Archivo de la categoría: españa

Tercera entrega de novedades de octubre de 2020

MICHAEL KRÜGER

Pasajeros     (LA HUERTA GRANDE)  169 páginas

El estupendo escritor alemán Michael Krüger (Wittgendorf/Sachsen-Anhalt, 1943) fue durante muchos años uno de los grandes directores editoriales de Alemania, hasta que decidió dedicarse en exclusiva a la creación. Es autor de relatos, novelas, traducciones y de varias colecciones de poesía. Por su trabajo ha recibido todo tipo de premios literarios. Varios de sus libros han sido traducidos al castellano, entre ellos El dios detrás de la ventana, El final de la novela, La alfombra negra bajo los ciruelos, ¿Qué hacer? y Previsión del tiempo. Pasajeros es una de sus últimas obras, publicada hace tan solo dos años. Es una novela. Un hombre se ha quedado dormido en el tren. Cuando despierta, una joven desconocida se apoya con naturalidad sobre él. Se llama Jara; no tiene dinero, ni papeles y apenas habla el idioma. Él es un exitoso coach motivacional retirado y derrotado por sus propios conocimientos. Observando a la joven, el hombre piensa con cierto patetismo que aquella muchacha podría representar su salvación. Ofrecerle un hogar le dará a su vida un nuevo sentido. Krüger emprende un viaje en el que nadie se salva: ni las personas que lo rodean, ni los compatriotas alemanes, ni él mismo. Un retrato del extraño rostro de nuestra sociedad: melancólica y cómica, resignada y desesperadamente esperanzada.

SOFI OKSANEN

Norma      (SALAMANDRA)  350 páginas

La finlandesa Sofi Oksanen (Jyvaskyla, 1977) irrumpió en 2011 con gran fuerza en el panorama literario internacional con Purga, una historia que narraba la relación, en la Estonia recién independizada de la URSS en 1992, entre una joven que huía de una red de trata de blanca y a una vieja campesina testigo de los horrores de la guerra y el estalinismo que la acogía. Aquella historia vendió más de un millón de ejemplares en más de cuarenta países y recibió el aplauso de los lectores y la crítica, además de numerosos premios.  Tras publicar, también en castellano, Cuando las palomas cayeron del cielo, regresa ahora con esta Norma. La novela arranca con el aparente suicido de Anita Ross que parece haberse arrojado a las vías del metro de Helsinki. Pero Norma, su única hija, se muestra incrédula, ya que su madre jamás la hubiera dejado sola con su secreto: sus cabellos viven, experimentan emociones, cobran impulso y crecen tan rápidamente que hay que cortarlos varias veces al día. Dispuesta a todo con tal de saber la verdad, la joven decide reconstruir los últimos días de su madre, ofreciéndose incluso en el salón de belleza donde ella trabajaba, uno más de los negocios de un clan que también trafica con vientres de alquiler. Acechada por el pasado y atrapada en una maraña de engaños y explotación, Norma deberá luchar por esclarecer los hechos y alcanzar la libertad. Con una prosa imaginativa, sugerente y poética, Sofi Oksanen urde una trama inquietante sobre las redes mafiosas que se aprovechan de las mujeres, en una novela radicalmente original.

AFONSO REIS CABRAL

Mi hermano    (ACANTILADO)  355 páginas

Afonso Reis Cabral (Lisboa, 1990) publicó su primer libro, de poesía, a los quince años. Licenciado en estudios portugueses y lusófonos, en la actualidad trabaja como editor freelance y es autor de dos novelas, Mi hermano que ahora se publica y que fue Premio LeYa 2014 y Pan de azúcar que fue Premio José Saramago 2019 y que en breve editará también AcantiladoMi hermano cuenta una historia de amor fraternal. Tras la muerte de sus padres, los hermanos de Miguel, un hombre de cuarenta años con síndrome de Down, deben decidir quién cuidará de él. Y es el mayor de los dos varones, un profesor universitario divorciado y misántropo que se ha mantenido alejado de su ciudad natal durante años, quien sorprende a sus hermanas ofreciéndose a asumir la responsabilidad. Miguel es apenas un año menor que él, y el recuerdo del afecto y la complicidad que compartieron en la infancia lo lleva a creer que la nueva situación podrá salvarlo de la apatía en la que se encuentra sumido y redimirlo del prolongado distanciamiento. Sin embargo, compartir la vida cotidiana con Miguel acarrea problemas inesperados, y el silencio de la antigua casa de campo familiar, perdida en una aldea remota y solitaria del interior de Portugal, lo confrontará con el pasado y la compleja relación que lo une a su hermano. Una novela conmovedora y bella que huye del sentimentalismo para ofrecernos un retrato lúcido del amor fraternal.

ELENA MEDEL

Las maravillas     (ANAGRAMA)  226 páginas

Elena Medel nació en Córdoba en 1985, aunque reside en Madrid. Es una reconocida poeta, autora de los poemarios Mi primer bikini, Tara y Chatterton, reunidos en Un día negro en una casa de mentira. También ha publicado los ensayos El mundo mago y Todo lo que hay que saber sobre poesía. Dirige la editorial de poesía La Bella Varsovia. Las maravillas es su primera novela y en ella la autora realiza un recorrido por las últimas décadas de la historia de España, desde el final del franquismo a nuestros días, y un retrato lírico y honesto de dos mujeres trabajadoras. ¿Cuál es el peso de la familia en nuestras vidas, y cuál es el peso del dinero en nuestras vidas? ¿Qué sucede cuando una madre decide no cuidar de su hija, y qué sucede cuando una hija decide no cuidar de su madre? ¿Habríamos sido diferentes de haber nacido en otro lugar, en otro tiempo, en otro cuerpo? En esta novela hay dos mujeres: María, que a finales de la década de los sesenta deja su vida en una ciudad del sur para trabajar en Madrid, y Alicia, que nace más de treinta años después y repite su camino por motivos diferentes. Sabemos lo que las separa, pero… ¿Qué las une? ¿Qué les pertenece, qué han perdido? Las maravillas es una novela sobre el dinero. Una novela sobre la falta de dinero: sobre la manera en la que nos define el dinero que no tenemos. Es también una novela sobre cuidados, responsabilidades y expectativas; sobre la precariedad que no responde a la crisis sino a la clase, y sobre quiénes contarán las historias que nos permitan conocer nuestros orígenes y nuestro pasado. Una novela deslumbrante, que ya antes de su publicación ha seducido a algunos de los más destacados editores internacionales y se encuentra en proceso de traducción al alemán, el inglés, el griego y el neerlandés.

FERNANDO ARAMBURU

Utilidad de las desgracias   (TUSQUETS)  348 páginas

Tras el abrumador éxito de Fernando Aramburu (Donostia, 1959) con Patria, el autor de los volúmenes de relatos Los peces de la amargura y El vigilante del fiordo, así como de novelas como Fuegos con limón, Los ojos vacíos, Bami sin sombra, La gran Marivián, El trompetista del Utopía, Viaje con Clara por Alemania, Años lentos y Ávidas pretensiones, sigue apostando por publicar libros diferentes. Primero fue Autorretrato sin mí -una mirada hacia el interior, hacia el personaje Fernando Aramburu– y después Vetas profundas, una selección de su escondida poesía. Y ahora llega Utilidad de las desgracias y otros textos que reúne algunos de los artículos dominicales publicados en el diario El Mundo. Artículos muy personales y literarios en los que habla de todo: su infancia en un arrabal de Donostia, su memoria del dolor en los años oscuros en Euskadi, su experiencia como maestro en Alemania, sus rituales a la hora de escribir y de encontrarse con los lectores, algunos paseos y viajes, las lecciones extraídas de una atenta lectura de Albert Camus… Son piezas cargadas de humor, sensibilidad y sabiduría, y pueden leerse como apuntes narrativos, retazos de memorias o como un pequeño tratado vital a partir de unas cuantas certezas que sirven como brújula moral. Un libro acogedor, en la senda del humanismo, sereno, colorista, de gusto por los detalles cotidianos, de celebración de los pájaros y las ardillas, de amor a la literatura y de humor contra las pedanterías, de ridiculización de los fanáticos y de solidaridad con las víctimas. Gran Fernando.

Martínez de Pisón y el “querer demasiado”

Fin de temporada se abre con una escena maravillosamente construida en la que vemos a Juan y a Rosa, una de las protagonistas de la trama, viajar camino de Portugal. Son jóvenes, se quieren, pero advertimos pronto algunas tensiones. Pronto sabremos que se dirigen a una clínica abortista clandestina. Corre el año 1977. La escena, que bien podría estudiarse en las escuelas de escritura, se cierra con el accidente que sega la vida de Juan y que condicionará para siempre la de Rosa. En el primer capítulo la acción ha dado un salto y nos encontramos con Rosa brindando con su amiga Mabel en el camping que ambas regentan. Por ahí anda también Iván, el hijo de Rosa, convertido en un hombre, con lo que entendemos que la protagonista  no quiso interrumpir su embarazo.

Estos tres personajes viven en el camping  Florida de la Costa Dorada durante todo el año. Para las dos mujeres, lo que fuera a ser de ellas en el futuro “dependería de su fracaso o triunfo” al frente de aquel camping. “La vida las había baqueteado, pero no las había endurecido. Eran dos corazones heridos, dos criaturas lastimadas, y el hecho de que las dos fiaran su propia salvación a la salvación del negocio terminó de unirlas”. Iván, por su parte, quiere trabajar en una  central nuclear cercana, que van ya a desmantelar, pero para su madre representa una muy mala noticia que quiera dejar el instituto. A la plantilla del camping se unirá Céline, una joven francesa de la que Iván se enamora.

Tras haber dado muchos tumbos por distintos puntos de la península parece que madre e hijo tienen ya una vida hecha, sin embargo, el pasado volverá a alcanzarlos e Iván querrá resolver dudas y misterios relacionados con su familia. Y todo se enredará en una maraña de revelaciones a medias. Hasta aquí vamos a contar, pero podemos añadir que no faltan puntos de giro en esta novela que a veces nos pone el corazón en un puño. También quiero destacar la destreza con la que Martínez de Pisón ambienta la historia: está la melancolía del camping, pero también el mundo de las plantas nucleares, de las huertas, de los pueblos.

Fin de temporada tiene a la familia como protagonista, un tema que el autor zaragozano, Premio Nacional de Narrativa, domina; pero en esta novela en concreto habla de un asunto que se ha explorado menos: ¿qué pasa cuando se quiere demasiado? La respuesta, en estas páginas.

Txani Rodríguez

El Ratoncito Pérez del cubano Pérez Díaz

Desmitificador y a veces irreverente con los motivos clásicos de la literatura infantil, el escritor cubano Enrique Pérez Díaz, proyectado en la narrativa y la investigación en torno a la literatura infantil y juvenil con abundantes obras traducidas a diversas lenguas, algunas incluso al euskera, es, además de  miembro del comité cubano del IBBY, editor de obras para jóvenes.

En esta serie de cuatro títulos (El deseo de Ratón Pérez, La novia de Ratoncito Pérez, Los hijos del ratoncito y la ratona Pérez y La tatarabuela de los ratones Pérez), ilustrados por Anabel Medina y editados por la casa valenciana Selvi, el autor acude al popular personaje del Padre Coloma para extender el relato a toda su saga ratonil. En la saga destaca Ratoncita Mueladeljuicio, una hermosa ratona blanca y gordita, la mayor de siete hermanas ratonas que vivían dentro de una cuevita en la casa del Gato Malarroña, y que se convertirá en su novia y compañera de reparto. Juntos formarán una inmensa familia multicultural de ratones acogidos, de ojos rasgados uno, negros otros, todos cuidados por la abuela, hasta una ilustre ratona inglesa. Pues pocos saben que la entrañable ratona es descendiente de Missismouse, ilustre dama de la aristocracia inglesa, emparentada con el mismísimo pirata Francis Drake.

Así son los relatos de este escritor, que combina la historia y la literatura clásica con su propio entorno cultural y lo adereza de humor y de ternura.

Seve Calleja

Rosa Montero y las segundas oportunidades

La escritora y periodista Rosa Montero (Madrid, 1951) acaba de publicar en Alfaguara la novela La buena suerte. Enamorados de sus crónicas y reportajes en el diario El País, a nadie se le hizo extraño que aquella prosa poderosa y repleta de verdad diera el salto a la literatura en 1979, hace ahora un poco más de cuarenta años. Y que a partir de entonces llovieran títulos como Crónica del desamor, Te trataré como una reina, La loca de la casa, Historia del Rey Transparente, Lágrimas en la lluvia, La ridícula idea de no volver a verte o La carne. Ahora nuestra invitada publica La buena suerte, que habla de eso, de tener buena y mala suerte en la vida, de la posibilidad de la redención y de las segundas oportunidades. Con la autora hemos charlado. Pincha y disfruta de la conversación.

La segunda entrega de novedades de octubre de 2020

ENRICO BRIZZI

Jack Frusciante ha dejado el grupo

(NOCTURNA) 229 páginas

Enrico Brizzi (Bolonia, 1974) estudió comunicación con Umberto Eco. Ha escrito novelas y cuentos, poesía y reportajes. Muy populares son sus crónicas sobre senderismo, la pasión del autor. Pero si es conocido es por la publicación en 1994, cuando solo tenía veinte años de la novela Frusciante ha dejado el grupo. Una novela que muchos compararon con El guardián entre el centeno de Salinger. La historia arranca con una noticia que deja anonadados a un grupo de adolescentes: Jack Frusciante, el guitarrista de Red Hot Chili Peppers ha dejado el grupo. ¿Por qué esa huida de su ídolo en el momento en el que eran más famosos? El “viejo Jack”, que ya tiene diecisiete años, comienza a vislumbrar así la dureza del mundo adulto, mientras abomina de su familia pegada al televisor, mientras queda para beber con sus amigos y mientras rumia su derrota amorosa ante Aidi, “su” chica que va a marcharse a otro país. Deslumbrante debut.

ROSA LIKSOM

La mujer del Coronel     (ALIANZA)  184 páginas

Rosa Liksom (Ylitornio, 1958) es una muy reconocida y premiada escritora finlandesa. Su obra ha sido traducida a diecinueve idiomas y ha recibido el Premio Finlandia y el Premio Nórdico de la Academia Sueca. En esta novela trae hasta el lector la historia de Finlandia durante gran parte del siglo XX, especialmente la zona de los pantanos y la tundra del norte del país. La mujer del Coronel está protagonizada por una mujer que en su vejez nos cuenta la historia de su vida. Cómo se enamoró en su juventud de un amigo de su padre, un Coronel que simpatizaba con el nazismo; cómo quedó atrapada en un matrimonio violento y destructivo mientras Europa se preparaba para la guerra; y cómo consiguió sobrevivir a esa travesía por los infiernos. Una historia de sumisión, adaptación y renacimiento, y un canto a la naturaleza. Ha llegado el momento de descubrir a esta gran autora.

TAKIS WÜRGER

Stella      (SALAMANDRA)  205 páginas

Takis Würger (Hohenhameln, 1985) es un conocido reportero alemán que trabaja para la revista Der Spiegel, pero a la vez es un novelista de gran éxito. Debutó con Der Club y confirmó las buenas vibraciones con Stella que está siendo traducida a catorce idiomas y ha sido un boom de ventas en Alemania. Cuenta la historia de Friedrich un joven de buena familia que se ha criado en una mansión en Ginebra. Vive con su madre, una mujer alcoholizada amante de las bellas artes y seguidora de Hitler, y con su padre, un acaudalado comerciante de telas que ha decidido refugiarse en Oriente Próximo al estallar la guerra. Y es que estamos en 1942 y al bueno de Friedrich, que tiene veinte años, no se le ocurre otra cosa que irse a vivir a Berlín. Allí descubrirá el amor pero también la realidad siniestra del nacionalsocialismo. Y tendrá que optar entre el amor y la moral, entre quedarse con su chica o denunciar el nazismo. Apabullante.

ALEXIS RAVELO

Un tío con una bolsa en la cabeza   (SIRUELA)  239 páginas

Alexis Ravelo (Las Palmas de Gran Canaria, 1971) es una de las grandes joyas del género negro en España. Además de su serie protagonizada por el “localizadorEladio Monroy tiene novelas autoconclusivas tan redondas como La estrategia del pequinés, La última tumba, La otra vida de Ned Blackbird o La ceguera del cangrejo. Incluso tiene una inmersión  muy estimable en los desastres de la Guerra Civil en Canarias titulado Los milagros prohibidos. En Un tío con una bolsa en la cabeza nos cuenta la historia de Gabriel Sánchez Santana, Gabrielo para los amigos, el tipo que tiene la cabeza metida en una bolsa. Y es que este alcalde corrupto ha sido atacado en su casa por dos personas que le han dejado maniatado y con una bolsa en la cabeza que amenaza con asfixiarlo. En el poco tiempo que le queda deberá intentar averiguar quién le quiere tan mal y por qué. Se convertirá así en el investigador de su propio asesinato. Sorpredente.

MICHÈLE AUDIN

Una vida breve    (PERIFÉRICA) 164 páginas

Esto es un ensayo, y una biografía, y también un intento de rescatar a una persona del olvido. Michèle Audin (Argelia, 1954) es una matemática, historiadora y novelista francesa que ha querido contar en este libro la historia de su padre, un matemático y militante comunista, Maurice Audin que durante la Batalla de Argel, en junio de 1957, fue apresado por el Ejército francés, acusado de colaborar con el movimiento de independencia argelino. Torturado hasta la muerte, su cuerpo nunca fue encontrado. Tenía veinticinco años. En 2014 el Gobierno francés por fin reconoció que su desaparición, un caso, el caso Audin, que conmocionó a la sociedad francesa durante décadas, no había sido un misterio sin resolver, sino un asesinato de Estado. Michèle Audin ha querido olvidarse del caso y reconstruir la vida de su amoroso padre, de sus orígenes, de sus sueños y de su entorno social. Un libro preciso y poético a la vez. Una obra de arte.

El adios a las minas, el adios de Noemí Sabugal

La periodista y escritora leonesa Noemí Sabugal acaba de publicar en la editorial Alfaguara un ensayo que está llamado a ser uno de los libros importantes de este año: Hijos del carbón.  Se trata de un trabajo en el que, con enorme habilidad, se combina la crónica periodística, la narrativa de viajes y el relato más personal, porque la vida de esta escritora, hija y nieta de mineros, está ligada al carbón. Mediante este libro, Sabugal quiere, por un lado, conservar la memoria de un mundo que ya ha desaparecido –solo queda un pozo en producción- y, por otro, pedir una salida digna a estas zonas que ahora se enfrentan al paro y a la despoblación. Para ello,  durante años, y de manera concienzuda, Sabugal ha recorrido las cuencas mineras y a lo largo del libro nos muestra una radiografía exhaustiva de lo que fueron las minas, de lo que son, y del vacío más o menos lacerante que han dejado. Las minas han cerrado, contaminaban, eran deficitarias, ahora se importa el carbón, pero el panorama tras los sucesivos cierres es preocupante. La transición energética nos lleva a un escenario en el que se impulsarán la energía eólica y la energía solar, es más que probable que los molinos y los paneles se instalen en el medio rural, pero cabe preguntarse qué va a obtener ese medio tras este nuevo sacrificio. Sabugal aporta muchos datos, la lectura de Hijos del carbón nos da la posibilidad de hacernos una composición de lugar y de saber en qué punto estamos en relación a la tan cacareada transición energética.

Uno de los capítulos más interesantes del libro es el que dedica a explicar el microcosmos minero; había zonas en Asturias, en León, en Palencia…, en las que la mina lo era todo. Las empresas no solo abrían los pozos, también abrían economatos, hospitales, cines, centros deportivos  o escuelas (la propia Sabugal estudió en uno de esos colegios, que hoy son ya concertados) y levantaban cuarteladas, casas para los mineros. Esas sociedades estaban muy estratificadas, el mando era el mando en la mina y en la calle, y en ellas se forjó un hondo sentimiento de conciencia de clase. La peligrosidad del trabajo, que podía costarles la vida, implicaba que las reivindicaciones laborales fuesen también duras. No estaban para medias tintas. Sabugal repasa los accidentes más graves que se han sufrido en las cuencas, recuerda los nombres de los mineros, y recuerda cómo en casi todas las clases de su colegio había algún huérfano.

En esos paisajes rurales, las minas, las centrales térmicas, las cementeras, han cesado en su funcionamiento. El fin de las ayudas europeas a la producción del carbón llegó en 2018. Se veía venir, pero al leer Hijos del carbón da la impresión de que no se ha hecho lo suficiente por atraer empleo, también hay que reconocer que es una tarea muy complicada.  Se han mejorado las infraestructuras, pero la industria alternativa no termina de llegar. “En los municipios mineros, dice Sabugal, hay mejores carreteras, y nuevas plazas y polideportivos, pero las farolas recién estrenadas iluminan un vacío cada vez mayor”.

Hijos del carbón, que está muy bien escrito y tiene páginas bellísimas y emocionantes, nos hará mirar para siempre ya esos paisajes de manera distinta, y acordarnos de los tiempos en los que las cocinas se encendían con carbón, y la vida, en resumen, giraba en torno al carbón; y nos acordaremos, como ha pretendido la autora, de que para que aquel mundo funcionara hubo hombres y mujeres que bajaban a los pozos y se jugaban la vida.

Txani Rodríguez

Lola Llatas y los misterios de Sara

La autora valenciana Lola Llatas, ingeniera de caminos y viajera por el mundo, desde Atenas a Australia pasando por  Hungría, India o Londres, ha llevado sus vivencias de trotamundos a la literatura a través de situaciones de aventura y misterio. Sara y el misterio de la niña fantasma, Sara y el misterio de los profesores extraterrestres, Sara y el misterio del muñeco maldito son los primeros títulos de esta serie, cuya protagonista es una niña de nueve años que en su primera historia pasará las vacaciones en casa de sus abuelos, donde encontrará, además de a su admirada Adela, a una niña fantasma. En la segunda de las entregas, mientras sus padres están de viaje, la niña debe vivir unos días con su tío y su admirada prima y comenzar a acudir el primer trimestre del curso a un colegio, donde el profesorado se comporta de manera tan extraña… En la tercera, Sara y Adela comparten su estancia en un campamento.

En todos los casos, la pequeña Sara Pérez, detective de  misterios, como se define a sí misma, nos relata sus propias indagaciones sobre una misteriosa niña que aparece y desaparece como venida de los cuentos que su abuela le cuenta, o de lo que ocurre en el entorno escolar en el que la colocan, entre castigos y seres extraterrestres que han absorbido la voluntad de un profesorado poseído por un moco extraterrestre. Todo narrado con el desparpajo y la frescura de una niña que ha dejado sus sueños de ser veterinaria para resolver situaciones insospechadas, de las que tanto gustan a los lectores de Primaria.

Seve Calleja

Las recuerdos verdaderos y cercanos de Rafael Reig

Al final, debe ser un compromiso eso de escribir autoficción, porque es complicado decidir que dosis de realidad debe incluirse para que sea verosímil la mezcla. Un combinado puede fracasar a nada que te pases con el licor o con el agua con elementos. Así que tened en cuenta un poco más este género y dejad de despreciarlo. Esto, en realidad me lo digo a mí mismo que tiendo a considerar trabajos menores lo que nos cuentan los autores de su propia experiencia. Rafael Reig nos habla de su familia, el punto principal de esta fase está en la muerte de los padres en un incendio, y de su generación, compuesta por tipos que soñaban con ser escritores y de la que solo él y Antonio Orejudo y Javier Azpeitia han conseguido dedicarse a esto, pero con mucha menor proyección que los de la generación anterior: Javier Marías, Bernardo Atxaga, Enrique Vila-Matas, Roberto Bolaño y así.

Así que en Amor intempestivo hay dolor y frustración. Y quizá por eso se empeña Rafa en contarnos lo mucho que ligaba y como se divertía en tiempos de la movida y como viajaba y se quedaba en Estados Unidos en cualquier universidad que lo aguantara. Creo que exagera, sobre todo en el sexo, pero oye, que quizá juzgo las cosas desde mi punto de vista. Y yo soy anterior a la generación anterior a él y a sus amigos.

Ya que hemos hablado de las dificultades de escribir autoficción, veamos cuales son las cosas buenas: puedes dibujar un buen retrato de ti mismo, con algunos detallitos oscuros para parecer interesante, pero salvarte en lo imprescindible; puedes evitarte la estructura previa y ponerte a escribir con saltos en el tiempo y giros aparentemente absurdos y justificados con cualquier disculpa, porque ya se sabe que recordamos a ráfagas y con tal de que quede graciosillo todo vale; puedes cargar sobre las espaldas de tus amigos las anécdotas más chisposas para que se rían contigo, pero también puedes hacerles alguna faena y dejarles decir inconveniencias. Acaso no lo hacen ellos también, eh, Orejudo. Es decir que eres un escritor libre y razonablemente feliz aunque en medio hayas hablado de tus padres muertos, tus hermanos razonablemente cercanos, tus amigos siempre dispuestos a ayudarte, la gente idiota con la que te has cruzado y las mujeres que fueron hospitalarias contigo.

Y el lector encantado. Lo digo en serio, me ha gustado Amor intempestivo desde el título con esa palabra ya en desuso que me ha atacado desde el pasado. Y, por otra parte, hemos visto a un Rafael Reig más cercano, mas implicado que en sus otros libros, aunque todos tengan cosas personales en el texto, donde el autor se muestra más circunspecto, más distante, más cínico. No sé, alguien debería pensar en hacer una película. Rafael Reig lleva tiempo demandando en sus escritos la aparición de un productor que pase a imágenes sus historias y reflexiones. Mientras ese momento llega les dejamos con este libro, otro más en la columna de la vida del amigo Reig, construida poco a poco y con gran entusiasmo. Que siga.

Félix Linares

El Tocho. Los extramuros de Jesús Fernández Santos

Extramuros la luna se detuvo. Más allá del camino real quedó inmóvil sobre la ciudad, encima de sus torres y murallas, dominando los prados empinados donde cada semana se alzaban las fugaces tiendas del mercado. Los recios muros revelaban ahora las tramas de sus flancos, sus cuadradaos remates, sus puertas blasonadas, con sus luces de pez y estopa, movidas por el aliento solemne de las ráfagas. De lejos llegaba intermitente el rumor del río, dando vida a la noche, la voz de la llanura estremecida, el opaco silencio de la tierra, de las lomas peladas y de los surcos yermos.

Todo se había congelado, detenido, muerto bajo el manto de aquella luz tan fría, a los pies de las nubes heladas como husos blancos de una rueca invisible, como rebaños fantasmales, empujados, amenazados, divididos por los veloces canes del viento”.

Así comienza Extramuros de Jesús Fernández Santos. Perteneciente a la llamada generación de los cincuenta, en la que también se integran escritores como Ignacio Aldecoa, Sánchez Ferlosio o Ana María Matute, el madrileño Jesús Fernández Santos (1926-1988) ubicó en tierras leonesas, de donde procedía la familia, sus novelas de más acentuado carácter social, caso de Los bravos o Los jinetes del alba, pero junto a esta vertiente crítica, el autor desarrolló también una inclinación cada vez más acentuada, a partir de los años 70, por la ambientación histórica. El libro de la memoria de las cosas o esta novela que hoy les recomendamos, Extramuros, publicada en 1978, son un buen ejemplo de ello.

Extramuros es un texto febril y alucinado, que ganó justamente el Premio Nacional de Literatura. Se sitúa  en un momento impreciso del siglo XVII en una Castilla decadente asolada por la sequía y la enfermedad. El lugar es un convento  en el que dos de las hermanas mantienen una relación íntima y secreta. Relatado casi en su totalidad en primera persona, es una de ellas la que nos cuenta las penalidades que sufre la comunidad, su extrema pobreza. La necesidad impulsa a su amante a urdir un falso milagro, unas llagas en sus manos que no cesan de supurar, para atraer devotos y donaciones de extramuros que permitan restaurar la comunidad. El engaño resulta un éxito. La falsa santa es elegida priora y todo parece ir bien hasta que la hija de un aristócrata decide ingresar en el convento atraída por su fama creciente. A partir de ese momento, los celos y las rencillas harán descarrilar el sueño de prosperidad, y la inquisición jugará su papel.

Más que la evocación de una época con sus miserias y obsesiones, o la historia de amor entre mujeres, muy atrevida en el momento de su publicación, lo que destaca en esta novela es el estilo, la expresión tan ajustada a las modulaciones del pasado, no solo en las palabras, sino también en el ritmo y la cadencia en el hablar. En este sentido, Fernández Santos consigue con Extramuros un acierto pleno. Un clásico con una prosa depurada que se paladea en cada frase, y que parece querer demostrarnos que solo el amor sobrevive a  las vicisitudes del tiempo.

Encontrarán Extramuros, de Jesús Fernández Santos en editorial Seix Barral.

Javier Aspiazu

Los personajes desarraigados de Martínez de Pisón

El escritor aragonés, pero afincado en Barcelona desde hace casi cuarenta años, Ignacio Martínez de Pisón (Zaragoza, 1960) acaba de publicar en el sello Seix Barral la novela Fin de temporada. Martínez de Pisón es autor de más de quince libros, entre los que destacan las novelas El día de  mañana (2011; Premio de la Crítica, Premio Ciutat de Barcelona, Premio de las Letras Aragonesas, Premio Hislibris), La buena reputación (2014; Premio Nacional de Narrativa, Premio Cálamo al Libro del Año) y Derecho natural (2017). También ha publicado el ensayo Enterrar a los muertos (2005), el libro de relatos Aeropuerto de Funchal (2009) y la novela de no ficción Filek (2018). Fin de temporada arranca en una carretera junto a la frontera de Portugal, en junio de 1977. Juan y Rosa, apenas adolescentes, tienen cita en una clínica abortista clandestina, pero un accidente les impedirá llegar a su destino. Casi veinte años después, Rosa y su hijo Iván comienzan el que será el proyecto de su vida, la recuperación de un camping en la Costa Dorada, en el otro extremo de la península. Desde que Iván nació han vivido en diferentes lugares, siempre de forma provisional, siempre solos, huyendo de un pasado que no tardará en alcanzarlos. Una novela que se centra, como muchos otros trabajos de su autor, en la fuerza, a veces envenenada, de los lazos de sangre; en los secretos familiares que hacen que cada generación se vea abocada a repetir ciertos errores. Ignacio Martínez de Pisón se adentra en una relación madre e hijo extraordinaria, en una historia que recorre casi un cuarto de siglo, y nos descubre que el pasado no resuelto es una trampa vital aunque intentemos ignorarlo, o precisamente por ello. Con el autor hemos charlado. Pincha y disfruta de la charla.