Archivo de la categoría: alemania

El Tocho. Eichmann en Jerusalén junto a Hannah Arendt

‚ÄúEl mal, en el Tercer Reich, hab√≠a perdido aquella caracter√≠stica por la que generalmente se le distingue, es decir, la caracter√≠stica de constituir una tentaci√≥n. Muchos alemanes y muchos nazis, probablemente la mayor√≠a, tuvieron la tentaci√≥n de no matar, de no robar, de no permitir que sus semejantes fueran enviados al exterminio (que los jud√≠os eran enviados a la muerte lo sab√≠an, aunque quiz√° muchos ignoraran los detalles m√°s horrendos), de no convertirse en c√≥mplices de estos cr√≠menes al beneficiarse con ellos. Pero bien lo sabe el Se√Īor, los nazis hab√≠an aprendido a resistir la tentaci√≥n‚ÄĚ

Este es un fragmento de Eichmann en Jerusal√©n. Un ensayo sobre la banalidad del mal, de Hannah Arendt. Corr√≠a el a√Īo 1961 cuando Arendt fue enviada como reportera¬† por el New Yorker¬† a Jerusal√©n, para escribir sobre el juicio que se sigui√≥ en la ciudad israel√≠ contra Adolf Eichman, el jerarca nazi que organiz√≥ la deportaci√≥n de cientos de miles de jud√≠os. La fil√≥sofa, autora de ensayos fundamentales para entender el siglo XX como Los or√≠genes del totalitarismo o La condici√≥n humana, consigui√≥ mucho m√°s que un libro reportaje. Eichmann en Jerusal√©n se convirti√≥ en un ensayo hist√≥rico imprescindible para conocer los or√≠genes y el desarrollo ideol√≥gico del holocausto y algunos¬† factores sorprendentes que lo propiciaron.

Buena parte del proceso log√≠stico se vertebr√≥ a trav√©s de la figura de Eichmann, teniente coronel de las SS, designado como responsable supremo de los transportes de jud√≠os a los campos de concentraci√≥n y exterminio. Su misi√≥n consist√≠a en viajar a las diversas capitales europeas ocupadas por los nazis a fin de planificar los convoyes ferroviarios y supervisar que cumplieran con el n√ļmero de deportados exigido.¬† Esgrimiendo multitud de datos, Arendt afirma que esto hubiera sido imposible sin la cooperaci√≥n y ayuda de los¬† sumisos representantes de los consejos jud√≠os, a quienes Eichman convocaba para obtener la aquiescencia de las comunidades y organizar las listas de futuros deportados. Otro aspecto sorprendente, que refuta el argumento de que en una situaci√≥n de crimen legalizado nadie se arriesga a desobedecer, es la diferente aceptaci√≥n que tuvo la ‚Äúsoluci√≥n final‚ÄĚ en los diversos pa√≠ses ocupados; alguno hubo, como Dinamarca, que ayud√≥ a escapar a todos sus ciudadanos jud√≠os embarc√°ndolos hacia la neutral Suecia.

Tras la lectura del libro queda claro que Eichmann no fue un psic√≥pata, tan solo un bur√≥crata fan√°tico que nunca se sinti√≥ culpable cumpliendo √≥rdenes y haciendo lo que √©l llamaba su ‚Äútrabajo‚ÄĚ, o dicho de forma m√°s rotunda: mostrando una obediencia ciega que convirti√≥ el ejercicio del mal en un acto banal; pero tambi√©n resulta evidente que los jud√≠os, con su sumisi√≥n extrema facilitaron el holocausto (la autora aporta datos al respecto de que la mitad de los jud√≠os que intentaron escapar lo lograron); y por √ļltimo, Arendt deja tambi√©n patente que los sionistas aprovecharon el juicio para hacer propaganda del estado de Israel, cuya legalidad jur√≠dica para emprender el proceso era m√°s que dudosa.

Con estas controvertidas apreciaciones, el libro no contentó a muchos, pero se convirtió así, en toda una lección de historia crítica y de independencia ética que merece leerse con suma atención. Eichmann en Jerusalén, de Hannah Arendt, en editorial deBolsillo.

Javier Aspiazu

El tocho. El Berlín nazi de Hans Fallada

‚ÄúLa cartera Eva Kluge sube despacio los pelda√Īos de la escalera del n√ļmero 55 de la calle Jablonski. Su lentitud no se debe solo a que la caminata del reparto la ha fatigado, sino tambi√©n a que su cartera contiene una de esas cartas que odia entregar y tiene que hacerlo dentro de un momento, dos tramos de escalera m√°s arriba, en el hogar de los Quangel. Seguro que la mujer la espera con impaciencia, desde hace m√°s de dos semanas espera recibir una carta oficial del Ej√©rcito…

Ella no siente el menor inter√©s por la pol√≠tica. Es una mujer sencilla y como tal piensa que no hay que traer hijos al mundo para que los maten de un tiro‚ÄĚ.

As√≠ comienza Solo en Berl√≠n, de Hans Fallada. La tremenda biograf√≠a de este escritor alem√°n, morfin√≥mano, alcoh√≥lico y suicida, muy conocido en la primera mitad del siglo XX, en la que alguna de sus novelas lleg√≥ a superventas en Alemania, nos hace admirar a√ļn m√°s la pujanza de su talento, capaz de sobreponerse a tantas circunstancias adversas. Una de ellas, fue la dif√≠cil convivencia, desde 1933, con el r√©gimen nazi.

La novela que hoy les recomendamos, Solo en Berl√≠n, la √ļltima que public√≥ el autor, apenas un a√Īo antes de su muerte en 1947, se puede interpretar, precisamente, como su ajuste de cuentas personal con el nazismo. Bas√°ndose en un hecho real rescatado de los archivos de la Gestapo, Fallada nos narra una historia de resistencia an√≥nima y casi sin esperanzas. Es la que lleva adelante el matrimonio Quangel: Otto, un jefe de taller de carpinter√≠a, hombre en extremo recto y lac√≥nico y Anna, una sumisa ama de casa. Ambos han perdido a su hijo en la guerra, y el golpe moral recibido les impulsa a alejarse del nazismo y a actuar en su contra. Deciden escribir postales denunciando las mentiras y los cr√≠menes de Hitler. Postales que dejan abandonadas en edificios p√ļblicos esperando la reacci√≥n de sus eventuales lectores.

En torno a los Quangel, el autor teje una tupida red de relaciones que comienzan en su mismo edificio, donde viven tambi√©n el confidente de la polic√≠a Barkhausen, el juez retirado Fromm, la entusiasta familia nazi de los Persicke y una anciana tendera jud√≠a, la se√Īora Rosenthal, cada vez m√°s atemorizada. Son solo una parte de la variada fauna humana que puebla esta novela, casi coral en su desarrollo, y con ingredientes de thriller, introducidos por las pesquisas del brillante comisario Escherich, el √ļnico personaje que recibe una verdadera lecci√≥n moral de la actuaci√≥n de los Quangel, tras su detenci√≥n.

Quizá se eche de menos un mayor desarrollo o profundización psicológica en algunos personajes, incluso una mayor reflexión sobre la realidad, pero Fallada escribe de manera torrencial (acabó los 800 folios mecanografiados de que constaba la novela en cuatro semanas) y eso se nota en la enorme fluidez de la narración, en la que no cesan de encadenarse acontecimientos. La facilidad y amenidad del estilo propicia una lectura subyugante, que no obvia en absoluto la denuncia de las brutalidades del régimen. Al contrario, la gran virtud de esta novela estriba en su cercanía a la realidad y su conmovedora apuesta, perdida de antemano, por la humanidad y la justicia.

Solo en Berlín de Hans Fallada, en editorial Maeva.

Javier Aspiazu

El comictario. Tyler Cross, el mejor comic noir

En el c√≥mic, como en la vida, hay pocas cosas ciertas, y una de ellas es que cada nueva entrega de la serie Tyler Cross es una garant√≠a de una excelente historia de g√©nero negro. S√≥lido gui√≥n, buenos personajes, acci√≥n y violencia, perfectamente dosificadas, y un clima denso que te envuelve y te atrapa desde la primera hasta la √ļltima p√°gina. El guionista franc√©s Fabien Nury y el dibujante alem√°n Br√ľno vuelven a demostrar su pericia con la tercera entrega de Tyler Cross, un delincuente fr√≠o y duro como el acero y absolutamente implacable a la hora de conseguir sus objetivos y saldar cuentas pendientes.

En el anterior cap√≠tulo, publicado hace tres a√Īos, Tyler Cross logr√≥ escapar de una prisi√≥n infernal en la que cumpl√≠a condena por un fallido robo de joyas. Le enga√Īaron, y ahora toca vengarse y recuperar el dinero que le correspond√≠a por aquel atraco. Experto en seguir rastros, Tyler Cross localiza al abogado que le traicion√≥ en Miami, ciudad que en los a√Īos 50, la √©poca en la que est√° ambientado el c√≥mic, se ha convertido ya en el destino dorado para las vacaciones de los estadounidenses. La construcci√≥n de hoteles es un gran negocio y, por supuesto, all√≠ est√° la Mafia para aprovechar la coyuntura.

A esa ciudad repleta de corrupci√≥n llega Tyler Cross para ajustar cuentas y, c√≥mo no, lo hace a sangre y fuego. Al estilo literario de grandes del g√©nero que ambientaron sus novelas en Florida, como John McDonald o Elmore Leonard, el guionista Fabien Nury teje un argumento espeso y violento, donde la muerte es algo tan natural como respirar y la consecuencia l√≥gica del tablero de enga√Īos en el que cada jugador intenta ganar la partida. Un juego mort√≠fero con el tel√≥n de fondo de los neones de Miami, las palmeras y la playa, de grandes estructuras de cemento en las que descansan cad√°veres an√≥nimos, y donde las ansias de poder y dinero chocan, explotan, y dejan un sangriento reguero de v√≠ctimas a su paso. Y de entre el humo de los incendios y los disparos, de las aguas enrojecidas, surge la figura de Tyler Cross. Ha salido vivo de la escabechina y huye de Miami en busca de un refugio en el que lamer las heridas y preparar sus pr√≥ximos movimientos.

¬ŅHabr√° que esperar otros tres a√Īos a que se publique la cuarta entrega? Ojal√° que no. Ahora, lo que toca es sentarse, agarrarse bien a la butaca y disfrutar con Tyler Cross, la mejor serie negra del momento, publicada en castellano por la editorial Dibbuks. No os la perd√°is.

I√Īaki Calvo

La primera entrega de novedades de septiembre de 2018

EDUARDO MENDOZA

El rey recibe                                 (SEIX BARRAL) 366 páginas

El catal√°n Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943) es uno de los autores m√°s apreciados por lectores y cr√≠tica del estado espa√Īol. En 2016 gan√≥ el Cervantes, la guinda de una trayectoria que incluye premios de la Cr√≠tica, el Planeta, el de Mejor Libro Extranjero en Francia, el Liber o el Franz Kafka. Premios a libros como Ri√Īa de gatos. Madrid, 1936, La verdad sobre el caso Savolta, El misterio de la cripta embrujada, La ciudad de los prodigios o Sin noticias de Gurb. Con El rey recibe inicia la trilog√≠a Las Tres Leyes del Movimiento, que recorrer√° los principales acontecimientos de la segunda mitad del siglo XX. Estamos en la Barcelona de 1968. A Rufo Batalla su peri√≥dico le encarga cubrir la boda de un pr√≠ncipe en el exilio con una bella se√Īorita de la alta sociedad, boda que le llevar√° a Nueva York. Tardo franquismo chic y opresivo.

JENNY ERPENBECK

Yo voy, t√ļ vas, √©l va¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† (ANAGRAMA)¬† 332 p√°ginas

Jenny Erpenbeck naci√≥ en Berl√≠n Este en 1967 y es una de las grandes directoras esc√©nicas de √≥pera de Europa. En 1990 inici√≥ una carrera paralela como escritora con la que ha ganado los principales premios literarios alemanes con obras como Una casa en Brandenburgo o El fin de los d√≠as. Yo voy, t√ļ vas, √©l va, publicada en 2015, pasa por ser uno de sus mejores libros, y en √©l habla de la tragedia de la inmigraci√≥n, de la estupidez de la burocracia, de la pervivencia de la utop√≠a y de la necesidad de la empat√≠a y la solidaridad. El protagonista es un profesor universitario alem√°n jubilado, Richard, que ha decidido dedicar parte de su tiempo libre a ayudar en un campamento de refugiados de Berl√≠n. All√≠ se encontrar√° con historias desgarradoras y con multitud de malentendidos provocados por la incomunicaci√≥n y los choques culturales. Imperdible.

MIGUEL S√ĀNCHEZ-OSTIZ

Diablada                              (PAMIELA)  259 páginas

Nos llega otra obra del gran escritor navarro Miguel S√°nchez-Ostiz (Iru√Īa, 1950). El autor de La gran ilusi√≥n, Las pira√Īas o El Escarmiento, lleva un a√Īo muy fruct√≠fero. Tras la publicaci√≥n de una nueva entrega de sus diarios, Diario vol√°til, y de Chuquiago, una maravillosa cr√≥nica de la vida en La Paz, la capital de Bolivia, pa√≠s del que se ha enamorado, nos llega un nuevo cap√≠tulo boliviano. Diablada es una novela que narra el enfrentamiento entre dos escritores de novela negra, ‚Äúmaltrechos por la edad y por lo vivido, y lo bebido‚ÄĚ.¬† Un enfrentamiento burlesco que acontece entre el Madrid neoliberal de nuestros d√≠as y una Bolivia ‚Äúalegre, s√≥rdida y tumultuaria‚ÄĚ. Una novela que habla de c√≥mo nos ven los dem√°s y tambi√©n de la posibilidad de cambiar de vida a una edad avanzada. Un texto deslumbrante repleto de di√°logos viv√≠simos.

JEAN-CLAUDE CARRI√ąRE

Las vacaciones de M. Hulot

(EXPEDICIONES POLARES) 208 p√°ginas

En 1957 un Jean-Claude Carri√®re (1931) de apenas veintis√©is a√Īos acepta el reto que le ofrece el director de cine Jacques Tati: convertir en novelas sus dos pel√≠culas m√°s recientes, Mi t√≠o y Las vacaciones de Monsieur Hulot. La dificultad no arredra al actor, guionista y colaborador de Bu√Īuel, que convierte Mi t√≠o y Las vacaciones de M. Hulot en dos novelas deliciosas y divertidas y rellena los huecos de todo aquello que se queda sin decir en las pel√≠culas. Expediciones Polares public√≥ hace unos meses Mi t√≠o y ahora publica Las vacaciones de M. Hulot en una edici√≥n exquisita con nuevas traducciones de Felipe Cabrerizo y con las maravillosas ilustraciones originales de Pierre √Čtaix. Debemos resaltar una vez m√°s, los magn√≠ficos pr√≥logos escritos por Santiago Aguilar. Un libro hermos√≠simo, tierno y melanc√≥lico.

TARA WESTOVER

Una educación                            (LUMEN)  462 páginas

Tara Westover pis√≥ por primera vez un aula con diecisiete a√Īos. Naci√≥ en las monta√Īas de Idaho en 1986, y creci√≥ en armon√≠a con una naturaleza grandiosa, pero doblegada a las leyes impuestas por su padre, un morm√≥n fundamentalista convencido de la llegada inminente del fin del mundo. No fue a la escuela, ni acud√≠a al m√©dico cuando enfermaba. Ella y sus hermanos trabajaban para su padre, mientras su madre ejerc√≠a de curandera y partera. Tara ten√≠a el talento del canto y una obsesi√≥n, saber. Por eso con diecisiete a√Īos y a pesar de la oposici√≥n de su padre prepar√≥ el examen de ingreso de la universidad. La educaci√≥n ser√° su salvaci√≥n y la llevar√° a graduarse en Arte y a cruzar el Atl√°ntico para estudiar en la Universidad de Cambridge. Una educaci√≥n, su primer libro, ha sido publicado este 2018 y se ha convertido en uno de los libros del a√Īo en el mundo anglosaj√≥n. Historia edificante, escritura fascinante.

Entre magos anda el juego de Emanuel Bergman

Aqu√≠ tenemos al en√©simo periodista que escribe una novela. Afortunadamente Bergman ha decidido no escribirla sobre temas actuales (lo decimos porque quer√°moslo o no todos estamos contaminados por la actualidad y los periodistas mucho mas, lo que es mala cosa para la ficci√≥n y no tanto para el ensayo) sino que retrocede en el tiempo para contarnos como hace cien a√Īos, en tiempos de la I Guerra Mundial, una mujer cuyo marido est√° en las trincheras conoce carnalmente a un vecino y como consecuencia nacer√° el gran protagonista del libro, un tipo al que veremos crecer en el mundo de la magia y atravesar los tiempos turbulentos de aquella √©poca en los que ser√° alabado y perseguido, amado y odiado, superviviente al fin, tanto que, a√Īos m√°s tarde, otro ni√Īo le buscar√° porque ha sabido que tiene un truco de magia para remendar los amores rotos y √©l quiere que sus padres, divorciados, vuelvan a retomar su relaci√≥n. El mago ya est√° mayor, pero la magia le arrebata de nuevo, se siente importante, se lanza a la aventura y‚Ķ se que est√°n pensando que les estoy destripando el libro, pero no es verdad. De hecho, al estar contadas las historias en cap√≠tulos alternos, solo he mencionado la acci√≥n de los dos primeros, bueno un poco m√°s, pero muy poco, en serio.

Tengo un problema con los libros as√≠ narrados. No siempre, o no en todas las historias, los cliffhangers continuados funcionan bien. Y cuando se trata la narraci√≥n con esta cadencia el escritor entiende que tiene que conseguir que el lector abandone cada episodio en cada cap√≠tulo con dolor por verse interrumpido. Pero reconozco que Bergman lo hace razonablemente bien, que no fuerza la intriga, que no retuerce el misterio, que no agiganta el peligro. Y, hay que aceptarlo, el t√≠o tiene su encanto como narrador. Sobre todo al principio, cuando nos pilla por sorpresa y cuando hay mucho que contar para ir situando al lector. Luego nos acostumbramos o quiz√° √©l se cansa, pero el nivel medio sigue siendo alto. No hay nada definitivamente nuevo en El truco (t√≠tulo que recuerda El truco final, que es como se conoce aqu√≠ la pel√≠cula de Jonathan Nolan titulada originalmente El prestigio seg√ļn la novela hom√≥nima de Christopher Priest, y que tambi√©n se desarrollaba en el mundo de la magia) pero si hay una sabia distribuci√≥n de aventuras y reflexi√≥n, de momentos emocionantes y divertidos, de personajes de ayer y de hoy perfectamente situados en sus universos, de buenos y malos a machamartillo y los necesarios personajes ambiguos y hay, sobre todo, una escritura que espolea al lector, que le lleva y le maneja y le susurra y le grita.

En definitiva esta es una  novela que lees entusiasmado y rápido y luego te arrepientes porque querrías que te hubiera durado más. Pero El truco se queda en tu cabeza y ahí permanece e incluso crece. Es de esas novelas que te hace seguir a su autor en sus próximas aventuras literarias. Está claro, esto es solo el principio. Emanuel Bergman ha venido para quedarse.

Félix Linares

El tocho. El Michael Kohlhaas, del alem√°n Heinrich von Kleist

‚ÄúA mediados del siglo XVI, viv√≠a en las riberas del Havel un tratante en caballer√≠as llamado Michael Kohlhaas, hijo de maestro de escuela y uno de los hombres m√°s rectos y a la vez m√°s temibles de su tiempo. Hasta los treinta a√Īos este singular personaje hubiera podido dar el modelo de buen vecino. Pose√≠a una granja en un lugar que a√ļn lleva su nombre, en donde viv√≠a pl√°cidamente de su trabajo, educando los hijos que su esposa le hab√≠a dado en el temor de Dios y en el sentido del trabajo y la lealtad; no hab√≠a entre sus vecinos quien no se hubiera complacido en su bondad o en su rectitud; el mundo habr√≠a tenido, en suma, que celebrar su memoria, si no se hubiera √©l extraviado en el cultivo de una virtud. Mas el sentido de la justicia lo convirti√≥ en bandido y asesino‚ÄĚ.

Este el comienzo de Michael Kohlhaas de Heinrich von Kleist. De forma ritual, y en compa√Ī√≠a de su musa Henrietta Vogel, este dramaturgo y narrador alem√°n se suicid√≥ en 1811, con solo 34 a√Īos. Ese gesto de supremo desprecio a la vida, junto a la importancia de su obra, confirm√≥ a Kleist como uno de los principales autores rom√°nticos germanos. Comedias como El c√°ntaro roto y narraciones como La marquesa de O. y √©sta que hoy comentamos, siguen siendo le√≠das y admiradas en la actualidad.

Michael Kohlhaas se publicó dentro de un volumen de novelas cortas en 1810. Kleist se basó en una crónica de principios del siglo XVI y solo transformó algunos aspectos de la historia real. Kolhaas es un tratante de caballos que se ve detenido en su camino cuando lleva una reata a través del territorio del aristócrata sajón Wenzel Von Tronka. Este le quita abusivamente dos de sus caballos y se los arruina, maltratando incluso a su leal servidor. Kohlhaas presenta querella ante el tribunal sajón competente, pero los altos apoyos del noble, consiguen desestimarla. Su mujer, entonces, intenta llevar una petición al Príncipe elector de Brandenburgo, pero golpeada por la guardia, muere sin conseguirlo. A partir de ese momento, Kohlhaas decide tomarse la justicia por su mano y al frente de una tropa de campesinos asalta e incendia el castillo de Tronka y la ciudad de Wittenberg. Solo la mediación de Martín Lutero consigue detener su furor justiciero. Y hasta aquí les contaré el argumento de una historia, con un giro final paradójico, aportado por la imaginación genial del autor.

Kleist emplea un tono de cronista objetivo, singularmente moderno, en la narraci√≥n, y utiliza todas las posibilidades expresivas del alem√°n, un idioma que tiende a la continua subordinaci√≥n de proposiciones, dando como resultado frases interminables. Pero a√ļn as√≠, Michael Kohlhaas es un relato √©pico cuya acci√≥n avanza a galope tendido, con un ritmo enfebrecido, hasta el final. El autor consigue, adem√°s, crear uno de los arquetipos m√°s memorables del rebelde rom√°ntico, y legarnos una aleccionadora ilustraci√≥n de los peligros de la pasi√≥n fan√°tica. Razones m√°s que suficientes para revisar este cl√°sico alem√°n, que encontrar√°n, entre otras, en ediciones Destino. Michael Kohlhaas, de Heinrich von Kleist.

Javier Aspiazu

La segunda entrega de novedades de octubre de 2017

CHARLOTTE WOOD

En estado salvaje      (LUMEN)  250 páginas

La escritora australiana Charlotte Wood (Cooma, 1965) ha publicado cinco novelas. La √ļltima de ellas, de hace dos a√Īos, se titula En estado salvaje y le ha valido un gran reconocimiento y ser comparada con la canadiense Margaret Atwood y su novela El cuento de la criada. El argumento recuerda algo a esa historia. Diez j√≥venes y hermosas mujeres, que han sido drogadas y secuestradas, aparecen encerradas en unos sucios barracones. Llevan t√ļnicas de algod√≥n basto, botas viejas y el pelo rapado. De vez en cuando sus captores las sacan de su encierro y las hacen andar durante horas. Cuando vuelven solo encuentran un cuenco de papilla amarillenta y un vaso de agua sucia. Hace poco eran libres y ahora ya no. Nadie les explica lo que sucede. Una novela hipn√≥tica que transcurre en nuestros d√≠as. Una situaci√≥n que podr√≠a afectar a cualquier mujer. Una descripci√≥n del mal.

AN√ďNIMO

Diario de un ladrón de oxígeno  

(RESERVOIR BOOKS)  143 páginas

Este libro del que se desconoce su autor comenz√≥ a venderse en forma de volumen autoeditado por las calles de Nueva York hace unos a√Īos. En 2016 se convirti√≥ en un gran √©xito y fue publicado ya por una editorial. Cuenta una historia en la que parecen mezclarse las vidas del Holden Caufield de El guardi√°n entre el centeno y la Lolita de la famosa novela de Nabokov. Es una peculiar historia de amor, entre un joven alcoholizado y una joven que trabaja como ayudante de fotograf√≠a. √Čl queda cegado de amor, ella de ambici√≥n. Es una novela hiperrealista y parece que autobiogr√°fica. Est√° contada en primera persona por √©l, un tipo autodestructivo que dice nada m√°s empezar: ‚ÄúMe gusta hacer da√Īo a chicas. Mental, no f√≠sicamente (…) Lo disfrutaba de verdad‚ÄĚ. Hace re√≠r y tambi√©n te parte el coraz√≥n.

CONCITA DE GREGORIO

Parece que fuera es primavera  (ANAGRAMA)  167 páginas

Esta hermosa y tr√°gica novela est√° basada en un hecho real, en la p√©rdida de una mujer de todo su mundo personificado en sus hijas gemelas. Es la historia de Irina Lucidi, una mujer de padre italiana y madre alemana, que tras vivir experiencias laborales por todo el mundo se casa en Suiza con Mathias, un suizo alem√°n con el que tiene a sus dos hijas Alessia y Livia. Tras separarse el matrimonio, un d√≠a el padre se llev√≥ a las ni√Īas de vacaciones, se suicid√≥ en las v√≠as de un tren en Italia y dej√≥ una nota a su ex mujer en la que le dec√≠a que las peque√Īas no hab√≠an sufrido y que nos las volver√≠a a ver. Rota por el dolor y el desgarro Irina comienza una b√ļsqueda de las hijas que se topa con la burocracia, con la indiferencia, con la desidia y el olvido, hasta que Concita de Gregorio (Pisa, 1963), periodista y escritora se interesa por ella. Emocionante.

PABLO T√ČBAR

Nieve en Marte            (MINOTAURO)  380 páginas

Con esta novela el guionista de televisi√≥n (autor de guiones para Periodistas, El comisario, Tierra de lobos, Herederos o Mar de Pl√°stico) y cortometrajista Pablo T√©bar (Madrid, 1976) ha ganado el decimocuarto Premio Minotauro, el √ļnico gran galard√≥n de la literatura fant√°stica y de ciencia-ficci√≥n que queda en Espa√Īa. Nieve en Marte es una novela claramente de ciencia-ficci√≥n, subg√©nero cat√°strofe inminente que puede acabar con toda la Humanidad. En un futuro m√°s o menos lejano la Tierra est√° a punto de sucumbir, pero la Humanidad ha comenzado a colonizar nuestro sistema solar y ha conseguido que Marte sea habitable. Todo est√° preparado para el gran √©xodo. Antes de que se produzca, Le√≥n Miranda, un experto en lenguas muertas, es enviado al antiguo planeta rojo por un misterioso trabajo del que no le han contado nada. Y a su alrededor pululan un asesino en serie, una inspectora de polic√≠a, un narcotraficante y una ni√Īa que vive entre despojos. Thriller espacial.

EGON ERWIN KISCH

Nada es más asombroso que la verdad             (MINÚSCULA)  280 páginas

Egon Erwin Kisch (1885-1948) naci√≥ en Praga en el seno de una familia comerciante, pero fue periodista y activista de izquierdas toda su vida. Comenz√≥ como reportero en el Bohemia, el m√°s importante peri√≥dico en lengua alemana de la capital checa. Tras combatir en la I Guerra Mundial se traslad√≥ a Berl√≠n en 1921 donde se convirti√≥ en toda una celebridad. Sus reportajes le llevaron a la Uni√≥n Sovi√©tica, Estados Unidos, China y Australia. El triunfo del nazismo le oblig√≥ a exiliarse a Par√≠s, ciudad desde donde realiz√≥ varias visitas a Espa√Īa durante la Guerra Civil, y despu√©s a Estados Unidos y M√©xico. Tras el fin de la II Guerra Mundial volvi√≥ a Praga donde falleci√≥ poco despu√©s. La editorial Min√ļscula ya hab√≠a publicado un libro delicioso titulado De calles y noches de Praga. Ahora recopila algunos de sus reportajes y art√≠culos m√°s populares de los a√Īos veinte en plena Rep√ļblica de Weimar en Alemania. Uno de los padres del reportaje literario.

El tocho. El jinete del caballo blanco, de Theodor Storm

‚ÄúLe√≠ lo que me propongo referir sentado junto a un sill√≥n, en casa de mi abuela, la esposa del senador Feddersen, en un librito ilustrado, encuadernado en cart√≥n azul, y no puedo recordar ahora si era el Leipziger o el Papes Hamburguer Lesefruechten. A√ļn siento una sensaci√≥n semejante a un escalofr√≠o cuando recuerdo la hermosa mano de la octogenaria acariciando mi cabeza. Tanto ella como su tiempo est√°n sepultados ya en el olvido.¬† En vano he buscado de nuevo aquellas hojas y, por consiguiente, no puedo asegurar la verdad de los hechos. Si alguien los negase no tendr√≠a pruebas de convicci√≥n, pero s√≠ que puedo asegurar que, sin que nadie me los haya recordado, jam√°s se han apartado de mi memoria.‚ÄĚ

Así comienza El jinete del caballo blanco, de Theodor Storm. La vida de este poeta y narrador alemán discurrió a lo largo del siglo XIX y su obra evolucionó al ritmo de los gustos literarios de la época, desde un lirismo nostálgico, donde cantaba la naturaleza del norte de Alemania, y en especial, de su Schleswig natal, a un realismo más interesado por temas sociales.

La novela corta que hoy comentamos, publicada en 1888, a√Īo de la muerte del autor, participa de ambos aspectos. Bajo la apariencia de un relato fant√°stico, la g√©nesis de una leyenda popular, El jinete del caballo blanco es una poderosa evocaci√≥n de la naturaleza, con una presencia constante del mar del Norte, y de los hombres que intentan dome√Īarlo ganando metros a las aguas por medio de la construcci√≥n de diques. Y al mismo tiempo, ofrece una interesante cr√≥nica de las tensiones sociales que se derivan de este empe√Īo.

El autor nos cuenta la historia de Hauke Haien, el hijo de un modesto campesino de la costa frisona, que gracias a su inteligencia y aplomo se convierte en ayudante del Deichgraft, nombre con el que se conoc√≠a al encargado oficial de la construcci√≥n y conservaci√≥n de diques. Una funci√≥n importante en la comunidad, que Hauke ejerce en la sombra, supliendo la incapacidad y la pereza de su patr√≥n. Cuando √©ste muere, Hauke se casar√° con su hija, la fiel y valerosa Elke, ser√° nombrado nuevo Deichgraft y tras m√ļltiples reformas, iniciar√° la gran obra de su vida: el dique indestructible. La resistencia a los cambios, favorecida por una religi√≥n oscurantista, y las envidias de otros campesinos, como su eterno rival Ole Peters, son los obst√°culos a los que debe enfrentarse el testarudo Hauke, antes de que su destino tr√°gico le convierta en leyenda.

Theodor Storm consiguió con esta novela su obra más lograda. A su inspirado retrato de la naturaleza, con la descripción del mar helado y fantasmal en invierno, o de las olas embravecidas y amenazantes del estío, hay que sumar el amplio cuadro de costumbres que nos ofrece, representado por las fiestas populares o el ciclo de las tareas comunales.

Por √ļltimo, El jinete del caballo blanco es un excelente ejemplo del argumento literario primigenio, la eterna lucha entre la realidad y el deseo: en este caso, entre un entorno natural poco propicio y el esfuerzo humano por transformarlo. Encontrar√°n El jinete del caballo blanco de Theodor Storm, en Valdemar ediciones.

Javier Aspiazu

Jugando al gato y al ratón con Ferdinand von Schirach

Me gusta mucho este prestigioso abogado y escritor alem√°n. Ferdinand von Schirach (M√ļnich, 1964) lleg√≥ a la literatura al convertir en relatos algunas de sus experiencias en los juzgados. Relatos recogidos en dos vol√ļmenes, Cr√≠menes y Culpa, en los que demostraba su hondo conocimiento del esp√≠ritu humano y su humanidad. Luego public√≥ la novela El caso Collini y un libro sobre su abuelo, un despreciable jerarca nazi, que no ha sido traducido al castellano. Y ahora llegaTab√ļ que se public√≥ hace tres a√Īos en alem√°n y que cuenta una historia que juega con los conceptos de verdad y enga√Īo.

La novela est√° centrada en la figura de Sebastian von Eschburg un famoso fot√≥grafo que fue un ni√Īo solitario criado en una familia aristocr√°tica venida a menos, con un padre alcoholizado y una madre s√≥lo interesada por las carreras de caballos. Convertido en una estrella de la fotograf√≠a por su peculiar tratamiento del color, su vida sufrir√° un giro cuando una llamada an√≥nima a la polic√≠a le convierta en el presunto asesino de una joven desaparecida.

Von Schirach divide la novela en dos partes muy diferentes. La primera parte es una clara novela de iniciaci√≥n centrada en la adolescencia y juventud de Sebastian. Una √©poca marcada por la extra√Īa pero amorosa relaci√≥n con su padre y por su complicada y dif√≠cil relaci√≥n con su fr√≠a madre. Y en la que Sebastian, una persona bastante retra√≠da, tras dar muchos tumbos encuentra su salvaci√≥n tras la c√°mara, que le da la posibilidad de mostrar a los dem√°s su peculiar percepci√≥n del mundo. La segunda parte es puramente judicial, cuando tras ser acusado del asesinato de una chica, cuyo cad√°ver no aparece por ninguna parte, se inicia un proceso que se vive en dos niveles. Por un lado el encarcelamiento, la relaci√≥n con su abogado y el propio proceso. Y por otro el juicio paralelo que se establece en los medios de comunicaci√≥n que condena, sin ninguna prueba, al personaje famoso que ha ca√≠do en desgracia: una aut√©ntica bicoca para los medios de comunicaci√≥n m√°s sensacionalistas.

Ferdinand von Schirach realiza, otra vez, uno de esos portentosos retratos de personajes que se encuentran en el l√≠mite y a los que la sociedad contempla con distancia y con una cierta aprehensi√≥n. Porque todo aquel que es diferente es sospechoso y si es sospechoso es porque ‚Äúalgo habr√° hecho‚ÄĚ. El escritor, que conoce a la perfecci√≥n el mundo judicial, vuelve a mostrar ante los ojos del lector las fallas de un sistema que se gu√≠a m√°s por las apariencias de realidad que por la propia realidad y que cuando se fija de verdad en los hechos es para reafirmar el juicio previo que se ha hecho sobre los ‚Äúculpables‚ÄĚ. Aunque a veces, los ‚Äúculpables‚ÄĚ, los condenados sin juicio por la sociedad, se toman, en las novelas y cuentos de Schirach, su peque√Īa revancha y los acusadores aparecen ante nuestros ojos como verdaderos idiotas. Pero claro nos da la impresi√≥n de que esto solo pasa en las historias de este magn√≠fico narrador alem√°n. La realidad es otra historia. A√ļn as√≠, entretenido, sugerente, divertido y profundo libro. Otra peque√Īa joya en la producci√≥n literaria de Ferdinand von Schirach.

Enrique Martín

La √ļltima entrega de novedades de mayo de 2017

LUTZ SEILER

Kruso        (ANAGRAMA)  470 páginas

Lutz Seiler (Gera, 1963) es uno de los m√°s prestigiosos poetas alemanes de hoy. Experto en literatura y lengua alemanas es desde 1997 director del Museo Peter Huchel, dedicado a otro insigne poeta alem√°n que dej√≥ la RDA en los setenta y falleci√≥ en 1981. Ha publicado seis poemarios ampliamente galardonados. Kruso es su primera novela. Se public√≥ en 2014 y ha sido ya traducida a veintid√≥s idiomas. La historia transcurre en 1989, el a√Īo en que cay√≥ el Muro de Berl√≠n. Ed es un joven estudiante de literatura de la RDA que decide romper con todo tras la muerte de su novia. Se traslada entonces al norte, a la isla de Hiddense en el B√°ltico, lugar elegido por muchos j√≥venes para desertar y pasar a Dinamarca. All√≠ entra en contacto con una comunidad liderada por el enigm√°tico Kruso, que le adentra en los ritos de purificaci√≥n, en el amor libre y en unas relaciones m√°s que personales. Cuando todo cambi√≥.

ELIZABETH STROUT

Amy e Isabelle          (SEIX BARRAL)  427 páginas

Amy e Isabelle es la primera novela que public√≥ en 1998, la magn√≠fica escritora estadounidense Elizabeth Strout (Portland, 1956), ganadora del Premio Pulitzer con la extraordinaria Olive Kitteridge y autora adem√°s de otros libros interesantes como Los hermanos Burgess y Me llamo Lucy Barton, su novela m√°s reciente. Amy e Isabelle indaga en las peculiares y a veces tormentosas relaciones entre madres e hijas, un tema recurrente en la obra de Strout. Isabelle vive en un pueblecito cerca de Boston con su √ļnica hija, la adolescente Amy. La relaci√≥n entre ellas es tensa y la comunicaci√≥n pr√°cticamente inexistente. Todo cambiar√° para Amy cuando llegue al pueblo un nuevo profesor de matem√°ticas, que le abrir√° a un mundo que no tiene nada que ver con el ambiente claustrof√≥bico en el que vive. No son complacientes y amables las novelas de Strout, porque la vida es dura. Aunque hay humor.

CELSO CASTRO

Sylvia     (DESTINO)  119 páginas

El escritor gallego Celso Castro (A Coru√Īa, 1962) es una rara avis dentro del panorama literario espa√Īol. Admirado por autores como Enrique Vila Matas ‚Äď‚ÄúConsidero un acto de justicia po√©tica advertir de la subversiva val√≠a de Celso Castro‚ÄĚ-, su forma de narrar no deja indiferente: siempre en primera persona, siempre como un volc√°n en erupci√≥n, siempre sin may√ļsculas, siempre como un ejercicio verborr√©ico. Es lo que √©l mismo denomina ‚Äúrelatos del yo‚ÄĚ, como El afinador de habitaciones, Astillas o Entre culebras y extra√Īos. En Sylvia narra el amor absorbente y destructivo entre un joven poeta, marcado por el suicidio en prisi√≥n de su padre y por una enfermedad que le hace o quedarse catat√≥nico o destrozarlo todo alrededor, y una bella mujer mayor que √©l llamada Sylvia. Y en medio una relaci√≥n enfermiza entre el poeta y su madre. Impresiona.

SOPHIE H√ČNAFF

Aviso de muerte        (ALFAGUARA)  297 páginas

Segunda aventura protagonizada por la comisaria de la polic√≠a parisina Anne Capestan. La hero√≠na, surgida de la pluma de la escritora y periodista Sophie H√©naff (1972) en la novela La brigada de Anne Capestan, se ha convertido en uno de los personajes m√°s queridos de los amantes del ‚Äúpolar‚ÄĚ franc√©s. Como conocimos en aquella novela Capestan era rebajada a comandar un grupo de polic√≠as apestados tras meter la pata en un importante caso. Pero lo que en principio era un castigo se convert√≠a en un √©xito personal y una resurrecci√≥n de su grupo de inadaptados, a los que el lector acababa cogiendo mucho cari√Īo. En el segundo caso Capestan y su grupo, que siguen ocupando el rinc√≥n m√°s oscuro de la polic√≠a judicial y siguen siendo vilipendiados por sus compa√Īeros por haberles dejado en rid√≠culo, tiene que investigar el asesinato del comisario Serge Rufus, padre del exmarido de la comisaria. Entretenida.

HELENA ATTLEE

El país donde florece el limonero  (ACANTILADO)  316 páginas

La brit√°nica Helena Attle es una historiadora experta en jardines de todo el mundo, especialmente de los jardines italianos, pa√≠s donde ha vivido y trabajado durante treinta a√Īos. Ha escrito libros sobre los jardines en Inglaterra, Gales, Portugal, Japon y, claro, Italia. Su pasi√≥n por este pa√≠s le llev√≥ a escribir este hermoso libro que de ha convertido en un bestseller cultural y de culto en todo el mundo, El pa√≠s donde florece el limonero, subtitulado La historia de Italia y sus c√≠tricos. Un libro repleto de mapas, muy bellamente escrito, muy erudito, sin ser cargante, y en el que la autora nos relata los or√≠genes de los c√≠tricos, de la gastronom√≠a y de la propia Italia, y nos descubre los secretos del arte de la horticultura y nos ofrece recetas tan sencillas, como suculentas. Aromas, colores, texturas, paisajes… La fusi√≥n entre civilizaci√≥n y naturaleza. Una delicia.