Archivo de la categoría: novela

Alberto Barrera Tyszka, el que escribe supernovelas

Una mujer ha muerto. Se ha suicidado. Su hijo, que vive lejos de la sociedad opresiva en la que ella trataba de sobrevivir, vuelve al hogar e intenta averiguar qué es lo que ha ocurrido. Todo parece bastante habitual dentro del thriller, que es el género en que portada, título y palabras en las cubiertas colocan a esta novela. Hay un tono reposado en la narración, poco habitual en este entorno. Hay una escritura un poco más cuidada de lo habitual en estas páginas. Es natural si tenemos en cuenta que el autor, Alberto Barrera Tyszka, es un reputado escritor venezolano, aunque reside desde hace mucho tiempo en México, que, entre otros logros, ha conseguido ganar el premio Herralde y el premio Tusquets, dos de los más prestigiosos en el campo de la literatura en castellano.

Ha escrito libros de todo tipo y hasta guiones de culebrones, ensayos, poes√≠a y cualquier cosa que necesite palabras para expresarse. Tambi√©n deja asomar la narraci√≥n ciertos aspectos futuristas, o creemos que son as√≠ m√°s por la costumbre que por certificaci√≥n del autor, al presentar una sociedad controlada por el Alto Mando que todo lo sabe, que todo lo ve, que todo controla en un pa√≠s que en ning√ļn momento se dice que sea Venezuela, pero que podr√≠a ser. Avanzando un poco m√°s, y tengo presente que estamos hablando de un thriller y que, en consecuencia, no es conveniente adelantar mucho, descubrimos que hay otra persona interesada en la muerta, una joven que quiere hacer un documental sobre mujeres suicidas y que viene a sumar aspectos humor√≠sticos y rom√°nticos a la narraci√≥n. Por un tiempo, por bastantes p√°ginas, el centro del relato lo ocupa esta historia de amor algo abrupta, desquiciante para el protagonista, que solo lo es a medias, divertida si entendemos la comedia como algo amargo y malintencionado.

Y as√≠ hasta llegar casi a la mitad de la novela donde la cosa se sit√ļa por fin en lo que el autor quiere contar, adquiere una velocidad de crucero verdaderamente r√°pida y se suceden los hechos, y las historias diferentes, con un ritmo que te deja sin respiraci√≥n. Hasta la √ļltima p√°gina est√°n pasando cosas, algunas sorprendentes, la mayor parte ingeniosas, casi todas diferentes. Mujeres que matan es la supernovela, la que te deja sorprendido, satisfecho, encantado con la decisi√≥n de leerla porque adem√°s del ritmo r√°pido, la acumulaci√≥n de peripecias, las satisfacciones propias del lector de thrillers colmadas, es una novela que reflexiona sobre muchas cuestiones pol√≠ticas, sociales, actuales. Lo mejor que he le√≠do en lo que llevamos de temporada.

Y ahora a buscar las novelas anteriores de Alberto Barrera Tyszka. ¬ŅPor qu√© descubrimos tan tarde a algunos fen√≥menos?

Félix Linares

Viajando al Nueva Orleans del Katrina con Dolores Redondo

La escritora guipuzcoana Dolores Redondo (Donostia, 1969) acaba de publicar en la editorial Destino la novela La cara norte del coraz√≥n. Redondo estudi√≥ derecho y restauraci√≥n gastron√≥mica y se dedic√≥ a distintos negocios, pero nunca olvid√≥ su pasi√≥n por la literatura. Escribi√≥ en sus comienzos muchos relatos cortos y cuentos infantiles e incluso una novela de corte autobiogr√°fico titulada Los privilegios del √°ngel. Pero todo cambi√≥ para ella cuando apareci√≥ hace seis a√Īos El guardi√°n invisible la primera novela de la Trilog√≠a del Bazt√°n en la que nos descubr√≠a a la inspectora Amaia Salazar y su tortuoso pasado. Y entonces fue la locura. Luego la locura se multiplic√≥ cuando gan√≥ el Planeta con Todo esto te dar√©. Dolores vuelve ahora a las librer√≠as, tres a√Īos despu√©s de ese premio, con una novela en la que recupera el pasado de Amaia Salazar. En La cara norte del coraz√≥n nos presenta a una joven y brillante subinspectora Salazar que antes de los sucesos del Bazt√°n, en agosto de 2005, se encuentra en Estados Unidos haciendo un curso en la Academia del FBI en Quantico, donde conoce al agente Aloisius Dupree y se enfrentar√° a un asesino en serie terror√≠fico que mata familias completas. Todo con el paisaje de fondo de Nueva Orleans y el hurac√°n Katrina. Con la autora hemos charlado. Pincha y disfruta.

Unai Elorriaga y su b√ļsqueda centroeuropea

Fue en 2014 cuando Unai Elorriaga public√≥ Iazko hezurrak, y ya ten√≠amos ganas de volver a disfrutar de su literatura, as√≠ que la aparici√≥n de Iturria nos ha alegrado, y mucho. Es un poco dif√≠cil definir este nuevo trabajo del algortarra, pero podr√≠amos decir que estamos ante una novela llena de cuentos. Ahora me explico: el protagonista de esta historia es Soro Barturen, un hombre de 79 a√Īos, que aunque no parece enfermo, va a morir pronto.¬† Barturen tiene mucho dinero en el bolsillo ‚Äďfue un ingeniero brillante- y mucho tiempo libre, y en esas circunstancias decide buscar a Pedro Iturria, quien fuera compa√Īero suyo de estudios en Inglaterra y a quien hace cincuenta a√Īos que no ve, pero encontrarle no va a ser cosa f√°cil.

Barturen sigue la pista de Iturria porque su antiguo amigo publica regularmente cuentos en distintas revistas europeas. Su hija, la de Barturen, localiza esas revistas y tambi√©n las distintas direcciones en las que reside, pero cuando llegan, ya se ha ido. En esa aventura le acompa√Īa un amigo de la infancia, de su misma edad, Erroman, que es el narrador de la historia, un narrador testigo de lo que acontece. Por tanto, en la novela nos encontramos el relato de lo que cuenta Erroman y, en cap√≠tulos alternos, los cuentos de Iturria.¬†La b√ļsqueda, que, en su √ļltimo tramo, el aqu√≠ relatado, les lleva por Checoslovaquia, Dinamarca, Polonia y Rusia, es obstinada y el propio Erroman se dice a veces que no sabe qu√© hace dando vueltas por Europa detr√°s de un tipo que no conoce, pero pronto se dice que Barturen tiene dinero y que conf√≠a en √©l. ‚ÄúZer da kordea gure edadean?‚ÄĚ, concluye.¬†Por otro lado, tampoco se explica qu√© es lo que empuja en esa b√ļsqueda a su amigo, quiz√° reencontrarse con el joven que fue, aunque sospecha que algo m√°s habr√° detr√°s de todo eso.

Pero volvamos a los cuentos. Localizan las revistas y buscan a traductores para, finalmente, poder leerlos en euskera. Barturen es un carlista convencido y cree que si los leen en castellano de nada habrán servido las guerras libradas. Una vez leídos organizan encuentros con expertos o con los propios traductores para analizar los relatos. Personalmente, esas conversaciones me han divertido mucho porque me parece que parodian la crítica literaria. Le dan mil vueltas a los elementos de los relatos y, a veces, da la sensación de que Barturen quiere explicar lo inexplicable. En sus enérgicos interrogatorios a los críticos que reclutan previo generosísimos pagos, se cuestiona la vigencia, profundidad y originalidad de los relatos, lo cual resulta también bastante gracioso.

En esos relatos, diferentes entre s√≠, por lo dem√°s, asoman caracter√≠sticas de la obra de¬† Elorriaga: son sugerentes, algo enigm√°ticos, y rozan lo fant√°stico. Hablan de casas habitadas por monstruos y broches malditos; de la obsesi√≥n de un hombre por situarse, en la calle, sobre la hierba, frente a la casa de su √ļnica t√≠a a√ļn viva; nos presenta ‚Äďen algo me ha recordado a Faulkner, autor admirado por Elorriaga– a una pareja que traslada en un coche f√ļnebre un ata√ļd lleno de abejas; o a una anciana con Alzheimer que recuerda la desaparici√≥n de su padre; o a un hombre que se niega, en circunstancias on√≠ricas, digamos, a abandonar su puesto de caza.

Hay que nombrar, siquiera de forma breve, a Eszter, una traductora argentina hija de b√ļlgaros, que les acompa√Īa a trav√©s de varios pa√≠ses; una joven que resulta especialmente agradable a Barturen, un √°vido lector, por cierto. Como dec√≠amos al principio, va a morir, pero rebosa energ√≠a y, es adem√°s un personaje de rasgos estrafalarios, que se coloca de marihuana, se desnuda en un aeropuerto o mete fuego a las s√°banas en un hotel. La pareja Barturen-Erroman, en sus aventuras por Europa, me han recordado un poco a Don Quijote y Sancho Panza.

De las tres partes cl√°sicas en las que se dividen las novelas ‚Äďplanteamiento, nudo y desenlace- yo dir√≠a que es al planteamiento al que saca chispas, a esos dos ancianos quijotescos recorriendo Europa, persiguiendo tambi√©n molinos (o fantasmas), envueltos en situaciones surrealistas. Entretenidos en esas peripecias alcanzaremos un desenlace con sorpresa incluida, que explica todo lo le√≠do anteriormente. Iturria es un homenaje a la literatura, poco solemne, eso s√≠, como deben ser los homenajes, y a la amistad. Os lo recomiendo.

Txani Rodríguez

Marian Izaguirre y el amor interclasista

La carrera de la bilba√≠na Marian Izaguirre es extensa. Autora de novelas como la exitosa La vida cuando era nuestra, traducida a diez idiomas, y reconocida con premios como el Andaluc√≠a de Novela o el Ateneo-Ciudad de Valladolid, regresa ahora a las librer√≠as con Despu√©s de muchos inviernos. Esta novela arranca con una escena en la que una mujer es asesinada. En un principio, no sabremos qui√©nes son esos personajes que aparecen en escena, pero pronto las piezas ir√°n encajando. Sin embargo, a pesar de lo dicho, no estamos ante una novela de intriga porque el nervio del libro no se encuentra en esa subtrama, que, en todo caso, s√≠ a√Īade inter√©s.

La novela arranca realmente un par de p√°ginas despu√©s, en el muelle de Arriluce, en el a√Īo 1959, y nos muestra el momento en el que se conocen los protagonistas de la historia:¬†Mart√≠n y Henar. Mart√≠n es el hijo √ļnico de una familia de clase obrera, con aspiraciones de escritor, y Henar pertenece a la burgues√≠a de la Margen Derecha. Ella se acerca a Mart√≠n, que est√° pescando en el muelle, le pide un cigarro, Mart√≠n le ofrece un Celtas y aunque ella fuma Chester, lo acepta. Y ah√≠, mientras encienden esos pitillos, prende el argumento de la novela. Mart√≠n se enamora en ese instante: ‚Äú(‚Ķ.) aquella naturalidad con la que me hablaba, que parece acortar la distancia entre ella y yo, la misma que hab√≠a entre un paquete de Chester y uno de Celtas‚ÄĚ. Henar, por su parte, tambi√©n decide apostar por Mart√≠n. Para vivir ese amor, acabar√°n escapando a Madrid, y ah√≠ reaparece un potente personaje secundario: Cecilia, una voluptuosa actriz, t√≠a de Henar con la que vivir√°n durante un tiempo. Las aspiraciones de Mart√≠n de convertirse en un escritor se ven frustradas, aunque trabajar√° como editor; y Henar, que siempre ha estado interesada en la moda, algo que pod√≠a parecer una frivolidad, demuestra tener talento como dise√Īadora y acaba dise√Īando el vestuario de grandes producciones de Hollywood. Todo podr√≠a ir bien, pero los secretos y las traiciones entran en la pareja, y la relaci√≥n se da√Īa.

No es este el final de la novela, ni mucho menos, pasan muchas m√°s cosas e irrumpen personajes que tendr√°n mucho peso. Pero, y este es uno de los aspectos m√°s interesantes del libro, conoceremos distintas versiones de esa misma relaci√≥n, que liga, de alguna manera, con el crimen que aparece en las primeras p√°ginas. Hay que destacar por tanto la pericia t√©cnica de Izaguirre que es capaz de pasar de un narrador en primera persona a otra y de dar constantes saltos en el tiempo sin que los lectores se pierdan en ning√ļn momento.

En esta novela de personajes, la recreaci√≥n de los ambientes es tambi√©n plausible: aparece la Bizkaia de los a√Īos 60, aparece el Madrid de las corralas, el Madrid de los cen√°culos art√≠sticos y el Madrid de aquel Caf√© Gij√≥n, donde un joven Fernando Fern√°n G√≥mez organiz√≥ un c√©lebre certamen literario; del mismo modo, aparece la luz de Creta, y el brillo de Los √Āngeles. Despu√©s de muchos inviernos, que recuerda c√≥mo las mujeres siempre deb√≠an estar tuteladas por un hombre, es la historia de un amor, de lo que fue, y de lo que qued√≥, y, sobre todo, de c√≥mo, a pesar de todos los pesares, permanece en el interior de los protagonistas.

Txani Rodríguez

Rosa Ribas o cómo investigar en familia

La escritora catalana Rosa Ribas (El Prat de Llobregat, Barcelona, 1963) acaba de publicar en la editorial Tusquets la novela Un asunto demasiado familiar. Ribas estudió Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona. Ha escrito, entre otras, las novelas: El pintor de Flandes, La detective miope, Miss Fifty y dos series policíacas, la protagonizada por la comisaria hispano-alemana Cornelia Weber-Tejedor (Entre dos aguas, Con anuncio, En caída libre y Si no, lo matamos) y la protagonizada por la periodista Ana Martí, cuyas novelas transcurren en pleno franquismo y que han sido escritas a cuatro manos con la alemana Sabine Hofmann (Don de lenguas, El gran frío y Azul marino), traducidas con gran éxito a distintos idiomas. Un asunto familiar inaugura una nueva saga protagonizada por la agencia de detectives de Mateo Hernández que tiene su sede en una céntrica calle del popular barrio barcelonés de Sant Andreu. Allí, junto a Mateo, trabajan sus hijos Marc y Amalia, y un asistente, Ayala, encargado de los trabajos más sucios. A veces, además, colabora de una forma peculiar Lola, la mujer de Mateo, cuyas intuiciones sobre los casos suelen ser desconcertantemente certeras. Hasta hace unos meses también formaba parte del equipo Nora, la hija mayor del matrimonio, pero en la actualidad se encuentra en paradero desconocido; una preocupación que está erosionando la convivencia de la familia… y de la empresa. Un día se presenta en las oficinas de la agencia Carlos Guzmán, un constructor muy poderoso, conocido y temido en el barrio a partes iguales. Guzmán encarga a Mateo que encuentre a su hijo, desaparecido desde hace días, y quién sabe si por culpa de los turbios negocios del padre. La investigación va a revelar los vínculos inesperados entre los personajes, los pasados compartidos y las historias secretas que arrastra cada clan… Y de esta forma, una desaparición nos llevará a otra. Con la autora hemos charlado. Pincha y disfruta de la conversación.

Sandra Labastie y la vida en el interior de una secta religiosa

Tximeleten eternitatea es la historia de una reclusi√≥n, una reclusi√≥n en r√©gimen de libertad. La narradora de esta historia es una adolescente de trece a√Īos. Vive con su familia, que regenta un peque√Īo hotel en un bonito pueblo de la costa de Francia; la joven va la escuela, pero no tiene apenas amigos. Hasta aqu√≠, podr√≠amos estar ante la biograf√≠a de muchos j√≥venes, pero su vida est√° condicionada por las creencias religiosas de sus padres: ellos pertenecen a una congregaci√≥n que cree en el inminente fin del mundo. Se trata de una especie de secta en la que est√° mal celebrar cualquier cosa, en la que pintar, por ejemplo, no est√° bien visto, y en la que las mujeres son seres de segunda categor√≠a: ‚ÄúEmakume baten erruz gaude gu hemen ‚Äďdio artzainak ere-. Ebaren kulpagatik galdu zen paradisua betiko‚ÄĚ. La congregaci√≥n celebra reuniones peri√≥dicas, encuentros con las congregaciones de otros pa√≠ses, y la narradora y su madre van a menudo a predicar de casa en casa, donde son mal recibidas. Como os pod√©is imaginar, la pertenencia a un grupo tan antip√°tico har√° que la narradora sufra bulling en la escuela, y llegue a ser v√≠ctima de una agresi√≥n grave. Sin embargo, la chica parece fuerte y no tardar√°, inteligente como es, en cuestionarse muchos de los aspectos de su vida. Due√Īa de una gran curiosidad, consulta en una enciclopedia el significado de algunas palabras que desconoce como ‚Äúespiritualidad‚ÄĚ, ‚Äúextremismo‚ÄĚ, ‚Äúverdad‚Ä̂Ķ Pero la joven, que ir√° acumulando secretos, tendr√° que aprender tambi√©n a conocer su sexualidad, y en ese camino nos encontraremos las zonas m√°s turbias de la novela.

En Tximeleten eternitatea nos topamos con un ramillete de personajes secundarios a trav√©s de los que la narradora penetra en el mundo al ver el autoritarismo del pastor de la congregaci√≥n, el miedo que le tiene su mujer, la sumisi√≥n que muestran sus padres, la alegre frivolidad de Blanche, una mujer que accede a que le expliquen la Biblia en su lujosa casa, Richard, un hombre con un comportamiento anormal‚Ķ Todos contribuyen a generar la atmosfera extra√Īa y opresiva de esta novela, no demasiado extensa, dividida en p√°rrafos cortos, y escrita con un estilo sencillo, pero con hallazgos que brillan en ciertas comparaciones o met√°foras. La trama no tiene demasiados puntos de giro, no nos lleva de sobresalto en sobresalto ni mucho menos, pero s√≠ transmite la idea de que va a suceder algo fuerte, hay una amenaza que sobrevuela la lectura y eso nos mantiene pegados a esta historia en la que¬† se alude tanto al demonio que parece mirar a los personajes de reojo.

La autora de este libro es Sandra Labastie, nacida en Biarritz en 1969. Autora de cinco novelas y de varias obras de teatro, recibió una educación muy religiosa, un conocimiento al que  da traslado de forma crítica en Tximeleten eternitatea, traducido al euskera por Mitxel Murua.

Txani Rodríguez

Ibón Martín, asesinato en Urdaibai

El escritor guipuzcoano Ibon Mart√≠n (Donostia, 1976) acaba de publicar en la editorial Plaza y Jan√©s la novela La danza de los tulipanes. Mart√≠n no empez√≥ en la novela sino en la literatura de viajes. Enamorado del paisaje y la geograf√≠a vasca, recorri√≥ durante a√Īos todas las sendas de Euskadi y, poco despu√©s de terminar sus estudios de periodismo, puso en marcha un proyecto personal en el que recogi√≥ m√°s de trescientas rutas que reuni√≥ en diversas gu√≠as. El nacimiento de su primera novela, El valle sin nombre, se produjo de manera natural como modo de mantener ese cord√≥n umbilical con sus ra√≠ces. Tras ella lleg√≥ la serie de cuatro libros inspirados por el thriller n√≥rdico Los cr√≠menes del faro, compuesta por las novelas El faro del silencio, La f√°brica de las sombras, El √ļltimo akelarre y La jaula de sal, que se convirtieron en un √©xito rotundo. El paisaje contin√ļa siendo uno de los protagonistas indiscutibles en su √ļltimo trabajo, La danza de los tulipanes, donde investigaci√≥n policial y conflictos emocionales se entrelazan con precisi√≥n. La novela arranca cuando Natalia, conocida periodista en Gernika, es arrollada por el tren que cubre la l√≠nea de Urdaibai. El conductor de la m√°quina es su marido. El comisario de la localidad, su amante. La v√≠ctima ha sido fijada a la v√≠a con un delicado tulip√°n entre sus manos. La flor, de un intenso y brillante rojo, es tan hermosa como imposible de encontrar de forma natural en el mes de noviembre. La escena, cuidadosamente preparada, ha sido retransmitida en directo a trav√©s de Facebook. La Unidad Especial de Homicidios de Impacto, con Ane Cestero al frente, tendr√° que dar caza a un asesino complejo e inteligente, capaz de rivalizar con los ritmos de la naturaleza que desde siempre han gobernado en Urdaibai. Con el autor hemos charlado. Pincha y disfruta de la conversaci√≥n.

La primera entrega de novedades de octubre de 2019

JOSHUA FURST

Revolucionarios    (IMPEDIMENTA)  418 páginas

El estadounidense Joshua Furst (Boulder, 1971) forj√≥ su carrera literaria en los c√≠rculos del teatro alternativo de Nueva York. A partir de 2003 comenz√≥ a publicar narrativa: un libro de cuentos, Short People y una novela, The Sabotage Caf√©, aclamados por la cr√≠tica. Ahora llega su segunda novela, Revolucionarios, que ha sido considerada como ‚Äúel mejor retrato pol√≠tico de los a√Īos sesenta (en Estados Unidos) desde Pastoral americana‚ÄĚ de Philip Roth, un paseo por el lado m√°s salvaje de la contracultura americana a trav√©s de los ojos de un ni√Īo criado en una familia hippie. El ni√Īo se llama Fred (por ‚Äúfreedom‚ÄĚ, libertad) y es el √ļnico hijo de Lenny Snyder, un legendario activista de la contracultura, un profeta, un l√≠der, un iluminado. Fred rememora una infancia marcada por las drogas, el amor libre, las protestas no violentas, la brutalidad policial y un padre que nunca mostr√≥ cari√Īo hacia √©l √≥ su mujer. Retrato de una √©poca apasionante.

REINALDO LADDAGA

Los hombres de Rusia   (JEKYLL&JILL) 263 páginas

Este es un libro curioso. A trav√©s de los ojos del hijo adolescente del director de un zoo inundado en el estado de Florida, observamos la llegada de un extra√Īo grupo, ‚Äúlos hombres de Rusia‚ÄĚ, una oscura secta que trafica con drogas y mujeres y que esconde prop√≥sitos pol√≠ticos ultraderechistas. Es la excusa para que el narrador nos cuente la historia de su familia y conecte el presente del presidente Trump con la llegada del fascismo a Estados Unidos a principios del siglo XX. Reinaldo Laddaga (Rosario, 1963) es un argentino que vive en Nueva York y que ha ejercido como profesor en varias universidades. Es autor, entre otras cosas, de una decena de libros sobre cr√≠tica y ficci√≥n, de un ensayo hist√≥rico sobre Andy Warhol (Cortes y confecciones), un volumen de memorias (Un pr√≥logo a los libros de mi padre) y una antolog√≠a de miniaturas narrativas y sonoras (Cosas que un mutante tiene que saber). Un autor inclasificable.

EDOARDO ALBINATI

La escuela católica       (LUMEN)  1282 páginas

Lo de este libro ha sido incre√≠ble en Italia. Publicado en 2016, recibi√≥ el Premio Strega, el galard√≥n literario m√°s importante del pa√≠s, y se convirti√≥ en un √©xito que produjo un importante debate social. El libro ha acabado de consagrar a Edoardo Albinati (Roma, 1956) un conocido escritor, periodista, traductor y guionista que hab√≠a publicado antes otras tres novelas. Estamos ante una novela total que ha sido comparada, por su volumen y ambici√≥n, a las de Knaustg√§rd, Bola√Īo o Ferrante. Un grupo de alumnos de una prestigiosa escuela privada cometen un crimen brutal. En aquella √©poca el autor del libro tambi√©n estudiaba en esa escuela de sacerdotes cat√≥licos. Durante cuarenta a√Īos guard√≥ el secreto de aquella mala educaci√≥n, y ahora lo afronta sin tapujos. El resultado es una novela que trata del sexo, la religi√≥n, la violencia, el dinero, la amistad y la venganza. A decir de muchos, un libro extraordinario.

RUTH LILLEGRAVEN

En el fiordo profundo       (MAEVA)  383 páginas

Otra escritora de novela criminal que llega desde el norte de Europa, concretamente desde Noruega. Ruth Lillgraven (Granvin, 1978) es poeta, novelista, dramaturga y autora de libros de literatura infantil. Ha recibido muchos premios por su trabajo. En el fiordo profundo nos cuenta la historia de un matrimonio aparentemente de postal. Ella se llama Clara y √©l Haavard. Tienen dos hijos gemelos y viven en uno de los barrios m√°s elegantes de Oslo. Haavard es pediatra en un hospital y Clara abogada y asesora en el Ministerio de Justicia. Pero los dos tienen su lado oscuro. Haavard tiene una aventura y Clara esconde un secreto que se remonta al tiempo en el que viv√≠a con su familia en una peque√Īa localidad de la zona de los fiordos. Una novela criminal escandinava diferente porque se nota la procedencia de la autora del mundo de la poes√≠a y porque sus referentes est√°n en Patricia Highsmith y Daphne du Maurier.

CRISTINA FALLAR√ĀS

Ahora contamos nosotras      (ANAGRAMA)  92 páginas

Cristina Fallar√°s (Zaragoza, 1968) es una reconocida y popular periodista pol√≠tica, que ha escrito varios ensayos y un par de novelas. Es tambi√©n una relevante militante feminista y defensora de los derechos de la mujer. El 26 de abril de 2018 lanz√≥ el hashtag #Cu√©ntalo, que se convirti√≥ en un fen√≥meno internacional.‚Äč Cientos de miles de mujeres contaron y siguen contando a trav√©s de este hashtag las agresiones sexuales que hab√≠an sufrido. Se articulaba as√≠ un relato de la violencia contra las mujeres que o no exist√≠a o era contado por hombre. Han sido as√≠ las propias mujeres las que han creado una memoria colectiva de las agresiones machistas, narradas en primera persona. Este libro cuenta c√≥mo surgi√≥ todo esto e intenta responder a varias preguntas. ¬ŅPor qu√© tres millones de mujeres en solo dos semanas decidieron relatar la violencia que hab√≠an sufrido o sufr√≠an? ¬ŅPor qu√© no hemos conocido esos testimonios antes? ¬ŅCu√°les son los mecanismos que lo han impedido? Un libro necesario.

Ian McEwan, la m√°quina que maquina

Ian McEwan es un gran escritor, un narrador que destila tanto oficio como talento, reconocido por la cr√≠tica, distinguido con importantes premios y que goza adem√°s de gran popularidad, una popularidad favorecida tambi√©n por las numerosas adaptaciones cinematogr√°ficas que se han hecho de sus obras. Adem√°s, tenemos la suerte de que sea relativamente prol√≠fico. Su √ļltima novela por el momento es M√°quinas como yo, una ucron√≠a que nos sit√ļa en el Londres de 1982. Es ese el momento en el que en esta ficci√≥n se ponen a la venta los primeros veinticinco replicantes, unos robots indistinguibles del ser humano.

Charlie, el desocupado protagonista de esta novela, escrita en primera persona, decide fundirse la mayor parte de su herencia en la compra de Ad√°n, ¬†uno de esos seres humanos sint√©ticos, con apariencia de ‚Äúcargador de muelle del B√≥sforo‚ÄĚ.¬† Enamorado de su vecina Miranda, de veintid√≥s a√Īos, diez a√Īos m√°s joven que √©l, decide que programar√°n al robot juntos, que completar√°n a medias las configuraciones de la personalidad. Al principio, Charlie, que es un apasionado de la inform√°tica, toma a Ad√°n como un juguete, pero las complicaciones no se har√°n esperar. Pronto, se establece una especie de tri√°ngulo amoroso entre los tres personajes que les acarrear√°¬† tres inopinadas complicaciones. Por otro lado, un secreto que escond√≠a Miranda saldr√° a la luz, una sub-trama que dota a la novela de cierta intriga. La trama, por tanto, tiene gancho, y se avanza a trav√©s de ella; sin embargo, nos encontramos con digresiones relacionadas con las matem√°ticas, la inform√°tica y la filosof√≠a que ralentizan la lectura, que abotargan el argumento.

En esta ucron√≠a el famoso matem√°tico Alan Turing continua vivo en 1985 ‚Äďen la realidad, se suicid√≥ en 1954- y tiene un papel importante en esta historia, aunque no lo desvelaremos.¬† M√°quinas como yo, que tambi√©n tiene pasajes en los que se recrea la agitaci√≥n social de aquel Londres, se interroga sobre la inteligencia artificial. Nos plantea la duda de si esa inteligencia nos beneficiar√° o nos perjudicar√°. Del mismo, reflexiona sobre las limitaciones que el ser humano tiene para crear mentes externas si no conocemos la nuestra. Nuestras subjetividades, por ejemplo, hacen que nuestro sentido de la justicia cambie, y para sobrevivir necesitamos unas altas dosis de cinismo, todos seguimos adelante mientras en el mundo, quiz√° no muy lejos de nosotros, se dan situaciones insostenibles.

McEwan se pregunta si los robots podrán, como podemos nosotros, soportar nuestra propia naturaleza, y soportar el dolor moral, digamos. Estamos por tanto, ante una novela de tesis, de excelencia ensayística, bien articulada, pero, sin embargo, como novela, palidece ante Expiación o Chesil Beach. En todo caso, admirable este trabajo de McEwan, una verdadera máquina en lo suyo.

Txani Rodríguez

La simp√°tica buena-mala vida de Jacobo Armero

Acostumbramos a definir la autoficción como el género literario que incluye al autor en la trama, real por supuesto, de manera que es testigo y/o participante en la historia que se narra. Desde este punto de vista deberíamos considerar también autoficción las novelas autobiográficas que empiezan a abundar porque se ha extendido la idea de que todo el mundo vive vidas extraordinarias que merecen ser contadas. Y si no son extraordinarias da igual, porque lo importante es que sean verdad. Historias de un agente inmobiliario es uno de estos casos. En realidad Jacobo Armero es arquitecto, en lugar de ser notario como mandaba la tradición familiar. Como lo literario siempre le ha llamado mucho, ejerció de editor durante un corto espacio de tiempo. Y, de repente, llegó la crisis y se acabaron las fantasías. Para poder alimentar a su familia Jacobo decidió dedicarse a la gestión inmobiliaria, en un momento curiosamente difícil. No parecía una opción interesante, pero a él le salió razonablemente bien.

Alguien podía pensar que esta actividad, repetitiva y estresante por lo que tiene de esfuerzo sobrehumano para vender unas casas que, siempre, tendrán defectos a ojos del potencial comprador, podría acabar con la paciencia del protagonista, pero no, Jacobo demostrando que él viene de buena familia aceptó el reto con entrega, tampoco demasiada, y entereza, mayor de lo que exige el deber. Y así el lector pasa de la primera descripción de las desgracias de Jacobo a dejar de preocuparse por él porque un tío que es capaz de presentar una casa a los posibles compradores cien veces y hacerlo con elegancia, sin manifestar cansancio alguno, es un ganador absoluto.

No hay¬† mucha pasi√≥n en este libro as√≠ que los que piden emociones fuertes a un escrito deber√≠an evitarlo. Es, sin embargo, el libro perfecto para aquellos que creen que el narrador debe mantener cierta distancia con la historia aunque esta sea su propia vida. Y as√≠ asistimos a innumerables visitas de vendedores y compradores, an√©cdotas variadas con la gente del barrio, detalles sin importancia como la elecci√≥n de peluquero, biograf√≠as familiares sin demasiado inter√©s, pensamientos superficiales sobre la condici√≥n humana, relaciones del autor con su mujer y sus hijas que incluyen viajes vacacionales y problemas econ√≥micos que quiz√° eran agobiantes en su origen pero que aqu√≠ quedan como peque√Īas piedras en el camino de Jacobo, pariente por cierto de √Ālvaro Fern√°ndez Armero, cineasta realizador de comedias juveniles y series televisivas.

Estoy seguro de que Historias de un agente inmobiliario ha sido un √©xito en el entorno de amigos y familiares del autor, porque es simp√°tica, de narraci√≥n r√°pida, amontona muchas historias en doscientas cincuenta p√°ginas y se trata del volumen perfecto para leer en el autob√ļs porque no necesita demasiada dedicaci√≥n, pero te deja buen sabor de boca e incluso puedes contar algunas de sus cosas a la hora del hamaiketako. Y podr√≠amos decir de ella lo que el propio autor en su frase final, que se sale de ella dando saltitos de contento. Con el entusiasmo que cada uno sea capaz de aportar.

Félix Linares