Archivo por meses: enero 2018

Sangre entre cl√°sicos antiguos y modernos

Aqu√≠ est√° el Pompas de Papel del fin de semana del 4 y 5 de noviembre en el que hablamos de autores cl√°sicos y de autores actuales que merecen serlo. Charlamos con el escritor argentino Ernesto Mallo. El creador del comisario Laskano El Perro, vuelve a su personaje fetiche con la novela El hilo de la sangre. Tambi√©n comentamos el nuevo libro de relatos del vizca√≠no Peru Magdalena Ametsondoan, en el que se reflexiona sobre el sinsentido de la vida, y la novela de la brit√°nica Naomi Alderman The Power, una distop√≠a con movimiento revolucionario al frente. En el apartado del c√≥mic rese√Īamos el extraordinario Shangri-La del franc√©s Mathieu Bablet y en el de la poes√≠a recuperamos un poema del siempre estimulante Javier Aguirre Gandarias.¬† Adem√°s rescatamos un cl√°sico del brit√°nico Wilkie Collins, La dama de blanco. Y, c√≥mo no, tuvimos las habituales rese√Īas de novedades, los espacios para la creaci√≥n y el concurso.

S√°bados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi. Pincha y disfruta.

El tocho. El puente de San Luis Rey, de Thornton Wilder

‚ÄúEl viernes 20 de Julio de 1714, a la hora del mediod√≠a, el m√°s hermoso puente de todo el Per√ļ hubo de quebrarse, precipitando al abismo a cinco transe√ļntes. Este puente se hallaba en el camino real de Lima a Cuzco y centenares de personas pasaban por √©l a diario. De f√°brica incaica, hecho de juncos entretejidos, contaba m√°s de un siglo de existencia, y no hab√≠a forastero que no fuese conducido a admirarlo como una de las curiosidades del lugar. ‚Ķ pero aunque los caballos, carruajes y literas ten√≠an que bajar por otro camino unos cuantos centenares de pies, para cruzar luego en zataras el angosto torrente, ning√ļn viajero del virrey y del mismo arzobispo de Lima para abajo, habr√≠a consentido en descender con sus bagajes antes que cruzar a pie el famoso puente de San Luis Rey.‚ÄĚ

As√≠ comienza El puente de San Luis Rey de Thornton Wilder. Este escritor estadounidense fue autor de magistrales novelas hist√≥ricas, como Los idus de marzo y √©sta que hoy comentamos, adem√°s de un celebrado dramaturgo, una de cuyas obras, Nuestro pueblo, es todo un cl√°sico de la escena contempor√°nea. El puente de San Luis Rey, publicada en 1927, cuando el autor ten√≠a 30 a√Īos, fue su primer gran √©xito. El lector quedar√° sorprendido a medida que se adentre en esta breve pero sustanciosa novela, por la erudici√≥n del joven autor. Su conocimiento del Per√ļ colonial y de las tradiciones culturales y literarias que lo conformaban se aprecia desde las primeras p√°ginas. Pero todo este preciso marco no es sino el pretexto para ilustrar una aguda interrogante: ¬Ņes la divina providencia la que rige nuestros destinos o todo lo que nos acontece es puro azar? Eso es lo que se pregunta Fray Jun√≠pero despu√©s de asistir como testigo al hundimiento del puente arrastrando a cinco personas. Decidido a demostrar la intervenci√≥n divina en este accidente, investigar√° la vida de las v√≠ctimas.

Esta ingeniosa excusa le sirve al autor para narrar varias historias diferentes con ocasionales nexos de uni√≥n entre los cinco personajes cuya biograf√≠a se nos cuenta. Entre ellos destacan la Marquesa de Montemayor, una estrafalaria y borrachuza versi√≥n de la escritora francesa Madame de Sevign√©, con la que comparte su pasi√≥n por la literatura epistolar; y, sobre todo, el T√≠o P√≠o, aventurero de m√ļltiples talentos y gran promotor del teatro lime√Īo, cuya devoci√≥n incondicional por la Perrichola, actriz a la que descubre a los 12 a√Īos y convierte poco a poco en la reina indiscutible de los escenarios, es conmovedora. El T√≠o P√≠o nos revela la dolorosa paradoja de que una actriz experta, como es su protegida, sea incapaz de expresar amor porque nunca lo ha sentido verdaderamente. Ejemplo espl√©ndido, √©ste, de la sagacidad psicol√≥gica del autor.

Estamos ante una novela de original entramado, escrita con una prosa tersa, concisa y elegante; cargada de buenas intenciones, demasiado evidentes, pero con la honestidad, al menos, de dejar sin respuesta la pregunta que da origen a la trama. Aun as√≠, les aseguro que la incertidumbre acerca de nuestros destinos siempre ser√° menos angustiosa pudiendo leer peque√Īas maravillas como El puente de San Luis Rey, de Thorton Wilder, disponible en editorial Edhasa.

Javier Aspiazu

El poema. Ibon Zubiela, vasco

Hoy es uno de esos lunes de marioneta rota

y resaca abstemia,

en los que acurrucada por los pliegues del tiempo

solo cabe aceptar el sometimiento

de la subjetividad inhibida

sabiéndote vacía, frustrada,

con la expulsión pospuesta

de amenazas veladas a media voz;

Toque de queda

estallando antes tus ojos

con el dolor de las cenizas de todas las pu√Īaladas

que acusan desde el pasado,

contra la lluvia incrédula,

alquimista que dobla los relojes y  truca los semáforos

bajando la cabeza.

Hoy es uno de esos lunes en que no logro

amortizar la humanidad,

y casi todos mis sue√Īos se rompen con tus pasos..

Este poema se titula Noviembre y est√° en el √ļltimo poemario publicado por Ibon Zubiela bajo el t√≠tulo Presunci√≥n de conciencia. Zubiela es un escritor bilba√≠no que naci√≥ en 1975, y tiene ya varios libros publicados. Entre ellos 75 ausencias, recuerdos y utop√≠as o El ruido del deshielo. Ha participado en varios encuentros po√©ticos. Es habitual escuchar su voz recitando poes√≠as, y siempre est√° cercano a este g√©nero literario que podr√≠amos decir que es la literatura con may√ļsculas.

Goizalde Landabaso

 

Rafa Cervera, David Bowie y la Valencia de su adolescencia

Esta novela es un canto de amor a la m√ļsica y tambi√©n una historia de aprendizaje. Lo de la m√ļsica era esperado conociendo la biograf√≠a del escritor. Porque Rafa Cervera es un periodista valenciano que se ha dedicado principalmente a escribir de m√ļsica en revistas y diarios y a comentarla en radios y televisiones. Ha trabajado por ejemplo en Ruta 66, Jot Down o Radio 3 y escribe actualmente en el diario El Pa√≠s. Adem√°s ha publicado varios libros de contenido musical como Alaska y otras historias de la movida y Estricnina, dedicado al famoso fanzine de principios de la d√©cada de los ochenta. Lejos de todo es su primera novela. Lo de la historia de aprendizaje tambi√©n, porque parece beber de los recuerdos de juventud del autor.

La historia est√° articulada en torno a dos acontecimientos que transcurren con un a√Īo de diferencia y que se cuentan en paralelo. Por un lado la visita hipot√©tica de David Bowie a Valencia, una visita de la que no hay constancia pero que pudo suceder. Habr√≠a sido en la primavera de 1976 y Bowie es ya una estrella global que vive al filo del abismo. Acaba de pasar por Los √Āngeles, Berl√≠n y Par√≠s, viviendo al l√≠mite y enganchado a la coca√≠na. A la capital valenciana llega con el loco e inocente Jimmy ‚ÄďIggy Pop– y con Coco, su asistente personal. Es el momento: o se hunde para siempre o sale renacido de sus cenizas. Y otro por lado est√°, un a√Īo despu√©s, en el verano del 77 la relaci√≥n entre un adolescente de quince a√Īos con dos hermanos: El Reg√≥nzer, al que le une su pasi√≥n compartida por Bowie y que lo √ļnico que quiere en la vida es¬† convertirse en una estrella del rock, y Cara Cervera, un a√Īo mayor que los dos y que es una especie de ‚Äúfemme fatale‚ÄĚ ante la que nuestro adolescente cae rendidamente enamorado. Las dos historias est√°n unidas por un encuentro casual entre Bowie y El Reg√≥nzer, al que √©ste ve de lejos cuando el m√ļsico brit√°nico participa en una especie de fiesta montada en su honor. Ni que decir tiene que nadie cree a El Reg√≥nzer cuando dice que ese encuentro se ha producido. Un Bowie, al que Cervera describe as√≠ en esa fiesta: ‚ÄúViste camisa blanca, chaleco beige, pantal√≥n de pinzas, zapatos de ante marr√≥n. Los colores de su atuendo contrastan con lo llamativo de sus ojos; y con el rojo degradado a rubio de su pelo. Come poco y habla continuamente; sus aspavientos poseen una inusitada calidad. Resulta especial, nunca es artificioso. La cordialidad que emana hace que tarde o temprano todos olviden qui√©n es‚ÄĚ.

La novela es una delicia que bucea muy acertadamente en ese primer encontronazo con el incomprensible mundo adulto: la m√ļsica como elemento conductor de nuestros sue√Īos, los primeros y dolorosos amores, las primeras desilusiones, ese vagabundear adolescente por calles arrasadas por el calor del verano… Pero tambi√©n es un interesante acercamiento al mito, personificado por David Bowie: sus angustias, sus dudas, su miedo al fracaso, el abrumador peso del √©xito, el proceso creativo (siempre con un cuaderno encima para escribir impresiones, primeros esbozos de canciones), la b√ļsqueda de algo a lo que agarrarse para salir a flote. Brian Eno le dijo a Bowie ‚Äúrod√©ate de gente que te resulte extra√Īa en un sitio en el que no quieras estar y lim√≠tate a introducirte en √©l: haz de cualquier circunstancia una ventaja‚ÄĚ. Y Bowie, que siempre fue una persona muy curiosa, sigui√≥ esta m√°xima al pie de la letra. Y se salv√≥.

Rafa Cervera firma un debut literario hermos√≠simo, que rezuma una triste melancol√≠a. ‚ÄúVelocidad de la vida. No puedo competir con ella‚ÄĚ, se dice. Una novela en la que la m√ļsica de Bowie susurra en nuestros corazones, mientras paseamos por la vieja Valencia de la Transici√≥n, en tiempos de ilusiones y de esperanzas, tal vez desmedidas. Pero es lo que toca cuando eres joven: toca imaginar y so√Īar. Por cierto, maravillosos los dibujos de la canaria Roberta Marrero.

Enrique Martín

Mara Torres y los días que fueron felices

La periodista y escritora Mara Torres (Madrid, 1974) acaba de publicar en la editorial Planeta la novela Los d√≠as felices. Torres, licenciada en periodismo y diplomada en Estudios Avanzados en el departamento de Lengua y Literatura de la Universidad Complutense de Madrid, se dio a conocer en el programa de la cadena SER Hablar por hablar, pero la fama y el reconocimiento profesional, adem√°s de multitud de galardones, le llegaron con el informativo de la 2 de TVE La 2 noticias, que a√ļn presenta. Debut√≥ a lo grande en el mundo editorial con la novela La vida imaginaria con el que fue finalista del premio Planeta. En Los d√≠as felices cuenta la historia de Miguel a trav√©s del d√≠a de su cumplea√Īos, cada cinco a√Īos, que como dice la autora es el tiempo que se necesita para saber c√≥mo es la vida de un ser humano ‚Äúporque cada cinco a√Īos el mundo cambia, y cuando uno se quiere dar cuenta, es otro‚ÄĚ. Asistiremos a la vida de Miguel en Cambria, a la relaci√≥n con su mejor amigo, al tiempo de la universidad, y sobre todo a la evoluci√≥n de sus sentimientos y de lo que esa evoluci√≥n acarrea, con Claudia en la distancia o en la cercan√≠a. Una novela sobre la vida, el amor, la amistad, la cotidianidad y los sue√Īos. Con la autora hemos charlado. Pincha y disfruta de la conversaci√≥n.

El comictario. √Čtunwan, el canto final del pueblo indio

En el a√Īo 1867 los Estados Unidos de Am√©rica se estaban recuperando todav√≠a de los devastadores efectos de la Guerra de Secesi√≥n. Tras el enfrentamiento Norte-Sur el joven pa√≠s hab√≠a consolidado su modo de gobierno y era el momento de continuar la exploraci√≥n de los Territorios Salvajes del Oeste, desde el Misisipi hasta el lejano Oreg√≥n. En ese contexto hist√≥rico y geogr√°fico se sit√ļa el c√≥mic que hoy nos ocupa, √Čtunwan. Aquel-que-mira, un maravilloso acercamiento al mundo de las Grandes Llanuras y al ocaso de los pueblos nativos norteamericanos.

La historia, escrita y dibujada por el artista francés Thierry Murat, tiene como protagonista central a Joseph Wallace, un fotógrafo de Pittsburgh que desea salir de su estudio y hacer algo más que retratar a la clase alta de la ciudad. Con una mezcla de ansiedad y entusiasmo, Joseph Wallace se enrola en una expedición oficial que tiene como objetivo cartografiar los Territorios Salvajes, estudiar su fauna y flora y descubrir posibles riquezas naturales. El fotógrafo, embriagado por la belleza e inmensidad del entorno, va tomando conciencia del Nuevo Mundo que se abre ante sus ojos y su cámara, y el impacto es definitivo cuando logra contactar con una tribu de Sioux Oglalas.

Los nativos saben que el avance del hombre blanco es una cat√°strofe para ellos, pero le reciben con serena hospitalidad y le dejan ejercer su labor de fot√≥grafo. Joseph Wallace capta la esencia y el orgullo de una cultura milenaria y regresa a la civilizaci√≥n con el alma rota, pero tambi√©n con el deseo irrefrenable de volver a las Grandes Llanuras. Cumple su anhelo un a√Īo despu√©s y disfruta un breve tiempo de ese particular Ed√©n donde recibe el nombre de √Čtunwan, “aquel que mira“, reafirma su admiraci√≥n por las tribus indias y siente angustia por la cruel agon√≠a que les acecha. Algunos a√Īos despu√©s, y mientras intenta infructuosamente publicar un libro con sus fotograf√≠as, llega el apocalipsis con el descubrimiento de oro en las Black Hills, las tierras sagradas de los Sioux Lakota.

Lo que ocurri√≥ despu√©s, el √ļltimo escal√≥n de las tristemente famosas Guerras Indias y la derrota final de las naciones nativas, no se cuenta en este c√≥mic, pero se refleja en el dolor y la sensaci√≥n de culpa que acompa√Īar√°n a Joseph Wallace hasta el fin de sus d√≠as. Adem√°s de la belleza de la historia hay que destacar el dibujo de Thierry Murat, grandes vi√Īetas de color ocre y ambiente crepuscular, viejas fotograf√≠as de un mundo que apenas sobrevive en el recuerdo. √Čtunwan. Aquel-que-mira, un c√≥mic magn√≠fico publicado en castellano por la editorial Ponent Mon. No os lo perd√°is.

I√Īaki Calvo¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

La √ļltima entrega de novedades de octubre de 2017

ELIZABETH STROUT

Todo es posible       (DUOMO)  275 páginas

La magn√≠fica escritora estadounidense Elizabeth Strout (Portland, 1956), ganadora del Premio Pulitzer con la extraordinaria Olive Kitteridge y autora adem√°s de otros libros interesantes como Los hermanos Burgess y Amy e Isabel, vuelve en Todo lo posible al universo que cre√≥ en su anterior novela Me llamo Lucy Barton. En esa novela conocimos a la protagonista internada en un hospital por las complicaciones generadas por una simple operaci√≥n de apendicitis y siendo cuidada por su madre, con la que manten√≠a una relaci√≥n bastante tirante. Lucy Barton es una escritora casada y con hijas que hace tiempo dej√≥ su peque√Īo pueblo en Illinois para instalarse en Nueva York. Strout en Todo es posible hace volver a Lucy a su pueblo a encontrarse con los personajes y situaciones que forjaron su car√°cter. Se puede leer independientemente de la novela anterior. Sutil, dura y tierna Strout.

CARLOS EGIA

El sacrificio de los peces        (TXERTOA)  442 páginas

Carlos Egia (Bilbao, 1967) es un periodista que ha trabajado casi toda su vida en el ámbito de la comunicación corporativa. Esto no le ha impedido dedicarse a su otra pasión, la literatura. Ha escrito relatos breves criminales (uno fue premio Bruma Negra) y con El sacrificio de los peces debuta en la novela. La historia transcurre en el Bilbao de la inmediata postguerra. Miguel, un chaval, espera la llegada de su padre, capitán de gudaris al que alguno da por muerto, para que lo lleve a Inglaterra para reencontrarse con su hermana y su madre. Mientras tanto, y junto a su amigo Tomás, hará lo imposible para llevar a su vecina Bego al sanatorio de Gorliz, para que pueda ser tratada de su tuberculosis. Para ello hace falta mucho dinero y en ese momento solo se puede obtener de una manera, con el estraperlo. Pero por este negocio compiten policías y falangistas.  Una mirada infantil a un tiempo tenebroso.

CLAUDIA PI√ĎEIRO

Las maldiciones        (ALFAGUARA)  316 páginas

La escritora argentina Claudia Pi√Īeiro (Buenos Aires, 1960) reparte su talento literario entre el teatro, la novela, la prensa y los guiones cinematogr√°ficos. La novela Las viudas de los jueves (2005), que fue despu√©s uno de los grandes √©xitos del cine argentino, la convirti√≥ en una estrella literaria. Este √©xito se vio refrendado despu√©s por el de otra novela, Betib√ļ, y por el relato autobiogr√°fico Un comunista en calzoncillos. Tras publicar hace dos a√Īos Una suerte peque√Īa, vuelve ahora con Las maldiciones, una mirada a la pol√≠tica actual argentina centrada en la figura de Rom√°n Sabat√©, un personaje que entra en el mundo de la pol√≠tica por casualidad, cuando un pol√≠tico veterano le elige como secretario privado. Dos hombres que entrar√°n en conflicto no solo por sus ideas, sino incluso por su sentido de la paternidad. Una denuncia del pragmatismo sin escr√ļpulos de la denominada ‚Äúnueva pol√≠tica‚ÄĚ.

ALEXANDR PUSHKIN

Yevgueni Oneguin      (MEETTOK)   510 páginas

A veces hay que quitarse la txapela ante algunas iniciativas editoriales. Como la que protagoniza la editorial donostiarra Meettok. Ha decidido volver a traducir la obra maestra de Pushkin, la novela en verso Yevgueni Oneguin, y lo hace en una edici√≥n biling√ľe que presenta por primera al lector castellanoparlante la versi√≥n original y restituye los textos eliminados por la censura. Incluso se ofrecen los cap√≠tulos que el autor dej√≥ inacabados y un anexo con variaciones y esbozos. Manuel √Āngel Chica Benayas es el responsable de la magn√≠fica traducci√≥n, de las clarificadoras notas a pie de p√°gina y de un pr√≥logo que sit√ļa a Pushkin y su novela en el punto m√°s alto de la literatura rusa del siglo XIX. Tolstoi dijo que ‚Äúaprendi√≥ con √©l‚ÄĚ; Dostoievski que era ‚Äúun genio‚ÄĚ; y Nabokov que Yevgueni Oneguin es ‚Äúla primera novela rusa y la m√°s fundamental‚ÄĚ. Un gran fresco de la Rusia de la √©poca, del ‚Äúalma rusa‚ÄĚ y una defensa del individuo frente a las convenciones sociales.

DAVID J. SKAL

Algo en la sangre       (ES POP)  670 páginas

Algo en la sangre viene con un subtítulo que explica perfectamente el contenido de este libro, La biografía secreta de Bram Stoker, el hombre que escribió Drácula. El estadounidense David J. Skal, su autor, es uno de los principales estudiosos de la cultura del horror en el mundo anglosajón. Ha escrito libros sobre el director de cine Tod Browning y sobre el Hollywood gótico. También ha realizado varios documentales sobre el particular. En este libro Skal analiza los contextos culturales, sociales y sexuales de la era victoriana que dieron lugar a Drácula y aporta nuevos documentos que permiten alumbrar los puntos más oscuros de la biografía del irlandés Stoker. Estamos ante una biografía, pero también ante un análisis cultural de un fenómeno que se agranda con el paso del tiempo, el fenómeno Drácula.

En la línea del frente con Aixa de la Cruz

Sof√≠a es una joven que lleva una vida acomodada junto a su novio Carlos. Todo bien. Pero un d√≠a, ve en el telediario a quien fuera su amor de juventud: ‚ÄúA Jokin lo escoltaban dos ertzainas y aunque caminaba encorvado lo reconoc√≠ al instante‚ÄĚ. La noticia eran unos disturbios: un rapero hab√≠a sido acusado de apolog√≠a del terrorismo, se hab√≠a atrincherado en una casa okupa, hubo cargas, muri√≥ un joven. ‚ÄúAquella noche -cuenta Sof√≠a- acusaron a Jokin de haber dejado tuerto a un polic√≠a, de un crimen de odio, de terrorismo‚ÄĚ.

Este es el desencadenante de la historia que Aixa de la Cruz relata en su nuevo trabajo La l√≠nea del frente. Volver a ver a Jokin va a cambiar su vida, tanto es as√≠ que la novela arranca con Sof√≠a en Laredo, el pueblo c√°ntabro donde su antiguo amor est√° preso y con quien ha retomado una relaci√≥n. Ella, adem√°s, est√° realizando la tesis sobre Mikel Areilza, un escritor exiliado, ex militante de ETA, que descubri√≥ mientras trataba de reconstruir la historia reciente de Euskadi, una historia de la que Sof√≠a se hab√≠a mantenido ajena. Algo, esa suerte de inacci√≥n, que ella se reprocha con dureza: ‚Äú(‚Ķ) las pelotas de goma y los tuertos por la patria y los encarcelados con motivo o sin motivo. Todo aquello hab√≠a pasado, exist√≠a en nuestro mundo, en la adolescencia que pas√© junto a Jokin. Mientras a mi alrededor la gente eleg√≠a un bando u otro, yo eleg√≠a universidades y montaba a caballo en el club de h√≠pica‚ÄĚ.

La l√≠nea del frente se estructura en torno a tres bloques: el primero y m√°s importante es el relato en primera persona de Sof√≠a; el segundo lo conforma el diario de un dramaturgo argentino que conoci√≥ a Mikel Areilza; el tercero son las escenas dialogadas, escenas teatrales, en las que se encuentra en la c√°rcel con Jokin. Habr√≠a que sumar un cuarto bloque, menos relevante, dialogado tambi√©n, que traslada la conversaci√≥n entre Sof√≠a y su √ļnico vecino. Es su √ļnico vecino porque la protagonista se instalada en la zona de playa de Laredo, en el edificio Apolo, colindante a Carlos V -seguro que a muchos oyentes les suena- fuera de temporada. ‚ÄúEs la primera vez que visito la urbanizaci√≥n en temporada baja. Como el descampado de una feria cuando se va la feria, como las zonas de bares a plena luz del d√≠a, su aspecto es postapocal√≠ptico‚ÄĚ. Personalmente, la recreaci√≥n de ese Laredo ajeno al verano, con las teselas golpeando las fachadas, me ha gustado mucho. Tambi√©n la descripci√≥n de la c√°rcel: ‚ÄúPara sellar esta brecha, edificaron el fuerte de Napole√≥n, que en 1907 se convertir√≠a en el penal de El Dueso. ¬°La c√°rcel m√°s bonita de la pen√≠nsula! ¬°Primera l√≠nea de playa! ¬ŅNo les parece un chollo para los reclusos?‚ÄĚ, le explica un gu√≠a a la protagonista.

Bien, pues estos son los mimbres principales con los que la bilba√≠na Aixa de la Cruz erige su novela. El conflicto vasco, la Cosa, que dir√≠a Zaldua, est√° presente en estas p√°ginas que, sin embargo, reflexionan sobre la identidad y sobre la ficci√≥n porque hay quien reescribe su propia historia ‚Äúcomo quien se somete a una cirug√≠a est√©tica con la identidad‚ÄĚ, leemos. Y Sof√≠a quiere conocer qu√© fue, realmente, de la vida de Jokin durante los diez a√Īos en los que dej√≥ de verle, y en cierto modo qu√© fue de la suya porque en esta historia flota una pregunta: ¬Ņcu√°nto hay de ficticio en nuestros propios recuerdos, en nuestra autobiograf√≠a?

La l√≠nea del frente, que tambi√©n incorpora alg√ļn elemento de intriga, es una historia que se lee con fruici√≥n, en la que resuena, de forma especial, la voz de Sof√≠a, su punto de vista; una voz que Aixa de la Cruz ha sabido dotar de potencia y verosimilitud; una voz que har√° que nos interesemos por qu√© piensa, qu√© teme, qu√© hace esa joven, en la intimidad de su piso de Laredo, una intimidad a la que los lectores podremos acceder, y todos sabemos c√≥mo somos las lectoras y los lectores.

Txani Rodriguez

El Agujero Negro. Riesgo

Yo estaba en Laredo, en el circo. Era 1969. Estaba con mi padre, viendo a Pinito del Oro. Algo incre√≠ble. La genial equilibrista canaria hac√≠a acrobacias sobre una silla cuayas patas traseras se apoyaban en un trapecio a una altura imposible. Un n√ļmero √ļnico, ensayado al detalle desde la infancia, que hab√≠a dado la vuelta al mundo en varias ocasiones. No usaba red. Su √ļnico posible colch√≥n era su padre, que en todas las funciones contemplaba a su hija desde pista, seg√ļn se dec√≠a para evitar que en caso de ca√≠da lo hiciera de cabeza. Jam√°s hab√≠a visto nada comparable. Aquella mujer hac√≠a el pino sobre la silla desafiando las leyes de la F√≠sica. Se dir√≠a que todos est√°bamos tensos, menos ella. Era imposible no pensar que all√≠ hab√≠a truco. Y ocurri√≥ lo inesperado. Un movimiento en falso, un grito ahogado y una multitud que de pronto se revoluciona por completo‚Ķ

No pude ver el impacto, justo en ese momento un codazo me despertó. Era mi hija. Me había quedado dormido viendo el Circo del Sol.

Roberto Moso

El concurso de Pompas de Papel del 28 de octubre de 2017

¬ŅQuieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea Bego Yebra cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La digital es pompas@eitb.eus y la postal ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. El √ļltimo libro buscado en Pompas era Yevgueni Oneguin, del escritor ruso Alexandr Pushkin. Los ganadores de los lotes de libros han sido Laura Corcoles, Fermina Ezkurdia y June Zapirain. Ya ten√©is un nuevo enigma. Pincha y suerte.