Archivo del Autor: Radio Pompas

Suma y sigue: m√°s oferta, m√°s nombres

FOTO.Suma y sigueEn Pompas de Papel seguimos presentando nuevos espacios y colaboradores. Esta semana¬†debuta Jokin Aldazabal, que ser√° nuestro cronista de libros de ensayo. Y lo hace con un libro que a√ļna divulgaci√≥n y conocimiento cient√≠fico, Los Hongos de Mar√≠a Teresa Teller√≠a. En el futuro habr√° un poco de todo, como¬†pensamiento, historia, sociolog√≠a √≥ literatura. En el programa tambi√©n hemos charlado con la escritoora vasca¬†Goizalde Landabaso, que acaba de publicar Branskint, un libro de relatos, bellamente ilustrado, sobre el mundo urbano y sus perdedores.¬†Adem√°s comentamos una novela polic√≠aca danesa, Las alas del dinosaurio de Sissel-Jo Gazan, que habla del mundo de la investigaci√≥n acad√©mica y sus zancadillas; y¬†un libro muy curioso,¬†Trabajos forzados de Daria Galateria, sobre los otros trabajos de los escritores. Y no faltan las novedades, con libros de la inglesa Jane Gardam, el peruano Carlos Yushimito, el italiano Maurizio de Giovanni y¬†la¬†belga Florence Aubenas, y un c√≥mic firmado por los franceses Abel Lanzac y Christophe Blain. A disfrutar. Pincha y escucha el programa.

Los poemas de Martin Etxeberria, dolor y belleza

Zakurraren poema eta beste hezurrak (Elkar) es el tercer libro de poes√≠a de Mart√≠n Etxeberria, quien ha firmado tambi√©n libros dirigidos al p√ļblico infantil y juvenil, y tres obras de narrativa escritas a cuatro manos con su hermano Xabier. La √ļltima, que rese√Īamos en este programa por cierto, fue Arrain abisalak. Este poemario nace tras atravesar el autor malos tiempos y darse cuenta que ten√≠a en su interior algunos nudos que deb√≠a desatar. La decisi√≥n de trasladar esa experiencia, ese recorrido vital, a su poes√≠a ha supuesto un cambio de registro y de perspectiva que ha concedido a Etxeberria una mayor profundidad.zakurraren poemak AZALA.indd

El poemario, que se abre con la pieza Zakurraren poema se divide en tres partes. En la primera, Gaizki ebakitako euli-bizarra, dominan la tristeza y la nostalgia. Para reflejar esas emociones, el autor puede viajar a Lisboa, compartir algunos apuntes biogr√°ficos y, como constante, llevar a cabo un ejercicio de introspecci√≥n que le har√°, incluso, observar con perplejidad, o con extra√Īeza, su cuerpo. Como si no explicara a veces cu√°l es su papel en el mundo, examina sus manos, sus tobillos, sus codos, quiz√° en busca de algunas respuestas. O¬† como si el coraz√≥n pesara demasiado, tal y como afirma en uno de sus versos. En la segunda parte, Tximeleta zatarrak, la decepci√≥n va super√°ndose, reafirmando las ventajas de verbalizar determinados sentimientos; y en la tercera y √ļltima, Hitzen ametsaren zain, la voz de Etxeberria¬† renace m√°s contemplativa, m√°s serena, restablecida, en cierto modo; o al menos, due√Īa de una l√ļcida resignaci√≥n. Egun ederregia egiten du gaur, ama, se√Īala en un elocuente texto.

Con un estilo limpio,  sobrio y, sin embargo actual,  Etxeberria ha conformado un poemario en el que cabe, sin ser dramático, el dolor.  A través de poemas de media extensión bien sostenidos o de otros capaces de esconder en sus brevedades ideas o imágenes muy hermosas, ha compuesto un mosaico poderoso en el que nos sorprenderá comprobar que algunas piezas encajan en nuestro interior.

Txani Rodríguez

José Luis Corral descubre a la reina Zenobia de Palmira

FOTO.Jose Luis CorralEl escritor aragon√©s Jos√© Luis Corral (Daroca, 1957) ha publicado en la editorial Planeta la novela La prisionera de Roma. Corral, historiador y catedr√°tico de Historia de la Edad Media en la Universidad de Zaragoza, est√° considerado el padre de la novela hist√≥rica espa√Īola moderna. Su novela El Cid se convirti√≥ en un fen√≥meno de ventas, al que siguieron otros √©xitos como Trafalgar, Numancia, El n√ļmero de Dios, El espejo griego y El amor y la muerte. En La prisionera de Roma se aleja un poco del entorno espa√Īol para trasladarnos al siglo III, cuando Zenobia, reina de Palmira ‚Äďimperio situado en la actual Siria-, se enfrent√≥ al Imperio Romano. Con el autor hemos charlado. Pincha y escucha la conversaci√≥n.

Las segundas novedades de septiembre 2011

LIBRO.ChowringheeSHANKAR

Chowringhee (SEIX BARRAL) 539 p√°ginas

La publicaci√≥n de esta novela es todo un acontecimiento, porque supone la presentaci√≥n entre nosotros de uno de los m√°s grandes escritores de la India. Su nombre real es Mani Sankar Mukherji y no escribe en ingl√©s, como casi todos los autores indios que conocemos en occidente, sino en bengal√≠, una lengua que hablan 230 millones de personas, y que cuenta entre sus autores m√°s destacados a Rabindranath Tagore. Chowringhee se public√≥ originalmente en 1962 y seis a√Īos despu√©s fue llevada al cine y convertida en una pel√≠cula de culto. La novela toma su nombre de uno de los barrios m√°s cosmopolitas de Calcuta, y transcurre en el antiguo y lujoso hotel Shahjahan. De la mano de un nuevo trabajador del hotel, curiosamente llamado Shankar, conoceremos a todas las personas que lo habitan y pasan por √©l. Una historia coral que, con frescura, poes√≠a y realismo, ofrece un fresco de la India de mediados del siglo XX.

YASUTAKA TSUTSUILIBRO.Paprika

Paprika (ATALANTA) 354 p√°ginas

Un tipo peculiar este Yasutaka Tsutsui (1934). Es un √≠dolo en su Jap√≥n natal y un perfecto desconocido entre nosotros, aunque los aficionados al manga y al anime se han encontrado muchas veces con su nombre. Y es que los relatos y las novelas de este autor han sido traslados repetidamente al mundo del c√≥mic y de la animaci√≥n. La editorial Atalanta est√° empe√Īada en que lo conozcamos. Ha publicado dos excelentes libros de relatos, Hombres salmonela en el planeta porno y Estoy desnudo, y ahora la novela Paprika. En √©sta, publicada originalmente en 1993 y convertida en anime de culto en 2006, se nos cuenta la historia de una cient√≠fica candidata al Nobel que investiga en terapias aplicadas a trav√©s del sue√Īo. Pero la tecnolog√≠a que lo permite cae en manos de un peligroso delincuente que puede acabar con la humanidad y la frontera entre lo real y lo so√Īado. Fantas√≠a destroyer.

LIBRO.La fabrica de animalesEDWARD BUNKER

La f√°brica de animales (SAJAL√ćN) 315 p√°ginas

Con √©sta ya son cuatro las novelas que la editorial Sajal√≠n ha publicado del ya fallecido escritor estadounidense Edward Bunker. A saber, No hay bestia tan feroz, Stark, Perro come perro y La f√°brica de animales. Bunker se cri√≥ en hogares de acogida y reformatorios y acab√≥ en la delincuencia, lo que le llev√≥ repetidamente a la c√°rcel. Curiosamente en ella encontr√≥ su salvaci√≥n, cuando comprob√≥ que no se le daba nada mal escribir historias negras que hablaban de los bajos fondos de su ciudad natal, Los √Āngeles. Precisamente esta √ļltima novela cuenta una historia carcelaria, la de un joven de buena familia que acaba en la prisi√≥n de San Quint√≠n, por vender droga. El novato Ron Decker pronto aprender√° a sobrevivir haciendo de todo y gracias a los consejos de su mentor Earl Cooper, un tipo realmente duro. Fue la segunda novela de su autor. Se anuncia la publicaci√≥n en breve de otra novela de Bunker, Little Boy Blue.

JOS√Č OVEJEROLIBRO.Escritores delincuentes

Escritores delincuentes (ALFAGUARA) 326 p√°ginas

Interesante ensayo sobre la escritura y la delincuencia el que ha escrito Jos√© Ovejero (Madrid, 1958), autor de novelas tan estimables como Las vidas ajenas, Nunca pasa nada y La comedia salvaje. Ovejero se fija en la historia de aquellos escritores, buenos escritores, que estuvieron en prisi√≥n y que se granjearon la simpat√≠a de otros escritores e intelectuales que iniciaron cruzadas para sacarlos de la c√°rcel, aunque la mayor√≠a se merecieron estar en ella. Se cuentan casos como el de William Burroughs, que dice que mat√≥ a su mujer ‚Äújugando‚ÄĚ a Guillermo Tell; el de √Ālvaro Mutis, que fue condenado por malversaci√≥n; el de Anne Perry, que siendo adolescente asesin√≥ a la madre de su amiga; el de Karl May, que fue estafador profesional adoptando cientos de identidades; Chester Himes, que fue un borracho violento, maltratador de mujeres y ladr√≥n con pistola; Sir Jeffrey Archer, que fue un pol√≠tico conservador corrupto y malversador; √≥ como Jean Genet que rob√≥ y se prostituy√≥ por media Europa. Un ensayo original y clarividente que muestra la relaci√≥n entre la vida de algunos autores y su obra.

LIBRO.polinaBASTIEN VIVES

Polina (DI√ĀBOLO) 206 p√°ginas

El joven guionista y dibujante franc√©s Bastien Vives no deja de sorprendernos con su talento. En tan solo unos a√Īos se ha convertido en una de las estrellas del c√≥mic europeo. Algunos creer√°n que exageramos. pero solo tienen que ver y leer √°lbumes como El gusto del cloro, En mis ojos, Ellas y Por el imperio para darse cuenta que la valoraci√≥n es acertada. En su √ļltimo trabajo, Polina, da un nuevo salto mortal en su estilo y argumentos para contarnos la historia de una bailarina, desde sus comienzos hasta que se convierte en una estrella de la danza contempor√°nea. El √°lbum ha recibido recientemente el prestigioso Prix des Libraires 2011 BD, y tanto cr√≠tica como aficionados coinciden en que es la novela gr√°fica del a√Īo. Polina es mucho m√°s que una historia sobre el ballet y su aprendizaje. Es sobre todo una historia que nos habla de la vida, de la fragilidad del amor, de la lealtad, de las ilusiones y sobre todo del respeto a los maestros. Sensibilidad y emoci√≥n.

Erretratuak. Lorea

Lorea loretxo bat da; bera, baina, lore sentitzen da. Pasealekuan dago, egonean. Eguzkien beroa sentitzeko begiak ixten ditu orain bai, orain ez. Alboan duen mutikoa irribarre herabez begiratu du Loreak, baina begien sakonean, herabe zantzurik ez da. Mutikoak era beretsuan erantzun dio. Herabe. Haizea dabil. Bufadak ilea nahastu dio eta baita barre algara eragin ere. Kutsakorra ei da ondotik pasatu den bikoteak barre egin duelako. Ezkerretara mugitu du gorputza Loreak koreografia klasiko bikaina eginez. Zerbait xurxulatu dio mutikoari. Ez dakit zer, baina gorritu egin da. Mutikoa. Orduan laztandu dio aurpegia, lotsak gorritutakoak baztertu nahiko balitu legez. Begiradak ezpainak hartu ditu, eta atoan, ezpain konexioa hasi dute. Loreak begiak zabaldu ditu musukatzen duen bitartean mutilak zarratuta ote dituen ikusteko. Mutilak gauza bera egin du. Lau begi elkarri begira geratu dira. Mesfidati. Deserosotasuna zabaldu da. ‚ÄúZer?‚ÄĚ, galdetu du mutikoak isiltasuna hautsiz. ‚ÄúZer, zer?‚ÄĚ, erantzun dio Loreak. ‚ÄúBa, horixe‚ÄĚ, esan dio mutikoak. Lehenengo eztabaida. Giselle-ren koreografiaz baliaturik leun hurbildu zaio Lorea mutikoari. Honek, astiro erakarri du. Lehenengo berradiskidetzea.

Goizalde Landabaso

El concurso del 17 de septiembre de 2011

¬ŅQuieres seguir consiguiendo libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea I√Īaki Calvo –s√≠, ha vuelto ya-¬†cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La electr√≥nica es pompas@eitb.com y la postal es ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. √Ānimo y suerte. Pincha y escucha las claves.

Houellebecq, impertinente, políticamente incorrecto, gran escritor

Comienza Houellebecq su nueva novela, El mapa y el territorio (Anagrama), hablando del mercado del arte moderno porque el protagonista est√° terminando una obra titulada Jeff Koons y Damien Hirst se reparten el mundo del arte, pero estando en tan altos pensamientos tiene un conflicto con su caldera de calefacci√≥n y eso le lleva a comentar asuntos dom√©sticos mas cotidianos, para lo que no tiene tiempo, ni p√°ginas, porque tiene que enfrentarse a los problemas de la tercera edad cuando aparece su padre en escena. Y todo esto en el prologo. Luego la obra recorrer√° otros caminos (la comedia rom√°ntica, la novela de costumbres, la pol√≠tica, la de serie negra y hasta la de ciencia-ficci√≥n ya que la acci√≥n se desarrolla en el futuro cercano pero se prolonga a√ļn mas en el ep√≠logo) siempre puntuados por las opiniones del autor incrustadas en el texto como si se hubiera encontrado con esa reflexi√≥n de manera accidental. Maquetaci¬ón 1Quiz√° las obras de Houellebecq est√°n muy pensadas y f√©rreamente estructuradas, pero la sensaci√≥n que transmiten es de improvisaci√≥n. Incluso cuando llegamos a la tercera parte del volumen y se apodera de la acci√≥n otro protagonista, un inspector de polic√≠a, y la narraci√≥n pasa al relato criminal porque uno de los personajes anteriores aparece muerto, da la sensaci√≥n de que autor lo hace para rellenar unas p√°ginas mas que no estaban en su intenci√≥n al comenzar la escritura. Es otra novela, de hecho la historia se centra en el investigador y sus colaboradores hasta que transcurridos dos tercios de esta parte vuelve a aparecer el protagonista principal. Y el ep√≠logo recoge los sucesos que viven, a√Īo tras a√Īo, los numerosos personajes, algunos reales, que aparecen en la novela. El propio Houellebecq es uno de ellos, y Fr√®derick Beigbeder, otro novelista franc√©s, es otro. Beigbeder acaba de publicar un libro, Una novela francesa, prologado por Houellebecq, y cada vez que se le menciona en el texto se le presenta como el autor de este t√≠tulo como si se tratara de hacerle publicidad. El mismo autor se refiere a s√≠ mismo como el autor de… y en cada ocasi√≥n cita el t√≠tulo de una de sus obras. No hay nada que se resista a Houellebecq, tiene opiniones para regalar, pero le interesan, sobre todo, los temas pol√≠ticos y sociales, a los que imprime su particular sesgo, ya saben tratando de escandalizar al respetable. Siguiendo su l√≠nea de aparente improvisaci√≥n el autor incluye personajes y circunstancias que le permiten apoyar sus teor√≠as y es tal el entusiasmo que muestra en estos retratos que parece que todo lo ha descubierto el d√≠a anterior. Ese af√°n documental no le aparta de la emoci√≥n que impregna las charlas de los protagonistas, por ejemplo entre padre e hijo que es, posiblemente, lo mejor de la novela. Dice el autor, en el cap√≠tulo de agradecimientos, que no suele prodigarlos dado lo poco interesado que est√° en la documentaci√≥n. Por eso seguramente ha recurrido a Internet para enterarse de algunas peculiaridades sobre un pueblo, un hecho o un producto. Pero hay que reconocer a Houellebecq la habilidad para conseguir que esos textos, a pesar de la copia, acaben siendo tambi√©n algo personal. El mapa y el territorio, que ya sabemos que son cosas diferentes, es una novela muy buena, repleta de sugerencias, de reflexiones, de momentos emocionantes, de p√°ginas que se leen r√°pidamente buscando la continuaci√≥n y con varias novelas en su interior. Poco a poco esa figura irritante que asom√≥ hace ya veinte a√Īos en el sacrosanto terreno de las letras francesas se est√° convirtiendo en un escritor necesario.

Félix Linares

El Agujero Negro. Peter

No era tonto y por eso, se daba perfecta cuenta de cual era su caso. El principio de Peter se hab√≠a cumplido una vez mas de forma aplastante: en toda organizaci√≥n se tiende a subir hasta alcanzar la absoluta incompetencia. El hab√≠a sido muy bueno en lo suyo. Pero ahora, en la c√ļspide de la pir√°mide deb√≠a ejercer labores para las que, sencillamente, no val√≠a. Deseaba intensamente dimitir y volver a aquellas tareas que tan bien ejerc√≠a. Pero no pod√≠a. Era ‚Äďno se cansaban de repet√≠rselo- ‚Äúel representante de Dios en la tierra‚ÄĚ.

Roberto Moso

De cosas viejas, lentitudes y libros interesantes

FOTO.Libros viejos“¬ŅLibros? Cosas viejas“, dicen algunos. ¬†Son respuestas que parecen acompa√Īar al signo de los tiempos, donde todo ha de ir muy r√°pido y el goce debe ser instant√°neo.¬†Lo que impide¬†disfrutar¬†de las cosas lentas,¬†por ejemplo la lectura de un buen libro. Nosotros seguiremos insistiendo en ese tipo de placeres. Por eso hacemos Pompas de Papel. Esta semana¬†hablamos con el “padre” de la novela hist√≥rica espa√Īola moderna, Jos√© Luis Corral. Acaba de publicar La prisionera de Roma en la que revive la vida de la reina de Palmira, que en el siglo III plant√≥ cara al Imperio Romano. Tambi√©n comentamos dos libros reci√©n publicados: la novela del franc√©s Michel Houllebecq El mapa y el territorio, √ļltimo Premio Goncourt, y el tercer poemario del euskaldun Martin Etxebarria Zakurraren poema eta beste hezurrak. Y completamos el programa con los espacios de creaci√≥n El agujero negro y Erretratuak, las novedades -con libros del indio Shankar, el japon√©s Yasutaka Tsutsui, el estadounidense Edward Bunker, el espa√Īol Jos√© Ovejero y el franc√©s Bastien Vives-, el concurso y el debut de las antirrecomendaciones,¬†cosas que no hay que leer. ¬°Lo disfruten, oigan! Escucha el Pompas de Papel¬†aqu√≠.

El Tocho. El “Ulises” de James Joyce

MAJESTUOSO, el orondo Buck Mulligan lleg√≥ por el hueco de la escalera, portando un cuenco lleno de espuma sobre el que un espejo y una navaja de afeitar se cruzaban. Un bat√≠n amarillo, desatado, se ondulaba delicadamente a su espalda en el aire apacible de la ma√Īana. Elev√≥ el cuenco y enton√≥:

-Introibo ad altare Dei.

Se detuvo, escudri√Ī√≥ la escalera oscura, sinuosa y llam√≥ rudamente:

-¬°Sube, Kinch! ¬°Sube, desgraciado jesuita!

libro.UlisesEste es el comienzo de Ulises, novela publicada en febrero de 1922 coincidiendo con el cuarenta cumplea√Īos de su autor, el escritor irland√©s James Joyce, que en el curso de su vida de exiliado errante resid√≠a en aquel momento en Par√≠s. All√≠ conoci√≥ a Silvia Beach, propietaria de la librer√≠a especializada en literatura anglosajona ‚ÄúShakespeare and company‚ÄĚ, que tom√≥ como un empe√Īo personal y un acto de admiraci√≥n la dif√≠cil tarea de editar el monumental manuscrito de Joyce, cuya conclusi√≥n le hab√≠a supuesto nada menos que ocho a√Īos de trabajo.

El Ulises se convirtió pronto en uno de los grandes clásicos del siglo XX pero también en uno de los textos que ha provocado más deserciones en su lectura, a pesar de lo divertida que resulta, a veces hasta hilarante, se lo puedo asegurar. La novela, a lo largo de sus casi mil páginas, describe una sola jornada en la vida de tres singulares personajes: el modesto agente publicitario Leopold Bloom, el joven poeta Stephen Dedalus y la infiel esposa del primero, Molly Bloom, discurriendo por las calles de Dublín.

En un texto como √©ste que consta de unas 260.000 palabras habr√≠a multitud de aspectos rese√Īables, pero como la memoria es selectiva, incluso parad√≥jica, mi recuerdo m√°s v√≠vido se centr√≥ en una sola palabra. Durante a√Īos, gracias al Ulises, me consider√© ufano conocedor del vocablo m√°s largo de la historia de la literatura: en la p√°gina 123 de la edici√≥n de Bruguera de 1980 se puede leer que Arrio pas√≥ ‚Äúguerreando toda la vida contra la contransmagnificandijudibangtancialidad‚ÄĚ. Lo han o√≠do ustedes bien:

¬°¬°¬°CONTRANSMAGNIFICANDIJUDIBANGTANCIALIDAD!!!

Este t√©rmino descubierto en el Ulises era, sin duda, el m√°s largo e intrincado que hab√≠a le√≠do nunca. Y adem√°s se convirti√≥ en un verdadero misterio que intent√© resolver durante meses y casi lleg√≥ a obsesionarme a mis impresionables veinte a√Īos de entonces. Qu√© pu√Īetas pod√≠a significar semejante descomunal palabro? CONTRANSMAGNIFICANDIJUDIBANGTANCIALIDAD. Copi√© estas catorces s√≠labas en un papel y lo clav√© en una de las paredes de mi cuarto para tenerlas bien a la vista. Investigu√© en diccionarios, todo tipo de enciclopedias, incluso libros sobre historia de la herej√≠a, pero todo fue en vano. Mi madre acab√≥ por hartarse de aquel papelucho, que amarilleaba por momentos, y lo tir√≥ a la basura. Yo dej√© de lado el tema y solo hace un par de a√Īos a trav√©s de Internet pude descubrir que toda la palabra era una invenci√≥n del propio Joyce, un neologismo construido acumulando prefijos, con el que ironizaba acerca de diversos temas religiosos (la consustancialidad, la transustancialidad, el hecho de ser jud√≠o, etc, etc)..

Esta es una de las características más destacables de este texto y de la obra de Joyce, en general, su riqueza verbal, su original e incansable juego con el lenguaje. Y la otra, como dije antes, es el humor. Hay pocas novelas más desenfadadas y juguetonas que el Ulises. Si no lo creen prueben a leerse, por ejemplo, el capítulo 12, repleto de parodias, entre ellas destaca la que relata en un tono inflado y caricaturesco la subida al cadalso de un heroico nacionalista irlandés. Y como no, ese capítulo final, el 18, que se conoce popularmente como la confesión de Molly Bloom, de una sensualidad gozosa y desvergonzada, capaz casi de inspirarnos esas lecturas con una sola mano que caracterizan a la buena literatura erótica. Y si éstas no les parecen razones suficientes para atreverse con el Ulises no desesperen, dentro de algunas semanas les hablaremos de otro gran clásico que quizá sea de su agrado…

Javier Aspiazu