en el avi√≥n que les devuelve a su ciudad, o en el ba√Īo de sus propias casas, sentado a su lado en el coche, etc. En ese estado de desquiciamiento alguno ha acudido al puesto de la ertzaina de San Mam√©s a solicitar una orden de alejamiento contra Toquero. Los polic√≠as auton√≥micos ya est√°n acostumbrados.

A están características, conocidas desde hace ya un par de temporadas, Toquero ha ido sumando valores sin parar. Ha crecido haciendo cierto aquello de la mejora continua. Ahora es uno de los mejores centradores al área desde las bandas en el Athlétic. Y, ojo, desde cualquiera de las dos bandas. Ha ganado confianza y sosiego relativo en el uno contra uno y en el remate.

Otra visi√≥n de Toquero seg√ļn Asier. En Deia

Otra visi√≥n de Toquero seg√ļn Asier. En Deia

También es cierto que existe el rumor de que los defensas de la primera división no quieren quitarle la pelota a Toquero, sólo estorbarle todo lo posible, porque saben que si se la roban, el jugador del Athlétic se les echará encima inmediatamente y sin descanso. Ante eso, es mucho mejor que la tenga él, opinan los zagueros.

Bien, pues al catálogo habitual de Gaizka se ha sumado el remate a gol de espaldas y de tacón. Además, relativamente lejos de la portería. Una delicatessen que ni Txetxu Rojo. Y, zas, se la saca de la calva, Toquero.

Se trata de aquel delantero que Joaqu√≠n Caparr√≥s rescat√≥ de la segunda B y de quien los comentaristas de guardia se re√≠an porque llevaba el n√ļmero 2 en la camiseta. Qu√© numero m√°s feo para un atacante, llegaron a decir.

Como Toquero siga as√≠, el 2 se va a generalizar c√≥mo n√ļmero de delantero. Ya lo ver√°n.

Toquero, el tipo que corre como un calvo para poder vivir como un melenudo

Ayer se celebr√≥ el D√≠a de la Mujer Trabajadora. Ya saben, la mujer trabajadora es como Toquero, pero con m√°s pelo. Realiza las mismas funciones que sus compa√Īeros, es eficaz, se puede confiar en ella‚Ķpero cobra menos. Esa es la gran cuesti√≥n a√ļn.

Nos seguimos desayunando con la foto de Kathryn Bigelow en las portada de todos los peri√≥dicos. La pel√≠cula que ella ha dirigido se ha llevado todos los premios gordos en los √ďscar. Su exmarido James C√°meron, tambi√©n conocido como C√°meron de la Isla por su afici√≥n a dar el cante, se ha empacado los √ďscar t√©cnicos por ‚ÄúAvatar‚ÄĚ. Ahora bien, no pregunten a nadie cu√°nto cobr√≥ C√°meron de la Isla por su trabajo y cu√°nto Kathryn por el suyo.

‚ÄúEn tierra hostil‚ÄĚ, as√≠ es como estamos todas las mujeres trabajadoras a fin de mes. Y Toquero. El delantero gazteiztarra hizo este fin de semana lo de siempre: correr como un calvo para poder vivir como un¬† melenudo, si me permiten la variante a la famosa frase de Samuel Etoo. Adem√°s de eso, meti√≥ dos goles en el primer tiempo de un Athl√©tic-Vall√°dolid que naci√≥ fiambre. Los de pucela salieron al c√©sped como si la hierba bilba√≠na fueran cuchillas de afeitar. A los de Caparr√≥s les bast√≥ con empujar y ser serios den defensa para fundir a los del Estadio de la Pulmonia, que manifiestan una bronquitis clasificatoria preocupante.

Toquero, instantes depués de haber recogido un brazo del césped

Toquero, instantes depués de haber recogido un brazo del césped

Los de On√©simo, redondo, redondo en lo f√≠sico, mostraron menos argumento que ‚ÄúAvatar‚ÄĚ. Tiraron el partido al bajarse del autob√ļs.

Por cierto, los que est√°n en el mundo de Pandora, conectados con la madre eterna del f√ļtbol y las esencias del balompi√© a trav√©s de la melena de Guti, son los del Real Madrid. Los blancos han logrado encaramarse al liderato de la primera divisi√≥n despu√©s de haber frito a pelotazos a Palop y los postes de su porter√≠a. Guti fue el artificiero perfecto en la ‚ÄúTierra hostil‚ÄĚ en la que el Sevilla hab√≠a convertido su √°rea. Cuando no se le cruzan los cables, el centrocampista zurdo que llegar√° a abuelo con fama de ni√Īo terrible, sabe desarmar bombas defensivas. Lo hizo en compa√Ī√≠a de otro aventado del bal√≥n: Rafael Van der Vart.

Una hora antes, el Barcelona se hab√≠a atrancado ante el modesto Almer√≠a de Juan Malillo. Los gigantes Na-Vi azul‚Ķgranas se van achicando. Tanto que Guardiola fue expulsado por algo ins√≥lito: acercarse al micr√≥fono que lleva el cuarto √°rbitro en el pecho y emplearlo para trasladarle sus opiniones al √°rbitro principal. Eso sin soltar antes un: ‚Äú¬Ņmesescucha bien?‚ÄĚ. Tuvo mala suerte Guardiola. En la jornada anterior no le hubiera pasado nada si le hubiera tocado Perez Burrull. A este le fallaba el pinganillo. Pero el s√°bado, el s√°bado funcionaba.

En fin, la cosa se aprieta. Por cierto, les recuerdo que ma√Īana tambi√©n es el d√≠a de la mujer trabajadora. Y pasado y al otro‚ĶTodos. Lo que espero es que pronto se instaure el D√≠a Internacional de la Mujer Cobradora.