Las golosas recetas que esconden los cuentos tradicionales

Este álbum de gran formato ofrece nueve historias vestidas con el ropaje natural de las flores, las frutas y los árboles, cuyos aromas y colores hacen de cada una de esas historias un manojo de sensaciones. Y así, con aroma de manzana nos  reencontramos a Blancanieves  en un relato de una bióloga naturalista que ya antes había participado en el álbum sobre la historia de los alimentos, publicado en esta misma colección, o en la del joven que tenía que encontrar la manzana más perfecta. Eso dará pie a una pequeña lección sobre la biodiversidad y, para los más golosos, el libro ofrece la receta de las Manzanas de la madrastra, bañadas en un almíbar de azúcar y vino caramelizado. Y en torno al cuento de los Tres cerditos, el álbum nos explica cómo fabricar  casas en los árboles resistentes a las amenazas de cualquier lobo. Y con Hansel y Gretel, asoman inevitablemente los dulces de chocolate. Y en torno a Cenicienta,  calabacines rellenos. O una lámpara maravillosa con el aceite de Morgiana

Una manera sorprendente de acercarnos a los tradicionales cuentos de hadas de los Grimm, Perrault, Mme. Villeneuve  o de Las mil y una noches, recreadas por  alimentos publicado en esta misma editorial. Enriquecen los textos de Aina S. Erice las imágenes del ilustrador gallego Jacobo Muñiz, tan apasionado por el mudo natural como la autora. Y juntos  han compuesto un hermoso libro en el que entretejen, como la niña que procura un uso y una madeja de lino a su abuela en el cuento de Los hilos de la Bella Durmiente, un sugestivo tapiz literario y de curiosidades.

Seve Calleja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *