Archivo de la categoría: francia

La √ļltima entrega de novedades de junio de 2019

DANILO KIS

La buhardilla      (ACANTILADO)  107 páginas

Danilo Kis (Sub√≥tica, 1935 ‚Äď Par√≠s, 1989) fue un gran narrador y ensayista serbio que muri√≥ demasiado joven y que vivi√≥ los √ļltimos a√Īos de su vida autoexiliado en Francia, acosado por los intelectuales afectos al r√©gimen yugoslavo. Algunos de sus libros forman parte de la historia de la literatura europea de la segunda parte del siglo XX como las novelas Una tumba para Boris Davidovich y Enciclopedia de los muertos y el ensayo Lecci√≥n de anatom√≠a donde refutaba una a una las infamias que se hab√≠an lanzado contra √©l. La editorial Acantilado, que est√° reeditando su obra, rescata ahora el primer libro que Kis public√≥ en 1962. La buhardilla, que lleva el subt√≠tulo de Poema sat√≠rico, cuenta la historia de un joven idealista llamado Orfeo que vive en una buhardilla rodeado de libros con su √ļnico amigo, un hombre c√≠nico y desencantado. Queriendo encontrar a su Eur√≠dice, el protagonista comenzar√° un viaje inici√°tico que lo llevar√° abandonar la buhardilla y explorar el mundo. ‚ÄúLa verdad est√° ah√≠ fuera‚ÄĚ.

CLARA DUPONT-MONOD

Leonor de Aquitania      (CIRCE)  206 páginas

Bas√°ndose en rigurosos datos hist√≥ricos, la periodista francesa Clara Dupont-Monod (Par√≠s, 1973) ha escrito una absorbente novela en la que nos cuenta la vida de la legendaria reina Leonor de Aquitania, que alcanz√≥ en el siglo XII un poder pocas veces logrado por una mujer. Fue reina de Francia tras casarse a los diecis√©is a√Īos con Luis VII con el que particip√≥ en la Segunda Cruzada, una aventura que acab√≥ rompiendo su matrimonio. Tras ser anulado √©ste, se cas√≥ a los treinta a√Īos con el rey de Inglaterra Enrique II. La suma de sus posesiones convirti√≥ al nuevo reino en uno de los m√°s importantes de Europa. Leonor am√≥ y odi√≥ con locura a su nuevo esposo, hasta el punto de que convenci√≥ a tres de sus hijos varones para que derrocaran a su padre. Entre ellos se encontraba el futuro rey de Inglaterra Ricardo Coraz√≥n de Le√≥n. El desaf√≠o la llev√≥ a ser encarcelada durante diecis√©is a√Īos, hasta que Enrique muri√≥. La novela cuenta su historia a partir de las voces de los que la rodeaban. Una delicia.

THOMAS TRYON     

El otro          (IMPEDIMENTA)  351 páginas

Mucha gente conoce esta novela por la versi√≥n cinematogr√°fica q¬†¬†¬†¬†¬†¬† ue dirigi√≥ en 1972 Robert Mulligan, una novela que anim√≥ a Stephen King a convertirse en escritor. Su autor el estadounidense Thomas Tryon (1926-1991) fue un actor que lleg√≥ a trabajar con Otto Preminger y George Cukor, y que estuvo nominado a un Globo de Oro en 1963 por El cardenal, que decepcionado con la interpretaci√≥n comenz√≥ a escribir novelas de horror y de misterio. En 1972 con El otro se convirti√≥ en una estrella medi√°tica. La novela transcurre en el verano de 1935 en un buc√≥lico pueblo de Nueva Inglaterra. All√≠ viven dos hermanos gemelos, el sarc√°stico e introvertido Holland, al que todos consideran una mala influencia, y el agradable y generoso Niles, al que todos adoran. A su alrededor comienzan a morir personas en extra√Īas circunstancias. Lo que la gente no sabe es que ambos viven inmersos en un extra√Īo juego telep√°tico que les ense√Ī√≥ su abuela rusa. Y parece que se les est√° yendo de las manos. Aterradora.

MIKAEL NIEMI

Cocinar un oso      (SEIX BARRAL)  511 páginas

Hace casi veinte a√Īos el escritor sueco Mikael Niemi (Pajala, 1959) se dio a conocer en todo el mundo con Un rock‚Äôn‚Äôroll en el √Ārtico, una novela que narraba el paso hacia la madurez, en los 60, de un ni√Īo. Era el tiempo en el que los suecos comenzaron a entrar en la modernidad y en la riqueza, en el estado del bienestar. Una historia tierna, deliciosa y dolorosa sobre un grupo de amigos que quer√≠a montar un grupo de rock‚Äôn‚Äôroll. Dos d√©cadas despu√©s el √©xito ha vuelto a sonre√≠r a Niemi con una novela negra que algunos han comparado con El nombre de la rosa. Estamos en 1852, en el profundo norte sueco. Una chica ha desaparecido y poco despu√©s es encontrada muerta. Todo parece indicar que ha sido atacada por un oso. Pero el pastor Lars Levi Laestadius y su joven ayudante Jussi no parecen convencidos. Cuando otra joven es atacada, sus sospechas de que hay un asesino se confirman. Una entretenida novela que recupera la figura del pastor que luch√≥ por dar voz a la maltratada minor√≠a sami.

ANDREA VALD√ČS

Distraídos venceremos         (JEKYLL & JILL)  186 páginas

Andrea Valdés (Barcelona, 1979) es licenciada en Ciencias Políticas y, hasta hace poco, era librera. Suele colaborar con artistas, es coautora de una obra de teatro, Astronaut, y ha publicado artículos en El País, La Vanguardia, Les Inrockuptibles o Contexto (CTXT). Distraídos venceremos, que tiene como subtítulo Usos y derivas en la escritura autobiográfica, es su primer ensayo. En él se acerca a fórmulas poco habituales del género que se ha dado en llamar de escritura autobiográfica. Hay desde declaraciones juradas a un inventario de cicatrices, pasando por un poema terminal, un prólogo que no sale, una performance o un encargo fallido. Sus autores escribieron en condiciones extremas y desafiando la noción clásica de la autoría. En el fondo la autora nos alerta de que hay otras formas de lectura de textos que nos interpelan.

El tocho. Los no lugares del francés Marc Augé

‚ÄúEl lugar y el no lugar son m√°s bien polaridades falsas: el primero no queda nunca completamente borrado, y el segundo no se cumple nunca totalmente: son palimpsestos donde se inscribe sin cesar el juego intrincado de la identidad y la relaci√≥n. Pero los no lugares son la medida de la √©poca, medida cuantificable y que se podr√≠a tomar adicionando, despu√©s de hacer algunas conversiones entre superficie, volumen y distancia, las v√≠as a√©reas, ferroviarias, las autopistas y los habit√°culos m√≥viles llamados ‚Äúmedios de transporte‚ÄĚ (aviones, trenes, autom√≥viles), los aeropuertos y las estaciones ferroviarias, las grandes cadenas hoteleras, los parques de recreo, los supermercados, la cadena compleja, en fin, de las redes de cables o sin hilos que movilizan el espacio extraterrestre a los fines de una comunicaci√≥n tan extra√Īa que a menudo no pone en contacto al individuo m√°s que con otra imagen de s√≠ mismo‚ÄĚ.

Este es un párrafo de Los no lugares. Espacios del anonimato, de Marc Augé. Publicado en 1992, este breve pero revelador ensayo, intenta realizar, tal y como indica el subtítulo, Una antropología de la sobremodernidad. Expresión esta que le sirve al autor, el antropólogo francés Marc Augé, para caracterizar nuestra época y de paso, polemizar con otros pensadores, como el sociólogo Lipovetski y su hipermodernidad, o el filósofo Lyotard y sus acólitos, que establecieron, con mucha fortuna, el discurso de la posmodernidad.

Para Aug√© el problema de nuestra sociedad es que est√° basada en el exceso, que est√° sobre-dimensionada (de ah√≠ el concepto de sobremodernidad) en tres aspectos fundamentales: en el tiempo, con la superabundancia de acontecimientos noticiosos diarios, que nos impulsan a vivir en un tiempo acelerado, una especie de presente continuo; en el espacio cada vez m√°s amplio, recorrido por los individuos merced a la proliferaci√≥n de viajes intercontinentales (aunque correlativa y parad√≥jicamente el planeta parezca cada vez m√°s achicado); y por √ļltimo, en la esfera m√°s √≠ntima, la del yo, objeto continuo de todo tipo de referencias individualizadas.

A esta sociedad sobremoderna le corresponde una nueva concepci√≥n del lugar. Los lugares antropol√≥gicos, tradicionalmente, se caracterizaban por ser fijos y estables, generadores de identidad y de relaciones culturales. En nuestra sociedad esa concepci√≥n cambia y se generan¬† no lugares, espacios utilizados por los individuos meramente como lugares de tr√°nsito, aeropuertos, autopistas, supermercados, hospitales, donde solo se establecen relaciones ef√≠meras y provisionales, y en los que las personas se sienten ajenas, desvinculadas del entorno. ‚ÄúEn el an√≥nimato del no lugar es donde se experimenta solitariamente la comunidad de los destinos humanos‚ÄĚ, nos dice Marc Aug√©. Pero tambi√©n nos recuerda que fen√≥menos como el retorno de los nacionalismos son, en primer lugar, un rechazo del orden colectivo, y que los individuos pueden adoptar ante esta sociedad diferentes actitudes: la huida, el miedo, la intensidad de la experiencia o la rebeli√≥n contra los valores establecidos.

Como ven, en este l√ļcido ensayo no solo se diagnostican los males de nuestra cultura, sino que tambi√©n se apuntan posibles respuestas. Eso lo convierte en un libro valiente y necesario: Los no lugares de Marc Aug√©, en editorial Gedisa.

Javier Aspiazu

El comictario. El borracho infame de Olivier Schrauwen

Beber hasta emborracharse, echar unas risas, dormir la mona y, al despertar, aprovecharse de alguien, incluso matarle, para seguir bebiendo y divirtiéndose. Esto es lo que hace el protagonista de Guy, retrato de un bebedor, impactante cómic con guión de los franceses Ruppert y Mulot y dibujos del belga Olivier Schrauwen, uno de los autores europeos más destacados de la actualidad. Alejado de estilos y escuelas habituales, Olivier Schrauwen posee un trazo de líneas a veces claras, a veces abigarradas, en blanco y negro o en color, y sus personajes, sobre todo los secundarios, carecen de rostro en muchas ocasiones. Esa falta de expresión, de ojos y nariz, es sustituida por el agujero negro de la boca que grita y por el escorzo del cuerpo al bailar, correr o retorcerse en la agonía.

Conocido sobre todo por los c√≥mics sobre su abuelo, Ars√©ne Schrauwen, que vivi√≥ los √ļltimos tiempos del imperio colonial belga, Olivier Schrauwenaborda en esta obra el tema de la pirater√≠a, pero desde el lado m√°s vil y menos rom√°ntico posible. El protagonista es Guy, un borracho malo como la peste que vaga por las calles de una ciudad europea en el siglo XVIII en busca de algo de dinero para seguir bebiendo. Guy canturrea, pide limosna y se la gasta en la taberna. Por un momento nos hace hasta gracia, pero todo se funde en negro cuando nuestro borrach√≠n saca la navaja y mata a un caballero para robarle la bolsa. Muerte cruel, sin piedad, y as√≠ el asesino puede seguir tragando ron. En las siguientes p√°ginas Guy aparece enrolado en un barco, el buque sufre el ataque de los piratas y nuestro borracho asesino cambia de bando sin remilgos, porque su √ļnica patria es la botella. A la sombra de la bandera negra, Guy luce su talante abyecto y traicionero, consigue sobrevivir a duras experiencias y vuelve a la civilizaci√≥n a seguir con su bestial y mort√≠fera carrera.

Ruppert y Mulot escriben la historia de un hombre rastrero, sin moral ni valores, y el dibujo cortante y efectista de Olivier Schrauwen hace el resto, dando forma no solo a las andanzas de Guy, sino también a sus alucinaciones fruto del alcohol, seres fantasmales que aportan al relato su dolorido testimonio. Hace tiempo que el cómic explora nuevas vías, y Schrauwen es uno de los que más las transitan. La excusa perfecta para acercarse a este autor belga tan brillante como peculiar es la obra que hoy nos ocupa, Guy, retrato de un bebedor, publicada con la calidad que acostumbra por la editorial riojana Fulgencio Pimentel. Nos os la perdáis.

I√Īaki Calvo

La novela japonesa del francés Jean-Marc Ceci

Hace unos a√Īos se pusieron de moda las novelas m√≠nimas, elegantes y resultonas. Novelas que como Seda de Alessandro Baricco tocaron la fibra sensible de un lector √°vido de historias de amor sencillas, emocionantes y ligeramente tr√°gicas. Eran novelas breves que adem√°s ten√≠an la capacidad de contraponer las est√©ticas y formas de vida de Oriente y Occidente. De cuando en cuando aparece en nuestras librer√≠as una novela de estas caracter√≠sticas que obtiene un triunfo inesperado. Es lo que ha sucedido con El se√Īor Origami, una novela del franc√©s de origen italiano Jean-Marc Ceci, que ha ganado en Francia el Premio Edm√©e de La Rochefoucauld y en Italia el Premio Murat, adem√°s de haberse convertido en un peque√Īo best-seller.

La novela cuenta la historia del maestro Kurogiku que a los veinte a√Īos de edad se enamor√≥ en su Jap√≥n natal de una joven italiana desconocida a la que vio pasar fugazmente. Dispuesto a encontrar a su ‚Äúamada‚ÄĚ, la Signorina Chao, se traslad√≥ hasta Italia y se instal√≥ en una casa ruinosa de la Toscana. All√≠ se le empez√≥ a conocer como el se√Īor Origami. Durante cuarenta a√Īos el maestro se dedicar√° a hacer washi, papel artesanal, y a confeccionar origamis, hermosas figuras surgidas al plegar ese papel. Kurogiku conseguir√° hacer las m√°s hermosas grullas que nadie haya podido contemplar. Al maestro, que no ha logrado encontrar a su ‚Äúamada‚ÄĚ, le ayudar√° una mujer llamada Elsa, que no sabemos muy bien si est√° enamorada de √©l.

Un d√≠a aparecer√° un joven relojero llamado Casparo que le pedir√° refugio. El joven est√° obsesionado con vivir una vida plena y con construir un reloj que contenga ‚Äútodas las medidas del tiempo‚ÄĚ. A este tr√≠o peculiar acabar√° uni√©ndose una gata llamada Ima. Mientras el maestro intenta encontrar la iluminaci√≥n a trav√©s de la pr√°ctica del zen, meditando sobre el origen de todas las cosas, Casparo entrar√° en una espiral autodestructiva que le llevar√° al borde del suicidio. Solo la dedicaci√≥n del maestro, sus silencios y su ejemplo vital, le har√°n volver a la senda de la b√ļsqueda del tiempo.

Una historia sobre el amor y la muerte, sobre el deseo y la incomprensi√≥n del otro, sobre la b√ļsqueda de un sentido a lo que hacemos, sobre el inexorable paso del tiempo, y sobre la creencia de que tarde o temprano, en esta o en otras vidas se acabar√° cumpliendo nuestro destino. Una historia de silencios y de gestos. Una hermosa y minimalista historia.

Enrique Martín

El comictario. Las vacaciones de Prudhomme y Rabaté

Estando como estamos en pleno mes de mayo, muchas personas tienen ya la vista puesta en las vacaciones de verano. Como todos los a√Īos y, salvo excepciones de cartera boyante, seguiremos el ritual de buscar un destino bueno, bonito y barato para disfrutar de nuestro merecido descanso al sol y, preferentemente, en la costa. La playa, ese lugar que en el per√≠odo estival se llena de la m√°s variopinta colecci√≥n de seres humanos, ha sido argumento de novelas, pel√≠culas, teleseries y, por supuesto, tambi√©n c√≥mics. El √ļltimo, por ahora, nos llega de Francia, se titula ¬°Vivan las vacas! y lleva la firma de dos reconocidos autores galos, David Prudhomme y Pascal Rabat√©, que ya han colaborado anteriormente en obras de √©xito como La virgen de pl√°stico.

En esta ocasi√≥n, Prudhomme y Rabat√© echan mano de la sencilla realidad, con todo lo que eso supone. Hacen de las vi√Īetas una c√°mara que va tomando im√°genes por una playa en pleno verano y el resultado es un jocoso documental porque, reconozc√°moslo, verano y playa son un c√≥ctel explosivo en lo que al teatro humano se refiere. Por el escenario de arena, toallas y sombrillas desfilan sin problemas ni inhibiciones todo tipo de hombres, mujeres y ni√Īos, parejas, matrimonios, personas solitarias, exhibicionistas, ancianos, nudistas, gays, y en ese microcosmos de la playa suceden cosas de manera constante, cosas peque√Īas, cotidianas, pero que juntas forman un todo fascinante.

Prudhomme y Rabat√© siguen al mir√≥n que va de paseo playero con su perro, a los ni√Īos y ni√Īas que juegan en la arena y en el agua, al padre que intenta que todo sea m√°s m√°gico de lo que es en realidad, a la se√Īora harta de que su marido no le ayude, al lig√≥n de playa en busca de presas e, incluso, a los pintores que est√°n d√°ndole una capa de color a verjas y vallas y que se divierten viendo el espect√°culo que discurre ante sus ojos. Una obra coral sin superh√©roes, ni mundos al rev√©s, ni tesoros ocultos, ni misterios insondables, ni grandes batallas, ni gigantes ni dragones. Solo gente corriente disfrutando sus vacaciones, sus “vacas“, en la playa. Nada nuevo bajo el sol, es cierto, pero c√≥mo luce este c√≥mic gracias al buen hacer de dos autores que, seguro, han vivido en persona gloriosos d√≠as playeros y nos hacen recordar momentos que, m√°s o menos, todos y todas hemos pasado a la orilla de la mar.

El resultado es ¬°Vivan las vacas!, una de las sorpresas de este a√Īo, un c√≥mic refrescante y divertido, publicado en castellano, desde Granada, por Barbara Fiore Editora. No os lo perd√°is.

I√Īaki Calvo

√Čric Vuillard, aclarando la historia con el ensayo novelado

√Čric Vuillard es un escritor, cineasta y dramaturgo franc√©s, nacido en Lyon en 1968, que se ha hecho muy popular en su pa√≠s por sus peculiares adaptaciones noveladas de hechos hist√≥ricos relevantes y de otros, quiz√°s m√°s desconocidos, que han tenido sin embargo una incidencia en la Historia verdaderamente notable. Son libros, publicados en los √ļltimos diez a√Īos, tan interesantes como Conquistadores, La batalla de Occidente y Congo, no traducidos al castellano, y Tristeza de la tierra: una historia de Buffalo Bill y El orden del d√≠a, su gran √©xito internacional, Premio Goncourt 2017, que el a√Īo pasado se convirti√≥ en un peque√Īo fen√≥meno entre nosotros, y que narraba c√≥mo se asent√≥ Hitler en el poder en los a√Īos treinta del pasado siglo antes de que se iniciara la II Guerra Mundial. La novela hace especial incidencia en el papel de los grandes empresarios alemanes ‚Äďlos due√Īos de Opel, Krupp, Siemens, IG Farben, Bayer, Telefunken, Agfa y Varta– que se plegaron a Hitler y sus deseos para conseguir magros contratos con el nuevo r√©gimen que les hizo todav√≠a m√°s ricos. Otros dos apartados notables del libro son los que hacen referencia al papel pusil√°nime de los m√°s importantes l√≠deres pol√≠ticos europeos, que dejaron hacer a Hitler, y a la vergonzosa invasi√≥n y absorci√≥n de Austria al Tercer Reich.

Gracias al √©xito de El orden del d√≠a se publica ahora un libro anterior a √©ste, que apareci√≥ en Francia en 2016, se trata de 14 de julio, en el que se narra c√≥mo fue el levantamiento del pueblo de Par√≠s en esa fecha del a√Īo 1789 contra el poder del rey Luis XVI, que acab√≥ con la toma de La Bastilla, la prisi√≥n que personificaba todos los excesos del r√©gimen borb√≥nico. El libro quiere rendir un homenaje a todos esos ciudadanos an√≥nimos que sin ninguna gu√≠a, sin ning√ļn l√≠der pol√≠tico, ni siquiera los ilustrados que aparentemente estaban de su lado, se levantaron en armas hartos de la subida de los precios indiscriminada (sobre todo del pan), de la bajada de los salarios, de la p√©rdida de puestos de trabajo y del hambre que provoc√≥ miles de muertos. El libro nos cuenta c√≥mo se desarrollaron esas 24 horas, desde la noche del d√≠a 13 de julio hasta la noche del 14. Mientras el pueblo se muere de hambre en Versalles se dilapida el erario p√ļblico, que no se tiene, en fiestas y org√≠as, que dejan al estado franc√©s al borde de la quiebra.

Fueron unos d√≠as de intenso calor, que exacerb√≥ m√°s los √°nimos. Fueron d√≠as en los que el pueblo se hart√≥ y comenz√≥ a asaltar tiendas¬† y cuarteles en busca de armas con las que atacar al poder. Y los parisinos ‚Äďj√≥venes, viejos, mujeres, de todos los oficios, de todas las procedencias y lenguas- se dirigieron a La Bastilla. El pueblo rug√≠a, y los dirigentes de la ciudad quisieron negociar. Los recibieron a pedradas, los echaron del lugar, los humillaron y se rieron de ellos. Hab√≠a peque√Īos l√≠deres que duraban un minuto al frente de la Revoluci√≥n, h√©roes an√≥nimos: alguien que lanzaba un grito, alguien que se lanzaba contra la puerta de la prisi√≥n, alguien que disparaba el primer tiro, alguien que cruzaba el patio interior, alguien que result√≥ herido, alguien que muri√≥‚Ķ Hay momentos para las risas, y para las imprecaciones, y para la congoja, y para la felicidad. Hay momentos para los vivos y para los muertos. Y hay finalmente, cuando cae La Bastilla, momentos para el jolgorio y la fiesta.

Vuillard logra lo que pretendía, que entendamos que la Revolución Francesa, fue un triunfo del pueblo, quizás uno de los primeros en la época moderna de la Humanidad. Luego pasó, lo que pasó, que los burgueses se hicieron con la Revolución y que el pueblo quedó de nuevo postergado, aunque algunas de las cosas conseguidas llegaran hasta nuestros días, convertidas eso sí en lo que hoy se conocen como democracias liberal-burguesas. Un pero pondría yo al notable libro de Vuillard, su exceso a la hora de colocarnos nombres propios por todas partes, que tienen un objetivo claro, poner nombre y apellidos a los olvidados de la Historia, pero que lastran la lectura por momentos. En todo caso bienvenidos sean los ensayos novelados sobre la Historia de Vuillard. Nos hacen comprender mejor nuestro pasado.

Enrique Martín

El comictario. El traidor personal de Pierre Alary

El asesinato hace dos semanas de la periodista Lyra McKee en la ciudad norirlandesa de Derry, asumido como un error por el grupo denominado Nuevo IRA, ha vuelto a poner en primer plano el conflicto de Irlanda del Norte, cerrado hist√≥ricamente con los “Acuerdos de Viernes Santo” de 1998 y la elecci√≥n del primer gobierno aut√≥nomo compartido entre los unionistas y el Sinn Fein en el a√Īo 2007. Todo muy emblem√°tico y rodeado de gran ceremonia, pero lo cierto es que, doce a√Īos despu√©s, en Irlanda del Norte sigue habiendo personas que no aceptan el proceso de paz y, aunque cuentan con el rechazo de la mayor√≠a, han vuelto a derramar sangre solicitando despu√©s un perd√≥n tan cruel como in√ļtil.

Este tenso escenario hace más que recomendable la lectura de un cómic que sorprende por su mensaje sincero y profundo. Se titula Mi traidor y está basado en la novela homónima del escritor francés Sorj Chalandon, un hombre que hizo suya la causa norirlandesa y sufrió la mayor decepción de su vida al descubrir que su gran amigo y mentor, el dirigente del IRA Denis Donaldson, era un infiltrado de la inteligencia británica. Un hecho histórico que tuvo gran repercusión y que supuso un auténtico shock emocional para Sorj Chalandon. Cuatro meses después de su confesión, Denis Donaldson fue asesinado. Sabía lo que le esperaba, pero prefirió quedarse y morir en tierra irlandesa.

Atormentado por el enga√Īo de su gran amigo, Chalandon decide exorcizar sus demonios con la novela titulada Mi traidor, publicada en 2007 y ganadora de varios premios literarios. El autor cuenta los hechos pero cambia los nombres. √Čl se convierte en Antoine, un luthier parisino convertido a la causa irlandesa, y Tyrone Meehan es su amigo y dirigente del IRA. Tras el √©xito de la novela lleg√≥ su adaptaci√≥n al teatro, y ahora le toca el turno a su versi√≥n en c√≥mic a cargo de Pierre Alary, autor franc√©s que nos ha hecho disfrutar con la serie de aventuras Silas Corey y que, en esta ocasi√≥n, se implica hasta las cachas para trasladar la gran carga emocional de esta historia de amor, violencia y traici√≥n. ¬ŅPor qu√©? ¬ŅQu√© le pas√≥ al h√©roe irland√©s para convertirse en traidor?

Son preguntas que plantea esta historia y que se quedan en el aire. Sorj Chalandon esper√≥ hasta 2011 para dar las respuestas en otra novela, Regreso a Killybegs, que profundiza en la vida y motivos de su amigo irland√©s. Ignoro si se adaptar√° tambi√©n al c√≥mic pero, mientras tanto, la novela gr√°fica Mi traidor, publicada en castellano por la editorial Dibbuks, es de lectura obligada y uno de los t√≠tulos imprescindibles de este a√Īo. No os lo perd√°is.

I√Īaki Calvo

Philippe Claudel agita nuestro cómodo sillón

Philippe Claudel es ese autor que escribe novelas peque√Īas sobre cuestiones grandes. Buscar al culpable de un asesinato en medio de una masacre generalizada como las guerras mundiales, tal y como dej√≥ escrito en Almas grises y en El informe de Brodeck, las kafkianas circunstancias que se dan en el mundo que hemos creado supuestamente para crecer como especie, tal y como cuenta en La investigaci√≥n, las tradiciones que se reclaman respetables, pero ocultan el miedo al cambio de la humanidad, en este caso en las islas C√©lebres, donde se sit√ļa Bajo el √°rbol de los Toraya, la intolerancia y la inhumanidad que acechan en esa Europa indeterminada que recorren los inmigrantes de La nieta del se√Īor Linh. A ese caso y a ese espacio, vuelve en El archipi√©lago del perro, un lugar inventado, supongo, situado en alg√ļn punto del Mediterr√°neo, tal que Lampedusa pongamos, donde un d√≠a aparecen tres cad√°veres de subsaharianos, creando una enorme conmoci√≥n a un peque√Īo grupo de lugare√Īos, a los que conocemos por sus ocupaciones: el alcalde, el m√©dico, el maestro, el cura, artima√Īa que Claudel ya ha utilizado en otras novelas.

Hay pues problemas porque los intereses de ese pueblo amenazado por un volc√°n y que espera que se instale en √©l un balneario que d√© prosperidad a la localidad, tienen que cargar con esos cad√°veres. La historia ya ha sido contada en otras ocasiones, en Un enemigo del pueblo o Tibur√≥n, por poner dos ejemplos. Lo que hace Claudel, para darle su toque, es lo habitual en √©l, es decir poner a los personajes ante sus contradicciones y tratar de solucionar el asunto apelando a severas cuestiones morales, como por ejemplo al mal menor. Pero los apa√Īos nunca acaban bien y las cosas se complican. No les vamos a contar nada m√°s porque el lector tiene sus derechos, pero si les diremos que no hay nada nuevo en este libro para un lector de Claudel, salvo el reencuentro con un viejo amigo, pero hay una monta√Īa de sugerencias para aquellos que nunca se hayan atrevido a leerlo.

Y seguramente de empe√Īos como este saldr√°n legiones de admiradores de la literatura de este hombre que, sinceramente, no sabemos de d√≥nde saca tanto tiempo porque no ha llegado a los sesenta a√Īos y ya tiene una largu√≠sima producci√≥n de libros de narrativa, principalmente novelas, pero tambi√©n algunos vol√ļmenes de relatos hasta llegar casi a la veintena, la direcci√≥n de cinco pel√≠culas, y las innumerables clases dadas en liceos, universidades y lugares ex√≥ticos como c√°rceles e instituciones especiales.

Habrán descubierto ya que Claudel no es un autor complaciente, que leer sus novelas incomoda porque nos pone ante nuestra incompetencia para asumir algunas cosas, porque nos hace removernos inquietos ante nuestra vida, esa con la que hemos hecho un pacto y con la que no queremos más confrontaciones. Philippe Claudel nos molesta porque esos personajes somos nosotros y, aunque luego nos vayamos de fiesta, no conseguimos olvidarle, ni a él, ni a su obra. No cometan el error de ignorarle.

Félix Linares

La √ļltima entrega de novedades de abril de 2019

ALICE MUNRO

¬ŅQui√©n te crees que eres?¬†¬†¬†¬† (LUMEN)¬† 308 p√°ginas

La canadiense Alice Munro (Wingham. Ontario, 1931), aparte de ser Premio Nobel de Literatura desde 2013, es una escritora fenomenal, sobre todo de relatos. Gran parte de su obra se ha traducido al castellano, obra que incluye los vol√ļmenes de cuentos La vida de las mujeres, Demasiada felicidad y Mi vida querida. En ¬ŅQui√©n te crees que eres? se recogen diez relatos, in√©ditos en castellano, que se publicaron originalmente en 1977 y 1978. Son cuentos que se podr√≠a decir que esconden una novela porque todos ellos est√°n protagonizados por dos mujeres en el filo de la cuarentena: la pragm√°tica, desconfiada y a veces un tanto vulgar Flo, y su hijastra, Rose, una chica torpe y t√≠mida pero cuya ambici√≥n la empuja a dejar atr√°s sus ra√≠ces y emprender su propio camino. Vistazos en la vida de dos mujeres cuyas trayectorias se entrecruzan. Nadie escribe sobre la vida de las mujeres como Alice Munro.

PIERRE LEMAITRE

Los colores del incendio    (SALAMANDRA)  427 páginas

Pierre Lemaitre (Par√≠s, 1951) es un grande de las letras francesas. Hasta hace poco le consideraban ‚Äútan solo‚ÄĚ un buen escritor de novelas negras. Lo que era cierto. Solo la tetralog√≠a protagonizada por el ‚Äúpeque√Īo‚ÄĚ comisario Camille Verhoeven, que se inici√≥ con Ir√®ne, ser√≠a suficiente para que pasara a la historia del g√©nero. Pero un d√≠a Lemaitre se cabre√≥ y se propuso demostrar que pod√≠a escribir ‚Äúalta literatura‚ÄĚ y public√≥ Nos vemos all√° arriba, una extraordinaria novela sobre las consecuencias de la I Guerra Mundial que le sirvi√≥ para ganar el Goncourt y para callar muchas bocas. Y le ha cogido tanto gusto al asunto que ha decidido escribir una continuaci√≥n de aquella novela. Los colores del incendio est√° ambientada entre 1927 y 1933 y sigue las peripecias de la familia P√©ricourt, concretamente las historias de los que quedan vivos. La gran protagonista es Madeleine, la hija del patriarca, que de la noche a la ma√Īana se ve al frente de un ingente patrimonio acosado por todas partes. Gran Lemaitre.

MICHELA MURGIA

Instrucciones para convertirse en fascista  

(SEIX BARRAL)  146 páginas

Este es un libro muy curioso, una novela disfrazada de manual para fascistas. La italiana Michela Murgia (Cabras, Cerde√Īa, 1972), autora de novelas y ensayos tan prestigiosos como La acabadora, activista de izquierdas y defensora de los refugiados que llegan a las costas italianas, decidi√≥ que hab√≠a que plantar cara a las ideas fascistas que se han apoderado de su pa√≠s y hacerlo a trav√©s del humor. Y se invita un ‚Äúintelectual‚ÄĚ fascista que invita a los dem√≥cratas de toda la vida a pasarse al fascismo, porque la democracia est√° trasnochada y no resuelve los problemas de la gente, y porque el fascismo es ‚Äúun sistema mejor engrasado para garantizar que un estado funcione de manera √≥ptima, con menos coste y de forma eficiente‚ÄĚ. Un sistema que siempre funciona, porque siempre act√ļa, ‚Äúen caso de duda, atiza‚ÄĚ. Incluso al final del texto hay un ‚Äúfascist√≥metro‚ÄĚ que te indica que eres m√°s fascista de lo que te crees. Genial.

MAZEN MAAROUF

Chistes para milicianos     (ALIANZA)  166 páginas

Mazen Maarouf (Beirut, 1978) es un escritor liban√©s de origen palestino, que vive entre Reikiavik y Beirut y que escribe en √°rabe. Fue profesor de F√≠sica y Qu√≠mica antes de dedicarse a la escritura, el periodismo y la traducci√≥n. Chistes para milicianos es una colecci√≥n de relatos en la tradici√≥n del israel√≠ Etgar Keret (vida cotidiana con el infierno de la guerra y el conflicto de fondo) que ha sido galardonado con el Premio Almultaqa, el Booker √°rabe, y traducido a diez idiomas. Son historias bastante surrealistas que narran historias de la vida en zonas de guerra, desde la perspectiva ‚Äďno siempre inocente- de un ni√Īo con la imaginaci√≥n desbocada. Historias que hablan de sexo, muerte y de la importancia del arte de saber convertir la vida en un chiste. Historias inesperadas e inolvidables contadas por una voz refrescante que borra las fronteras entre la realidad y la fantas√≠a.

SERGIO GREGORI MARUG√ĀN

Tomar partido    (TXALAPARTA)  579 páginas

Ahora que vivimos inmersos en un largo tiempo electoral se agradecen libros como √©ste del periodista, productor audiovisual y documentalista Sergio Gregori Marug√°n, nacido en Valladolid, pero criado en Alicante. Un tipo que ha dirigido un documental sobre la situaci√≥n en Cuba y otro sobre Rusia y que desde muy joven se dedic√≥ a reflexionar sobre nuestro mundo desde el periodismo. Subtitulado Conversaciones con la izquierda transformadora, Sergio Gregori Marug√°n se ha dedicado durante cinco a√Īos, desde 2014 hasta nuestros d√≠as, a charlar con gentes que est√°n en la √≥rbita de la izquierda para hablar de todo: el 15M, el feminismo, Venezuela, Siria, medio ambiente, marxismo, m√ļsica, poder, disputas personales en la pol√≠tica‚Ķ Entre los entrevistados, gente como Pablo Iglesias, Willy Toledo, I√Īigo Errej√≥n, Julio Anguita, Ismael Serrano, Sabino Cuadra, Lucio Urtubia, Lidia Falc√≥n, El Gran Wyoming, Gata Cattana, Arnaldo Otegi o Gabriel Rufi√°n. Para escuchar y reflexionar.

El comictario. Negalyod o como Perriot resucita a Moebius

Hace siete a√Īos que nos dej√≥ el gran Jean Giraud, alias Gir, alias Moebius, uno de los genios indiscutibles de la historia del c√≥mic. El Teniente Blueberry, El Garaje Herm√©tico, El Incal, su incursi√≥n en el mundo de los superh√©roes con Estela Plateada, un sinn√ļmero de obras maestras que quedaron para la posteridad. En Francia, pa√≠s natal de Moebius, esperaban desde hace siete a√Īos al sucesor del genio, y quiz√° sea por eso que en el pa√≠s vecino haya tenido tanta repercusi√≥n el c√≥mic que hoy nos ocupa, Negalyod, una f√°bula futurista postapocal√≠ptica con gui√≥n y dibujo de Vincent Perriot, un autor que hab√≠a ofrecido destellos en sus primeras obras pero que, con 35 a√Īos reci√©n cumplidos, ha evolucionado hasta postularse como digno heredero de Moebius. Veremos si es su estilo definitivo, pero las planchas que ha dibujado para Negalyod despiertan casi la misma emoci√≥n que sent√≠amos al leer un c√≥mic del maestro fallecido.

Sin explicaciones, que poca falta hacen, Vincent Perriot nos lleva a un futuro en el que el mundo es un gran desierto y el agua un aut√©ntico tesoro, controlado por una poderosa entidad llamada La Red. En este mundo futuro vuelve a haber dinosaurios, y cuidar un reba√Īo de estos animales es la labor del protagonista de la historia, Jarri, un joven pastor que tiene el don de entender lo que le dicen las bestias. Jarri vive feliz haciendo su trabajo hasta que un d√≠a un artefacto que tiene como misi√≥n provocar la lluvia mata con sus radiaciones a todo su reba√Īo. Jarri viaja hasta la gran ciudad en busca de justicia, y all√≠ contacta con la resistencia, un grupo que quiere acabar con el tir√°nico poder que ejerce La Red.

Vale, de acuerdo, un mundo postapocal√≠ptico, falta de agua, un r√©gimen desp√≥tico, la resistencia, un h√©roe a la fuerza; dir√©is que esto ya lo hab√©is visto o le√≠do antes, y no os falta raz√≥n pero, como siempre digo en estos casos, lo importante de una historia es que est√© bien contada y, si es c√≥mic, bien dibujada, y las dos condiciones se cumplen con creces en Negalyod. El gui√≥n discurre con fluidez, apoyado en las magn√≠ficas ilustraciones de Vincent Perriot con dinosaurios, paisajes des√©rticos, ciudades flotantes, naves voladoras y un color sobresaliente obra de Florence Breton que, ¬°oh, casualidad!, era la colorista habitual de los √°lbumes de Moebius. ¬ŅSe puede pedir m√°s? Quiz√° en el futuro s√≠ pero, de momento, solo queda disfrutar de Negalyod, un integral de 200 espl√©ndidas p√°ginas publicado en castellano por Norma Editorial. No os lo perd√°is.

I√Īaki Calvo