Archivo de la categoría: españa

La Reina Roja, el poli corrupto y Gómez-Jurado

El escritor Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977) acaba de publicar en el sello Ediciones B la novela Reina Roja. Gómez-Jurado es periodista y ha pasado por las redacciones de algunos de los principales medios españoles. Sus novelas El paciente y Cicatriz, se han publicado en más de cuarenta países y se han convertido en best-sellers mundiales. En Estados Unidos hay planes para adaptar varias de ellas a la gran pantalla. En su nueva novela nos presenta a dos personajes que no pueden ser más diferentes. Por un lado está Antonia Scott una mujer muy especial. Tiene un don que es al mismo tiempo una maldición: una extraordinaria inteligencia. Gracias a ella ha salvado decenas de vidas, pero también lo ha perdido todo. Hoy se parapeta contra el mundo en su piso casi vacío de Lavapiés en Madrid, del que no piensa volver a salir. Ya no queda nada ahí fuera que le interese lo más mínimo. Y por otro lado está el inspector Jon Gutiérrez que está acusado de corrupción y suspendido de empleo y sueldo. Es un buen policía metido en un asunto muy feo, y ya no tiene mucho que perder. Por eso acepta la propuesta de un misterioso desconocido: ir a buscar a Antonia y sacarla de su encierro, conseguir que vuelva a hacer lo que fuera que hiciera antes, y el desconocido le ayudará a limpiar su nombre. Un encargo extraño aunque aparentemente fácil. Pero Jon se dará cuenta en seguida de que con Antonia nada es fácil. Con el autor hemos charlado. Pincha y disfruta.

El comictario. Altarriba y Keko inmersos en la locura

El dúo formado por el guionista Antonio Altarriba y el dibujante Keko lo ha vuelto a hacer. Forman un equipo imbatible, y han alcanzado un nivel de compenetración tan alto que los cómics que producen son una auténtica delicatessen. Hace cuatro años rompieron moldes con Yo, asesino, las tremebundas andanzas de un profesor de Historia del Arte de la Universidad del País Vasco que mataba a sus víctimas con criterios estéticos. Esta obra les reportó premios tan importantes como el de la Crítica en Francia, y decidieron convertir la idea en una serie de tres entregas bautizada como La Trilogía Egoísta. Y ahora, cuatro años después, llega el segundo título, Yo, loco, de nuevo un descenso a los infiernos y de nuevo maravillosamente ilustrado por Keko, un auténtico maestro del blanco y negro que esculpe sus dibujos con trazo pétreo y remarca el ambiente angustioso y opresivo de esta historia.

Antonio Altarriba nos sumerge en el oscuro mundo de las empresas farmacéuticas y, más en concreto, de las que fabrican medicamentos para combatir los problemas psicológicos. El protagonista, Andrés Molinos, es un doctor en psicología y dramaturgo frustrado cuyo trabajo consiste en elaborar perfiles de nuevas dolencias o, lo que es lo mismo, inventar enfermedades que permitan a los laboratorios producir más fármacos y aumentar sus beneficios. Andrés Molinos, que arrastra profundos traumas familiares y sociales, se ve metido en un juego interno de conspiraciones en la empresa para la que trabaja, Otrament, ubicada junto al humedal de Salburua, en Vitoria, un escenario natural que cobra notable protagonismo en la trama y en las pesadillas de Andrés, cuyo estado mental se va deteriorando página a página hasta el desenlace final.

Antonio Altarriba da un nuevo paso en su exploración de lo más profundo de la psique humana, y nos preocupa hasta dónde va llegando y las oscuridades que alcanza. Por su parte, y como ya hiciera en la primera entrega con el rojo, Keko salpica sus fantásticas ilustraciones en blanco y negro con otro color, en este caso el amarillo, el color de la locura. Inquietante, angustioso y con una espléndida galería de personajes secundarios que tienen muchas historias que contar, desde el Santuario de Aránzazu hasta la dictadura de Guinea Ecuatorial. Así es Yo, loco, segunda entrega de La Trilogía Egoísta que se completará con Yo, mentiroso. Un cómic imprescindible publicado en castellano por Norma Editorial. No os lo perdáis.

Iñaki Calvo

La primera entrega de novedades de enero de 2019

ANDRÁS FORGÁCH

El expediente de mi madre          (ANAGRAMA)  379 páginas

András Forgách (Budapest, 1952) es un prestigioso novelista, traductor, dramaturgo y artista visual húngaro. Fue una figura destacada del movimiento contracultural de su país en las décadas de 1970 y 1980, lo que le llevó a enfrentarse a los jerarcas comunistas. Entre sus obras destacan la novela Zehuze, protagonizada por una madre que escribe cartas a una hija que vive muy lejos de ella. El personaje estaba inspirado en su cariñosa y entusiasta madre. Pero hace poco tiempo el mundo de Forgách se desmoronó, un amigo le informó que había aparecido un archivo en el que se demostraba que su adorada madre, Bruria, había expiado para el régimen estalinista de János Kádar a amigos, vecinos, familiares y hasta sobre sus propios hijos. Forgách decidió recrear en clave de novela aquellos escuetos informes. El libro se convierte en un volumen de memorias, por persona interpuesta, conmovedor, íntimo y terrible.

BERGSVEINN BIRGISSON

Para Helga          (LUMEN)  123 páginas

Bergsveinn Birgisson (Reikiavik, 1971) es un escritor islandés residente en Bergen, Noruega, doctorado en Filología Nórdica y especialista en el folklore, la tradición oral y la poesía lírica escandinavos. Su novela Para Helga, publicada hace ocho años, fue un fenómeno literario en Islandia y el resto de Escandinavia que acabó triunfando en Francia y vio como fue adaptada al cine y al teatro. Llega ahora su versión en castellano. Cuenta la historia de un anciano que decide responder finalmente a la carta que Helga, la mujer por la que sintió un amor imposible, ilícito y apasionado, le envió en su juventud invitándole a dejar por ella a su esposa y su casa en un entorno rural islandés. Al borde de la muerte Bjarni explica a Helga su rechazo y atisbamos como era la vida sencilla en ese mundo alejado de la ciudad y sus preocupaciones. Y como un amor puro es socavado por las convenciones sociales y la cobardía.

PABLO SEBASTIÁ TIRADO

Reikiavik       (REINO DE CORDELIA)  291 páginas

Pablo Sebastiá Tirado (Castellón, 1973) es un abogado y periodista que ha escrito un puñado de buenas novelas negras, entre ellas El último proyecto del doctor Broch y La sonrisa de la iguanas. También ha participado en varias antologías de relatos criminales. Su último libro, Reikiavik, nos lleva a la Barcelona actual más corrupta. Allí opera el ejecutor albino Hannu que tras ajusticiar a los hermanos Ferrutti, los dos principales capos que controlan el juego y la prostitución en Cataluña, deberá desaparecer del mapa. Pero esta vez no lo hará solo porque por primera vez en su vida decide no ejecutar también a los testigos, en este caso una joven con su bebé que estaban secuestrados por los mafiosos. La huida les llevará de Cataluña a Italia y de Italia a Islandia, a Reikiavik. Tirado compagina esta historia con la de un hombre, que en el futuro, se enfrentará en solitario a un reto científico de lo más inquietante.

ELISA LEVI

Por qué lloran las ciudades   (TEMAS DE HOY)  157 páginas

El sello Temas de Hoy cambia de cara y se convierte en la colección de las nuevas apuestas literarias de Planeta. Cabrá de todos, desde libros de memorias, a novelas, pasando por volúmenes ilustrados y narrativa de no ficción. Serán dos entregas por mes. Las dos primeras son las memorias del primer boxeador trans, Un hombre de verdad, escritas por su protagonista Thomas Page McBree, y la novela de la joven y debutante escritora madrileña Elisa Levi Por qué lloran las ciudades. Esta novela cuenta la historia de Ada que está sola –aunque rodeada de gente- en Japón tras el suicidio de su mejor amigo Denis. Es su albacea y mientras hace los trámites para repatriar su cuerpo, entre los familiares de él, sus hermanas y sus padres, y su novio, y hacerse cargo de sus posesiones recrea, como fue su relación y se hace preguntas sobre por qué se quitó la vida y por qué no pudo impedirlo. Una oda al desencanto.

IVÁN DE LA NUEZ

Teoría de la retaguardia       (CONSONNI)  129 páginas

Iván de la Nuez (La Habana, 1964) es un tipo curioso, en todos los sentidos de  la palabra. Nació en Cuba, tiene nacionalidad rusa y vive en Cataluña. Es ensayista, crítico de arte, conservador de museo y director de exposiciones. Sus análisis sobre la realidad cubana y sobre la izquierda en el mundo son legendarios, como demuestran libros como La balsa perpetua, Paisajes después del Muro, El mapa de sal o Postcapital. Crítica del futuro. Teoría de la retaguardia, subtitulado Cómo sobrevivir al arte contemporáneo (y a casi todo lo demás) que edita la productora bilbaína Consonni reflexiona sobre la realidad actual del arte contemporáneo, sobre su cada vez mayor acercamiento al poder, sobre su relación con el negocio del arte y sobre su futuro: ¿acabará alguna vez? Un ensayo donde aparecen Duchamp y La Lupe, Virilio y Fontcuberta, Fukuyama y Michael Jackson… Un ensayo irónico, mordaz y austero.

El estupendo debut negro de Inés Planas

Morir no es lo que más duele es el título de la primera novela de la oscense Inés Planas. Se ha destacado que no es habitual que una editorial como Espasa publique a puerta fría, es decir, a partir del envío del manuscrito de un autor desconocido, pero eso es exactamente lo que le ha sucedido a esta licenciada en Ciencias de la Información. Sin embargo, no debería resultarnos tan extraño porque esta novela negra tiene, en efecto, muchos elementos que pueden conectar con la nutrida legión de seguidores de este género. El desencadenante de la historia es la aparición de un hombre ahorcado en un pinar, un hombre al que alguien le ha arrancado los ojos. En uno de sus bolsillos, aparece un nombre, Sara Azcárraga, y ese será el hilo del que tiren el teniente de la Guardia Civil Julián Tresser, y el cabo Coira.

A medida que la investigación avance y algunas revelaciones anuden a investigadores e investigados, a víctimas y sospechosos, al pasado y el presente de varios de los personajes principales de la trama, también iremos conociendo las vidas privadas de los protagonistas: la difícil relación de Tresser con su madre; los sobresaltos en la relación de Coira con su novia; la infancia terrible de Sara Azcárraga; y además entrarán en juego otros personajes, como la psiquiatra que atiende a Sara, la viuda del asesinado y su hermano. La aparición del hombre ahorcado está conectada con un hecho terrible que sucedió en el pequeño pueblo abulense del que procede el teniente Tresser, y cuyos moradores también tendrán relevancia en la historia. Sin duda, la trama que ha ideado Planas, en la que las casualidades son una baza importante, es compleja, pero se sigue con facilidad. Los lectores podrán ir haciendo sus cábalas, los más avezados puede que vayan acertando, pero, en todo caso, la novela tiene muchos puntos de giro que sorprenderán en uno u otro grado.

Hay que destacar el esfuerzo en la construcción de los personajes, cada uno con sus aficiones (ya sea la micología, la colección de estilográficas o la poesía), cada uno con sus heridas, y, además, el narrador en tercera, que va poniendo el foco de forma alterna en cada uno de los personajes principales, nos permite saber cómo actúan en la intimidad, qué piensan, qué temen o que anhelan. Por otro lado, Planas ha trabajado la verosimilitud creando tipos imperfetos: la homofobia del teniente, el machismo del cabo, la soberbia de la psiquiatría… Por último, me han gustado especialmente los escenarios elegidos por la autora para desarrollar la acción, no demasiado manidos: las afueras de Madrid, es decir, pueblos como Torrelodones o impersonales urbanizaciones, y el pequeño pueblo, ficticio, creo, de Hoyo de las Aguas.

En resumen, Morir no es lo que más duele proporciona una lectura adictiva, en la que las vidas privadas de los personajes se mezclan con la investigación, y en la que no hay cabida para el aburrimiento. La ópera prima de una autora que, diría, ha llegado para quedarse.

Txani Rodríguez

Hermosilla, Hermosilla, Hermosilla

A veces hay que hacer caso de las recomendaciones de los editores, aunque sean de sus propios libros. Sobre todo cuando estas recomendaciones provienen de gentes que viven con pasión, y conocimiento, el hecho literario como, por ejemplo, Víctor Gomollón, el editor de la magnífica editorial aragonesa Jekyll&Jill. Cuando nos envió este libro, El jardinero, del escritor murciano Alejandro Hermosilla (Cartagena, 1974), un doctor en Literatura Comparada que ha publicado otras dos novelas, Martillo y Bruja, nos hizo llegar unas letras en las que decía, entre otras cosas, que este nuevo libro de Hermosilla compone una incendiaria novela situada en un tiempo sin concretar que es, en realidad, un reflejo de las relaciones de poder modernas y la esquizofrenia actual. Una metáfora de esa incertidumbre contemporánea que iguala a víctimas y culpables y transforma los más elementales actos de la vida cotidiana en perversiones”. No puedo estar más de acuerdo.

El jardinero es un libro desasosegante y enfebrecido. Un descenso a la naturaleza del mal, un aparente enfrentamiento entre señor y vasallo, noble y jardinero, en el que los papeles se confunden y trastocan, y en el que el lector se ve obligado a contestar a una pregunta que le martillea constantemente: ¿quién es el que manda y quién es el mandado realmente? Una pregunta con trampa, porque en el fondo todos sabemos que los que mandan son los que ejercen el poder para su beneficio. La novela transcurre en un tiempo indefinido, que a veces se asemeja a la Francia prerrevolucionaria de finales del siglo XVIII, que a veces nos remite a la Inglaterra de los años treinta con sus nobles fascistas y que otras veces parece entresacada de un mundo actual o cercano en el que, en plena crisis, los “señores multimillonarios” se aprovechan de sus trabajadores privados de derechos. Un mundo que nos llega a través de una primera persona desquiciada y engañosa, la del joven amo que se enfrenta al jardinero indolente y provocador, al que “no pueden despedir” por un contrato leonino. Hay un condado, un castillo, unos nobles, unos jardineros y gente que trabaja y vive alrededor. Y hay un ambiente ponzoñoso, que a veces se aclara y parece hacerse luminoso, hasta que de nuevo se oscurece hasta la náusea.

Estamos ante una novela de tesis, una novela ideológica, política, en el mejor sentido de la expresión, que molesta, araña, intimida, que nos hace pensar, en estos tiempos de pensamiento light, brocha gorda y tweet fácil, incendiario y sin contenido alguno. Una novela extraña que además se ve aderezada con comentarios y extractos sobre libros de jardinería, reales, escritos por botánicos de prestigio que recorren la Grecia y Roma clásicas, la Holanda de los primeros horticultores o la Francia de los grandes jardines y en la que también encontramos referencias a pensadores de la Iglesia como San Agustín y a grandes pintores como El Bosco.

Ficción, jardinería y lucha de clases en los tiempos de la infamia. Una novela inclasificable que enseña que pensar es necesario y revelador, dolorosamente revelador. Por cierto, la portada con una ilustración del salmantino Tomás Hijo, es una de las más impresionantes que hemos visto recientemente en el mercado del libro español.

Enrique Martín

Recorriendo un mundo en llamas con Julia Navarro

La periodista y escritora española Julia Navarro (Madrid, 1953) acaba de publicar en la editorial Plaza y Janés la novela Tú no matarás. Navarro ha vendido millones de ejemplares de los seis títulos que ha publicado hasta la fecha, todos ellos auténticos long sellers: La hermandad de la Sábana Santa, La Biblia de barro, La sangre de los inocentes, Dime quién soy, Dispara, yo ya estoy muerto e Historia de un canalla. Sus libros se han publicado en más de treinta países en todo el mundo y actualmente se está preparando la adaptación audiovisual de Dime quién soy. En Tú no matarás relata la amistad entre Fernando, joven editor hijo de un republicano represaliado, Catalina y Eulogio, que deciden huir de una España azotada por la Guerra Civil escapando de sus propias circunstancias. Durante su exilio recorrerán escenarios como la Alejandría de la Segunda Guerra Mundial, el París ocupado, Lisboa, Praga, Boston o Santiago de Chile. La novela se divide en tres libros y cada uno de ellos tiene lugar en un escenario principal: Madrid, Alejandría y París. Una historia que encierra muchas novelas ya que el amor por los libros y la literatura es el motor de muchos de sus personajes. En palabras de Julia Navarro, “una novela de perdedores donde abordo la culpa, la venganza y el peso de la conciencia, que condicionan nuestras decisiones. Es, asimismo, un homenaje a los editores, a las librerías y, en definitiva, al lector que todos llevamos dentro”. Con la autora hemos charlado. Pincha y disfruta.

El comictario. La Guerra Civil de Hernández Palacios

Poco después de la muerte del dictador Franco, el editor alavés Ernesto Santolaya fundó la editorial Ikusager y decidió publicar cómics que abordaran la Guerra Civil sin la carga ideológica de la dictadura, cuarenta años a lo largo de los cuales los vencedores falsearon la Historia con alevosía y renglones torcidos. En su afanosa búsqueda de autores para ese empeño, Santolaya encontró al veterano dibujante madrileño Antonio Hernández Palacios que, después de años dedicado a la publicidad, había creado para la revista Trinca la serie del Oeste Manos Kelly, una saga histórica sobre la vida del Cid y varios relatos bélicos bajo el título de La paga del soldado. Poseedor de un estilo potente y barroco, que le llevó a triunfar en Francia con la serie McCoy, Hernández Palacios contaba además con la baza de la memoria, pues combatió en las filas republicanas. Aceptó el desafío de contar en imágenes lo que vivió en el frente de guerra, y hacerlo además en color, como contraste a un conflicto narrado siempre en blanco y negro.

Hernández Palacios diseñó una historia larga con dos protagonistas principales, el miliciano Eloy y el gudari Gorka. Ambos saldrían vivos de la derrota y continuarían su lucha contra el fascismo hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Ese era el plan inicial, pero el proyecto se quedó en cuatro álbumes, dos de Eloy y dos de Gorka, un material de primera categoría que ahora, casi cuarenta años después, está recuperando la editorial Ponent Mon. Los dos álbumes de Eloy, Uno entre muchos y Río Manzanares, han sido recopilados en un integral que añade un completo prólogo del historiador militar José Manuel Guerrero Acosta. En las páginas maravillosamente dibujadas por Hernández Palacios encontramos a Eloy, un hombre común enfrentado al horror de la guerra, un ser humano que dispara, corre, salta, se esconde, come lo que puede y duerme lo que las bombas y las balas enemigas le permiten. A su alrededor se desarrolla el gran drama, un país roto y enfrentado en el que las tropas rebeldes que se han alzado contra la República tratan de ganar por la vía rápida una guerra que durará tres largos años.

Eloy interviene en los infructuosos intentos republicanos para  conquistar el Alcázar de Toledo y forma parte de la férrea defensa de Madrid ante el asedio y los ataques de los sublevados. El cómic se queda ahí, suspendido en el tiempo, pero todos sabemos cómo terminó la guerra y sus desastrosas consecuencias. Y asumimos el objetivo de Antonio Hernández Palacios, contar fielmente lo que ocurrió para que nunca más vuelva a suceder algo así. Después de los resultados electorales en Andalucía y el amenazante resurgir de la ultraderecha, fortalecer la memoria histórica y leer obras como este cómic, Eloy, se convierten en algo urgente y necesario. No os lo perdáis.

Iñaki Calvo

Las últimas novedades de diciembre de 2018

GONÇALO M. TAVARES

El reino       (SEIX BARRAL)  740 páginas

El portugués Gonçalo M. Tavares (Luanda, 1970) es un escritor que siempre busca nuevos retos literarios. Ha escrito poesía, ensayo, cuentos, novelas y hasta una novela en verso, Un viaje a la India. Tiene dos series que le han dado fama, la de “el barrio”, donde cuenta las andanzas de sus escritores favoritos que viven en la misma ciudad imaginaria, y la de “los libros negros”, donde cuenta historias terribles relacionadas con la historia de Europa, una serie que sea reunido ahora en un solo volumen, El reino. Son cuatro novelas: Un hombre: Klaus Klump, La máquina de Joseph Walser, Jerusalén y Aprender a rezar en la era de la técnica, tres novelas breves y una de 300 páginas, la última. Tres novelas ambientadas cada una en un país europeo indeterminado, marcado por la guerra, que suponen “una investigación en torno al mal”, en palabras del propio autor. La conclusión, estemos alertas, porque el fascismo siempre vuelve. Imprescindible.

MARÍA JOSÉ CARO

Perro de ojos negros       (ALFAGUARA)  103 páginas

La escritora peruana María José Caro (Lima, 1985) fue incluida el año pasado en el Hay Festival en la lista de los mejores escritores jóvenes de América Latina. Formada como comunicadora social en Perú y España, ha publicado hasta el momento dos libros de cuentos La primaria y ¿Qué tengo de malo? Sus escritos han aparecido también en revistas y antologías. Perro de ojos negros es su primera novela y en ella cuenta la historia de Macarena, una joven de la clase media limeña que malvive entre sus obligaciones familiares y sociales, sus migrañas y su depresión. Viajar a Madrid puede suponer para ella una salida perfecta, una fuga hacia delante, pero también el encuentro con lo que importa y con lo que exige decisiones: el amor y la escritura. Una historia sobre millennials en busca de futuro y sobre la depresión y sus consecuencias. Valor en alza.

ANDREA CAMILLERI

La intermitencia          (SALAMANDRA)  189 páginas

Al escritor italiano Andrea Camilleri (Porto Empedocle, 1925) le ha marcado su vida literaria la creación en 1994 del personaje del comisario Montalbano que ha protagonizado ya una treintena de libros, entre novelas y volúmenes de relatos. Unas historias policiacas muy costumbristas que relatan la vida diaria en una pequeña localidad siciliana.  Unas novelas que son un auténtico retrato de la sociedad italiana. Pero Camilleri, que tiene ya 93 años y que se curtió como guionista de televisión, de ahí sus magníficos diálogos, ha escrito otro tipo de novelas que indagan más en la personalidad de sus protagonistas, aunque mantengan el aire de novela negra o criminal. La intermitencia es una de ellas. Mauro de Blasi es un firme, elegante, feroz y corrupto ejecutivo de un potente conglomerado de empresas. Pero en pleno plan, poco ético, para absorber una pequeña empresa comienza a tener “apagones neurológicos” en los que se queda paralizado, sin recordar lo que le sucede, durante unos segundos. Impactante.

VÍCTOR AMELA

Yo pude salvar a Lorca     (DESTINO)  486 páginas

Víctor-M. Amela (Barcelona, 1960) es un prestigioso periodista de La Vanguardia, que creó junto a otros compañeros hace veinte años la famosa sección de entrevistas “La contra”. Amela ha publicado ya tres novelas, un breviario y un relato autobiográfico. Yo pude salvar a Lorca es una novela con un planteamiento original. Manuel Bonilla, campesino de La Alpujarra, le revela a su nieto Víctor, de once años, que pudo salvar a Federico García Lorca. A partir de ahí se nos cuenta una historia de silencios que atraviesa la vida de dos familias desde 1936, una peripecia que sobrevuela siete decenios desde la Granada de la guerra hasta la Barcelona de aluvión, un relato hilvanado por la luz que Lorca infundió en los corazones de los que le conocieron, sangrantes de admiración moral más allá de la vida y de la muerte. Un homenaje al autor del Romancero gitano y a los perdedores de la vida. Emotivo.

VARIOS AUTORES

Las Rebeldes      (LA CAJA BOOKS)    … páginas

Nueva entrega de La Caja Books, interesante iniciativa editorial que reúne en una caja tres libros marcados por un tema común. En el caso de Las Rebeldes se nos habla del feminismo y de las mujeres que se rebelaron contra un sistema machista que permitía coexistir a las mujeres en el patriarcado siempre que siguieran las indicaciones marcadas por “la casa del amo”. El primer libro se titula Diccionario en guerra y es un manifiesto original y belicoso de la escritora bilbaína Aixa de la Cruz, que no se fía del feminismo de eslogan fácil. El segundo libro, El regreso de las modernas, de la catedrática leonesa en estudios de género Nuria Capedevila-Argüelles, bucea en los orígenes del feminismo español. Y el tercer libro Nadia, Claudia, Raphaëlle de los dramaturgos Carles Fernández y Eugenio Szwarcer (español y argentino), reúne tres textos dramáticos que narran la historia de tres luchadoras reales: una joven afgana que se hizo pasar por hombre para poder trabajar; una niña argentina robada por militares; y una chica francesa transexual. Necesario.

Dos viajes que se cruzan

Un ganso y su cría emigran en bandada hacia el clima cálido del Sur a la vez que una familia de gente empobrecida, huyendo de la guerra, lo hace hacia países del Norte. Ambos viajes asoman llenos de desafíos y de peligros similares: depredadores y mafias, inclemencia y hambre en mitad de una mar en que unos y otros viajeros se cruzan en su tránsito hacia mundos mejores. Son dos historias anudadas en contrapunto que se apartan una de otra al terminar el viaje: en el cálido Sur el horizonte es amplio y bonancible en un caso; en el otro, el frío del Norte asoma detrás de una enorme alambrada que impide continuar.

El autor tinerfeño Daniel H. Chambers, galardonado con importantes premios, y el ilustrador extremeño Federico Delicado, con no menores reconocimientos, han querido mostrarnos al unísono a través de esta historia, que ve la luz en seis idiomas a la vez (castellano, gallego, euskera, catalán, portugués e italiano), el drama candente de los refugiados. Las tiernas y figurativas imágenes de Delicado acompañan a un texto no menos realista, cargado de crudeza y de ternura a un tiempo que enseña a quien se acerque al álbum la penuria, lo miedos y los sueños de quien huye de su tierra en busca refugio en otras latitudes que imagina más cálidas, pero que encuentra inhóspitas.

Seve Calleja

El comictario. Recordando a la Brigada Lincoln

A pocos meses de cumplirse el 80 aniversario del final de la Guerra Civil española parece más necesario que nunca recordar lo que ocurrió para que nunca más vuelva a repetirse. Lo primero es insistir en que no fue una guerra común, sino la consecuencia del golpe militar liderado por el general fascista y futuro dictador Francisco Franco. Un golpe que se benefició de la falta de respuesta internacional al ataque que estaba sufriendo el gobierno democrático de la República Española. Incapaces de entender que ese conflicto iba a ser el campo de pruebas de la Alemania nazi antes de lanzarse a la Segunda Guerra Mundial, las potencias occidentales (Francia, Inglaterra, Estados Unidos…) decidieron mirar para otro lado y decretar la no intervención en la guerra de España. Pero claro, una cosa es lo que deciden los gobiernos y otra lo que sienten y desean sus ciudadanos. Por eso, ante el indignante inmovilismo oficial, miles de voluntarios de distintos países se alistaron en las conocidas como Brigadas Internacionales y viajaron a España, superando todo tipo de trabas burocráticas, para luchar cara a cara contra el fascismo.

Una de las más conocidas fue La Brigada Abraham Lincoln, compuesta por tres mil voluntarios estadounidenses y cuyo recuerdo se recoge ahora, ochenta años después, en un cómic imprescindible, con guión de Pablo Durá y dibujos de Carles Esquembre, autor valenciano que hace dos años publicó otra novela gráfica más que interesante, Lorca. Poeta en Nueva York. En La Brigada Lincoln encontramos a un grupo de jóvenes idealistas que llegan a España dispuestos a frenar a un fascismo que ven como la gran amenaza para el mundo. Entre ellos destaca Oliver Law, sindicalista y militante comunista estadounidense que en la guerra española se convirtió en el primer comandante afroamericano de una unidad con soldados de raza blanca. Su valor en combate y su muerte en la batalla de Brunete le valieron un lugar principal en la memoria de aquellos voluntarios estadounidenses que volvieron a su país pocos meses antes de la derrota de la República. El legado de aquellos combatientes está depositado en los Archivos de la Brigada Abraham Lincoln, cuya directora, Marina Garde, firma el epílogo de esta obra que ha visto la luz gracias a una campaña de micromecenazgo y al interés de la editorial Panini, que la ha publicado en su sello Evolution. Ochenta años después, y más que nunca, cómics como éste son necesarios. No os lo perdáis.

Iñaki Calvo