Archivo de la categoría: francia

Philippe Lançon o cómo sobrevivir al horror

Este libro del periodista y crítico francés Philippe Lançon te agarra el corazón desde las primeras páginas y no deja de estrujártelo hasta el final. En medio hay mucho dolor (físico y mental), mucho miedo, mucha desesperación, momentos de euforia, momentos de depresión, instantes de cordura, instantes de locura, esperanza en el sur humano, desesperanza por la Humanidad… El libro arranca con una destrucción desoladora y termina con otra en la distancia. El autor quiere creer que somos gente civilizada, pero a veces la realidad lo hace complicado, muy complicado.

Este libro cuenta como Philippe Lan√ßon sobrevivi√≥ al terrible atentado contra la revista sat√≠rica Charlie Hebdo, de la que era colaborador, el 7 de enero de 2015. Sobrevivi√≥ casi sin esperanzas, porque los atacantes islamistas le dispararon varias veces, la √ļltima un tiro de gracia que le destroz√≥ la cara, la mand√≠bula. El atentado acab√≥ con la vida de doce personas y dej√≥ heridas a otras once. Las heridas m√°s graves fueron las de Lan√ßon. El primer cap√≠tulo cuenta c√≥mo fue el d√≠a anterior al atentado. Un d√≠a normal en la vida del autor. Fue al teatro a ver Noche de reyes, para hacer una cr√≠tica despu√©s. Pens√≥ en Bagdad, antes de los bombardeos, donde fue corresponsal, y en el √ļltimo libro de Houllebecq, aquel que narraba la llegada a la presidencia de la rep√ļblica francesa de un musulm√°n moderado. El siguiente cap√≠tulo es otro d√≠a normal. Lan√ßon ha decidido pasar por la revista Charlie Hebdo y despu√©s por la redacci√≥n del peri√≥dico Liberation, donde tambi√©n colaboraba. En la revista hay risas. Se celebra la reuni√≥n semana. Todos hacen chistes y la mayor√≠a se divierte. Alguno reprocha la acidez de algunas de las gracietas. Pero la cosa no va a m√°s. Y tras terminar la reuni√≥n Lan√ßon se queda charlando con algunos de sus compa√Īeros. Y se oyen unos ruidos. Y alguien dice: ‚ÄúYa est√°n los gamberros de siempre con sus petardos‚ÄĚ. Pero Lan√ßon, que ha sido corresponsal de guerra, piensa: ‚ÄúEsos no son petardos, son disparos de un arma autom√°tica‚ÄĚ. Y cuando se vuelve ve a los dos terroristas disparando y rematando a sus amigos y compa√Īeros.

Y a partir de aqu√≠ el viacrucis. Las primeras horas en el hospital, las enso√Īaciones; los primeros d√≠as, las visitas emocionadas; las primeras operaciones, las anestesias, los despertares; las plegarias, convertidas en el primer art√≠culo del retorno; los pol√≠ticos que pasan por la sala del hospital; los polic√≠as a la puerta que se van turnando; sus padres, su hermano, su novia chilena que vive en Nueva York, su ex mujer cubana; las enfermeras, los m√©dicos y Chlo√©, la cirujana que le acabar√° devolviendo un rostro. Y repasar una vida, al cambiarse de casa para ir a otra m√°s protegida (los “animales” pueden querer rematarle): fotograf√≠as, cartas, gentes, recuerdos de Cuba y otros pa√≠ses. Y por fin la operaci√≥n definitiva, el colgajo que haya que construir para recuperar la mand√≠bula perdida, el labio perdido, la mejilla perdida. Un colgajo realizado con carne y huesos de otra parte del cuerpo. Y en medio Proust, y Kafka, y Mann, y Bach‚Ķ sin los que hubiera sido imposible continuar viviendo: la cultura como dique contra la ignominia, contra el dolor y a favor de la esperanza.

El colgajo es un libro maravillosamente escrito, de una sinceridad abrumadora, insultantemente abrumadora, desgarrador, en el que su autor se abre en canal, sin ocultar nada, o pr√°cticamente nada, sobre lo que sinti√≥ en las diferentes fases de su reconstrucci√≥n como ser humano. Dec√≠amos que el libro se abre con un atentado y termina con otro, el de la sala Batacl√°n de Paris. Una vuelta a empezar. No estamos a salvo, pero debemos seguir viviendo y agarrarnos a todo aquello que nos hace humanos: el amor, la amistad, la risa, la cultura, la discusi√≥n civilizada. Y la escritura, seguir escribiendo, seguir contando, transmitiendo verdad o por lo menos ‚Äúsensaci√≥n de verdad‚ÄĚ y ‚Äúsentimiento de libertad‚ÄĚ. No dejemos que el dolor se transforme en inquina, viene a decir Lan√ßon, porque la inquina destroza los corazones. Una lecci√≥n de vida, a pesar de todo.

Enrique Martín

El comictario. El primer hombre, de Camus a Ferrandez

Ha sido uno de mis lecturas favoritas este verano, la adaptaci√≥n al c√≥mic de El primer hombre, la novela p√≥stuma e inacabada del Premio Nobel de Literatura, Albert Camus. Un texto maldito aparecido en un malet√≠n de cuero entre los restos del coche que se estrell√≥ contra un √°rbol el 4 de enero de 1960, y en el que murieron el propio Albert Camus y su editor Michel Gallimard. 144 p√°ginas manuscritas, con letra peque√Īa y abigarrada que, bajo el t√≠tulo de El primer hombre, dibujaban un impresionante fresco sobre la vida y muerte de los franceses emigrados y nacidos en Argelia. Una obra llena de fuerza y pasi√≥n, un desesperado intento por recuperar las sensaciones de la infancia vivida en Argelia, la colonia francesa, un pa√≠s que fue promesa y esperanza para decenas de miles de personas que no ten√≠an nada, que lucharon en tierra extra√Īa por labrarse un futuro y que, al final, tuvieron que abandonar tras una brutal guerra y el obligado proceso de descolonizaci√≥n. De hecho, el conflicto argelino se prolong√≥ hasta la independencia del pa√≠s en 1962, y el libro p√≥stumo de Camus, aparecido en un momento cr√≠tico, no vio la luz hasta tres d√©cadas despu√©s, en 1994.

Albert Camus, nacido en Argelia, sent√≠a y amaba esa tierra y aceptaba su independencia, aunque siempre rechaz√≥ los medios violentos. El primer hombre est√° protagonizado por Jacques Cormery, alter ego de Camus, un ni√Īo vital e inteligente a la sombra de su abuela dominante y su madre, una bella mujer, con problemas de audici√≥n y viuda joven cuyo marido muri√≥ en la Primera Guerra Mundial. Con el vago recuerdo de ese padre que se fue cuando √©l era todav√≠a un beb√©, Jacques crece entre los ruidos, aromas y colores de Argel y sus playas mediterr√°neas. Sufre y asume las dificultades econ√≥micas de su familia y mantiene una f√©rrea disposici√≥n a aprender y salir de esa pobreza cotidiana. La obra de Albert Camus es un canto a Argelia, un homenaje a un pa√≠s y a unas gentes a los que la Historia oblig√≥ a separar sus caminos y a mirarse como enemigos. Escuchamos y vemos a Jacques Cormery ni√Īo y adulto, juntos en el pasado y el presente, unidos por la idea de una vida mejor y por la obligaci√≥n de convertirse en ese “primer hombre” de las familias pobres que consigue llegar a la ansiada meta.

Y quién mejor para contarlo que Jacques Ferrandez, reconocido dibujante nacido en Argelia, profundo conocedor de ese país y que también ha adaptado al cómic la obra cumbre de Albert Camus, El Extranjero. Un binomio perfecto de cómic y literatura, El primer hombre, publicado en castellano por Alianza Editorial. No os lo perdáis.

I√Īaki Calvo

La √ļltima entrega de novedades de septiembre de 2019

ALICE ZENITER

El arte de perder      (SALAMANDRA)  427 páginas

Alice Zeniter (Clamart, 1986) es una novelista y dramaturga francesa que se dio a conocer con una novela sorprendente, Deux moins un √©gal z√©ro, cuando solo ten√≠a diecis√©is a√Īos. Luego llegaron dos novelas m√°s, algunas obras de teatro y guiones para el cine. Hace dos a√Īos public√≥ El arte de perder que ha vendido en Francia medio mill√≥n de ejemplares y cuyos derechos se han comprado para m√°s de una docena de idiomas. En esta novela, que ha ganado un mont√≥n de premios, evoca la memoria de tres generaciones de una misma familia con el fondo de la guerra y la descolonizaci√≥n de Argelia. Na√Įma es una joven francesa que trabaja en una galer√≠a de arte parisina. Para ella Argelia es tan solo una postal, el pa√≠s del que proceden su padre y sus abuelos. Cuando en Francia se desata el debate sobre la inmigraci√≥n y el racismo Na√Įma comienza a preguntar, pero solo obtiene el silencio. Hay mucho dolor en su familia. Interesante novela.

MELANIA G. MAZZUCCO

Estoy contigo       (ANAGRAMA)  279 páginas

Nos gusta Melania G. Mazzucco (Roma, 1966), una de las escritoras m√°s excitantes y comprometidas de la literatura italiana. Tiene algunas novelas fant√°sticas: Vita, Ella, tan amada, Un d√≠a perfecto √≥ Limbo. Su anterior trabajo Eres como eres caus√≥ una gran pol√©mica en su pa√≠s, aunque en realidad la causaron grupos ultraconservadores y hom√≥fobos. Y es que la historia hablaba de la relaci√≥n de una chica con sus dos padres homosexuales, que la tuvieron gracias a una madre de alquiler. Ahora en su √ļltimo libro, Estoy contigo, se adentra en la realidad para conformar una novela sorprendente y que desnuda a la sociedad actual. La autora se encontr√≥ un d√≠a g√©lido de enero de 2013 a una mujer negra deambulando por la Estaci√≥n Termini de Roma. No hablaba italiano, buscaba comida en las papeleras y lloraba. Y se interes√≥ por ella y su historia, una historia de violencia, represi√≥n, hu√≠da y desamparo. Una historia de estos tiempos crueles. Duro, piadoso, necesario libro.

MIKEL ANTZA

En pa√≠s extra√Īo¬†¬†¬† (TXALAPARTA)¬† 305 p√°ginas

Mikel Albisu (Donostia, 1961), Mikel Antza, fue dirigente de ETA. Antes de entrar en la organizaci√≥n fue cr√≠tico de teatro, dramaturgo y narrador. En la c√°rcel, entre otras cosas, escribi√≥ y public√≥ un libro de poes√≠a, Ametsak ere zain, y tres obras en prosa, Ospitalekoak, Bakarmortuko kronikak y Atzarri, en 2012, libro que se publica ahora en castellano. Es una novela que se basa en las propias experiencias del autor y que protagoniza un escritor brillante¬† que tras ayudar a huir a dos presos de la c√°rcel (en la realidad Joseba Sarrionandia e I√Īaki Pikabea, con la colaboraci√≥n de Imanol) se exili√≥ y acab√≥ militando en ETA. El protagonista reflexiona en una celda de castigo sobre su condici√≥n presente de encarcelado, sobre su incierto futuro y sobre el exilio que se nos presenta como un destierro interior m√°s que geogr√°fico, mientras va desgranando los episodios de su vida. Una iluminaci√≥n.

MARY BETH KEANE

La cocinera irlandesa   (HARPER COLLINS)  413 páginas

Casi todo el mundo conoce la historia de Mary la Tifoidea o Mar√≠a Tifoidea. Fue la primera persona que se identific√≥ en el mundo como portadora de la fiebre tifoidea, estando sana y sin ella saberlo. En realidad se llamaba Mary Nallon, hab√≠a nacido en Irlanda en 1869 y con quince a√Īos emigr√≥ a Nueva York para conquistar su sue√Īo de ser cocinera. Lo consigui√≥ y se convirti√≥ en una gran chef por la que la aristocracia neoyorquina se peleaba. Lleg√≥ a infectar, sin ser consciente de ello, a trav√©s de sus manos y en varias casas y restaurantes a 53 personas, de las cuales tres fallecieron. Fue puesta en cuarentena en dos ocasiones por las autoridades sanitarias estadounidenses, y muri√≥ en 1938 despu√©s de casi tres d√©cadas encerrada en una cuarentena total. Ahora la escritora estadounidense Mary Beth Keane, una autora de gran talento, ha decidido novelar su vida. Y lo ha hecho genial: una tragedia moderna.

AGUSTIN COMOTTO

El peso de las estrellas     (RAYO VERDE)  373 páginas

Agust√≠n Comotto es un escritor e ilustrador argentino que ha alcanzado fama en todo el mundo por libros ilustrados tan estupendos como Siete millones de escarabajos y El Comelibros. Hace un tiempo se encontr√≥ con la vida del anarquista menorqu√≠n Octavio Alberola (Alaior, 1928) y qued√≥ fascinado. Alberola tiene ahora 91 a√Īos y vive en Francia, en Perpi√Ī√°n. Pertenece a una generaci√≥n de luchadores que vivi√≥ los acontecimientos del siglo XX de manera directa: la guerra, la dictadura, el exilio, la precariedad de la clandestinidad, las luchas internas dentro del anarquismo de la posguerra y las grandes luchas sociales alrededor del mundo. Incluso particip√≥ en varios intentos de atentado a Franco. Conoci√≥ a gente como el Che Guevara, Federica Montseny, F√©lix Guattari, Daniel Cohn-Bendit o R√©gis Debray. Comotto recoge su pensamiento y su vida y reflexiona sobre la legitimidad de la violencia y sobre la viabilidad de la revoluci√≥n. Un libro sobre la vida, la √©tica y todo lo dem√°s.

El tocho. Los tristes trópicos de Lévi-Strauss

‚ÄúMi carrera se resolvi√≥ un domingo de oto√Īo de 1934, a las nueve de la ma√Īana, con una llamada telef√≥nica. Era Celestin Bougl√©, en ese entonces director de la Escuela Normal Superior. Desde hac√≠a algunos a√Īos me dispensaba una benevolencia un poco lejana y reticente… porque‚Ķ no pertenec√≠a a su equipo, por el cual experimentaba sentimientos muy exclusivos. Sin duda, no pudo hacer una elecci√≥n mejor pues me pregunt√≥ bruscamente: ‚Äú¬ŅSiempre tiene el deseo de practicar etnograf√≠a?‚ÄĚ ‚ÄúDesde luego‚ÄĚ. ‚ÄúEntonces presente su candidatura en la universidad de Sao Paulo. Los suburbios est√°n llenos de indios y usted les podr√° consagrar los fines de semana. Pero es necesario que de su respuesta definitiva… antes del mediod√≠a‚ÄĚ.

As√≠ comienza el cap√≠tulo V de Tristes tr√≥picos, de Claude L√©vi-Strauss. Entre la multitud de vol√ļmenes dedicados por los antrop√≥logos a narrar sus exploraciones y trabajos de campo, destaca con justicia este libro magn√≠fico del creador de la Antropolog√≠a Estructural, Levi-Strauss, uno de los mayores y m√°s influyentes sabios del siglo XX.

Al inicio de su madurez, en 1955, el autor se deja llevar caprichosamente por sus recuerdos, para recrear sus primeros grandes viajes veinte a√Īos atr√°s. El resultado es Tristes tr√≥picos, un libro complejo y fascinante, de estilo desigual, a veces escrito en tono de gran estilista, otras de r√°pido cronista de campa√Īa, como si el autor estuviera todav√≠a ante la hoguera de su campamento de etn√≥logo en el Mato Grosso. En cualquier caso, su discurso, pre√Īado de datos y vivencias, es siempre fluido, ponderado, interesante, y por momentos, apasionante.

L√©vi-Strauss transmite no solo su reflexi√≥n intelectual manifestando, en un p√°rrafo c√©lebre, su deuda con el marxismo, el psicoan√°lisis y la geolog√≠a. Tambi√©n, y al hilo de su estancia en el Brasil, nos narra su aventurado periplo como expedicionario, llevado al l√≠mite de la enfermedad y el extrav√≠o. El etn√≥logo veintea√Īero y apasionado, consigue tras casi tres a√Īos de campa√Īas, describir mejor que nadie la cultura de los caduveos, bororos y nanbikwaras, en un Matto Grosso cada vez m√°s intrincado e inaccesible.

Entonces llega su momento de gloria, so√Īado por todo etn√≥logo, al entrar en contacto con una tribu desconocida: los mund√©. Pero esto ocurre en el momento m√°s inoportuno, con buena parte de su equipo, incluida su mujer, atacado por enfermedades tropicales, y lo que es a√ļn peor, sin que nadie pueda ejercer de int√©rprete ante una tribu todav√≠a sin contactar, cuyo idioma resulta desconocido. Los datos recabados son exiguos. La gloria del etn√≥logo apenas dura una semana.

Junto a esta dolorosa decepción, verdadero clímax narrativo de la obra, Tristes trópicos nos ofrece la reflexión más profunda que se haya escrito sobre las condiciones y los objetivos de la antropología.

Y una revisi√≥n cr√≠tica de la cultura humana en su conjunto, con hip√≥tesis sumamente reveladoras, sobre la invenci√≥n de la escritura como instrumento de poder, sobre la degeneraci√≥n de las religiones, cada vez m√°s belicosas, o sobre la condici√≥n mort√≠fera de la civilizaci√≥n occidental que acaba con todas las culturas con las que entra en contacto. De ah√≠ la necesaria tristeza del antrop√≥logo, testigo de la paulatina desaparici√≥n de los pueblos que describe. Una obra maestra que exigir√≠a m√ļltiples relecturas.

Tristes trópicos de Claude Lévi-Strauss, en editorial Paidós.

Javier Aspiazu

El comictario. Las desventuras bélicas de Tardi padre

Este a√Īo se ha cumplido el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial y tambi√©n el 80 aniversario del comienzo de la Segunda, la mayor matanza en la historia de la Humanidad. Ambos conflictos han dado lugar a libros, pel√≠culas, series de televisi√≥n y, por supuesto, c√≥mics. En el tema b√©lico, sobre todo la Primera Gran Guerra, el autor de referencia es el franc√©s Jacques Tardi, uno de los grandes dibujantes europeos y creador de varias obras maestras en torno a la terrible “guerra de trincheras“. Pero en el a√Īo 2013 Tardi cambi√≥ de √©poca y dio inicio a un proyecto muy personal relacionado con la Segunda Guerra Mundial. La nueva serie se titulaba Yo, Ren√© Tardi. Prisionero de guerra en Stalag II B, la narraci√≥n en vi√Īetas de la odisea vivida por el padre del dibujante durante el conflicto b√©lico, basada en los recuerdos, anotaciones y dibujos de su progenitor.

El primer volumen narraba la captura y cautiverio del soldado Ren√© Tardi en un campo de concentraci√≥n alem√°n. Fue herido y hecho prisionero en 1940, s√≥lo doce d√≠as despu√©s del inicio de la invasi√≥n nazi de Francia, y esa sensaci√≥n de derrota humillante le acompa√Ī√≥ el resto de su vida. En el segundo volumen, titulado Mi regreso a Francia, asistimos sobrecogidos a la marcha por una Europa destruida del soldado Ren√© Tardi y otros prisioneros liberados con rumbo a Francia. Cuatro meses de caminata infernal e innumerables penalidades hasta el reencuentro con su familia. Y este a√Īo, por fin, se ha publicado el tercer y √ļltimo volumen de esta magna obra. Se titula Despu√©s de la guerra, y de nuevo nos encoge el coraz√≥n la historia de un hombre que lucha contra sus fantasmas y que, de manera sorprendente, se reengancha una y otra vez durante nueve a√Īos en el ej√©rcito franc√©s.

No le gusta la guerra, no le gustan las armas, pero quiere demostrarse a s√≠ mismo que no es un simple soldado vencido, y tiene ocasi√≥n incluso de experimentar una especie de revancha cuando es destinado durante varios meses a Alemania. La vuelta a casa, la familia, los traumas de la guerra; Jacques Tardi ha dedicado esfuerzo y talento a raudales para contarnos esta historia en la que √©l mismo se incluye, apareciendo como un ni√Īo que habla constantemente con su padre. Un relato sincero y desgarrador que constituye uno de los mejores c√≥mics realizados en Europa en los √ļltimos a√Īos, un monumental manifiesto contra la sinraz√≥n de la guerra. Yo, Ren√© Tardi. Prisionero de guerra en Stalag II B, publicado en castellano por Norma Editorial. No os lo perd√°is.

I√Īaki Calvo

La √ļltima entrega de novedades de junio de 2019

DANILO KIS

La buhardilla      (ACANTILADO)  107 páginas

Danilo Kis (Sub√≥tica, 1935 ‚Äď Par√≠s, 1989) fue un gran narrador y ensayista serbio que muri√≥ demasiado joven y que vivi√≥ los √ļltimos a√Īos de su vida autoexiliado en Francia, acosado por los intelectuales afectos al r√©gimen yugoslavo. Algunos de sus libros forman parte de la historia de la literatura europea de la segunda parte del siglo XX como las novelas Una tumba para Boris Davidovich y Enciclopedia de los muertos y el ensayo Lecci√≥n de anatom√≠a donde refutaba una a una las infamias que se hab√≠an lanzado contra √©l. La editorial Acantilado, que est√° reeditando su obra, rescata ahora el primer libro que Kis public√≥ en 1962. La buhardilla, que lleva el subt√≠tulo de Poema sat√≠rico, cuenta la historia de un joven idealista llamado Orfeo que vive en una buhardilla rodeado de libros con su √ļnico amigo, un hombre c√≠nico y desencantado. Queriendo encontrar a su Eur√≠dice, el protagonista comenzar√° un viaje inici√°tico que lo llevar√° abandonar la buhardilla y explorar el mundo. ‚ÄúLa verdad est√° ah√≠ fuera‚ÄĚ.

CLARA DUPONT-MONOD

Leonor de Aquitania      (CIRCE)  206 páginas

Bas√°ndose en rigurosos datos hist√≥ricos, la periodista francesa Clara Dupont-Monod (Par√≠s, 1973) ha escrito una absorbente novela en la que nos cuenta la vida de la legendaria reina Leonor de Aquitania, que alcanz√≥ en el siglo XII un poder pocas veces logrado por una mujer. Fue reina de Francia tras casarse a los diecis√©is a√Īos con Luis VII con el que particip√≥ en la Segunda Cruzada, una aventura que acab√≥ rompiendo su matrimonio. Tras ser anulado √©ste, se cas√≥ a los treinta a√Īos con el rey de Inglaterra Enrique II. La suma de sus posesiones convirti√≥ al nuevo reino en uno de los m√°s importantes de Europa. Leonor am√≥ y odi√≥ con locura a su nuevo esposo, hasta el punto de que convenci√≥ a tres de sus hijos varones para que derrocaran a su padre. Entre ellos se encontraba el futuro rey de Inglaterra Ricardo Coraz√≥n de Le√≥n. El desaf√≠o la llev√≥ a ser encarcelada durante diecis√©is a√Īos, hasta que Enrique muri√≥. La novela cuenta su historia a partir de las voces de los que la rodeaban. Una delicia.

THOMAS TRYON     

El otro          (IMPEDIMENTA)  351 páginas

Mucha gente conoce esta novela por la versi√≥n cinematogr√°fica q¬†¬†¬†¬†¬†¬† ue dirigi√≥ en 1972 Robert Mulligan, una novela que anim√≥ a Stephen King a convertirse en escritor. Su autor el estadounidense Thomas Tryon (1926-1991) fue un actor que lleg√≥ a trabajar con Otto Preminger y George Cukor, y que estuvo nominado a un Globo de Oro en 1963 por El cardenal, que decepcionado con la interpretaci√≥n comenz√≥ a escribir novelas de horror y de misterio. En 1972 con El otro se convirti√≥ en una estrella medi√°tica. La novela transcurre en el verano de 1935 en un buc√≥lico pueblo de Nueva Inglaterra. All√≠ viven dos hermanos gemelos, el sarc√°stico e introvertido Holland, al que todos consideran una mala influencia, y el agradable y generoso Niles, al que todos adoran. A su alrededor comienzan a morir personas en extra√Īas circunstancias. Lo que la gente no sabe es que ambos viven inmersos en un extra√Īo juego telep√°tico que les ense√Ī√≥ su abuela rusa. Y parece que se les est√° yendo de las manos. Aterradora.

MIKAEL NIEMI

Cocinar un oso      (SEIX BARRAL)  511 páginas

Hace casi veinte a√Īos el escritor sueco Mikael Niemi (Pajala, 1959) se dio a conocer en todo el mundo con Un rock‚Äôn‚Äôroll en el √Ārtico, una novela que narraba el paso hacia la madurez, en los 60, de un ni√Īo. Era el tiempo en el que los suecos comenzaron a entrar en la modernidad y en la riqueza, en el estado del bienestar. Una historia tierna, deliciosa y dolorosa sobre un grupo de amigos que quer√≠a montar un grupo de rock‚Äôn‚Äôroll. Dos d√©cadas despu√©s el √©xito ha vuelto a sonre√≠r a Niemi con una novela negra que algunos han comparado con El nombre de la rosa. Estamos en 1852, en el profundo norte sueco. Una chica ha desaparecido y poco despu√©s es encontrada muerta. Todo parece indicar que ha sido atacada por un oso. Pero el pastor Lars Levi Laestadius y su joven ayudante Jussi no parecen convencidos. Cuando otra joven es atacada, sus sospechas de que hay un asesino se confirman. Una entretenida novela que recupera la figura del pastor que luch√≥ por dar voz a la maltratada minor√≠a sami.

ANDREA VALD√ČS

Distraídos venceremos         (JEKYLL & JILL)  186 páginas

Andrea Valdés (Barcelona, 1979) es licenciada en Ciencias Políticas y, hasta hace poco, era librera. Suele colaborar con artistas, es coautora de una obra de teatro, Astronaut, y ha publicado artículos en El País, La Vanguardia, Les Inrockuptibles o Contexto (CTXT). Distraídos venceremos, que tiene como subtítulo Usos y derivas en la escritura autobiográfica, es su primer ensayo. En él se acerca a fórmulas poco habituales del género que se ha dado en llamar de escritura autobiográfica. Hay desde declaraciones juradas a un inventario de cicatrices, pasando por un poema terminal, un prólogo que no sale, una performance o un encargo fallido. Sus autores escribieron en condiciones extremas y desafiando la noción clásica de la autoría. En el fondo la autora nos alerta de que hay otras formas de lectura de textos que nos interpelan.

El tocho. Los no lugares del francés Marc Augé

‚ÄúEl lugar y el no lugar son m√°s bien polaridades falsas: el primero no queda nunca completamente borrado, y el segundo no se cumple nunca totalmente: son palimpsestos donde se inscribe sin cesar el juego intrincado de la identidad y la relaci√≥n. Pero los no lugares son la medida de la √©poca, medida cuantificable y que se podr√≠a tomar adicionando, despu√©s de hacer algunas conversiones entre superficie, volumen y distancia, las v√≠as a√©reas, ferroviarias, las autopistas y los habit√°culos m√≥viles llamados ‚Äúmedios de transporte‚ÄĚ (aviones, trenes, autom√≥viles), los aeropuertos y las estaciones ferroviarias, las grandes cadenas hoteleras, los parques de recreo, los supermercados, la cadena compleja, en fin, de las redes de cables o sin hilos que movilizan el espacio extraterrestre a los fines de una comunicaci√≥n tan extra√Īa que a menudo no pone en contacto al individuo m√°s que con otra imagen de s√≠ mismo‚ÄĚ.

Este es un párrafo de Los no lugares. Espacios del anonimato, de Marc Augé. Publicado en 1992, este breve pero revelador ensayo, intenta realizar, tal y como indica el subtítulo, Una antropología de la sobremodernidad. Expresión esta que le sirve al autor, el antropólogo francés Marc Augé, para caracterizar nuestra época y de paso, polemizar con otros pensadores, como el sociólogo Lipovetski y su hipermodernidad, o el filósofo Lyotard y sus acólitos, que establecieron, con mucha fortuna, el discurso de la posmodernidad.

Para Aug√© el problema de nuestra sociedad es que est√° basada en el exceso, que est√° sobre-dimensionada (de ah√≠ el concepto de sobremodernidad) en tres aspectos fundamentales: en el tiempo, con la superabundancia de acontecimientos noticiosos diarios, que nos impulsan a vivir en un tiempo acelerado, una especie de presente continuo; en el espacio cada vez m√°s amplio, recorrido por los individuos merced a la proliferaci√≥n de viajes intercontinentales (aunque correlativa y parad√≥jicamente el planeta parezca cada vez m√°s achicado); y por √ļltimo, en la esfera m√°s √≠ntima, la del yo, objeto continuo de todo tipo de referencias individualizadas.

A esta sociedad sobremoderna le corresponde una nueva concepci√≥n del lugar. Los lugares antropol√≥gicos, tradicionalmente, se caracterizaban por ser fijos y estables, generadores de identidad y de relaciones culturales. En nuestra sociedad esa concepci√≥n cambia y se generan¬† no lugares, espacios utilizados por los individuos meramente como lugares de tr√°nsito, aeropuertos, autopistas, supermercados, hospitales, donde solo se establecen relaciones ef√≠meras y provisionales, y en los que las personas se sienten ajenas, desvinculadas del entorno. ‚ÄúEn el an√≥nimato del no lugar es donde se experimenta solitariamente la comunidad de los destinos humanos‚ÄĚ, nos dice Marc Aug√©. Pero tambi√©n nos recuerda que fen√≥menos como el retorno de los nacionalismos son, en primer lugar, un rechazo del orden colectivo, y que los individuos pueden adoptar ante esta sociedad diferentes actitudes: la huida, el miedo, la intensidad de la experiencia o la rebeli√≥n contra los valores establecidos.

Como ven, en este l√ļcido ensayo no solo se diagnostican los males de nuestra cultura, sino que tambi√©n se apuntan posibles respuestas. Eso lo convierte en un libro valiente y necesario: Los no lugares de Marc Aug√©, en editorial Gedisa.

Javier Aspiazu

El comictario. El borracho infame de Olivier Schrauwen

Beber hasta emborracharse, echar unas risas, dormir la mona y, al despertar, aprovecharse de alguien, incluso matarle, para seguir bebiendo y divirtiéndose. Esto es lo que hace el protagonista de Guy, retrato de un bebedor, impactante cómic con guión de los franceses Ruppert y Mulot y dibujos del belga Olivier Schrauwen, uno de los autores europeos más destacados de la actualidad. Alejado de estilos y escuelas habituales, Olivier Schrauwen posee un trazo de líneas a veces claras, a veces abigarradas, en blanco y negro o en color, y sus personajes, sobre todo los secundarios, carecen de rostro en muchas ocasiones. Esa falta de expresión, de ojos y nariz, es sustituida por el agujero negro de la boca que grita y por el escorzo del cuerpo al bailar, correr o retorcerse en la agonía.

Conocido sobre todo por los c√≥mics sobre su abuelo, Ars√©ne Schrauwen, que vivi√≥ los √ļltimos tiempos del imperio colonial belga, Olivier Schrauwenaborda en esta obra el tema de la pirater√≠a, pero desde el lado m√°s vil y menos rom√°ntico posible. El protagonista es Guy, un borracho malo como la peste que vaga por las calles de una ciudad europea en el siglo XVIII en busca de algo de dinero para seguir bebiendo. Guy canturrea, pide limosna y se la gasta en la taberna. Por un momento nos hace hasta gracia, pero todo se funde en negro cuando nuestro borrach√≠n saca la navaja y mata a un caballero para robarle la bolsa. Muerte cruel, sin piedad, y as√≠ el asesino puede seguir tragando ron. En las siguientes p√°ginas Guy aparece enrolado en un barco, el buque sufre el ataque de los piratas y nuestro borracho asesino cambia de bando sin remilgos, porque su √ļnica patria es la botella. A la sombra de la bandera negra, Guy luce su talante abyecto y traicionero, consigue sobrevivir a duras experiencias y vuelve a la civilizaci√≥n a seguir con su bestial y mort√≠fera carrera.

Ruppert y Mulot escriben la historia de un hombre rastrero, sin moral ni valores, y el dibujo cortante y efectista de Olivier Schrauwen hace el resto, dando forma no solo a las andanzas de Guy, sino también a sus alucinaciones fruto del alcohol, seres fantasmales que aportan al relato su dolorido testimonio. Hace tiempo que el cómic explora nuevas vías, y Schrauwen es uno de los que más las transitan. La excusa perfecta para acercarse a este autor belga tan brillante como peculiar es la obra que hoy nos ocupa, Guy, retrato de un bebedor, publicada con la calidad que acostumbra por la editorial riojana Fulgencio Pimentel. Nos os la perdáis.

I√Īaki Calvo

La novela japonesa del francés Jean-Marc Ceci

Hace unos a√Īos se pusieron de moda las novelas m√≠nimas, elegantes y resultonas. Novelas que como Seda de Alessandro Baricco tocaron la fibra sensible de un lector √°vido de historias de amor sencillas, emocionantes y ligeramente tr√°gicas. Eran novelas breves que adem√°s ten√≠an la capacidad de contraponer las est√©ticas y formas de vida de Oriente y Occidente. De cuando en cuando aparece en nuestras librer√≠as una novela de estas caracter√≠sticas que obtiene un triunfo inesperado. Es lo que ha sucedido con El se√Īor Origami, una novela del franc√©s de origen italiano Jean-Marc Ceci, que ha ganado en Francia el Premio Edm√©e de La Rochefoucauld y en Italia el Premio Murat, adem√°s de haberse convertido en un peque√Īo best-seller.

La novela cuenta la historia del maestro Kurogiku que a los veinte a√Īos de edad se enamor√≥ en su Jap√≥n natal de una joven italiana desconocida a la que vio pasar fugazmente. Dispuesto a encontrar a su ‚Äúamada‚ÄĚ, la Signorina Chao, se traslad√≥ hasta Italia y se instal√≥ en una casa ruinosa de la Toscana. All√≠ se le empez√≥ a conocer como el se√Īor Origami. Durante cuarenta a√Īos el maestro se dedicar√° a hacer washi, papel artesanal, y a confeccionar origamis, hermosas figuras surgidas al plegar ese papel. Kurogiku conseguir√° hacer las m√°s hermosas grullas que nadie haya podido contemplar. Al maestro, que no ha logrado encontrar a su ‚Äúamada‚ÄĚ, le ayudar√° una mujer llamada Elsa, que no sabemos muy bien si est√° enamorada de √©l.

Un d√≠a aparecer√° un joven relojero llamado Casparo que le pedir√° refugio. El joven est√° obsesionado con vivir una vida plena y con construir un reloj que contenga ‚Äútodas las medidas del tiempo‚ÄĚ. A este tr√≠o peculiar acabar√° uni√©ndose una gata llamada Ima. Mientras el maestro intenta encontrar la iluminaci√≥n a trav√©s de la pr√°ctica del zen, meditando sobre el origen de todas las cosas, Casparo entrar√° en una espiral autodestructiva que le llevar√° al borde del suicidio. Solo la dedicaci√≥n del maestro, sus silencios y su ejemplo vital, le har√°n volver a la senda de la b√ļsqueda del tiempo.

Una historia sobre el amor y la muerte, sobre el deseo y la incomprensi√≥n del otro, sobre la b√ļsqueda de un sentido a lo que hacemos, sobre el inexorable paso del tiempo, y sobre la creencia de que tarde o temprano, en esta o en otras vidas se acabar√° cumpliendo nuestro destino. Una historia de silencios y de gestos. Una hermosa y minimalista historia.

Enrique Martín

El comictario. Las vacaciones de Prudhomme y Rabaté

Estando como estamos en pleno mes de mayo, muchas personas tienen ya la vista puesta en las vacaciones de verano. Como todos los a√Īos y, salvo excepciones de cartera boyante, seguiremos el ritual de buscar un destino bueno, bonito y barato para disfrutar de nuestro merecido descanso al sol y, preferentemente, en la costa. La playa, ese lugar que en el per√≠odo estival se llena de la m√°s variopinta colecci√≥n de seres humanos, ha sido argumento de novelas, pel√≠culas, teleseries y, por supuesto, tambi√©n c√≥mics. El √ļltimo, por ahora, nos llega de Francia, se titula ¬°Vivan las vacas! y lleva la firma de dos reconocidos autores galos, David Prudhomme y Pascal Rabat√©, que ya han colaborado anteriormente en obras de √©xito como La virgen de pl√°stico.

En esta ocasi√≥n, Prudhomme y Rabat√© echan mano de la sencilla realidad, con todo lo que eso supone. Hacen de las vi√Īetas una c√°mara que va tomando im√°genes por una playa en pleno verano y el resultado es un jocoso documental porque, reconozc√°moslo, verano y playa son un c√≥ctel explosivo en lo que al teatro humano se refiere. Por el escenario de arena, toallas y sombrillas desfilan sin problemas ni inhibiciones todo tipo de hombres, mujeres y ni√Īos, parejas, matrimonios, personas solitarias, exhibicionistas, ancianos, nudistas, gays, y en ese microcosmos de la playa suceden cosas de manera constante, cosas peque√Īas, cotidianas, pero que juntas forman un todo fascinante.

Prudhomme y Rabat√© siguen al mir√≥n que va de paseo playero con su perro, a los ni√Īos y ni√Īas que juegan en la arena y en el agua, al padre que intenta que todo sea m√°s m√°gico de lo que es en realidad, a la se√Īora harta de que su marido no le ayude, al lig√≥n de playa en busca de presas e, incluso, a los pintores que est√°n d√°ndole una capa de color a verjas y vallas y que se divierten viendo el espect√°culo que discurre ante sus ojos. Una obra coral sin superh√©roes, ni mundos al rev√©s, ni tesoros ocultos, ni misterios insondables, ni grandes batallas, ni gigantes ni dragones. Solo gente corriente disfrutando sus vacaciones, sus “vacas“, en la playa. Nada nuevo bajo el sol, es cierto, pero c√≥mo luce este c√≥mic gracias al buen hacer de dos autores que, seguro, han vivido en persona gloriosos d√≠as playeros y nos hacen recordar momentos que, m√°s o menos, todos y todas hemos pasado a la orilla de la mar.

El resultado es ¬°Vivan las vacas!, una de las sorpresas de este a√Īo, un c√≥mic refrescante y divertido, publicado en castellano, desde Granada, por Barbara Fiore Editora. No os lo perd√°is.

I√Īaki Calvo