Archivo de la categoría: novela

El tocho. La parranda del gallego Eduardo Blanco-Amor

“Cuando yo era todavía un muchacho, seguía hablándose del asunto este entre las gentes de Auria, ciudad donde nací y donde los sucesos ocurrieron. Se contaba de muchos modos, y las coincidencias no casaban más que al final, que en todos era el mismo.

Al ir haci√©ndome mozo y dar en esa lamentable man√≠a de escribir, habl√© con la gente de aquel tiempo, pregunt√© a unos y a otros y le√≠ los viejos diarios locales que pude encontrar, amontonados y en desorden, en el desv√°n del Casino de Caballeros. Este era el centro de reuni√≥n de las ‚Äúfuerzas vivas‚ÄĚ y de los comerciantes maragatos, que, por ser todos ellos denodados jugadores de mus y de codillo, carec√≠an de pasi√≥n por las cr√≥nicas locales capaces de convertirse en historia o en literatura, y estaban, asimismo, privados de toda propensi√≥n a cualquier ordenamiento coleccionista que fuese m√°s all√° de sus contabilidades y expedientes‚ÄĚ.

As√≠ comienza La Parranda (A Esmorga) de Eduardo Blanco-Amor. Rescatamos a un extraordinario escritor gallego, nacido a fines del siglo XIX en Orense y muerto en Vigo en 1977. Blanco-Amor emigr√≥ en su juventud a Buenos Aires donde residi√≥ cincuenta a√Īos, y adem√°s de dedicarse al periodismo, public√≥ una variada obra, tanto en gallego como en castellano. Es autor de, al menos, dos novelas magn√≠ficas: La catedral y el ni√Īo, reeditada por Libros del Asteroide en 2014, y la que hoy recordamos, todo un hito de la literatura gallega, publicada en 1959 con el t√≠tulo de A esmorga, y traducida al castellano por el propio autor.

Blanco-Amor pasa de su barroquismo caracter√≠stico, en la breve introducci√≥n del supuesto investigador de los hechos, a recrear con maestr√≠a el habla popular, por medio de uno de los tres protagonistas: Cibr√°n el ‚ÄúCastizo‚ÄĚ, quien cuenta en primera persona, ante el juez, los acontecimientos, tal y como √©l los vivi√≥. El lunes por la ma√Īana sal√≠a de la chabola de su querida con la intenci√≥n de no faltar al trabajo, cuando inesperadamente encuentra a sus dos amigos, Juan el ‚ÄúBocas‚ÄĚ y Eladio el ‚ÄúMilhombres‚ÄĚ, que est√°n de parranda. Enseguida consiguen torcer su voluntad y que se una a ellos para seguir la juerga. El hielo invernal y la lluvia inmisericorde no les impiden dar tumbos entre tabernas y prost√≠bulos, de donde son rechazados dejando siempre un rastro destructivo a su paso, regado con abundante vino y aguardiente.

En la relación entre el Bocas y el Milhombres hay una pulsión homosexual y algo masoquista, que Cibrán, a menudo, describe con rechazo. Esta será la causa del funesto desenlace, cuando el violento y testarudo Bocas, líder del grupo, decide terminar la parranda yaciendo con mujer.

Hasta aquí el apretado resumen, de una novela de cortas dimensiones, pero de largo calado en el recuerdo. La Parranda es un alucinado y trágico viaje al fin de la noche, lleno de momentos memorables, escrito con una inmensa capacidad de sugestión, de la que dan prueba las dos adaptaciones cinematográficas que se han hecho de este relato.

La √ļltima impresi√≥n en castellano es de la asturiana Trea ediciones, de hace ya dos d√©cadas. Les aseguro que vale la pena conseguirla, y que disfrutar√°n con la rica y recia prosa del autor, mientras comparten el brutal descenso a los infiernos de los tres juerguistas de La Parranda de Eduardo Blanco-Amor.

Javier Aspiazu

Las infidelidades amorosas de Pilar Tena

Pilar Tena (Madrid, 1955) ha tenido una vida muy intensa. Licenciada en derecho y ciencias de la informaci√≥n, ha desarrollado pr√°cticamente toda su vida profesional en instituciones, p√ļblicas o privadas, relacionadas con el mundo de la cultura. Ha vivido por todo el mundo, desde Madrid a Londres, desde Nueva York a Nueva Delhi, desde Dubl√≠n a Sidney, desde Estocolmo a Ginebra‚Ķ Actualmente es directora del Instituto Cervantes en los Pa√≠ses Bajos, en Utrecht. Adem√°s de todo esto es una notable escritora que hab√≠a publicado hasta el momento un volumen de relatos, Contratiempos, dos novelas La embajadora y Luciana, y una reflexi√≥n, muy cercana a su experiencia personal, sobre el mundo del trabajo, titulada C√≥mo sobrevivir a un despido‚Ķ y volver a trabajar. Y, ahora, a todos estos vol√ļmenes acaba de sumar esta novela publicada por la editorial Tres Hermanas, Fin de semana, que cuenta la relaci√≥n entre dos matrimonios, uno brit√°nico y otro espa√Īol, a lo largo del tiempo, desde los ochenta hasta casi nuestros d√≠as. Lo que nos cuenta la autora acontece, como bien indica el t√≠tulo del libro, durante distintos fines de semana en Inglaterra y Catalu√Īa. Una novela en la que se habla de la amistad y del amor, y del deseo, el enga√Īo y la lealtad.

Est√° claro que la literatura de Tena, aunque no tenga un car√°cter autobiogr√°fico s√≠ se nutre mucho de sus experiencias, sobre todo de sus viajes y de los lugares en los que ha vivido. Seguramente los matrimonios que protagonizan la historia son gente que podr√≠a vivir en su entorno. Son matrimonios de clase acomodada, alta burgues√≠a podr√≠amos decir, compuestos por un lado por Luisa y Toni y por otro por James y Anna. Aunque hay que se√Īalar que la autora pone el foco de su inter√©s en el matrimonio espa√Īol, y especialmente en Luisa, que vive muy bien, pero que nunca ha encontrado su papel en la vida: salvo ser esposa de un gran empresario y madre sobreprotectora, no ha sabido encauzar, por ejemplo, una vida profesional.

La narraci√≥n est√° repleta de reflexiones sobre la deslealtad matrimonial, y sobre la ‚Äúinfidelidad‚ÄĚ, que si es cometida por el hombre es achacable a una ‚Äúalegr√≠a‚ÄĚ pasajera, pero ¬°ay, si la cosa es al rev√©s!, si la infidelidad es femenina‚Ķ Estas familias podr√≠an ser muy liberales, pero el machismo era y en muchos casos sigue siendo abrumador. Y hay muchas preguntas que sobrevuelan toda la narraci√≥n, especialmente una muy significativa: ¬Ņmerece la pena desvelar todos los secretos de nuestra vida?, o dicho de otra manera ¬Ņimporta la verdad absoluta? No hay una respuesta clara al dilema.

Por cierto que aunque transcurre mucho tiempo en la historia, unos treinta a√Īos, no se le da mucha relevancia a los acontecimientos hist√≥ricos o sociales. Quiz√°s porque de lo que se pretende hablar es del interior de las cosas y no del exterior. Aunque hay una excepci√≥n en la novela por donde se cuela el exterior, la subtrama que protagoniza Flora, la hija de Luisa y Toni, y su desgraciada experiencia como lectora para una editorial, cuando sufre el acoso laboral de su jefa, algo muy actual. No deja de sorprender en todo caso este a√Īadido porque si se eliminara pr√°cticamente no afectar√≠a a la historia principal. Y no decimos que no sea interesante lo que se cuenta, porque habla del dolor de vivir, de la presi√≥n de cumplir unas expectativas familiares y sociales, pero‚Ķ En fin.

En todo caso que no se nos olvide se√Īalar lo bien que est√° escrita esta novela, la fluidez en la manera de contar, la magn√≠fica construcci√≥n de los personajes, lo medido que est√° el tempo, la habilidad de la escritora para irnos dando poco a poco los elementos necesarios para entender toda la complejidad de las relaciones que se establecen entre los protagonistas y los secundarios del libro. Da la sensaci√≥n de estar todo muy trabajado, muy pulido, muy pensado.

Fin de semana una novela que seguramente te llevará con ansiedad a comprar el resto de la bibliografía de Pilar Tena.

Enrique Martín

Clara Sánchez y las jaulas doradas saudíes

La escritora y fil√≥loga espa√Īola Clara S√°nchez (Guadalajara, 1955) acaba de publicar en la editorial Planeta la novela Infierno en el para√≠so. S√°nchez pas√≥ su infancia en¬†Valencia y acab√≥ estableci√©ndose en Madrid. Tras desempe√Īar¬†otros trabajos, ense√Ī√≥ en la universidad y particip√≥¬†en distintos medios. En 1989 public√≥ la novela Piedras preciosas,¬†a la que siguieron, entre otras, El palacio varado (1993), √öltimas noticias del¬†para√≠so (Premio Alfaguara de Novela 2000), Presentimientos, Lo que esconde tu nombre (Premio Nadal de Novela 2010), su continuaci√≥n Cuando llega la luz (2015), Entra en mi vida (2012), El cielo ha vuelto (Premio Planeta 2013), y El amante silencioso (2019). Su obra, traducida a m√°s¬†de veinte idiomas, la ha convertido en una de las autoras¬†espa√Īolas m√°s reconocidas y le√≠das porque ha vendido m√°s de dos millones de libros. En sus √ļltimas novelas ha buceado en algunos de los horrores de nuestros tiempos. Nos ha hablado de ni√Īos robados, nazis no tan escondidos, sectas inmisericordes y ahora de las princesas saud√≠es atrapadas en jaulas de oro. Porque en Infierno en el para√≠so se nos cuenta la historia de Sonia, una camarera de 27 a√Īos que trabaja en el selecto Beach Club de Marbella, que frecuentan jeques, reyes y princesas del Golfo P√©rsico. Una de estas princesas es Amina la joven esposa, su segunda esposa, del viejo rey Fadel de Arabia Saud√≠. Ella tiene 17 a√Īos y se siente atrapada y m√°s cuando se enamora de un hombre joven. Amina pedir√° ayuda a Sonia para escapar y entonces se desatar√° el infierno. Con la autora hemos charlado. Pincha y disfruta de la conversaci√≥n.

El tocho. El inocente, de Mario Lacruz

‚ÄúSuspir√≥ profundamente y se recost√≥ en el asiento, alisando con la mano el borde del abrigo. Las puntas de los dedos recorrieron de un modo autom√°tico el tejido de colores discretamente p√°lidos; era su mejor abrigo de entretiempo. Le gustaban los tonos opacos y, como dec√≠a Sebasti√°n, el sastre, ‚Äúel dibujo poco decorativo‚ÄĚ. A veces, las deliberaciones que sosten√≠an Sebasti√°n y √©l ante una tela hubieran podido tomarse por la discusi√≥n de dos expertos ante un lienzo maestro. Sin embargo, bastaba una ojeada a su persona para que en todas partes fuera anunciado con la misma frase invariable: ‚ÄúEst√° aguardando un caballero‚ÄĚ. Sebasti√°n sosten√≠a, con modestia profesional, que se limitaba a ‚Äúadaptar la ropa al cliente, a su psicolog√≠a, ¬Ņcomprende?, procurando no romper el equilibrio necesario‚ÄĚ.

As√≠ comienza El inocente de Mario Lacruz. Recordamos as√≠ el exitoso debut en la novela de un escritor que dej√≥ a un lado su vocaci√≥n durante d√©cadas para convertirse en uno de los grandes editores de la posguerra. En Plaza y Jan√©s, Argos Vergara y Seix Barral, su labor fue fundamental para dar a conocer a docenas de escritores que hoy son ya cl√°sicos. Pero antes de su larga y fecunda trayectoria como editor, el barcelon√©s Mario Lacruz public√≥ en 1953, con solo 24 a√Īos, esta sutil y sorprendentemente madura novela que es El inocente. Aclamada por la cr√≠tica del momento, fue galardonada con el ef√≠mero premio Simenon, y se la consider√≥ precursora de la novela policiaca espa√Īola.

Con una compleja estructura circular en la que se intercala el tiempo presente con los recuerdos de los personajes, el estilo directo y el indirecto, El inocente cuenta la historia de un experto en m√ļsica, Virgilio Delise, que vive ocioso de la herencia de su madre hasta que las circunstancias parecen se√Īalarle como autor de la muerte de su padrastro, el antiguo guerrillero Loreto Montevidei. Delise escapa de la polic√≠a al comienzo de la novela, y eso no hace sino confirmar las apariencias. El joven y ambicioso inspector Doria est√° convencido de que es culpable y, para demostrarlo, se permite, incluso, ocultar el inesperado dictamen del forense. Delise pide ayuda al abogado Costa y al periodista Muoli, pero nada pueden hacer por √©l, y la persecuci√≥n se estrecha cada vez m√°s‚Ķ Hasta aqu√≠ los mimbres de un argumento desarrollado con la precisi√≥n de un reloj suizo, cuyo final les invito a descubrir.

Esta trama en apariencia policiaca suscita, sin embargo, una inquietante reflexi√≥n sobre la culpa, y su poder para alterar el destino. Delise es inocente, pero se siente culpable, siente que ha de pagar por hechos que nunca conoceremos y que est√°n √ļnicamente sugeridos por el autor. Este maneja de forma magistral la elipsis narrativa y, no solo Delise, todos los personajes son como icebergs de los que se cuenta una peque√Īa parte, pero se les presume un amplio pasado.

Novela psicológica, por tanto, casi más que policiaca, escrita con un lenguaje depurado y conciso, El inocente resulta un admirable logro narrativo, cuya lectura sorprende y subyuga al mismo tiempo. Las editoriales Anaya o Debate les permitirán recuperar la novela más conseguida de un gran escritor: El inocente, de Mario Lacruz.

Javier Aspiazu

Las vidas secretas de Arantza Portabales

Arantza Portabales naci√≥ en Donostia en 1973 y es una de las escritoras en lengua gallega (aunque tambi√©n escribe en castellano) m√°s importantes del momento. Seguramente os extra√Īar√° lo de lengua gallega y nacida en la capital guipuzcoana. Pero es f√°cil de explicar. Sus padres llegaron a Euskadi como inmigrantes gallegos, aqu√≠ naci√≥ Arantza, y se volvieron otra vez a Galicia cuando nuestra la escritora ten√≠a quince a√Īos. Portabales es abogada, trabaja como funcionaria de la Xunta, y comenz√≥ a escribir hace bien poco, hace tan solo seis a√Īos. Pero fue empezar y no parar, y adem√°s con gran √©xito. Se forj√≥ en el microrrelato, publicando, en castellano, el libro A Celeste la compr√© en un rastrillo. Y a partir de aqu√≠ comenz√≥ su producci√≥n en gallego: una novela negra titulada Sobrevivindo, que se public√≥ por entregas en un diario y luego en formato de libro, aunque no ha sido traducida al castellano; Deixe a s√ļa mensaxe despois do sinal (Deje su mensaje despu√©s de la se√Īal en castellano), una novela intimista construida a base de mon√≥logos que habla del empoderamiento de la mujer, que ha sido un gran √©xito y que se ha publicado en varias lenguas; y despu√©s otra novela negra, impresionante, Beleza vermella, que public√≥ Lumen en castellano como Belleza roja.

Ahora Arantza ha decidido recuperar a los protagonistas de aquella historia criminal, el torturado inspector de policía Santi Abad y su ayudante la subinspectora Ana Barroso, para hacerles protagonizar A vida secreta de Úrsula Bas. Si en Belleza roja investigaban el asesinato de una joven en la casa familiar, en La vida secreta de Úrsula Bas se adentran en los entresijos de un caso endiablado que comienza con el secuestro de una escritora famosa y se va complicando con el asesinato de otra mujer, acontecido en el pasado, y con la posibilidad de que estén ante un asesino en serie. En paralelo a la resolución del caso, los protagonistas tendrán que ir aclarando en qué punto está su relación, tras la ruptura provocada en el final de la primera novela, y solucionar sus problemas personales y de comportamiento.

Portabales es una entusiasta de los misterios derivados de la vida familiar, donde se esconden todo tipo de secretos, porque ‚Äúnada es lo que parece‚ÄĚ y donde los investigadores deben practicar el angustioso, y peligroso, ejercicio de ‚Äúlevantemos las alfombras y ya veremos‚ÄĚ. La novela bucea tambi√©n en el mundo editorial, y concretamente en el mundo que rodea a los escritores de √©xito, donde tampoco es oro todo lo que reluce. Lo que viene a decir la escritora es que llegar cuesta, pero mantenerse en la cima mucho m√°s. En este sentido los lectores no tienen que hacer grandes esfuerzos para identificar algunos perfiles de la novela con personajes reales. Especialmente interesante es c√≥mo retrata la autora a los que est√°n detr√°s de las escritoras de √©xito, sus parejas y sus familias. Quiz√°s sean una caricatura, en algunos cosas, pero m√°s cercana a la realidad de lo que pudiera parecer. Por cierto que en la pareja protagonista ha introducido un elemento ‚Äútensionador‚ÄĚ, la figura del comisario Alex Veiga, que tiene un papel m√°s protagonista que el anterior comisario.

Por lo dem√°s los di√°logos de la novela siguen siendo electrizantes, lo que da un gran dinamismo a la narraci√≥n. Hay que reconocer que Portabales tiene un gran o√≠do y ella sabe que √©ste es uno de sus puntos fuertes. Hasta el extremo de que hay momentos que parece que estuvi√©ramos ante guiones casi cinematogr√°ficos. Lo tendr√≠an muy f√°cil los que quisieran adaptar las aventuras de Abad y Barroso a la peque√Īa o gran pantalla. Todo indica, tal como termina esta novela, que la serie no acaba y que habr√° m√°s historias ambientadas en Santiago de Compostela y alrededores de estos dos polic√≠as que se han convertido ya por m√©ritos propios en parte de nuestro paisaje favorito de la novela negra. Entretenimiento con mar de fondo.

Enrique Martín

Juan Bas relata las vivencias y los miedos de un alcohólico

El escritor Juan Bas¬† (Bilbao, 1959) acaba de publicar en la editorial Alrev√©s la novela Una cuesti√≥n de alcohol. Bas fue guionista de radionovelas de humor, de c√≥mic (El V√≠bora, Cimoc…) y de numerosas series de televisi√≥n (Farmacia de guardia, Turno de oficio…). Ha publicado, entre otros libros, los vol√ļmenes de relatos P√°ginas ocultas de la historia (1999), escrito con Fernando Mar√≠as, y La taberna de los 3 monos y otros cuentos alrededor del p√≥quer (2000); y las novelas El oro de los carlistas (2001), Alacranes en su tinta (2002), La cuenta atr√°s (2004), Voracidad (2006), Premio Euskadi de Literatura 2007, y Ostras para Dimitri (2012). Es autor tambi√©n de los inclasificables Tratado sobre la resaca (2003) y La resaca del amor (2009). Y de la compilaci√≥n de art√≠culos de prensa El n√ļmero de tontos (2007). Ha sido traducido al franc√©s, alem√°n, italiano, ruso, b√ļlgaro, noruego y euskera. Es columnista de opini√≥n en los peri√≥dicos del grupo Vocento. Dirige desde 2010 el Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor Ja! Bilbao. En Una cuesti√≥n de alcohol su protagonista, Julio Ejido, cuenta en primera persona sus problemas con el alcohol. Un hombre que asegura que ‚Äúsolo creo en la culpa, en su persistencia, en la inutilidad del arrepentimiento, en lo f√ļtil que es el transcurso de la vida, en la p√©rdida de toda ilusi√≥n, en la conmovedora belleza de algunas mujeres maduras, en cierta armon√≠a de las contradicciones, en la decepci√≥n propia y ajena, en lo que te salva de la locura o te lleva a ella, en la inevitable seducci√≥n del caos y en la sed, en esta constante y maldita sed.‚ÄĚ Juan Bas habla en esta novela de las consecuencias de nuestros peores actos, de c√≥mo miramos con dureza hacia los dem√°s y hacia nosotros mismos, de las decisiones equivocadas y de las mutaciones incontrolables de la memoria sobre lo que se ha cre√≠do vivir. Con el autor hemos charlado. Pincha y disfruta con la conversaci√≥n.

Edurne Portela y las heridas sangrantes de la Guerra Civil

Edurne Portela es vizca√≠na (naci√≥ en Santurtzi en 1974) y entr√≥ en nuestras vidas cuando hace cinco a√Īos public√≥ el magn√≠fico estudio sobre la violencia en Euskadi titulado El eco de los disparos. Cultura y memoria de la violencia. La publicaci√≥n de este libro le sirvi√≥ para dar un viraje a su carrera, abandon√≥ Estados Unidos, donde ejerc√≠a de profesora de literatura espa√Īola y latinoamericana en la universidad, y comenz√≥ a escribir literatura. Y llegaron dos novelas Mejor la ausencia, entroncada de alguna manera con su ensayo y con la experiencia de crecer en la Euskadi de la cultura violenta, y Formas de estar lejos, en la que se adentraba en la violencia machista dentro de un matrimonio de intelectuales. Y ahora llega su tercera novela.

Los ojos cerrados cuenta dos historias que se entrelazan de manera muy peculiar. Por un lado la de la pareja formada por Ariadna y Eloy que ha decidido dejar el campo por la ciudad para, entre otras cosas, intentar arreglar lo suyo, aunque alg√ļn secreto hay en esta decisi√≥n. Y por otro lado la ‚Äúpareja‚ÄĚ, entre comillas, que forman la propia Ariadna y Pedro un anciano que ha sufrido, como muchas personas, las consecuencias de la violencia y la muerte provocadas por la Guerra Civil y que ve ‚Äúalgo‚ÄĚ en Ariadna que tiene que ver con ese pasado. La novela busca registrar los ‚Äúecos de la violencia‚ÄĚ de la Guerra Civil. Ecos que se est√°n apagando porque los protagonistas de esa violencia, victimarios y v√≠ctimas est√°n desapareciendo.

Hay por tanto en este libro como una necesidad imperiosa de conservar la memoria de la guerra. No se puede abogar, como abogan algunos, por olvidar y pasar p√°gina, para ‚Äúgarantizar la convivencia‚ÄĚ, porque el olvido siempre beneficia a los verdugos. Debemos recordar que gran parte de la memoria de la Guerra Civil se ha articulado en torno a silencios y susurros, aquello de lo que hablaban los adultos en voz baja para que los ni√Īos no se enteraran, para que ‚Äúno sufrieran‚ÄĚ. Eso ha creado un relato totalmente distorsionado del conflicto, ya que las nuevas generaciones no conocen la verdad y tienen que conocerla para que la justicia encuentre su camino. Porque si no hay justicia puede brotar la venganza, que aunque nos repugne podemos llegar a comprenderla.

El paisaje es muy importante en este libro como en todas las novelas de¬† Edurne Portela. Un paisaje que se parece al paisaje vital que ha ido acompa√Īando a la autora en sus novelas. En Mejor la ausencia era el paisaje de Santurtzi de su infancia y adolescencia; en Formas de estar lejos eran los campus universitarios de Estados Unidos donde trabaj√≥; y ahora en Los ojos cerrados esa Sierra de Gredos donde vive. Hay por tanto una trama imaginada, pero muy pegada a la realidad hist√≥rica, y un paisaje muy real o casi.

Otro asunto a destacar es la estructura de la novela que funciona como un puzle, con muchos flashes que el lector debe ordenar. Hay bastantes voces, de los protagonistas principales y de algunos secundarios. Varias de esas voces se mueven adem√°s entre el presente y el pasado. Algunas de ellas est√°n afectadas por el paso del tiempo y por las penurias sufridas y pueden llegar a no ser muy cre√≠bles: hay en este sentido alguna ‚Äúvoz rota‚ÄĚ. Y en algunos momentos habla el entorno, el viento y los lobos, con lo que la narraci√≥n se vuelve tel√ļrica, con ribetes de f√°bula mitol√≥gica, de cuento tradicional. Suena complicado, pero la lectura se hace muy fluida y placentera.

Este libro parece formar parte de un ciclo, consciente o no, sobre la violencia: política, machista, guerracivilista, que no sabemos si la autora continuará. Poco importa, lo relevante es que escriba lo que escriba Edurne Portela ahí estaremos para leerlo porque se ha convertido en una escritora notabilísima, que llega al corazón y que te obliga a pensar.

Enrique Martín

José Sanclemente y la náusea de la corrupción política

El escritor catal√°n Jos√© Sanclemente (Barcelona, 1957) acaba de publicar en Roca Editorial la novela Regeneraci√≥n. ¬†San Clemente es economista y experto en medios de comunicaci√≥n. Ha sido consejero delegado de Grupo Zeta y consejero de Antena 3 TV, presidente de la Asociaci√≥n de Editores de Diarios Espa√Īoles, promotor y fundador del diario ADN y consejero de la Casa Editorial El Tiempo de Bogot√°. En la actualidad es presidente de Diario de Prensa Digital, editor de eldiario.es. Regeneraci√≥n es la cuarta novela, tras Tienes que Contarlo, No es lo que parece y Esta es tu vida, protagonizada por la periodista Leire Castell√≥ y el inspector de polic√≠a Juli√°n Ortega. La acci√≥n arranca cuando Leire Castell√≥ es contratada por el peri√≥dico Liberaci√≥n de Madrid, un diario en decadencia que pretende influir en la pol√≠tica y la econom√≠a de la capital. Leire ha dejado Barcelona para situarse en primera l√≠nea de la informaci√≥n pol√≠tica donde las empresas del IBEX, las instituciones y los partidos pol√≠ticos est√°n inquietos ante el resultado de unas pr√≥ximas elecciones que pueden acabar con el bipartidismo, y en las que tambi√©n las cloacas del Estado actuar√°n para impedirlo. Leire, distanciada de su compa√Īero sentimental, el inspector Juli√°n Ortega de la Brigada Criminal de Barcelona, ejercer√° como reportera de investigaci√≥n, con la promesa de su directora de que gozar√° de independencia y libertad. Pronto se dar√° cuenta de que nada es como se lo imaginaba, cuando un caso de asesinato en Barcelona, que investiga Juli√°n, sea relacionado con otro que se produce en Madrid a las pocas horas, el del presidente de la Sareb (el banco malo que se qued√≥ con los activos inmobiliarios de los bancos buenos para acudir al rescate de estos). Ambos muertos fueron objeto de escraches, organizados por miembros del Partido Adelante, un nuevo partido progresista surgido tras el 15 M. Las acusaciones del Gobierno a la l√≠der de Adelante ser√°n brutales: ¬ęLa violencia engendra violencia¬Ľ y ¬ęde aquellos escraches llegan estas muertes¬Ľ. Sin embargo todo podr√≠a ser una cortina de humo para tapar un caso de corrupci√≥n del partido conservador al haber adjudicado pisos de protecci√≥n oficial en manos del banco malo a extra√Īos fondos buitre. El inspector Ortega y la periodista Castell√≥ colaborar√°n para desentra√Īarlo y se reavivar√°n entre ellos antiguos desencuentros y pasiones. Con el autor hemos charlado. Pincha y disfruta de la charla.

Karina Sainz Borgo y los muertos que a nadie importan

La periodista y escritora venezolana Karina Sainz Borgo (Caracas, 1982) acaba de publicar en el sello Lumen la novela El Tercer Pa√≠s. Sainz Borgo, afincada desde hace un tiempo en Espa√Īa, es periodista cultural y escribe sus art√≠culos y entrevistas para varios medios. Adem√°s ha publicado unos cuantos libros period√≠sticos como Caracas hip-hop, Tr√°fico y Guaire. El pa√≠s y sus intelectuales y Cr√≥nicas barbit√ļricas. Hace dos a√Īos nos sorprendi√≥ a todos con su primera novela, La hija de la espa√Īola, una novela soberbia sobre una Venezuela desvencijada y desmantelada que fue traducida a veintis√©is idiomas y recibi√≥ muchos premios. El Tercer Pa√≠s es su segunda novela y hay que decir que entronca con lo mejor que ha dado la literatura latinoamericana desde los tiempos del Boom. La historia est√° protagonizada por Angustias Romero que, como tantas personas, huye de su localidad natal donde ya no se puede vivir, ha estallado la peste, para encontrar un lugar donde sobrevivir. Por el camino hacia la frontera perder√° a sus dos gemelos sietemesinos y a su marido. Y en un mundo de narcotraficantes, paramilitares, caciques, pol√≠ticos corruptos, miseria y explotaci√≥n inmisericorde solo encontrar√° consuelo en una mujer extraordinaria y brava, Visitaci√≥n Salazar, responsable de un cementerio ilegal, El Tercer Pa√≠s, donde entierra a los desheredados de la Tierra, aquellos de los que nadie quiere ocuparse. Pincha y disfruta de la charla.

El tocho. El botín de Julián Zugazagoitia

‚ÄúEra diciembre. Un d√≠a fr√≠o, trist√≥n. Los d√≠as de diciembre, como se sabe, son cortos; pero lo que pierde el d√≠a lo gana la noche. Cuando el tel√©fono empez√≥ a repartir la noticia, ya era de noche. Joaqu√≠n O√Īate hab√≠a muerto. Esta clase de noticias provocan un comentario banal o una reflexi√≥n dolorosa; depende, naturalmente, del efecto. Yo era uno de los buenos amigos de O√Īate, y su muerte me impresion√≥. Y, sin embargo, hab√≠a m√°s de un motivo para esperarla. Joaqu√≠n O√Īate hab√≠a dispuesto con demasiada generosidad de su riqueza vital. Su demasiada pasi√≥n le impidi√≥ encontrar ese punto de equilibrio -un d√≠a de sensualidad y otro de ceniza, uno de pelea y otro de sosiego- que conviene a las derrotas largas. Repasar su vida era comprobar c√≥mo no puede llevarse m√°s lejos la lucha contra un destino hosco y pertinaz. Era natural que Joaqu√≠n sucumbiera pronto. En sus noches de efusi√≥n sol√≠a decir:

-Tengo un coraz√≥n irrazonable-‚ÄĚ

As√≠ comienza El bot√≠n del pol√≠tico y escritor bilba√≠no Juli√°n Zugazagoitia, uno de los personajes destacados del movimiento socialista, que realiz√≥ una prominente labor period√≠stica en diarios como El liberal, La lucha de clases o El socialista, peri√≥dico √©ste que lleg√≥ a dirigir. Antes de asumir la cartera ministerial de Gobernaci√≥n en mayo de 1937, bajo el gobierno de Juan Negr√≠n, Zugazagoitia hab√≠a ya dejado conclusas varias novelas en las que recreaba la evoluci√≥n de Bilbao, con su riqueza s√ļbita y su activo movimiento obrero.

Es el caso de El bot√≠n, la primera novela de Zuga, como le llamaban los amigos, que se public√≥ en 1919. En ella nos cuenta la iniciaci√≥n pol√≠tica y sexual de su alter ego Antonio Z√ļ√Īiga, joven obrero, v√°stago de una familia religiosa y carlista, que tiene que enfrentarse a sus prejuicios para avanzar en el ideario socialista. La novela se sit√ļa temporalmente en el Bilbao de 1917, momento en que la primera guerra mundial permiti√≥ a m√ļltiples negociantes bilba√≠nos hacer s√ļbitas fortunas, y popularizar en sus salidas al extranjero el ‚Äúagua de Bilbao‚ÄĚ.

Los barrios populares hervían, por entonces, de animación; el autor nos pasea, en la iniciación sexual de su personaje, por los distintos tipos de mancebías, o prostíbulos, que podían encontrarse en la villa, de las más populares a las más selectas, y nos recuerda como la riqueza atrajo a miles de prostitutas francesas que competían con las autóctonas por el favor de la clientela.

Pero al mismo tiempo que esta efervescencia, las masas trabajadoras viven el mayor descontento ante la mengua comparativa de sus salarios. Tras aprovisionarse de armas en Eibar, se lanzan a la huelga general en agosto. Antonio es detenido formando parte de un piquete. Oye hablar de la represión, que causa doce muertos en Bilbao, encarcelado ya en Larrínaga. Allí también le llegan ecos de la evasión de Fernando Tuero, nombre con el que apenas se encubre la figura de Indalecio Prieto.

La accidentada fuga nocturna del dirigente a través de Archanda constituye el clímax de una novela escrita con un estilo sobrio, de frases cortas y contundentes. Con un léxico rico, algo arcaizante y un ritmo periodístico, El botín se convierte en un valioso testimonio del ambiente previo, el desarrollo y las consecuencias de la huelga general revolucionaria de 1917, en Bilbao.

Encontrarán El botín de Julián Zugazagoitia en la editorial Viamonte.

Javier Aspiazu